Archivos para el tag ‘Alfonso Guerra’

Una consejera coherente

José Aguilar | 14 de noviembre de 2011 a las 10:45

Como consejera de Igualdad y Bienestar Social, su gestión presenta luces y sombras. Como líder política, Micaela Navarro atesora valores poco comunes. Por un lado, lo que ha llegado a ser se lo debe en gran medida a sí misma, a su esfuerzo por desafiar la fatalidad a la que le condenaba su origen social y a su afán de aprender y soñar/ambicionar. Por otro, se ejercita en la coherencia. Se ha visto estos días, cuando ha sido la única voz discordante en su partido ante el venenoso comentario de Alfonso Guerra sobre la juez Alaya. Cierto que podía haber centrado su crítica en la injerencia del ex vicepresidente en la independencia de los jueces y sólo denunció el tono machista de su insinuación, pero al menos demostró que su feminismo no es de salón. Alfonso está muy lejos de los tiempos en que dictaba las listas electorales e imponía que quien se moviera no salía en la foto, pero aún queda en el PSOE cierto temor reverencial a llevarle la contraria. A su ataque a Alaya le ha seguido un estruendoso silencio en las filas del socialismo feminista, y hasta un enemigo tan acreditado como Manuel Chaves -es difícil encontrar dos compañeros que se detesten más que Chaves y Guerra- ha pronunciado palabras de comprensión y apoyo. La excepción ha sido Micaela Navarro, que se ha declarado en completo desacuerdo. Ha demostrado que cree de veras en la igualdad y que su defensa de la mujer no se detiene allí donde empieza el interés de partido. El machismo es machismo, lo diga Agamenón o Alfonso Guerra. Un ejemplo de congruencia en esta vida pública ahogada por el sectarismo.

Una táctica de efecto bumerán

Alberto Grimaldi | 11 de noviembre de 2011 a las 10:46

Entre los mensajes para endurecer la campaña que el PSOE introdujo anteayer hubo uno que ha provocado que el Consejo General del Poder Judicial ampare a uno de sus miembros de oficio, sin que se le hubiese solicitado. La polémica, como tantas, la desató uno de los políticos más hábiles dando mítines que haya en España, Alfonso Guerra. El diputado sevillano dijo que la juez del caso de los falsos ERE, Mercedes Alaya, actúa en función de la “fuerte relación” que le une al también juez y alcalde de Sevilla del PP, Juan Ignacio Zoido. A Guerra le siguió ayer el número uno por Cádiz, Manuel Chaves, que fue más moderado pero sostuvo la misma tesis de la connivencia. No hay duda de que se trata de una táctica electoral preventiva, que busca evitar que coincidan en la campaña, como ocurrió en los comicios municipales, citaciones a políticos que son candidatos. Temen, en pocas palabras, ver al ex consejero José Antonio Viera haciendo el paseíllo ante el Palacio de Justicia.

La calculada ambigüedad de Guerra fue censurada por el Poder Judicial con reproches de trazo grueso: “Insinuaciones vejatorias contra una mujer”, las califica.

Esta reacción sin embargo no es lo que, a mi juicio, debiera preocupar al PSOE sobre el paso dado. Creo que no ha medido las consecuencias del camino emprendido. Al tratar de señalar que Zoido eligió a la juez que lleva el caso al provocar con una denuncia que fuese a parar a su juzgado por turno de reparto, no ha medido que el efecto perseguido puede volverse contra el PSOE como un bumerán. La Junta ha defendido en todo el proceso de los ERE que fue el Gobierno andaluz quien denunció el asunto en la Fiscalía y que es la primera que busca el reproche penal contra los responsables del mal uso de los fondos de empleo. Y esta tesis entra en contradicción con la táctica desplegada, que puede dar a entender a la opinión pública que los socialistas están intentando tapar la corrupción.

Melancolía de las aceras

Carlos Mármol | 7 de noviembre de 2011 a las 20:21

El tiempo, el único señor, ese humo espeso y amarillo, se acelera cuando uno echa la vista atrás. Siempre corre más que nosotros. Los socialistas, sin embargo, no parecen temer los efectos colaterales de ese acelerador de partículas que se llama nostalgia. Se recrean sin rubor en los tiempos del felipismo (con el guerrismo como variante purista del viejo socialismo de Pablo Iglesias) como bálsamo ante el negro porvenir inmediato. Bueno.

Leer completo en el blog de Carlos Mármol.

Ausentes en el mitin

Javier Chaparro | 7 de noviembre de 2011 a las 9:36

Las imágenes de televisión ofrecidas por el PSOE de su mitin de Dos Hermanas –nada de incómodas cámaras ajenas– nos dieron una idea fiel del estado de las cosas: protagonismo para los dos cabezas de cartel en las elecciones generales y andaluzas, Rubalcaba y Griñán, junto a Felipe González y Alfonso Guerra. En ese mismo escenario fueron jaleados antaño Zapatero y Chaves. El primero fue el sábado una molesta sombra de la que nadie quiso acordarse; el segundo, un invitado mudo en primera fila después de haber ganado seis procesos electorales consecutivos en Andalucía. Uno y otro representaron en dos etapas del PSOE bien distintas la renovación en el partido, pero ahora son figuras amortizadas y casi enterradas.
El Barómetro de Opinión del Grupo Joly pronosticaba ayer la victoria del PP y hoy le pone nombre a las causas de la debacle socialista: pésima situación económica, enchufismo y corrupción. España tuvo en el pasado tasas de paro altísimas con un tejido productivo más débil y menos competitivo, pero si algo no perdonan los electores es la sospecha de que  le  están robando la cartera. El etéreo programa de Rajoy es lo de menos porque el ansia de cambio se antepone en la sociedad. La pregunta para los socialistas es quiénes serán los encargados de hacer ese cambio interno más allá deldía 20 y cómo gestionar la derrota teniendo unas elecciones andaluzas a unos meses vista. El reloj no se detiene. La campaña acaba de empezar, pero puede que hoy concluya con el debate.

Impacto mundial de un mitin con tintes ‘vintage’

Jesús Ollero | 6 de noviembre de 2011 a las 6:16

Había mucha expectación a pesar de la guasa sobre la renovación socialista visto que el evento estrella del inicio de campaña en Andalucía era un mitin de Rubalcaba en la Dos Hermanas de Toscano con Felipe González, Alfonso Guerra y José Antonio Griñán. Lo que vienen a ser nuevos valores. Decían que si reestrenaban No es país para viejos, que si iban a llegar en un Delorean (ya saben, el deportivo de Regreso al futuro), etc., pero capitalizaron la atención de twitter gran parte del día y convirtieron durante un rato largo la intervención de Guerra en trending topic mundial. Entre otras cosas, por sus insinuaciones sobre la pretensión del PP de retrasar el comunicado de ETA, y por todo el abanico de frases apocalípticas viralizadas a toda velocidad por redes. Como todo no podía ser bueno… “González y Guerra anulan a Rubalcaba en el mayor mitin de la campaña socialista. Entre estos dos y Pepiño se cargan al #psoe #doshermanas”.

Los tuits del día:

@conRubalcaba
Volviendo a Madrid con toda “la fuerza del sur”. Gracias a Felipe y a Alfonso y sobre todo a los andaluces. #votaporloquequieres. RbCb

@7vueltas
Ni el mitin en #DosHermanas de @conrubalcaba ha conseguido que @marianorajoy siga arrasando en las menciones en twitter. 71k a 26k hoy #20N

@xavimartinez
Yo le dije a Zapatero: “Venga crack, preséntate a las elecciones” #culpablefacts

Razones para el hundimiento

Alberto Grimaldi | 5 de noviembre de 2011 a las 22:03

Ni la euforia que supone llenar el velódromo de Dos Hermanas con 25.000 almas fieles y ávidas de escuchar en el mismo mitin a Felipe González y Alfonso Guerra puede nublar a nadie la vista ante el tozudo aviso demoscópico de que Andalucía –su mayoría social– decidió hace tiempo dar la espalda al mismo partido en el que confió a machamartillo durante 35 años.

A la debacle pronosticada por el CIS, se une hoy un dato que lo demuestra aún más: el PP de Javier Arenas saca aún más ventaja al PSOE de Pepe Griñán de la que el mismo Barómetro Joly adjudica como distancia entre la R de Rajoy y la R de Rubalcaba. Con los porcentajes de voto que otorga el sondeo realizado por Commentia, no es descabellado hablar de 58 gaviotas en las Cinco Llagas frente a 41 puños y rosas.

Sé que sólo son encuestas –aunque decían lo mismo antes de mayo y en las locales hubo vuelco–, pero no es óbice para que no piense en el porqué del hundimiento. Y no basta la cuestión temporal, por más que 30 años ininterrumpidos de gobierno sean muchísimos. En 2008 llevaban 26 y hubo mayoría absoluta. Está el paro. Por supuesto que sí. Pero la crisis del ladrillo no es la única razón para que el andamio del PSOE andaluz pierda la vertical.

El cambio político experimentado en el PSOE en los últimos dos años y medio aporta más vectores: un gobierno sin el más mínimo brillo que se ha enfrentado mal al mayor caso de corrupción en estos tres decenios: los falsos ERE, una trama que enfatiza el amiguismo y el despilfarro a la hora de gestionar el dinero de todos; un gobierno tecnócrata que ha ninguneado a los políticos y ha puesto en pie de guerra –dice ahora el TSJA que conculcando la ley– a ocho de cada diez empleados públicos autonómicos. Y un partido débil y dividido en lo orgánico, centrado en inútiles purgas. La resultante: Andalucía hunde al PSOE.

¿Granero?… qué gran futbolista, que diríamos en Cádiz.

Que la ventaja del PP de Arenas sobre el PSOE de Griñán sea mayor que la que hay entre las dos R tiene más causas que el paro