Archivos para el tag ‘Bertín Osborne’

Sin piedad

Ignacio Martínez | 11 de diciembre de 2015 a las 11:14

Se ha desatado una guerra de todos contra todos. Mucha gente duda qué votar, incluso entre más de dos opciones. Lo nunca visto. Y los cuarteles generales han decidido golpear a los adversarios más cercanos. La primera fue la semana rosa de la campaña, con apariciones en programas de entretenimiento ajenos a la política, en las que todo el mundo se puso guapo, romántico y hasta un poco bobo, con las preguntas fáciles y blanditas. Esta segunda es la semana Sálvame: todos despellejan a los demás. El despelleje propio es otro género, que se practica como muestra de entrega a la causa: gran campeona de esto último es Susana Díaz que lleva años dejándose la piel para crear empleo en Andalucía y ahora promete (eso dice) dejarse la poca que debe quedarle en la hercúlea tarea de llevar a Pedro Sánchez a la Moncloa. Quienes más sufren en estos envites son el centro derecha y el centro izquierda. Ciudadanos se disputa un 27% de los votos con PP, PSOE y Podemos. El índice de riesgo del PSOE con los otros tres es similar, un 26%. Las dudas entre el PP y el resto del pelotón de cabeza bajan al 20%, porcentaje que se queda en 15 en el caso de Podemos. Estos números se convierten en artillería contra el rival más fuerte. Momento en el que de Bertín y Sálvame pasamos a Gran Hermano. Sin piedad.

La economía no es un cojín

Ignacio Martínez | 7 de diciembre de 2015 a las 6:49

Rajoy juega el papel más conservador de la campaña. No sólo el ideológico: como candidato a la reelección apuesta por la prudencia y mínimo riesgo. El día 20 puede perder 60 diputados. O más, depende de cómo se distribuya con Ciudadanos y PSOE el teórico 20% de indecisos que hay en esas franjas. De las cuatro cés de esta campaña, el presidente esgrime la salida de la crisis como el gran estandarte de sus logros. Y orilla las otras tres cés: corrupción, Cataluña y Constitución. Ayer celebró un cauteloso aniversario de la Carta Magna; sostuvo que su reforma no es prioritaria. Ojo, porque el personal no se cree la mejora de la economía. En la encuesta del CIS, que es una mina de sorpresas, los encuestados ponen mejor nota al Gobierno saliente en seis cosas antes que en la gestión de la crisis. Son, por este orden, seguridad ciudadana, igualdad entre hombres y mujeres, infraestructuras, política exterior, medio ambiente y Unión Europea.

Pero Rajoy sigue abrazado a la economía como si fuese el cojín de Bertín. Para intentar frenar el intrépido avance de los jóvenes adversarios se encomienda a eso y a su vice Soraya, como esta noche en el debate de Atresmedia.

El chalé de Bertín

Rafael Navas | 4 de diciembre de 2015 a las 10:05

LA casa madrileña de Bertín Osborne se ha convertido en una suerte de ágora o confesionario político en tiempos del catodicismo. Norberto Ortiz Osborne, jerezano de nacimiento aunque criado en Madrid, ha recuperado la popularidad gracias a un programa de entrevistas a domicilio al que ha llevado, entre otros, al mismísimo presidente Mariano Rajoy. Un encuentro en el que el candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, metido a periodista sin mordaza ni plasma y muy dado a hablar de municipalismo en estas generales, le preguntó si no había pensado alguna vez ser alcalde de Jerez, a lo que el cantante presentador le contestó desvelando que hace 15 años esa idea revoloteó por su cabeza aunque no aclaró si hubiese optado por el PP.

Quién sabe lo que habría sido de Bertín de haberse enfrentado entonces en las urnas a un Pedro Pacheco que en la frontera del nuevo milenio empezaba a dibujar en Jerez una curva descendente. Motivos personales tenía, desde luego, después de que el alcalde jerezano hiciese del derribo de la tercera planta de su chalé, construida ilegalmente, el santo y seña de su gobierno y una obsesión hasta el punto de que una frase contra una sentencia judicial favorable al cantante -“la justicia es un cachondeo”- y, sobre todo, su acusación de connivencia entre los jueces, le costase una condena y le convirtiese en el regidor municipal más famoso del país.

Aquella planta del chalé del autor de Amor Mediterráneo se demolió en 1997, catorce años después del inicio del pleito, lo que demuestra que la Justicia no es que sea un cachondeo, es que es muy lenta. Después vendría otro juicio casi tan eterno para ver quién pagaba la demolición. Bertín acabó tomándoselo con buen humor -“la verdad es que el juez tiene razón, el ático es muy feo”, dijo entonces- y rehizo su vida y su casa, donde recibe hoy a personalidades sin miedo a la piqueta ni a perder partidas al futbolín.

Las hazañas del presidente

Antonio Méndez | 4 de diciembre de 2015 a las 10:05

Los hagiógrafos de Mariano Rajoy narran y no paran las hazañas del líder. Primero, la de su paso, el día anterior, por la cocina de Bertín Osborne. Unos mejillones que para algunos dirigentes del partido han obrado un milagro superior al culinario. Ayer su paseo por la calle Larios de Málaga, la más señera en la capital, con el objetivo no sólo gastronómico de tomarse un chocolate sin quemarse.

El empeño no era fácil. Bien lo sabe Pedro Sánchez que, en mayo pasado, fracasó en su primer intento. Y eso que él apostó por el helado. Pero las protestas con que tropezó le amargaron el postre. Sin rendirse, en agosto repitió y pudo coronar con éxito el propósito. Los caldos de la feria son así de animosos.

Aunque realmente el pionero fue el presidente George Bush. Unos meses después de expirar su mandato, en 1993, tras su derrota con Clinton, se bajó de su yate con su mujer y cinco guardaespaldas y se adentró en Larios en pleno arranque de la fiesta del verano. La visita pasó inadvertida menos para el fotógrafo de Efe Rafael Díaz, que casi secuestró al mandatario durante su recorrido para garantizarse la exclusiva foto. Rajoy no tiene retrato en las Azores como Aznar, pero desde ayer puede presumir de que ha emulado, 22 años después, a un presidente de los Estados Unidos. Y, sobre todo, unos 300 vecinos y turistas pueden documentar su estancia. No puede quejarse del balance, sólo un hombre osó a lanzarle un improperio. Y levantó los brazos en señal de rendición en cuanto un par de agentes de paisano localizaron el origen del grito.

En la comitiva no figuraba Celia Villalobos. A a la vista de que en Málaga le han rebajado a candidata de segunda y quieren darle poca bola en la campaña, la veterana diputada se abrió foco en todos los telediarios. Mientras el jefe se ausenta en los debates con emergentes, ella es capaz de fabricarse uno en el Congreso con Pablo Iglesias y cerrarlo sin réplica.

Enhorabuena, Mariano

José Aguilar | 4 de diciembre de 2015 a las 10:03

Inicia su campaña, Rajoy, reconfortado por los datos del paro, el benéfico masaje de Bertín Osborne en su casa -la de Rajoy: TVE- y la macroencuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas. Vale: el sondeo se hizo antes de la campaña misma y tiene un valor relativo, pero la muestra de ciudadanos entrevistados es más amplia que cualquier otra y no difiere mucho de lo que reflejan todas las demás. O sea, que el PP quedará en primer lugar el día 20 y que su mayoría será insuficiente para gobernar en solitario. Se acabó la mayoría absoluta, sí, pero la reinvestidura de Rajoy aparece en el horizonte como una probabilidad nada remota. Sobre todo porque no hay, siempre según el CIS, alternativa viable: la suma de diputados de PSOE y Ciudadanos no alcanza los 176 requeridos en primera votación para desbancar a Mariano. Y todavía le llegó otra buena noticia al presidente que no quiere debate. El segundo puesto está en liza. La bajada del PP no acaba de consagrar a un Pedro Sánchez que bastante tiene con pelear por no verse sorpassado por Albert Rivera, a sabiendas, además, de que éste puede cantar victoria aunque pierda el combate a dos, mientras que si es él quien pierde sólo le espera un canto fúnebre.

Carrera oficial

Ignacio Martínez | 3 de diciembre de 2015 a las 10:50

Los candidatos han montado en globo, corrido rallies, escalado aerogeneradores, abrazado cojines, desembarcado en programas rosas, visitado a Pablo Motos, Bertín Osborne o María Teresa Campos. Y cuando están exhaustos, empieza la carrera oficial. La campaña que comienza esta noche será la última de Rajoy casi seguro, siga o no en el Gobierno. La misma certeza hay de que no será la última de Albert Rivera o Pablo Iglesias, que han llegado para quedarse. Lo de Pedro Sánchez es dudoso: si no saca un buen resultado se lo llevará la marea del 20 de diciembre. En ese aspecto es el candidato más vulnerable, con la posición amenazada por las fuerzas emergentes; de ahí sus bravatas de ayer contra ambos.

Esta campaña, además de la fiebre televisiva, trae novedades de peso. Habrá debates que dejarán en evidencia a los torpes, pero sobre todo a los cobardes que no asistan. Se acabarán las invocaciones al voto útil. Hay encuestas que dan incluso un triple empate por el primer puesto entre PP, Ciudadanos y PSOE. Se termina así con una de las triquiñuelas de los dos grandes: acostumbraban a robarle unos preciosos votos a medianos y pequeños, y empobrecían el pluralismo. No será una Liga de Madrid contra Barça. Empieza una nueva era.