Archivos para el tag ‘25m’

Empachados

David Fernández | 13 de marzo de 2012 a las 12:53

ARENAS no quiso debatir anoche por miedo a perder el terreno ganado y seguirá abonado al monólogo por ahora. Sus encuestas deben otorgarle un triunfo tan rotundo, que no quiere arriesgarse ni ante un PSOE en horas bajas. Tampoco le interesa explicar al detalle su plan de ajuste puesto que será, como diría Rajoy, muy doloroso. Y ni siquiera en el terreno de las denuncias por corrupción se iba a sentir cómodo, ya que más allá del escándalo de los ERE, su partido, en otras comunidades, también tiene que callar. “Además, presi, los andaluces no han pedido un debate”, le convencieron. Otros partidos darían media vida por cinco minutos en horario de máxima audiencia. Pero el miedo escénico impidió a Arenas hacer lo que Rajoy -y con las mismas encuestas- en noviembre: acudir al cara a cara con su adversario. ¿Para qué tanto insistir en elecciones por separado, entonces?

Cierto que Rajoy tenía mucho más difícil decir ‘no’ ante la presión mediática y que rehuir el debate andaluz es más barato. Con ello, ha dejado con un palmo de narices a Griñán, que se tiene que agarrar a un milagro para dar la vuelta a los sondeos y cualquier ocasión extra le puede venir de perlas. Tal vez si el PSOE no hubiese renunciado a su pasado más reciente, alimentando sus luchas internas entre sus colaboradores y la vieja guardia de Chaves, otro gallo le cantaría a Griñán. Si no hubiese apartado por decreto de la primera línea a quienes lo auparon -pasando de discípulos a malditos- hoy los socialistas no buscarían ese clavo ardiendo. El espectáculo fue de locos y un partido que no se quiere es difícil que conecte y transmita confianza. Anoche Griñán quiso debatir, pero en 30 años no le importó al PSOE demasiado. Antes ganaba de calle, ahora no. En condiciones normales, los ciudadanos lamentarían que no haya debate. Tras más de un año de campaña -cuando no las municipales, las generales o ahora las autonómicas-, están empachados de política. Una pena, porque habría estado bien que hablaran sin tapujos de sus planes para el futuro próximo.

Jóvenes y sobradamente populares

José Aguilar | 13 de marzo de 2012 a las 12:52

EL Barómetro Joly era muy expresivo. En las oleadas anteriores el deseo de cambio político en Andalucía estaba muy extendido, mientras que en la de ahora, cuando las elecciones están cerca y la pregunta se concreta identificando el cambio con la llegada del Partido Popular al poder, los partidarios ya son bastante menos numerosos. Con una excepción: los más jóvenes. Los máximos valedores de que Griñán desaloje San Telmo y Arenas sea presidente de la Junta están en el bloque de los que podrán votar por vez primera en unas elecciones autonómicas. Otras investigaciones demoscópicas , como la de la Universidad Pablo de Olavide entre sus alumnos, constata igualmente que el PP recibe mayor respaldo que el PSOE e Izquierda Unida entre la muchachada estudiantil. No es exagerado pensar que, con un paro que afecta a la mitad de la población juvenil y el sombrío panorama que se abre a los graduados, licenciados, doctorados y masterizados, son muchos los que consideran al PSOE el partido del statu quo, defensor de lo establecido, adicto al conservadurismo en el plano político. Apunto un complemento a esta idea: el socialismo andaluz tiene sus más fieles apoyos en las personas mayores, de nivel cultural medio o bajo y habitantes de zonas del interior y ciudades medianas o pueblos. Ahora que lo escribo, parece que estoy definiendo a la audiencia preferente de Canal Sur. Es una audiencia conservadora, sí, en términos puramente sociológicos.

El debate

Rafael Ruiz | 13 de marzo de 2012 a las 12:11

Si no me he informado mal, la juez Alaya –muy fan del troley de su señoría– acaba de mandar provisionalmente a la sombra al ex director general de Trabajo de la Junta. Si no he entendido malamente la cuestión, la decisión se encuadra en un escándalo fenomenal que, muchos millones de euros aparte, se ha llevado por delante la honra y la fama de personas principales del partido que gobierna la autonomía desde 1982. Si la prensa que yo he leído en los últimos meses no es la de Mozambique, dicho partido, el socialista, ha recibido collejas hasta en el cielo de la boca por el comportamiento del encausado estrella que, según testimonio obrante, buscaba refugio en paraísos artificiales a costa, al parecer, del dinero que todos dejamos de gastar en tabaco rubio y gin-tónic.
Si las emisoras de radio que se escuchan no se equivocan, cosa que pudiera suceder llegado el caso, a las elecciones autonómicas se llega con una destacada distancia del PP en los sondeos que sólo podría paliar un gobierno de coalición entre partidos de izquierda. Si no hay error, en el periodo previo a la campaña electoral se ha desarrollado un proceso de elaboración de candidaturas donde algunos se han ido dejando más jirones de piel de los debidos producto de una bronca interna de alto nivel. Si no yerra la memoria, el PSOE ha perdido pie incluso en caladeros de voto tradicional como el funcionariado de la Administración autonómica y, al parecer, el candidato Javier Arenas tiene la experiencia y la labia que se le supone para defender las medidas impopulares adoptadas por Mariano Rajoy.
Si el presupuesto y la economía andaluza llegan a estas elecciones en estado calamitoso, obligando a que las farmacias tengan que pedir un préstamo para inyectar liquidez en el sistema y no dejar de servir medicamentos, a que la obra pública se encuentre hundida y el desempleo disparado, a que se haya convocado una huelga general de esas que no crea empleo.
Si todo eso es verdad, según parece, ahí va la pregunta: ¿qué puñetas hace el Partido Popular dándole tantas vueltas a asistir a un debate televisado con José Antonio Griñán?

La lucha del PSOE contra la abstención

Javier Chaparro | 10 de marzo de 2012 a las 6:47

Mucha tranquilidad de principio en las huestes del Partido Popular. Demasiada a juzgar por el discreto número de asistentes al acto de apertura de campaña en un céntrico hotel de la capital onubense. Unas cincuenta personas frente al centenar largo que congregó el PSOE en la acera opuesta de la Alameda Sundheim, en un establecimiento hostelero más moderno y acorde a la imagen que debe trasladar una formación a la hora de pedir el voto. 1-0. Primer asalto ganado por incomparencia del contricante. Al día siguiente y la luz de la encuesta del CIS, en la Plaza del Punto se pusieron las pilas a toque de corneta para la movilización: la caravana de los populares recorrió catorce municipios de la provincia a la búsqueda del votante indeciso. Un café aquí y otro allá para entrar en contacto directo con la ciudadanía.

Es un clásico en todas las campañas electorales, pero más aún en la presente: la abstención es la gran enemiga del PSOE-A y el próximo día 25 es previsible que un número amplísimo de potenciales electores socialistas se quede en casa como consecuencia del desánimo generado por una derrota que se da por anticipada. Si hace cuatro años se acercaron a las urnas el 73,65% de los llamados a votar, en esta ocasión puede haber una caída de en torno quince puntos en ese porcentaje a tenor del pronóstico que algunos expertos comentan en privado. Y de esos abstencionistas, apuntan, seis de cada diez serán previsiblemente antiguos electores socialistas. Mal negocio para los de Griñán en un domingo jalonado de pregones de Semana Santa.

La esperanza del PSOE es que los andaluces nos les castiguen por tercera vez en un año tras los varapalos de los comicios municipales y generales. Ésa fue la apuesta del presidente de la Junta al optar por una convocatoria separada de las autonómicas.

Candidatos ‘on tour': “Os dejo con mi equipo”

Jesús Ollero | 9 de marzo de 2012 a las 10:28

Paso atrás de los políticos (un decir: ya estaban detrás en esto) y paso al frente de “mi equipo”. “Mi equipo” es la figura en la que los políticos derivan el tuiteo para hacer ver que no están hablando y escribiendo a la vez (porque es imposible, vaya) sin perder credibilidad. Podría pensarse que son ellos los que le dan al teclado de la Blackberry o el Iphone, principales smartphones de la política cuando la realidad es que “mi equipo” es lo normal.

La campaña impulsa la masiva retransmisión de actos por parte de “mi equipo”. Quien siga a los presidenciables, que se acostumbre a ello: el político tiene ya bastante como para gestionar durante el día su twitter. A ratos, vale; pero para eso ya está “mi equipo”. Con esta crisis, algunos ni tienen “mi equipo”. No hay más que leer a Pilar González (PA) para ver que es ella la que ha comido berza en Puerto Real y elige esos llamativos hashtags. Buen provecho.

 

@pepegrinan
“Arenas no quiere debatir porque no quiere dar la cara a los andaluces para que no puedan comparar los proyectos”

@javierarenas_pp
“El actual presidente de la Junta de Andalucía está obligado a dar a los andaluces una explicación del escándalo de los fondos públicos”

@pilaresdiferent
“Hemos almorzado una berza espectacular con mujeres en Puerto Real. Ahora, a reunirme con mujeres en Jerez. Andaluzas #PAlante”

La campaña de Guerrero

José Aguilar | 9 de marzo de 2012 a las 10:26

Mientras tirios y troyanos ultimaban sus primeros mítines formales -llevan mitineando ni se sabe desde cuándo-, Francisco Javier Guerrero deponía ante la juez Alaya. En su doble significado: declaraba su verdad sobre los ERE y ensuciaba la escena política andaluza, mayormente sobre las cabezas de sus superiores durante los diez años que fue director general de Trabajo. Esta será la campaña de Guerrero, sin antifaz ni épica. Se ha abierto, como digo, con su doble deposición ante la instructora, y se cerrará prácticamente con la de su chófer y camarada de juergas y chanchullos, estratégicamente convocada en vísperas de que los andaluces dicten su veredicto. Un veredicto que también se verá influenciado por el escándalo que tiene a Guerrero como agente protagonista estelar, aunque ni mucho menos único. Precisamente la calidad, condición e implicación de otros agentes es lo que más puede definir en qué medida el escándalo de los ERE determina el resultado que las urnas arrojarán el día 25. Claro que no sólo de corrupción viven los votantes a la hora de despejar sus dudas. Se me ocurren otros factores con peso en la construcción del sufragio popular: las reformas y recortes del Gobierno de la nación, el desgaste de un sistema político que dura ya treinta años, las responsabilidades en la crisis, el pavoroso desempleo, al malestar de los funcionarios, el doble castigo ya infligido a los socialistas en 2011, la gran oleada conservadora… Más lo que está siempre presente: la ideología y los intereses de cada uno. Todo gravita sobre el que entra a solas en la cabina.

Sometidos al imperio de la red

David Fernández | 9 de marzo de 2012 a las 10:19

Resulta sorprendente la tranquilidad con que los políticos se expresan en las redes sociales. Les atraen porque les permiten lanzar consignas sin que nadie les interrumpa. Los más ocurrentes también compiten a ver quién dice la pamplina más grande por ejemplo en Twitter, aun a costa de olvidarse de dar la cara en la vida real. Muy pronto el virtual Recio le pedirá a Griñán, mientras comparten mesa y mantel, que le pase la sal a través de un tuit, tan inmerso como está en su mundo de ficción. Nadie puede discutir la habilidad de los políticos de hoy para navegar en internet, aunque la mayoría no tenga pajolera idea de cómo frenar el paro ni sepa transmitir confianza a las compañías que abandonan la región. Esto requiere carisma y cargarse de razones, pero tachar al adversario de mentiroso y lanzarlo al aire en 140 caracteres es muy fácil. Los populares ya se aplican tan a fondo en las redes que celebran la victoria de manera virtual. Algunos se repiten como el gazpacho pensando que dan un mitin y estresan tela. Lo bueno es que puedes dejar de seguirlos. Son las reglas del mundo virtual. Y más de uno preguntará de dónde demonios sacan tiempo. El truco está en que dedican a personas de su confianza a enviar dardos en la red cuando están ocupados. ¿Dónde quedan la palabra y el discurso? En el espacio infinito.

Anoche, en lugar de pegar carteles, varios candidatos se presentaron en Facebook. Internet ha cambiado tanto las relaciones sociales que hasta los mítines se fabrican en serie. Sometidos al imperio de la red, a muchos da pena verlos totalmente desbordados por la vida real: prometen un cambio que ya trajo internet y que aún les supera. A fuerza de un enorme sacrificio, ya son tan inteligentes como su teléfono, y pueden a un tiempo chatear y reenviar un mail. Ahora bien, ¿los han visto encima de los conflictos laborales de la región? Cuantos más canales tienen a su alcance, más lejanos se les ve, porque su acercamiento sabe a pura ficción. Y con las nuevas tecnologías ocurre a veces como con la comida rápida, que puede parecer basura y acabar todo en una papelera de reciclaje con un simple click.

Mayoría absoluta de 56 diputados

Javier Chaparro | 9 de marzo de 2012 a las 10:16

Minuto cero de la campaña electoral. Lo de los quince apasionantes días por delante lo dejamos para mejor ocasión. La bolsa de indecisos, sobre todo entre los que votaron en otras ocasiones al PSOE, será nuevamente decisiva. El debate a tres en Canal Sur también puede ser clave, aunque queda por saber si Javier Arenas optará por la táctica rajoniana de una campaña semimeliflua o si apretará los dientes hasta el final a la vista del sondeo del CIS. Tiene clac mediática suficiente a su alrededor para hacer el trabajo de infantería. En el otro bando, son 125.000 los electores que los socialistas se han propuesto rescatar de entre los desencantados a causa del paro y la corrupción. Eso contando con que Izquierda Unida haga de lazarillo en medio de la noche para llevarles de nuevo al Gobierno de la Junta de Andalucía.

La mayoría absoluta son 55 diputados. Eso dicen las matemáticas, pero otra cosa es la cosa política. El cabeza de lista de la federación de izquierdas por Sevilla es Juan Manuel Sánchez Gordillo, que jura y perjura que jamás dará su voto para que los socialistas celebren su 31 años cumpleaños en el Palacio de San Telmo. La suma de parlamentarios de PSOE e IU deberá ser pues, como mínimo, de 56 sobre 109. ¿Cuántos votos le resta el alcalde de Marinaleda a su formación? ¿Y cuántos suman otros candidatos en otras circunscripciones?

Con un PSOE en los momentos más bajos de su historia en Andalucía, los de Valderas aspiran a sumar según las encuestas un puñado de escaños sobre los seis actuales. La izquierda plural dejó atrás a Los Verdes y el Pasoc, así como a muchos independientes, con los que consiguió aquella veintena de diputados en 1994. Ahora sólo el PCA malconvive con el CUT de Sánchez Gordillo. La reflexión queda pendiente de abordaje para después del 25-M. Empieza el partido.

Arenas ya estaba (como algún otro)

Rafael Ruiz | 9 de marzo de 2012 a las 8:00

Militantes y altos cargos socialistas han lanzado en la red social Twitter el hashtag o etiqueta #Arenasyaestaba para mofarse de que el candidato popular a la Presidencia de la Junta lleve toda una vida dedicado a la política. Consta, efectivamente, que Javier Arenas tuvo su primer cargo público allá por 1983 aunque previamente ocupó distintas responsabilidades orgánicas en las juventudes centristas. Desde entonces, el de Olvera ha desarrollado una carrera política de 29 años ininterrumpidos en puestos institucionales, desde concejal hasta diputado y vicepresidente del Gobierno. Ésta de 2012 es su cuarta comparecencia como candidato autonómico.

Reza también la wikipedia, memoria virtual de la generación tablet, que su adversario socialista y presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, tampoco es exactamente un recién llegado. Militante del PSOE desde principios de los años 80, cambió su puesto de inspector técnico de Trabajo por una viceconsejería en la Junta de Andalucía, cuando Naranjito anunciaba aquel desastroso Mundial del 82.

Felipe González nombró a Griñán ministro de Sanidad y Trabajo en los 90, donde UGT y CCOO le organizaron la mini huelga general contra aquella reforma laboral que inventó los minijobs antes de que existiese la palabra. El candidato socialista preside la Junta, como todo el mundo sabe, desde 2009. Tres décadas, pues, en la sala de máquinas del Estado.

Diego Valderas, aspirante por IU,  fue alcalde de Bollullos del Condado entre los tres lustros que van desde 1979, en las primeras municipales, hasta 1994.  Parlamentario autonómico por primera vez en 1986 ha tenido asiento en la Cámara, de la que fue presidente, salvo en la legislatura 2004-2008, cuando no consiguió acta por la circunscripción de Huelva. El aspirante de la federación de izquierdas lleva en cargos públicos –con el parón señalado en el que mantuvo el cargo de coordinador andaluz de su partido– 33 años.

¿Arenas ya estaba? Efectivamente. Desde el principio. Como los demás.