Archivos para el tag ‘Javier Arenas’

Anomalía electoral en la Cuenca

Javier Chaparro | 16 de marzo de 2012 a las 16:48

DOS sindicatos y dos partidos de izquierda han desautorizado en toda regla al comité de empresa de Emed Tartessus y al grupo de trabajadores que, en demanda de empleo, permanece encerrado desde hace días en la explotación minera. Como punto de partida para la reflexión, algunos deberían dejar de hacer cábalas sobre las causas del vuelco electoral experimentado en la Cuenca Minera a favor del PP en las dos últimas convocatorias con las urnas. No es que Javier Arenas y los suyos hayan conquistado a golpe de kilómetros ese espacio, es que hay quienes se han empeñado en dejarlo abandonado a su suerte, hasta convertirse en una de las zonas más deprimidas económicamente y con mayor nivel de desempleo de España.

Han pasado cinco años desde que Emed comenzó los trámites para la reapertura de la explotación: en su camino, la empresa tropezó en un principio con su propia inexperiencia en un territorio que le era ajeno y en el que entró como elefante en cacharrería, pero sobre todo ha topado con una suerte de extorsionadores que han hecho todo lo imposible por que el proyecto se estancase aprovechando la inanidad de unos gestores públicos que apenas si han pasado de las buenas palabras. Es una lástima que a lo largo de esos cinco años ninguno de quienes desautorizaron ayer a los encerrados se haya pronunciado sobre los múltiples sabotajes que han sufrido las instalaciones para retrasar la reapertura de la mina o el continuo bloqueo de los caminos que conducen a las balsas mineras para su control obligado.

Uno de los responsables sindicales en la provincia ha asegurado que “la Administración está haciendo sus deberes”, aunque en su reflexión nada ha influido que estemos en plena campaña electoral y que el enemigo a batir sea el PP. Son las mismas o parecidas voces las que guardan silencio cuando aparecen nombres afines como beneficiarios de ERE fraudulentos o cuando fracasan antes de nacer proyectos de recolocación de trabajadores afectados por la crisis, como ocurrió con los de Astilleros de Huelva.

Las cuentas de Arenas, entre vuelos y diputados

Jesús Ollero | 16 de marzo de 2012 a las 10:52

La calma chicha tiene sus pegas. Un problema de suministro eléctrico en el aeropuerto provocó el retraso en la salida del avión que trasladaba a Arenas a Almería para participar en el Foro Joly. Todos los medios hacían referencia al tema a través del tuit consignado en la cuenta del candidato, que situaba en una hora el delay. No hay mayor utilidad de Twitter que explicar las cosas que pasan, aunque haya que recordar al candidato que “tomar cafelito” no debe estar en los focos de interés de su comunicación 2.0.

Explicar es lo que hacen algunos mientras otros se dedican al vigoroso cuerpo a cuerpo (sic). “Las cuentas de Arenas: uno más en cada provincia. Los restos darán ese diputado al PP o a IU en varias cincunscripciones. Así que tú verás”. Es el resumen de IU (Felipe Alcaraz), que parece descartar que el PSOE mantenga alguno de esos diputados. ¿Acertará?

Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel. Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel. Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel.

Yo copago, tú copagas, él copaga

Ignacio Martínez | 16 de marzo de 2012 a las 10:46

ES lamentable, pero a los candidatos se les ha olvidado que estamos a nueve días de unas elecciones andaluzas. Si se escucha a los líderes de los tres partidos del Parlamento saliente, sus discursos valen para Andalucía, Asturias, Aragón o cualquiera de las otras 14 autonomías. En el capítulo de ayer tocó el verbo copagar, que conjugaron Griñán y Valderas al ataque y Arenas a la defensiva. El euro farmacéutico establecido en Cataluña para cada receta le parece a los dos socios de una posible coalición de izquierdas un anticipo de lo que hará el PP en los presupuestos de este año. Valderas lo ha calificado de insulto, robo, estafa. Griñán no ha estado tan subido de tono en las descalificaciones. Él lo que sube es el volumen de sus discursos. Lo habitual es que se desgañite en los mítines, aunque ayer en Granada estuvo discreto. Arenas, más reposado, ha declarado que en principio no está de acuerdo con este copago sanitario. El presumible ganador sigue sin bajarse de las declaraciones genéricas. Ni una sola promesa precisa, ni una sola pista de dónde recortaría los mil millones de euros que él dice que hay que eliminar del presupuesto andaluz. Tampoco Griñán o Valderas se mojan en este asunto. Nadie nos dice qué presupuesto haría y de dónde recortaría. Simple y llanamente, estamos en la fase de la pedrada al contrario. Todas las piedras, por cierto, de materia nacional. Los andaluces ponemos el territorio, pero esta no es nuestra guerra. Nunca en nueve campañas se habló menos de Andalucía. Una decepción.

Al compás del martillo en el yunque

Alberto Grimaldi | 16 de marzo de 2012 a las 9:19

ALGUIEN tendría que explicar quién ha otorgado al electorado andaluz la capacidad de refutar en sólo cuatro meses la decisión soberana y ampliamente mayoritaria de que el PP acometa, como prometió -sin gran concreción, es cierto- profundas reformas para superar la gravísima patología socioeconómica que sufría España -y aún sufre- en el momento de la alternancia.

Al cumplirse la primera semana de la campaña electoral, la escalada hacia asuntos de calado nacional que no van a resolverse en las Cinco Llagas es preocupante. Si antes era reforma laboral, ahora es copago sanitario (por cierto que sería repago, porque pagar ya se paga).

Dudo mucho que la apelación al miedo que hace varias veces a la hora el PSOE cale en la mayoría de un electorado hastiado de la afición de la clase política de atizar al contrario sin un mínimo de autocrítica. Pero lo cierto es que el presidente y candidato, José Antonio Griñán, enfatiza ese mensaje cual martillo marcando el compás sobre el yunque.

Lo que me sorprende es quien interprete el martinete sea precisamente Javier Arenas: no es lógico que en el momento que más cerca está de lograr su largo objetivo se deje quemar en la fragua.

Griñán elude los temas que le son menos propicios: la situación del empleo, con un paro asfixiante como nunca ha soportado Andalucía, y cuyas políticas activas se han usado supuestamente para enriquecer a afines o malgastarlas en vicios. Y mientras Arenas se enreda en temas-trampa, se aparta del palo que hasta ahora le ha llevado a que, por primera vez, se ganen las elecciones en Andalucía. Y por dos veces consecutivas. Cuanto más tiempo y atención dedique a replicar a las apelaciones al miedo, menos tendrá para exponer sus compromisos sobre empleo, regeneración y reorganización de una Administración desaforada.

El discurso del miedo de Griñán es directamente proporcional a su desesperación por evitar la total dilapidación del poder político que heredó de Manuel Chaves. El hastío de los andaluces merece del PP otras respuestas, que generen esperanza en las soluciones.

Mucho Loewe y poca política: un bolso, un voto

Jesús Ollero | 15 de marzo de 2012 a las 11:01

Seguro que usted ya lo suponía, pero al ciudadano medio le impacta bastante más la cachondeable campaña de Loewe para promocionar sus bolsos que cualquier bravata electoral. Ni que Alaya cite al ex consejero Antonio Fernández al año de su imputación (14 de marzo de 2011 por 14 de marzo de 2012) altera el guión de mensajes unidireccionales en Twitter. Acaso una imagen publicitaria del PSOE según la cual habría una flagrante falta de ortografía: “Elije (en vez de Elige) el camino hacia tus derechos”. Parece retocada, pero tras el Arenas, quién (sic) no te conozca que te compre de un vídeo electoral, todo es posible.
Leído en Twitter: “Si es imposible el careo Griñán/Arenas, que se vote este domingo”. Pues sí. Nos ahorraríamos decenas de descalificaciones, decenas de miles de euros de la campaña e incongruencias como la que apunta el alcalde de El Coronil sobre Marinaleda.

Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel. Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel. Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel.

Ventaja formal y de seguidores para Arenas en Twitter

Jesús Ollero | 14 de marzo de 2012 a las 12:06

Contenido al margen, Griñán tuvo a su equipo radiando todo detalle del no debate en Canal Sur tras dos días sin abrir el pajarito azul. Hay varias cosas que diferencian la forma de promocionarse en Twitter de Griñán (de un tiempo a este parte Pepe) y Arenas. Llamativa: el presidente de la Junta (o su equipo) no enlaza ni por error y raro es que use hashtags, ni siquiera los TT con los que el respetable te da el repaso. Arenas (también Griñán) ha cambiado una foto nada favorecedora por una sonriente (o algo así), su equipo enlaza, etiqueta, sube vídeos y, sobre todo, interviene. No se atrevió a tuitear “me han echado del debate”, pura bomba viral. El aspirante (su equipo) multiplica varias veces la interacción del defensor. Le siguen más (21.000-14.000) tuiteando lo mismo. Nada comparable con Antonio Sanz, cuyo equipo está que lo tira radiando los actos del presidenciable del PP.

@PepeGrinan
“Es muy importante que los que se aprovechan de lo público devuelvan lo sustraído, hasta el último euro”

@javierarenas_pp
“Nuestro ADN es conocimiento en la calle de problemas de las 8 provincias, frente al de despachos y estadísticas”

@JoseantonioJun
“¿Crees que las elecciones en Andalucía y Asturias pueden convertirse en un plebiscito a las medidas del Gobierno?”

Debate devaluado

Alberto Grimaldi | 14 de marzo de 2012 a las 11:56

MENOS de cuatrocientos mil andaluces vimos el debate de la noche del lunes en Canal Sur, pese a emitirse en prime time. Con poco más del 10% de la audiencia andaluza a esa hora, fue ampliamente superado por la segunda entrega de la vida de Isabel Pantoja en Tele 5, que tuvo 919.000 espectadores. Por cada televidente del debate electoral hubo dos y medio para Mi Gitana: el dato lo dice todo.

No es de extrañar. El debate estaba devaluado antes de empezar. La decisión de Javier Arenas de no acudir a Canal Sur, bajo el pretexto de que fue condenada por manipular -en un ataque innecesario y torpe a los periodistas de RTVA-, mató cualquier interés real para un formato que debería ser obligatorio en cada campaña. Debió ir Arenas a dar la cara ante los andaluces y exigir frente a frente a Griñán en directo y en horario de máxima audiencia lo que ya ha hecho decenas de veces en el Parlamento. Pese a este error, el resultado que vimos 358.000 andaluces, según los audímetros, fue beneficioso, a mi juicio, para el PP, aunque dejase todo el espacio para PSOE e IU.

Los esfuerzos por confrontar modelos entre el presidente Griñán y el candidato Valderas quedaron forzados y poco creíbles, porque si hay algo claro en estas elecciones es que si el PSOE conserva el Gobierno de la Junta de Andalucía será apoyado por los parlamentarios que obtenga IU, suponiendo que la dinámica interna de la federación lo permita.

Y es que creo que ese “hay partido” que se repite una y otra vez desde el PSOE es un arma de doble filo, que recuerda que para gobernar dependerá de políticos del perfil de Juan Manuel Sánchez Gordillo. Dicho de otro modo, al votante indeciso o perdido en anteriores comicios que se quiere recuperar ahora se le está diciendo: voy a seguir por el mismo camino -es su lema- otros cuatro años tras sólo treinta, pero esta vez con la muleta izquierdista.

Valderas también se ve lastrado porque, de ser determinante, se da por hecho que IU ignorará a la mayoría de andaluces que -como en mayo y en noviembre- vote cambio, en vez de ser oposición al nuevo Gobierno, como en Extremadura.

Arenas, sin ir al debate, fue el protagonista y sacó rédito siguiendo la estrategia tipo del PP: campaña de perfil bajo para mantener la ventaja ya lograda.

Desmovilizar al electorado

Javier Chaparro | 14 de marzo de 2012 a las 11:54

INSISTEN en el PP en que Arenas hizo muy bien negándose a acudir al debate celebrado en Canal Sur porque con ello no perdió un solo voto, aunque casi seguro que tampoco lo ganó. Malo, malo, a no ser que lo que busque sea bajar el nivel de (sana) confrontación de ideas para desmovilizar así al electorado socialista. Ya lo hicieron los populares en aquella sui generis campaña del referéndum del Estatuto en 2007, donde vendieron el apoyo a todo menos al texto que ellos mismos habían aprobado a regañadientes en el Congreso de los Diputados.

En el cara a cara del lunes, Valderas enseñó una y otra vez a la cámara un ejemplar de la carta magna andaluza, olvidando que el texto fue apoyado por tan sólo un tercio de los inscritos en el censo. Son otros elementos los que dan votos: los ERE fraudulentos y la coca-cola de Francisco Guerrero, el desempleo, la reforma de la Administración, la caída de las inversiones públicas, las deudas con los proveedores… Arenas tuvo la oportunidad de echarle en cara todo ello a Griñán, pero el temor a convertir al presidente de la Junta en presunta víctima de los errores de sus antecesores (se llamen Chaves o Zapatero) le frenó. Tras el 25-M y como en 1994, el presidente del PP-A tendrá de nuevo la oportunidad de defender que el director general de la televisión y radio públicas andaluzas sea elegido por una mayoría cualificada del Parlamento para evitar la manipulación informativa que denuncia.

En el PSOE quieren recuperar a marchas forzadas el espacio perdido en la Cuenca Minera y, para ello, nada mejor que convocar ayer a la prensa en la capital de la provincia. ¿Por qué no acudieron a explicarles con detalle la situación a los mineros encerrados en Corta Atalaya?. Sin comentarios. Con la jornada electoral a apenas un tiro de piedra, sólo la autorización para la reapertura de la mina podría hacer cambiar el guión.

Cosa de dos (V)

Rafael Román y Juan Ojeda | 13 de marzo de 2012 a las 12:55

Rafael Román: Elecciones en solitario

PARA qué quería Arenas elecciones en solitario? Para que se debatieran los problemas de Andalucía. ¿Por qué criticaba Arenas las elecciones andaluzas juntas con las generales? Porque se solapaban los temas y se ocultaba el debate andaluz. ¿Por qué el régimen socialista andaluz huía de las elecciones solas? Porque le convenía el manto de Madrid. Al modo de los padres Astete y Ripalda este catecismo de Javier Arenas lo hemos escuchado durante bastantes años. Hasta que llegó la hora. Llegado el momento de la verdad -elecciones en solitario-, el debate de los problemas de Andalucía importa menos o nada. Como los temas los va escalonando convenientemente la juez, sobran todos los demás. Con hacer de altavoces de los razonados autos judiciales, tenemos la campaña. No es de recibo que una campaña electoral no tenga debates a dos ni debate a tres ni en ningún formato. Por cierto, TVE, cuando Javier Arenas estaba en el Gobierno de Aznar, también fue condenada. Por la manipulación informativa sobre la huelga general de 2002. Lenin le dijo a Fernando de los Ríos en 1920 “¿Libertad, para qué?”. Los andaluces ahora podrán decirle a Arenas: “¿Elecciones separadas para qué?”

Juan Ojeda: Elecciones en solitario

LOS candidatos no han caído en que hoy es martes y 13, o no son supersticiosos, porque siguen a su bola, sin hacer caso del mal fario. Y como uno tampoco es supersticioso, salvo que las circunstancias lo demanden, hoy vamos a dedicarle estas líneas a los pezqueñines de la política, o sea, los partidos chiquititos, como el Partido Andalucista (PA), Unión, Progreso y Democracia (UPyD), EQUO y algunos más, que compiten sin recursos, sin medios y sin apoyos, por un espacio, que, conforme avanza la campaña, se convierte en más estrecho. Tienen mérito, porque sus carencias económicas y orgánicas las suplen con imaginación y esfuerzo personal. Y, claro, a algunos de ellos les alimenta la ilusión de que pudieran obtener algún escaño que, en caso de que no hubiese mayorías absolutas, les daría un protagonismo inesperado en la próxima legislatura, rompiendo lo que parece predestinado a ser una batalla a tres, o a dos y a uno. No es fácil, pero ahí siguen intentándolo. Algunos piensan que estorban, porque les restan algunos votos a los que compiten por arriba, pero le ponen su poquito de pimienta a una campaña excesivamente sosa, previsible y centrada en dos. Por eso, pezqueñines, sí, gracias.

Empachados

David Fernández | 13 de marzo de 2012 a las 12:53

ARENAS no quiso debatir anoche por miedo a perder el terreno ganado y seguirá abonado al monólogo por ahora. Sus encuestas deben otorgarle un triunfo tan rotundo, que no quiere arriesgarse ni ante un PSOE en horas bajas. Tampoco le interesa explicar al detalle su plan de ajuste puesto que será, como diría Rajoy, muy doloroso. Y ni siquiera en el terreno de las denuncias por corrupción se iba a sentir cómodo, ya que más allá del escándalo de los ERE, su partido, en otras comunidades, también tiene que callar. “Además, presi, los andaluces no han pedido un debate”, le convencieron. Otros partidos darían media vida por cinco minutos en horario de máxima audiencia. Pero el miedo escénico impidió a Arenas hacer lo que Rajoy -y con las mismas encuestas- en noviembre: acudir al cara a cara con su adversario. ¿Para qué tanto insistir en elecciones por separado, entonces?

Cierto que Rajoy tenía mucho más difícil decir ‘no’ ante la presión mediática y que rehuir el debate andaluz es más barato. Con ello, ha dejado con un palmo de narices a Griñán, que se tiene que agarrar a un milagro para dar la vuelta a los sondeos y cualquier ocasión extra le puede venir de perlas. Tal vez si el PSOE no hubiese renunciado a su pasado más reciente, alimentando sus luchas internas entre sus colaboradores y la vieja guardia de Chaves, otro gallo le cantaría a Griñán. Si no hubiese apartado por decreto de la primera línea a quienes lo auparon -pasando de discípulos a malditos- hoy los socialistas no buscarían ese clavo ardiendo. El espectáculo fue de locos y un partido que no se quiere es difícil que conecte y transmita confianza. Anoche Griñán quiso debatir, pero en 30 años no le importó al PSOE demasiado. Antes ganaba de calle, ahora no. En condiciones normales, los ciudadanos lamentarían que no haya debate. Tras más de un año de campaña -cuando no las municipales, las generales o ahora las autonómicas-, están empachados de política. Una pena, porque habría estado bien que hablaran sin tapujos de sus planes para el futuro próximo.