Archivos para el tag ‘Podemos’

El soldado Sánchez intenta salvarse

José Aguilar | 14 de diciembre de 2015 a las 10:08

Vitaminado por los simbólicos apoyos de Felipe, Zapatero y Rubalcaba; energetizado por la movilización de la militancia más leal a Susana Díaz, y en la provincia que siempre, lo que se dice siempre, ha votado socialista (Sevilla), y venido arriba tras reunir en Valencia, ayer, a una multitud insólita en mítines de poscrisis, Pedro Sanchez se dispone a darle la vuelta a las encuestas, como Chaves en 1996. A todas, porque no hay una sola que le dé como vencedor y son varias las que le discuten hasta el segundo puesto. A seis días de las elecciones de verdad, sólo cuenta con dos instrumentos para salvarse de la quema augurada. Uno, teórico y conceptual: convencer a los españoles de que el PSOE representa la única posibilidad de cambio político y que los descontentos malbaratarán su voto si se decantan por Ciudadanos o Podemos. Apelación al voto útil, que se llama. El otro es puramente práctico y material: el debate de esta noche, al fin a solas con Rajoy. Me permito darle dos consejos: que no crea ni por un momento que el simple hecho de “ganar” el debate le garantizaría derrotar a Mariano, y que deje de hacerse la víctima denunciando que los otros tres están conjurados contra él.

El tren del 21

Rafael Navas | 12 de diciembre de 2015 a las 10:16

Desde mucho antes del comienzo de la campaña electoral (desde que accedió al cargo para ser exactos), al candidato socialista, Pedro Sánchez, hay quien lo ha desahuciado políticamente y ya puede ir a salvar a las ballenas en verano con el hipster del Partido Popular que no tiene forma de cambiar esa impresión. En los últimos días su figura está siendo objeto de toda clase de críticas por parte de sus rivales políticos, que le echan en cara recurrentemente esa presunta provisionalidad que emana del hecho de que Susana Díaz no sólo haya ganado en Andalucía, sino que además ha cogido con fuerza la bandera del discurso socialista, por ejemplo en Cataluña.

A fuerza de repetir los rivales de Sánchez aquello de que la presidenta de la Junta de Andalucía ya ha comprado el billete del AVE a Madrid para el día 21 de diciembre, habrá quien ya haya hecho lo propio para hacerse el encontradizo con ella en Santa Justa.

Estrategias de adversarios políticos aparte, parece claro que en el PSOE hay quienes consideran que una debacle de Pedro Sánchez supondría no sólo su dimisión y posterior relevo por Susana Díaz, sino el fin de una tendencia a los pactos con Podemos (en sus diferentes acepciones locales) en numerosos ayuntamientos españoles. Ésa es una de las principales causas a las que se atribuiría la misma noche del 20-D el fracaso del candidato socialista, a quien las encuestas sitúan a bastante distancia del PP. Con acuerdos como los de Cádiz, Jerez, Madrid o Barcelona, para desalojar al PP de las alcaldías, el PSOE ha podido pagar un precio muy alto. Por descontado, de darse el batacazo en las generales, ahí se fijarían muchas de las miradas y habría voces que reclamarían reconsiderar esos acuerdos lo que queda de mandato municipal.

El próximo 20 de diciembre se verá si los votantes socialistas lo castigan y un día después conoceremos los nombres de los pasajeros del AVE a Madrid y si entre ellos hay una mujer que acude a arreglar un desaguisado.

Ni se compra ni se vende

David Fernández | 11 de diciembre de 2015 a las 11:12

De los cuatro candidatos, Pedro Sánchez, según los sondeos en este país tan pendular, tiene las de perder, a priori. Y en realidad lo tiene muy difícil, porque el que quiera castigar al PP por sus recortes a diestro y siniestro para capear el temporal y por su dura política de reformas durante los últimos cuatro años, apostará por Ciudadanos o Podemos antes que por los socialistas. Los partidos emergentes parten en desventaja en cuanto a su inexperiencia en la gestión, esto es cierto, pero no tienen hipotecas del pasado. Para más inri, los más indecisos siempre podrán achacar al candidato del PSOE que su partido llevó a este país hasta el borde del precipicio y que él como diputado, por mucho que más tarde se arrepintiera, también apoyó la reforma de la Constitución cuyo objetivo no era otro que el equilibrio presupuestario para otorgar prioridad al pago de la deuda. El PP podrá vender que al menos hizo algo bien al evitar un rescate casi inevitable, aunque bien es cierto que muchos españoles siguen en la cuneta y que no supo afrontar con solvencia otros grandes problemas como el desafío soberanista catalán, la corrupción y la necesaria reforma de la administración pública, entre otras cuestiones que se le han escapado vivas.

Pese al enorme desgaste popular, las encuestas se empeñan en anunciar un batacazo tan extraordinario para los socialistas, que hasta Felipe González ha tenido que saltar a la primera línea para tratar de salvar los muebles con un duro ataque a Podemos, que aún sigue con la lengua pegada al paladar tras la derrota de Maduro en Venezuela. El problema es que a su lado, Pedro Sánchez, tan rígido, falto de carisma y con tantas dificultades para transmitir y emocionar al gran público con la palabra -justo el terreno que el ex presidente domina a la perfección- queda aún más empequeñecido. A González no le ha hecho falta abandonar su hábitat natural ni dejarse ver con el dominó o bailando rumbas para concitar la atención con un mensaje que muerde. Posee ese don que ni se compra ni se vende y que distingue a los políticos de una pieza, del resto. Podrán gustar más o menos sus ideas, esto es otra cuestión, pero a su lado, los otros candidatos, también los emergentes, parecen salir de un laboratorio.

Rajoy convoca al miedo

José Aguilar | 8 de diciembre de 2015 a las 6:16

El Partido Popular tocó ayer a rebato resucitando en todos los frentes un clásico de las campañas electorales: la apelación al voto del miedo. Pedro Sánchez (llamó a los barones socialistas para animarles tras la encuesta demoledora del CIS, pero ¿a él quién lo anima?) le sirvió el argumento en bandeja al mostrarse dispuesto a pactar con todo quisque para desbancar a los populares, con lo cual les daba ya como ganadores en las urnas. De modo que Rajoy y toda su tropa recogieron el guante para una réplica de manual: vuelve el fantasma del todos contra el PP. Los perdedores planean unirse para hurtarle la victoris al vencedor, evítenlo los indecisos del centroderecha y los que quisieran castigar al PP pero sin favorecer la conjura de sus adversarios. El mensaje lleva una dedicatoria especial a los tentados de votar a Ciudadanos. Pero falla en lo principal. Es una construcción teórica que manipula la realidad en beneficio de sus autores. Porque Rivera es capaz de muchas maniobras y jugarretas, pero entre ellas no están, porque no pueden estarlo, ni juntar sus diputados a los de Podemos para hacer presidente a Sánchez ni ser él mismo presidente con los votos de Sánchez e Iglesias. Ciudadanos y Podemos no van a unirse para nada. Rayoy convoca al miedo.

“Llegar aprendido”

Antonio Lao | 5 de diciembre de 2015 a las 12:47

Insiste Mariano Rajoy, de forma machacona, en la importancia de la experiencia como valor incalculable e innegable a la hora de gobernar. Retoma cada dos por tres la idea de que para dirigir, al menos, hay que haber sido concejal. A su juicio, los experimentos poco menos que hay que hacerlos con gaseosa. Se puede o no estar de acuerdo con la afirmación -dardo directo hacia las nuevas fuerzas políticas que han irrumpido en el panorama político-, pero tiene cierto sentido pensar y creer en la necesidad de estar formado, contar con la experiencia y el bagaje suficientes para el ejercicio de cualquier laboro. Por tanto, si estamos hablando del Gobierno de todo un país, cobra más sentido la necesidad de tener la preparación suficiente para ejercer una labor de ese calibre. Aquí, como en la mili, el valor no se le supone, sino que hay que dar probadas muestras de capacidad. De lo contrario nos podemos encontrar con situaciones desagradables, que ya las vivimos en algunos ayuntamientos, de alcaldes y concejales alejados de la realidad, llevando a sus ciudades por caminos que nadie querría. Les pongo un ejemplo para ilustrar el colmo de la tontería. El candidato de Podemos por Almería, el sevillano David Bravo, tras mostrar su desconocimiento manifiesto por esta tierra, no conocer ni de lo que se vive por estos lares, se descolgaba el jueves con un tuit en el que decía, y cito textualmente, “no voy por Huelva, si tuviera que seguir mis ideales me presentaría por la circunscripción de Skyrim”, videojuego que puede estar muy bien para matar el tiempo y hasta disfrutar con la Play o la Xbox, pero nada tiene que ver con la realidad de la que hablamos. Este país es una cosa muy seria como para bromear o jugar con él. Como conversación de barra, frente a una cerveza, puede valer. Aunque espero que los ciudadanos, sabios, tomen nota.

Cuneros

Antonio Lao | 3 de diciembre de 2015 a las 10:30

Gran parte de los parlamentarios andaluces de Podemos se rebelaron con la forma de elección de los cabezas de lista a las elecciones generales. La gota que colmó el vaso se situó en Córdoba, aunque otras provincias como Almería también soportan lo que en tono despectivo en el mundillo de la política se conoce como cuneros.Todos ellos han dado en sus inicios momentos gloriosos, de los que las hemerotecas dan cumplida fe. Digo esto porque a Almería ha llegado, como caído del cielo David Bravo, un sevillano mezcla de pizpireto y sesentero, con gafas a lo John Lennon, que en su primera entrevista reconocía, y hacía gala de ello, no tener ni pajoleta idea de la provincia, de sus necesidades y, ni mucho menos, de sus formas de vida, economía, tradiciones o similares. Claro está que nunca había estado en el Parque Natural de Cabo de Gata y tampoco en un invernadero. Con esta excelsa carta de presentación no se extrañen que se haya encontrado con el rechazo de aquellos que legítimamente aspiraban a conformar la lista y de los que aquí habitan, perplejos todavía con sus afirmaciones. Pero no queda ahí la cosa. Emulando a Steve Jobs avanzó como propuestas trabajar por el software y hardware libre y nuevas tecnologías. ¡Ahí queda eso! No conforme con tanto dislate, el lunes se reunió en la universidad con los círculos de esta fuerza política y, entre sus perlas, quedará para la historia que la autovía con Málaga no estaba terminada. Lo cierto es que se abrió al tráfico hace dos meses y es considerada, por méritos propios, una de las grandes obras que vertebran Andalucía. Para defender sus postulados y su escasez de conocimientos sobre esta tierra, se descolgó con afirmaciones tales como que los temas a debatir en el Congreso “son estatales y que lo que tenga que ver con cada provincia no lo hace un diputado, sino todo un equipo”.

Hasta puede que tenga razón. Pero les aseguro que aquí ha quedado retratado ante fieles e infieles; seguidores y detractores y hasta con la estatua de Nicolás Salmerón que preside la Puerta de Purchena.

¿Con v o con b?

Rafael Navas | 20 de marzo de 2015 a las 4:51

Es la pregunta del millón, la duda metódica y existencial, el arcano de los arcanos. “No sé qué votar”, se escucha desde hace meses por muchas esquinas, en el mercado, en la consulta del médico o en el bar. Y se va acercando la hora. Los mensajes que lanzan los candidatos como balones de playa desde una avioneta no surten efecto para despejar las dudas.

“¿A quién votamos?”, inquiere el marido a la esposa o la esposa al marido, sin más respuesta que el encogimiento de hombros desde hace días. “¿Tú que vas hacer?”, le suelta un compañero de trabajo a otro y por toda contestación encuentra un “de momento ir al pregón de Semana Santa y después ver el clásico”. Nada, mucha gente no suelta prenda… sencillamente porque no sabe qué hacer. Los militantes, cargos políticos, simpatizantes y votantes fieles lo tienen más claro, estaría bueno. Pero incluso en el último grupo, el de los votantes fieles, hay muchos que, como confesaba uno hace un par de días, votarán “esta vez con la nariz tapada”.

Quienes lo tienen mucho más claro son los que ya saben a quién votar, pero con b. Lo saben desde hace mucho tiempo porque el suyo será un voto de castigo en toda regla. Sus partidos han planteado estas elecciones (y las que vienen) como una oportunidad de desalojar del poder a quienes lo vienen ocupando desde hace años.

“¿A quién botamos?”, preguntan. Y sus seguidores contestan sin pestañear que a PSOE, PP e IU, que además se encargan de ponerles en bandeja esa claridad de ideas. El último acuerdo secreto para subir el sueldo de los parlamentarios andaluces en 2013, conocido ahora, ha sido otro soplo de viento a favor de sus pretensiones, por si a alguien de los suyos le quedaba alguna duda. El discurso del cambio en Andalucía propugnado por el PP se ha encontrado con el de Podemos y Ciudadanos, que es bien distinto porque éstos aún no han tocado poder. Maíllo, muy correcto toda la campaña, podría haber sacado mayor provecho del “y tú más” de socialistas y populares de no haber sido por la irrupción de Podemos. No se puede negar que la gran habilidad de los pequeños y nuevos partidos en esta campaña ha sido la de generar la duda en muchas personas sobre si utilizar el domingo la letra v o la b.

El conversador en el #DíadelPadreIndeciso

Jesús Ollero | 19 de marzo de 2015 a las 20:01

NO termina de estar muy claro qué están buscando los candidatos en redes sociales. En el caso de los partidos es distinto porque su recorrido es más largo y su estructura, en algunas casos, muy notable. Aunque como ya hemos comentado la endogamia en cuanto a las etiquetas frustra la posibilidad de explorar nuevas bolsas de usuarios digitales indecisos (recuerden, respetables aspirantes, que el interné está lleno de gente con su voto por decidir, no sólo hay palmeros y alborotadores), es aún más llamativo cómo se han estado moviendo los propios perfiles de cada uno. Un breve repaso.

Así, sin anestesia ni nada, se ve claramente que los candidatos no conversan. Es posible que esta inacción sea la opción más razonable para no entrar en espirales ingobernables, puesto que el tiempo en campaña escasea y la posibilidad de tener que atender a decenas de respuestas cada hora es una amenaza real. Hay una excepción: Martín de la Herrán. Es el único que contesta de los siete candidatos de los partidos principales. Hiperactivo es poco. El abogado (discutidor profesional, pues) acumula el doble de tuits que Susana Díaz, Juanma Moreno, Teresa Rodríguez, Antonio Maíllo y Juan Marín juntos. Si el único que felicitó explícitamente por el Día del Padre fue Juanma Moreno, De la Herrán y algunos de UPyD celebraron el #DíadelPadreIndeciso, una más de las múltiples ocurrencias de la formación magenta, pródiga en este tipo de acciones. La última, una imagen de Gila al teléfono: “¿Está el indecisooooo? Que se ponga”. El robo de documentos de los ERE en su sede llenó el día de consignas e incluso recibió la solidaridad de adversarios políticos.

Del resto de candidatos, ya se comprobó que la cuenta de Susana Díaz se ciñe a ideas fuerza. Juanma Moreno amplía el espectro, pero sin una triste etiqueta que amplifique sus comentarios y con escasas referencias a usuarios. Teresa Rodríguez es más de retuitear y de sus círculos, como Antonio Jesús Ruiz, y al igual que Antonio Maíllo hace múltiples referencias a sus intervenciones en medios nacionales y escasísimas al seguimiento de la campaña en los medios andaluces. Juan Marín ha mantenido una línea de mensajes muy plana, como sin querer hacer demasiado ruido, al abrigo de la marca y de algunos links que reflejan su campaña. Sin margen para el error, en definitiva. Ninguno de ellos contesta a nadie. Puestos a pedir, pues mejor que escuchen, que de hablar no paran en todo el día, ¿no?

gila

La recta final se hace cuesta arriba en redes sociales

Jesús Ollero | 18 de marzo de 2015 a las 19:24

Es posible que, navegando por la web del periódico, haya recaído en una gráfica que ofrece datos sobre la actividad en Twitter de los candidatos, llamada ElecciON-line. Opileak ofrece esos datos a los lectores de las cabeceras de Grupo Joly y lo primero (o lo segundo) que le ha debido llamar la atención es que el interés ha ido decreciendo. Las curvas de actividad en torno a los candidatos van claramente a la baja, como si la campaña se le estuviera haciendo larga a las redes sociales. El cénit del primer debate no ha sido alcanzado después por ningún candidato, ni siquiera los que no estuvieron. Y el nivel del arranque de la campaña no se ha igualado ni por asomo, como si el interés se hubiera evaporado y quedaran únicamente los legionarios respectivos.

opileak

Si es de esas personas que revisa la lista de la compra a fondo, igual se ha dado cuenta de que los porcentajes sobre la actividad alrededor de los candidatos supera el 100%: oscila entre el 116 y el 120% al haber muchos usuarios que citan a más de uno de ellos. Pues bien. La capacidad de atraer nuevos usuarios se ha ido desplomando conforme avanzaba la campaña. De los más de mil diarios del arranque de campaña para PP y Podemos, y dos mil en el caso del PSOE, a apenas 300 ó 400 en la recta final. Hastío.
Según los datos que ofrece Opileak, el PA es el que más usuarios concentra que puedan considerarse spammers, con un 15% de usuarios que realizan más de 10 comentarios sobre el partido. IU y Podemos lideran la franja entre 3 y 10 mensajes (20% del total) mientras Ciudadanos manda entre los que han realizado sólo uno o dos (77%). En total, el PSOE multiplica por tres los usuarios de C’s, por 3,5 los de UPyD y casi por siete los del PA, además de doblar ampliamente los de IU.

Por ubicación, Susana Díaz concentra los usuarios que la referencian en Sevilla y Juanma Moreno, en Málaga. En Almería, zona clave, Díaz tiene casi tantos usuarios como el resto de candidatos juntos. En contra de lo que pudiera parecer, Teresa Rodríguez es superada en Cádiz por todos menos De la Herrán y Marín, y concentra sus apoyos en Sevilla (a la par que Maíllo, por detrás de Moreno y cinco veces menos que Díaz) y Málaga (la cuarta parte que Moreno y la mitad que Díaz).

En referencias cruzadas (a más de un político) los dos candidatos principales aparecen cuatro veces más que las siguientes y llamativas combinaciones: Moreno con Maíllo y Díaz con Rodríguez.

 

La frase del día:

@Cs_Andalucía
.@juanmarin_cs “Nosotros no vamos a entrar en gobiernos de coalición, pero sí vamos a ayudar a gobernar en #andalucia”

Condiciones para el pacto

José Aguilar | 16 de marzo de 2015 a las 12:13

Mientras Rajoy dobla la promesa de su pupilo Juanma con un desparpajo que escalofría (no medio millón de puestos de trabajo, sino un millón, en plan Solchaga, que aún estará arrepintiéndose de aquel compromiso tan comprometedor), Podemos y Ciudadanos, al calor de las encuestas, fijan sus condiciones para pactar con el PSOE ante una hipotética mayoría relativa que deja a medio camino el listón que se impuso Susana Díaz para situarse en posición de seguir gobernando. Una condición sobresale: el precio mínimo para empezar a negociar son los escaños de Manuel Chaves, en el Congreso, y José Antonio Griñán, en el Senado. Es previsible que Susana esté dispuesta a pagarlo, asesinando políticamente a sus progenitores. Cambiar a un Chaves y un Griñán por un Marín (Juan), candidato de Ciudadanos: he ahí el símbolo de la revolución política que está a punto de vivir Andalucía. Diecinueve y tres años de presidentes de la Junta, respectivamente, canjeados por ocho años de concejal en Sanlúcar de Barrameda. Con permiso del Partido de los Indecisos, que aglutina a uno de cada cuatro o cinco andaluces a cinco días del final de la campaña. Cinco días para camelarse a este bloque desorganizado.