Archivos para el tag ‘Rafael Alberti’

La mano abierta

Rafael Ruiz | 23 de marzo de 2012 a las 10:15

DAR la mano es un gesto tan antiguo como el hombre (y la mujer, disculpen) y su significante originario es un dechado de sentido común. El interlocutor no lleva armas, no tiene intenciones violentas, porque su extremidad más poderosa, habitualmente la derecha, está vacía. Si se saluda de esa manera, es que no se lleva una espada, una navaja, un hacha, una piedra con la que partirle la madre al que está en frente.

La mano es, junto al aparato fonador, el órgano electoral por excelencia. Cada candidato dedica muchas horas del día a repartir apretones entre sus interlocutores. Cosifica una realidad propia del proceso electoral: el mismo brazo de la misma persona que firma decretos, redacta leyes o beneficia a los grupos de poderosos se pone a disposición del pueblo llano durante 15 días. Apunta con el dedo, acaricia cabezas de niños inherentemente guapos, palmea espaldas de paisanos.

La mano es símbolo político. “Me fui con el puño cerrado, vengo con la mano tendida”, dijo Rafael Alberti a la vuelta de su exilio por comunista y poeta. El Partido Andalucista celebró su mejor resultado electoral, cinco diputados (uno de ellos procedente de la diáspora de Cataluña), creando su logotipo con otros tantos dedos abiertos. Los socialistas, sabido es, tienen su imagen en un puño y una rosa, al modo francés, desde que se sustituyó el tintero y el yunque del tipógrafo Pablo Iglesias.

La cartelería electoral del PP retrata a Javier Arenas ofreciendo una mano, la derecha, palma hacia arriba, que no se sabe si ofrece cariño o si pide 20 euros para cuadrar el déficit. Los propagandistas populares han iluminado la mano del candidato hasta la saturación, imagen subliminal que quiere decir que el aspirante popular no lleva piedras, ni espadas, ni navajas. Que va de buenas, de guay.

Arenas dice que si gana por el montón de votos que algunos le auguran no va a ejercer una mayoría absoluta de ordeno y mando, que no habrá rodillo, que no cambiará un “régimen” por otro. Con la mano abierta, tendida. Ese viejo truco.