Archivos para el tag ‘Elecciones Andaluzas’

Candidatos ‘on tour': “Os dejo con mi equipo”

Jesús Ollero | 9 de marzo de 2012 a las 10:28

Paso atrás de los políticos (un decir: ya estaban detrás en esto) y paso al frente de “mi equipo”. “Mi equipo” es la figura en la que los políticos derivan el tuiteo para hacer ver que no están hablando y escribiendo a la vez (porque es imposible, vaya) sin perder credibilidad. Podría pensarse que son ellos los que le dan al teclado de la Blackberry o el Iphone, principales smartphones de la política cuando la realidad es que “mi equipo” es lo normal.

La campaña impulsa la masiva retransmisión de actos por parte de “mi equipo”. Quien siga a los presidenciables, que se acostumbre a ello: el político tiene ya bastante como para gestionar durante el día su twitter. A ratos, vale; pero para eso ya está “mi equipo”. Con esta crisis, algunos ni tienen “mi equipo”. No hay más que leer a Pilar González (PA) para ver que es ella la que ha comido berza en Puerto Real y elige esos llamativos hashtags. Buen provecho.

 

@pepegrinan
“Arenas no quiere debatir porque no quiere dar la cara a los andaluces para que no puedan comparar los proyectos”

@javierarenas_pp
“El actual presidente de la Junta de Andalucía está obligado a dar a los andaluces una explicación del escándalo de los fondos públicos”

@pilaresdiferent
“Hemos almorzado una berza espectacular con mujeres en Puerto Real. Ahora, a reunirme con mujeres en Jerez. Andaluzas #PAlante”

La campaña de Guerrero

José Aguilar | 9 de marzo de 2012 a las 10:26

Mientras tirios y troyanos ultimaban sus primeros mítines formales -llevan mitineando ni se sabe desde cuándo-, Francisco Javier Guerrero deponía ante la juez Alaya. En su doble significado: declaraba su verdad sobre los ERE y ensuciaba la escena política andaluza, mayormente sobre las cabezas de sus superiores durante los diez años que fue director general de Trabajo. Esta será la campaña de Guerrero, sin antifaz ni épica. Se ha abierto, como digo, con su doble deposición ante la instructora, y se cerrará prácticamente con la de su chófer y camarada de juergas y chanchullos, estratégicamente convocada en vísperas de que los andaluces dicten su veredicto. Un veredicto que también se verá influenciado por el escándalo que tiene a Guerrero como agente protagonista estelar, aunque ni mucho menos único. Precisamente la calidad, condición e implicación de otros agentes es lo que más puede definir en qué medida el escándalo de los ERE determina el resultado que las urnas arrojarán el día 25. Claro que no sólo de corrupción viven los votantes a la hora de despejar sus dudas. Se me ocurren otros factores con peso en la construcción del sufragio popular: las reformas y recortes del Gobierno de la nación, el desgaste de un sistema político que dura ya treinta años, las responsabilidades en la crisis, el pavoroso desempleo, al malestar de los funcionarios, el doble castigo ya infligido a los socialistas en 2011, la gran oleada conservadora… Más lo que está siempre presente: la ideología y los intereses de cada uno. Todo gravita sobre el que entra a solas en la cabina.

Sometidos al imperio de la red

David Fernández | 9 de marzo de 2012 a las 10:19

Resulta sorprendente la tranquilidad con que los políticos se expresan en las redes sociales. Les atraen porque les permiten lanzar consignas sin que nadie les interrumpa. Los más ocurrentes también compiten a ver quién dice la pamplina más grande por ejemplo en Twitter, aun a costa de olvidarse de dar la cara en la vida real. Muy pronto el virtual Recio le pedirá a Griñán, mientras comparten mesa y mantel, que le pase la sal a través de un tuit, tan inmerso como está en su mundo de ficción. Nadie puede discutir la habilidad de los políticos de hoy para navegar en internet, aunque la mayoría no tenga pajolera idea de cómo frenar el paro ni sepa transmitir confianza a las compañías que abandonan la región. Esto requiere carisma y cargarse de razones, pero tachar al adversario de mentiroso y lanzarlo al aire en 140 caracteres es muy fácil. Los populares ya se aplican tan a fondo en las redes que celebran la victoria de manera virtual. Algunos se repiten como el gazpacho pensando que dan un mitin y estresan tela. Lo bueno es que puedes dejar de seguirlos. Son las reglas del mundo virtual. Y más de uno preguntará de dónde demonios sacan tiempo. El truco está en que dedican a personas de su confianza a enviar dardos en la red cuando están ocupados. ¿Dónde quedan la palabra y el discurso? En el espacio infinito.

Anoche, en lugar de pegar carteles, varios candidatos se presentaron en Facebook. Internet ha cambiado tanto las relaciones sociales que hasta los mítines se fabrican en serie. Sometidos al imperio de la red, a muchos da pena verlos totalmente desbordados por la vida real: prometen un cambio que ya trajo internet y que aún les supera. A fuerza de un enorme sacrificio, ya son tan inteligentes como su teléfono, y pueden a un tiempo chatear y reenviar un mail. Ahora bien, ¿los han visto encima de los conflictos laborales de la región? Cuantos más canales tienen a su alcance, más lejanos se les ve, porque su acercamiento sabe a pura ficción. Y con las nuevas tecnologías ocurre a veces como con la comida rápida, que puede parecer basura y acabar todo en una papelera de reciclaje con un simple click.

Mayoría absoluta de 56 diputados

Javier Chaparro | 9 de marzo de 2012 a las 10:16

Minuto cero de la campaña electoral. Lo de los quince apasionantes días por delante lo dejamos para mejor ocasión. La bolsa de indecisos, sobre todo entre los que votaron en otras ocasiones al PSOE, será nuevamente decisiva. El debate a tres en Canal Sur también puede ser clave, aunque queda por saber si Javier Arenas optará por la táctica rajoniana de una campaña semimeliflua o si apretará los dientes hasta el final a la vista del sondeo del CIS. Tiene clac mediática suficiente a su alrededor para hacer el trabajo de infantería. En el otro bando, son 125.000 los electores que los socialistas se han propuesto rescatar de entre los desencantados a causa del paro y la corrupción. Eso contando con que Izquierda Unida haga de lazarillo en medio de la noche para llevarles de nuevo al Gobierno de la Junta de Andalucía.

La mayoría absoluta son 55 diputados. Eso dicen las matemáticas, pero otra cosa es la cosa política. El cabeza de lista de la federación de izquierdas por Sevilla es Juan Manuel Sánchez Gordillo, que jura y perjura que jamás dará su voto para que los socialistas celebren su 31 años cumpleaños en el Palacio de San Telmo. La suma de parlamentarios de PSOE e IU deberá ser pues, como mínimo, de 56 sobre 109. ¿Cuántos votos le resta el alcalde de Marinaleda a su formación? ¿Y cuántos suman otros candidatos en otras circunscripciones?

Con un PSOE en los momentos más bajos de su historia en Andalucía, los de Valderas aspiran a sumar según las encuestas un puñado de escaños sobre los seis actuales. La izquierda plural dejó atrás a Los Verdes y el Pasoc, así como a muchos independientes, con los que consiguió aquella veintena de diputados en 1994. Ahora sólo el PCA malconvive con el CUT de Sánchez Gordillo. La reflexión queda pendiente de abordaje para después del 25-M. Empieza el partido.