Archivos para el tag ‘caso ERE’

#EREseUnaVez, el cuento de ‘los golfos’

Jesús Ollero | 4 de marzo de 2015 a las 14:14

Maldita casualidad, habrán pensado en el PP andaluz, que lanza un vídeo de campaña basado en una animación menos de 48 horas después de la ocurrencia de Monago, el presidente autonómico de espíritu moranco. Con un tono completamente distinto pero una narrativa igualmente vistosa, construyendo un cuento a rotulador relatado por una niña (de la niña de Rajoy a la niña de Juanma), el PP recupera su leit motiv fundamental para alejarnos de Er Vidente y devolvernos a las macrocausas de Alaya: #EREseUnaVez.

Con la rosa roja y las mangas también rojas de las que sale la pasta para los “amiguetes” bien a la vista en cada paso, el relato de la niña incide en que los gobernantes (los de rojo) se han dedicado a repartir dinero sin control y pone como ejemplo una fábrica de juguetes cuyo dueño recibe dinero de las ayudas y lo reparte entre los amigos del poder “que ni siquiera trabajan allí” mientras muestra el enfado de los parados.

A través de un familiar elenco, esbozado y nunca expreso, el vídeo habla de los golfos y que a uno (Lanzas) le habían dado tanto dinero que según su madre “podía asar una vaca con los billetes que guardaba bajo el colchón”, mientras una señora (Alaya) “los ha pillado” mientras pinta una cárcel. Cuales Hernández y Fernández, Griñán y Chaves aparecen negando con el dedo mientras la niña los ve “asustados”, finalizando el cuento de la niña de Juanma con las palabras “corrupción, mentiras y manipulación” para Susana Díaz y “futuro, ilusión y empleo” para Moreno. La moralina, ya saben.

Bien de forma y de fondo, pero de nuevo con escaso foco en el candidato (como en el más que aceptable vídeo de la luz) y toda la atención en los titantos años de, a jucio del PP, abusos socialistas. Mientras llegan audiovisuales en los que tenga más protagonismo el ignoto Juanma Moreno, al menos esta vez no tendrá que salir nadie a defender lo indefendible metiendo en política a Los Morancos y a José Mota. Ay omá.

Guerra sucia

Ignacio Martínez | 22 de marzo de 2012 a las 11:43

SE queja la consejera de Presidencia, Mar Moreno, de la guerra sucia electoral. Qué extraño, no hemos conocido guerras limpias. En las andaluzas, por ejemplo, se estrenaron los empresarios de la CEA, tan formalitos después agarrados a la teta de la Junta, con una campaña feroz en 1982: un gusano comunista socavando túneles en la manzana socialista. Sucio. El PSOE ha usado y abusado del dóberman para subrayar el carácter montaraz originario de los fundadores de AP/PP y de alguno de sus generales, hoy convertido en guerrillero cantonalista asturiano. Sucio. Los populares van a acabar esta campaña sin estrenarse en cuanto a propuestas de futuro para Andalucía. Les ha bastado con la hoja de servicios de Guerrero&Trujillo y asociados en los eres para rellenar sus espacios y mítines electorales. No les ha faltado siquiera la ayuda de la juez Alaya a la hora de marcar el horario e itinerario a prisión de G&T. Alaya, impecable e implacable juez, esperó a que terminara una Liga para inhabilitar a Lopera, pero ha solapado milimétricamente el punto culminante de este caso con la campaña electoral andaluza. ¿Sucio? Muy limpio no parece. Y después está el calendario presupuestario. El PSOE acusa al Gobierno de traición a la patria por retrasar las cuentas del Estado para 2012 hasta el 30 de abril. Pero los socialistas convocaron expresamente una pinza de elecciones generales y andaluzas, el 20 de noviembre y el 25 de marzo, con el propósito evidente de tender una trampa a su adversario. ¿Guerra sucia electoral? Es que no hay otra.

Mucho vicio

Alberto Grimaldi | 22 de marzo de 2012 a las 11:41

LA declaración de Juan Francisco Trujillo, ex chófer del ex director general de Trabajo de la Junta Francisco Javier Guerrero, asegurando que se gastaban 25.000 euros al mes de dinero de las políticas activas de empleo en “cocaína, fiestas y copas” -tremendo el eufemismo central- me hizo usar la calculadora de inmediato: salen a 416,67 euros por persona y día. Mucho vicio es eso.

Pero lo grave no es que ambos hayan sobrevivido a ese insano tren de vida, sino que se haya sufragado con dinero público durante años sin control alguno.

Y es ahí donde en el ámbito político está la primera gran responsabilidad. La culpa in vigilando de los consejeros de los respectivos gobiernos es suficiente como para reducir el asunto sólo a las golfadas de unos pocos.

La alternativa a que no exista aquélla es aún peor, porque significaría que, como sostiene Guerrero, el Gobierno andaluz conocía perfectamente el funcionamiento de lo que él mismo denominó como fondo de reptiles: la utilización sin control de ese dinero para favorecer a afines del PSOE, como intrusos en expedientes de regulación de empleo reales o dando subvenciones injustificadas, caso del tristemente famoso conductor.

Estamos ante uno de los más zafios casos de corrupción que se hayan destapado en España y el más grave de la historia de la autonomía andaluza.

Y la clase política, empero, se despacha con sus propios vicios -conductas viciadas, digo- ante hechos como éstos. Acudir al clásico y tu más, como he oído en algún debate radiado me parece tratar al ciudadano, al votante, como si fuese estúpido. Antes al contrario, los electores tienen muy poca tolerancia a este tipo de asuntos. Y mucho más entre los que votan a la izquierda.

Pienso que este tipo de cosas ocurren porque la confianza se vicia: los servidores públicos llegan a creerse que seguirán en el poder eternamente, que los votos les dan una impunidad de la que carecen. Para eso está el poder judicial. Por eso me chocan tanto los ataques a la juez Mercedes Alaya, incluso aunque actúe en campaña. Sobre todo cuando nadie pone en duda que, también en campaña, se reabra -lo que comparto porque repugna igualmente- la parte más política del caso Gürtel o se que condene a Jaume Matas. Pretender que se suspenda la acción de la Justicia porque hay elecciones es admitir que no existe la independencia de poderes.

Mucho Loewe y poca política: un bolso, un voto

Jesús Ollero | 15 de marzo de 2012 a las 11:01

Seguro que usted ya lo suponía, pero al ciudadano medio le impacta bastante más la cachondeable campaña de Loewe para promocionar sus bolsos que cualquier bravata electoral. Ni que Alaya cite al ex consejero Antonio Fernández al año de su imputación (14 de marzo de 2011 por 14 de marzo de 2012) altera el guión de mensajes unidireccionales en Twitter. Acaso una imagen publicitaria del PSOE según la cual habría una flagrante falta de ortografía: “Elije (en vez de Elige) el camino hacia tus derechos”. Parece retocada, pero tras el Arenas, quién (sic) no te conozca que te compre de un vídeo electoral, todo es posible.
Leído en Twitter: “Si es imposible el careo Griñán/Arenas, que se vote este domingo”. Pues sí. Nos ahorraríamos decenas de descalificaciones, decenas de miles de euros de la campaña e incongruencias como la que apunta el alcalde de El Coronil sobre Marinaleda.

Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel. Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel. Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel.

La habilidad del político

David Fernández | 15 de marzo de 2012 a las 10:55

HAY que reconocerle a los políticos su habilidad para hacernos sentir responsables de la crisis. A diario, te sueltan como un mantra que hay que apretarse el cinturón. ¿Pero y qué creen que está haciendo el personal? La pelota está en su tejado porque se supone que tú pagas tus impuestos -y las multas- y que ellos gestionan lo público. Pero de un tiempo a esta parte escurren el bulto hablando todo el rato de ahorro y recortes. Ellos inventaron la burbuja y la alimentaron gastando más de lo que ingresaron. Y son ellos los que tienen que encontrar la salida a la crisis. ¿Acaso celebraron un referéndum cuando decidieron duplicar la Administración? ¿Le llamaron a consultas a usted cuando pintaron el campo y la costa del color del ladrillo? ¿Preguntaron a los ciudadanos antes de invertir el dinero del Plan E muchas veces en tonterías? ¿Los planes Memta y Proteja no iban a ser la panacea? Este último, el Programa de Transición al Empleo de la Junta de Andalucía resultó por cierto toda una premonición para un millón de andaluces que hoy buscan empleo. Y tiene gracia, te hacen creer que la responsabilidad es tuya, como si tú les hubieses empujado a despilfarrar. Por su mala cabeza, ahora se cuestiona el futuro de un colchón social que ha costado un riñón, para que nadie se quedara en la cuneta cuando vienen mal dadas. Algunos han abusado tanto que ahora cualquier recorte parece poco. Y no debería ser así. Antes de la crisis, la mayoría miraba hacia otro lado cuando veía que alguien cogía prestados de la Administración unos folios, un rotulador, unas pastillas, un litro de aceite, unas vendas… Cuando el compañero, a lo sumo, se atrevía a torcer el gesto, encima le replicaban: “¿Acaso tú vas a heredar esto?”. La casi total ausencia de mecanismos de control -como se ha demostrado con el caso de los ERE- ha permitido que no pocos piensen que Andalucía es un monte de orégano y es preciso un cambio de mentalidad. Pero renunciar a políticas sociales que son básicas para la convivencia sería imperdonable. Podar con unas tijeras a diestro y siniestro para combatir la crisis lo hace un niño, al político se le exige bastante más.

Eso no se hace

José Aguilar | 15 de marzo de 2012 a las 10:54

MIENTRAS la juez del caso ERE ha llamado a declarar en abril al ex consejero de Trabajo Antonio Fernández -al que imputó hace justamente un año y ha tenido aparcado en la indefensión-, los jefes supremos de CCOO y UGT en Andalucía se reunieron con el candidato Griñán en una especie de reconciliación absolutoria de sus pecados neoliberales en aras del combate común contra el enemigo principal: no pidieron el voto para el PSOE ni para IU. Pero sí llamaron expresamente a no votar a la derecha que representa Arenas. Verde y con asas. Ha sido más explícita, como es natural, la delegada provincial de la Junta en Sevilla, Carmen Tovar. Su caída de la lista socialista, en la que figuraba inicialmente hasta la recomposición derivada de las disputas internas, no le ha restado ni lealtad a las siglas ni combatividad contra el adversario. Lo que pasa es que ha errado en la elección del ámbito y del destinatario de su ardor guerrero. Dio un mitin en un instituto de Gines, a cuyos alumnos aleccionó sobre la diferencia entre la izquierda y la derecha, los ricos que pueden pagárselo todo frente a la gente corriente que necesita de lo público y hasta la eventual pérdida del nuevo gimnasio del centro si el PP ganase las elecciones. Eso, la manipulación de las conciencias adolescentes, no se hace, señora, ni siquiera en campaña. De los Amigos de Gines a la Amiga de Griñán. A la Junta Electoral ha ido el tema, denunciado por el PP. Pero el mal ya está hecho. Mal lugar, público inconveniente, ocasión inadecuada. Arrepentida la quiere el Señor.