Archivos para el tag ‘chófer Juan Francisco Trujillo’

Guerra sucia

Ignacio Martínez | 22 de marzo de 2012 a las 11:43

SE queja la consejera de Presidencia, Mar Moreno, de la guerra sucia electoral. Qué extraño, no hemos conocido guerras limpias. En las andaluzas, por ejemplo, se estrenaron los empresarios de la CEA, tan formalitos después agarrados a la teta de la Junta, con una campaña feroz en 1982: un gusano comunista socavando túneles en la manzana socialista. Sucio. El PSOE ha usado y abusado del dóberman para subrayar el carácter montaraz originario de los fundadores de AP/PP y de alguno de sus generales, hoy convertido en guerrillero cantonalista asturiano. Sucio. Los populares van a acabar esta campaña sin estrenarse en cuanto a propuestas de futuro para Andalucía. Les ha bastado con la hoja de servicios de Guerrero&Trujillo y asociados en los eres para rellenar sus espacios y mítines electorales. No les ha faltado siquiera la ayuda de la juez Alaya a la hora de marcar el horario e itinerario a prisión de G&T. Alaya, impecable e implacable juez, esperó a que terminara una Liga para inhabilitar a Lopera, pero ha solapado milimétricamente el punto culminante de este caso con la campaña electoral andaluza. ¿Sucio? Muy limpio no parece. Y después está el calendario presupuestario. El PSOE acusa al Gobierno de traición a la patria por retrasar las cuentas del Estado para 2012 hasta el 30 de abril. Pero los socialistas convocaron expresamente una pinza de elecciones generales y andaluzas, el 20 de noviembre y el 25 de marzo, con el propósito evidente de tender una trampa a su adversario. ¿Guerra sucia electoral? Es que no hay otra.

Mucho vicio

Alberto Grimaldi | 22 de marzo de 2012 a las 11:41

LA declaración de Juan Francisco Trujillo, ex chófer del ex director general de Trabajo de la Junta Francisco Javier Guerrero, asegurando que se gastaban 25.000 euros al mes de dinero de las políticas activas de empleo en “cocaína, fiestas y copas” -tremendo el eufemismo central- me hizo usar la calculadora de inmediato: salen a 416,67 euros por persona y día. Mucho vicio es eso.

Pero lo grave no es que ambos hayan sobrevivido a ese insano tren de vida, sino que se haya sufragado con dinero público durante años sin control alguno.

Y es ahí donde en el ámbito político está la primera gran responsabilidad. La culpa in vigilando de los consejeros de los respectivos gobiernos es suficiente como para reducir el asunto sólo a las golfadas de unos pocos.

La alternativa a que no exista aquélla es aún peor, porque significaría que, como sostiene Guerrero, el Gobierno andaluz conocía perfectamente el funcionamiento de lo que él mismo denominó como fondo de reptiles: la utilización sin control de ese dinero para favorecer a afines del PSOE, como intrusos en expedientes de regulación de empleo reales o dando subvenciones injustificadas, caso del tristemente famoso conductor.

Estamos ante uno de los más zafios casos de corrupción que se hayan destapado en España y el más grave de la historia de la autonomía andaluza.

Y la clase política, empero, se despacha con sus propios vicios -conductas viciadas, digo- ante hechos como éstos. Acudir al clásico y tu más, como he oído en algún debate radiado me parece tratar al ciudadano, al votante, como si fuese estúpido. Antes al contrario, los electores tienen muy poca tolerancia a este tipo de asuntos. Y mucho más entre los que votan a la izquierda.

Pienso que este tipo de cosas ocurren porque la confianza se vicia: los servidores públicos llegan a creerse que seguirán en el poder eternamente, que los votos les dan una impunidad de la que carecen. Para eso está el poder judicial. Por eso me chocan tanto los ataques a la juez Mercedes Alaya, incluso aunque actúe en campaña. Sobre todo cuando nadie pone en duda que, también en campaña, se reabra -lo que comparto porque repugna igualmente- la parte más política del caso Gürtel o se que condene a Jaume Matas. Pretender que se suspenda la acción de la Justicia porque hay elecciones es admitir que no existe la independencia de poderes.

Guerrero, Matas y un pulso para animar la campaña

Jesús Ollero | 21 de marzo de 2012 a las 11:43

En esta suerte de guerra fría en la que han convertido el lugar de expresión y conversación con más potencial de la actualidad (Twitter) todavía hay quien se sale levemente del guión aun a riesgo de entrar en una espiral procelosa. Mariví Romero es una de las tenientes de alcalde de Málaga. Miguel Ángel Vázquez, parlamentario y peso pesado de la comunicación del PSOE-A. A cuenta del chófer de Guerrero y los 25.000 euros mensuales en cocaína, Mariví Romero ha realizado una insinuación en Twitter (luego borrada) que ha hecho saltar chispas: que Guerrero era la “central de compras” de todo el PSOE-A. Miguel Ángel Vázquez, más atinado de lo que acostumbra, lamentó las “golfadas de Guerrero” pero exigió no generalizar: “¿Son todos los del PP corruptos como Matas? ¿Cuánto te ha dado Matas de lo que ha trincado?” Total, que Romero rectificó a medias recordando que en el PSOE le llamaron “perra” (“ya está la perra del PP inventando”), y así hasta que la agenda electoral interrumpió el pulso. Ya era hora de que alguien animara la campaña.