Archivos para el tag ‘PP’

Un cambio como el del 82

Alberto Grimaldi | 5 de noviembre de 2011 a las 7:28

El análisis de los resultados electorales está plagado de mitos forjados en la reiteración. Pero por más variaciones con repetición que se dieran en tres decenios largos de democracia, no dejan de ser mitos y no realidades incuestionables. Máximas como que la alta participación beneficiaba al PSOE o que Andalucía siempre apoyaría a los socialistas de manera mayoritaria fueron desmentidas el 22 de mayo por las urnas, que transmutaron ese día estos y otros mitos en meras costumbres en desuso.

Extrapolar los resultados de aquel día a unos comicios legislativos no es correcto en términos estadísticos, pero el ejercicio sí marca la tendencia de la última referencia cierta de lo que el electorado real vota. Y el 22 de mayo señaló un camino de cambio político equiparable al que el PSOE consumó en octubre de 1982.

Ese vuelco es el que vaticina el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El estudio difundido ayer vino a subrayar esa tendencia y a fijarla con datos estimativos. El propio PP lo tiene claro y ha escogido un lema –Súmate al cambio– reflejo de aquel Por el cambio del 82.

De las 17.236 entrevistas realizadas por el CIS para dibujar la arrolladora victoria que concede a la R de Rajoy, 2.632 se hicieron en las ocho provincias andaluzas. Una muestra nada desdeñable, al nivel de los mejores estudios demoscópicos que se hacen en Andalucía. Esto es relevante. Porque el vuelco tiene mucho de andaluz: supone una distancia respecto a 2008 de 20 diputados (restado uno que Cádiz ha perdido en favor de Madrid) que coincide con el margen de holgura que le otorga el CIS a la mayoría absoluta anunciada para los populares. La relevancia de Andalucía en estas elecciones es, encuesta en mano, mayor que la de Cataluña, donde el PSOE aún sería primera fuerza.

Y esa importancia de la aportación andaluza augura algo más: el vuelco se completará en marzo en las autonómicas.

La encuesta del CIS dibuja una victoria arrolladora del PP que se basa en gran medida en un vuelco electoral en Andalucía

Campo de batalla principal

Jorge Bezares | 5 de noviembre de 2011 a las 7:24

En las elecciones generales de 2008, la victoria del PSOE se fraguó principalmente en tres comunidades autónomas: Andalucía, Cataluña y el País Vasco. En ellas, los socialistas consiguieron una diferencia tan aplastante sobre los populares que, a la postre, resultó decisiva para que José Luis Rodríguez Zapatero volviera a derrotar a Mariano Rajoy.

Sin embargo, en los próximos comicios del 20-N, en estos mismos territorios, convertidos definitivamente en campo de batalla principal de nuevo, no se dirimirá otra cosa que el calibre del triunfo del PP. De entrada, en este arranque de campaña, la encuesta del CIS de ayer apuntó que, salvo sorpresa mayúscula, el PP tiene garantizada la mayoría absoluta y puede alcanzar incluso unos resultados históricos comparables a los que logró en 1982 Felipe González.

Por el contrario, el PSOE se mueve entre los dígitos que cosechó Joaquín Almunia en los comicios de 2000 y los que acreditó el socialismo democrático español en las primeras elecciones democráticas tras la muerte del dictador Francisco Franco.

Siempre según el sondeo del CIS, el avance popular más espectacular en este campo de batalla virtual se produciría en Andalucía, donde el PP lograría 10 diputados más que el PSOE, una vuelta a la tortilla en toda regla. Bien es verdad que en las últimas encuestas que manejan los propios populares esa diferencia se situaría en seis, con cuatro en el aire. Con todo, teniendo en cuenta que la diferencia en 2008 a favor de los socialistas fue de 11 escaños, una victoria de esa magnitud sería la mejor tarjeta de presentación del líder conservador, Javier Arenas, para postularse como primer inquilino del palacio de San Telmo a partir de los comicios de marzo.

En Cataluña, el PSC, que se dejaría nueve diputados en la gatera, conservaría la primera posición, pero el PP se quedaría a cuatro escaños cuando la diferencia en las anteriores generales llegó a los 16 diputados. El morbillo está en saber si CiU, con el ínclito  Duran i Lleida a la cabeza, conserva la segunda posición delante del PP. Los populares están a tiro de piedra: a uno. Con todo, pese al batacazo, los socialistas catalanes pudieran sacar algo de pecho –pechito– si se convierte en la única federación del PSOE que ganó en su territorio. A la ministra de Defensa, Carme Chacón, no le vendría mal en sus aspiraciones de liderar el PSOE tras el 20-N.

En el País Vasco, los socialistas de Patxi López se dejarían sólo dos escaños –de nueve a siete– y el PP pasaría de tres a cinco. La tragedia llama al PNV, al que sitúan a la altura de la izquierda abertzale con tres representantes en Madrid, la mitad que en 2008.

En resumen, el PP ganaría en el cómputo conjunto de Andalucía, Cataluña y País Vasco por cuatro escaños, cuando en los últimos comicios el PSOE le sacó más de treinta diputados de diferencia.