Archivos para el tag ‘Teresa Rodríguez’

El conversador en el #DíadelPadreIndeciso

Jesús Ollero | 19 de marzo de 2015 a las 20:01

NO termina de estar muy claro qué están buscando los candidatos en redes sociales. En el caso de los partidos es distinto porque su recorrido es más largo y su estructura, en algunas casos, muy notable. Aunque como ya hemos comentado la endogamia en cuanto a las etiquetas frustra la posibilidad de explorar nuevas bolsas de usuarios digitales indecisos (recuerden, respetables aspirantes, que el interné está lleno de gente con su voto por decidir, no sólo hay palmeros y alborotadores), es aún más llamativo cómo se han estado moviendo los propios perfiles de cada uno. Un breve repaso.

Así, sin anestesia ni nada, se ve claramente que los candidatos no conversan. Es posible que esta inacción sea la opción más razonable para no entrar en espirales ingobernables, puesto que el tiempo en campaña escasea y la posibilidad de tener que atender a decenas de respuestas cada hora es una amenaza real. Hay una excepción: Martín de la Herrán. Es el único que contesta de los siete candidatos de los partidos principales. Hiperactivo es poco. El abogado (discutidor profesional, pues) acumula el doble de tuits que Susana Díaz, Juanma Moreno, Teresa Rodríguez, Antonio Maíllo y Juan Marín juntos. Si el único que felicitó explícitamente por el Día del Padre fue Juanma Moreno, De la Herrán y algunos de UPyD celebraron el #DíadelPadreIndeciso, una más de las múltiples ocurrencias de la formación magenta, pródiga en este tipo de acciones. La última, una imagen de Gila al teléfono: “¿Está el indecisooooo? Que se ponga”. El robo de documentos de los ERE en su sede llenó el día de consignas e incluso recibió la solidaridad de adversarios políticos.

Del resto de candidatos, ya se comprobó que la cuenta de Susana Díaz se ciñe a ideas fuerza. Juanma Moreno amplía el espectro, pero sin una triste etiqueta que amplifique sus comentarios y con escasas referencias a usuarios. Teresa Rodríguez es más de retuitear y de sus círculos, como Antonio Jesús Ruiz, y al igual que Antonio Maíllo hace múltiples referencias a sus intervenciones en medios nacionales y escasísimas al seguimiento de la campaña en los medios andaluces. Juan Marín ha mantenido una línea de mensajes muy plana, como sin querer hacer demasiado ruido, al abrigo de la marca y de algunos links que reflejan su campaña. Sin margen para el error, en definitiva. Ninguno de ellos contesta a nadie. Puestos a pedir, pues mejor que escuchen, que de hablar no paran en todo el día, ¿no?

gila

La recta final se hace cuesta arriba en redes sociales

Jesús Ollero | 18 de marzo de 2015 a las 19:24

Es posible que, navegando por la web del periódico, haya recaído en una gráfica que ofrece datos sobre la actividad en Twitter de los candidatos, llamada ElecciON-line. Opileak ofrece esos datos a los lectores de las cabeceras de Grupo Joly y lo primero (o lo segundo) que le ha debido llamar la atención es que el interés ha ido decreciendo. Las curvas de actividad en torno a los candidatos van claramente a la baja, como si la campaña se le estuviera haciendo larga a las redes sociales. El cénit del primer debate no ha sido alcanzado después por ningún candidato, ni siquiera los que no estuvieron. Y el nivel del arranque de la campaña no se ha igualado ni por asomo, como si el interés se hubiera evaporado y quedaran únicamente los legionarios respectivos.

opileak

Si es de esas personas que revisa la lista de la compra a fondo, igual se ha dado cuenta de que los porcentajes sobre la actividad alrededor de los candidatos supera el 100%: oscila entre el 116 y el 120% al haber muchos usuarios que citan a más de uno de ellos. Pues bien. La capacidad de atraer nuevos usuarios se ha ido desplomando conforme avanzaba la campaña. De los más de mil diarios del arranque de campaña para PP y Podemos, y dos mil en el caso del PSOE, a apenas 300 ó 400 en la recta final. Hastío.
Según los datos que ofrece Opileak, el PA es el que más usuarios concentra que puedan considerarse spammers, con un 15% de usuarios que realizan más de 10 comentarios sobre el partido. IU y Podemos lideran la franja entre 3 y 10 mensajes (20% del total) mientras Ciudadanos manda entre los que han realizado sólo uno o dos (77%). En total, el PSOE multiplica por tres los usuarios de C’s, por 3,5 los de UPyD y casi por siete los del PA, además de doblar ampliamente los de IU.

Por ubicación, Susana Díaz concentra los usuarios que la referencian en Sevilla y Juanma Moreno, en Málaga. En Almería, zona clave, Díaz tiene casi tantos usuarios como el resto de candidatos juntos. En contra de lo que pudiera parecer, Teresa Rodríguez es superada en Cádiz por todos menos De la Herrán y Marín, y concentra sus apoyos en Sevilla (a la par que Maíllo, por detrás de Moreno y cinco veces menos que Díaz) y Málaga (la cuarta parte que Moreno y la mitad que Díaz).

En referencias cruzadas (a más de un político) los dos candidatos principales aparecen cuatro veces más que las siguientes y llamativas combinaciones: Moreno con Maíllo y Díaz con Rodríguez.

 

La frase del día:

@Cs_Andalucía
.@juanmarin_cs “Nosotros no vamos a entrar en gobiernos de coalición, pero sí vamos a ayudar a gobernar en #andalucia”

Ni Giralda, ni Mezquita: la clave es la pasta

Carlos Navarro Antolín | 16 de marzo de 2015 a las 4:02

La candidata de Podemos, Teresa Rodríguez, ha exigido a la Iglesia Católica transparencia en las inmatriculaciones de bienes. Teresa Rodríguez quiere información sobre los inmuebles que la autoridad eclesiástica ha inscrito por primera vez en el Registro de la Propiedad, que en eso consiste la inmatriculación, gracias al procedimiento exprés arbitrado por Aznar, que concedió facultades de fedatarios a los secretarios generales de las diócesis. La misma señora se descuelga pidiendo que la Giralda, además de la Mezquita de Córdoba, pase a ser de titularidad pública. La candidata ignora (¿de verdad lo ignora?) que todas las inmatriculaciones efectuadas por la Iglesia Católica u otras entidades, instituciones y particulares están en el Registro de la Propiedad. No hay más misterio. Precisamente es el objetivo del acto de inmatriculación: conseguir las garantías a que da derecho la publicidad registral. La Giralda, junto con toda la Catedral y la anexa Parroquia del Sagrario, quedaron inmatriculadas gracias a una certificación expedida por el Arzobispado el 1 de febrero de 2010. Lleva cinco años blindada en el Registro, como puede comprobar cualquier hijo de vecino que acuda al mostrador, demuestre un interés legítimo y pida una nota simple de la sevillana Plaza Virgen de los Reyes, número 6. No hay más morbo.

Con la Mezquita de Córdoba y las reivindicaciones de IU, Podemos y ciertas plataformas laicistas, hay un fondo mayor, al margen de arañar titulares fáciles en plena campaña. La gran clave no es otra que la habitual:el dinero. Donde hay dinero (y mucho) hay poder. Y el frente laicista ha olido bien la presa. El Cabildo Catedral de Córdoba es de los más ricos de España. La Mezquita es una auténtica gallina de los huevos de oro, muy por encima de otras catedrales de España. No han trascendido sus cuentas, al menos no con el detalle con que suelen dar a conocer en el caso de la Catedral de Sevilla. La Mezquita también está blindada en el Registro de la Propiedad, no hay ninguna falta de transparencia en esta inmatriculación. La Iglesia Católica –es cierto– tiene un frente abierto en Córdoba. Si el Cabildo publica las cuentas, ganará en transparencia. Pero hay cifras que pueden provocar escándalo. Y lo saben.

Humanización digital: Del #YoConSusana a la familia de Moreno

Jesús Ollero | 15 de marzo de 2015 a las 20:54

SI nos fijamos, resulta que la candidatura favorita para ser la más votada es la única en la que la personalización del candidato solapa a su partido. El ya asentado #YoConSusana se presenta como el principal lema de la campaña, aunque este domingo el mitin de Albert Rivera aupó #CambiaSevilla a los primeros lugares buena parte del día y, con las encuestas en contra, #VolverConIU fue el principal TT casi toda la jornada. El líder de Ciudadanos fagocita cualquier cosa que su formación haga en Andalucía, por encima de la influencia de Pablo Iglesias sobre una Teresa Rodríguez más o menos reconocible. Poco pesan los candidatos de Podemos y Ciudadanos sin el calor de la marca. Con Moreno y Maíllo el tema es diferente. Es habitual que IU no personalice su fuerza en el candidato, mientras el desgaste del PP ha hecho girar su estrategia al punto de lanzar un vídeo que focaliza la fuerza en él (una vez más sin mostrarle de manera directa) apoyándose en su madre y su mujer y recalcando el camino inverso al que se presupone a Díaz: volver a Andalucía en lugar de proyectarse a Madrid. Buen golpe, pleno de sensibilidad, de humanización de la maltrecha figura del político. Un acierto con riesgos (meter a la familia…), pero en proyección de imagen un acierto claro: foto con su hijo pequeño contrarrestando el efecto bebé de Díaz.

Volviendo a esa despersonalización de los mensajes políticos, las redes sociales son un ejemplo. Precisamente Moreno es el que más estructura personal presenta a nivel digital. Tiene casi de todo, aunque el fragor de la campaña dejó atrás algunas. Web, App, las redes principales (Twitter, Facebook, Youtube, LinkedIn) y Flickr para imágenes. El que más junto a Teresa Rodríguez, que tiene el Twitter con más seguidores y la página de Facebook con más Me gusta (47.600), además de canal en Youtube, web y Flickr (en su caso sí está al día). Su proyección en Facebook tiene truco: sólo ella hace publicidad pagada de su página. No es cara y permite geolocalizarla, así que es muy rentable. Al otro lado, Juan Marín (Ciudadanos) apenas tiene un Twitter reciente, mientras Susana Díaz se reparte entre Twitter y Facebook (como el resto, página en lugar de perfil). Antonio Maíllo, en la línea de IU, presenta una personalización baja. Como ocurre con Díaz y Marín, es el partido el que asume gran parte del aporte digital, apenas con perfil de Twitter y página de Facebook. ¿Y Google+? Irrelevante, con toda la lógica.

 

La frase del día:

@FelipeAlcarazM
Un país donde la juventud no cabe y es maltratada, con un 55% de paro juvenil, es un chiringuito con una bandera.

Lo que pierde a Podemos

José Aguilar | 14 de marzo de 2015 a las 4:34

Sostengo que la mayor debilidad de Podemos, que puede hasta arruinar su fulgurante aparición en escena y, sobre todo, su voluntad de quedarse, no es la frágil candidata que los círculos de Andalucía votaron en contra de la dirección nacional. Ni la impresionante falta de un programa que ofrecer a los andaluces más allá de unas cuantas vaguedades y otras cuantas extravagancias. Ni las primeras manchas aparecidas en su cortísima trayectoria política y escaso recorrido institucional (Errejón y Monedero, dos sospechosos entre cinco o seis jefes superiores). Ni la cruzada de la ultraderecha apocalíptica que, endemoniada ante la mera posibilidad de su acceso a algún ámbito de poder, los pinta cada día como eso, como unos demonios a los que se atribuyen todo tipo de maldades ahora y de males en el futuro.

Lo que puede arruinar a Podemos y convertirlo en flor de un día –de una temporada– es su sospechosa voluntad de cambiar el sistema democrático por otra cosa que no aclaran cuál es. Es decir, su relación con la libertad. En la España de 2015 no puedes dirigir un programa de televisión financiado por Arabia Saudí en el que se obliga a las participantes a taparse el escote ni puedes negarte a condenar en el Parlamento Europeo la existencia de presos políticos en Venezuela, y tratar de arreglarlo diciendo: “No me gusta que detengan a los alcaldes”. ¿Cómo que no te gusta? ¡Oye, que estamos hablando de libertad, no de gustos! Por ahí pierde Pablo Iglesias todo crédito. Y Teresa Rodríguez, claro.

Los otros

Rafael Navas | 13 de marzo de 2015 a las 2:59

La candidata de Podemos, Teresa Rodríguez, se toma días “para conciliar” en plena campaña electoral. Está muy bien lo de conciliar pero en este caso es como si un bombero se cogiese días libres en plenas Fallas o si lo hiciese una bailaora durante la Feria. Lo que sucede es que la profesora roteña sabe que podría conciliar toda la campaña si quisiera porque sacaría los mismos votos. Vamos, que si decidiese permanecer escondida su partido no obtendría menos apoyo.

El suyo es un caso tipo de candidato claramente por debajo de la marca, como sucede también muchas veces en los grandes partidos, ojo. Rodríguez no tiene una trayectoria profesional dilatada (al contrario que su actividad sindical, más intensa) y cuando se la escucha hablar resulta imposible encontrar propuestas concretas; al estilo de sus compañeros de filas, lo que ofrece son diagnósticos y más diagnósticos de lo que ha pasado en este país los últimos años (algo que ya sabemos todos) y dardos a las grandes multinacionales, ese discurso que tanto vende, en la línea de su paso por Izquierda Anticapitalista. La líder de Podemos en Andalucía está ahí, como podría estar cualquier otro, para recoger la lluvia de votos que le van a caer desde el malestar generalizado hacia la situación económica y la clase política. Lo que se dice estar en el lugar oportuno en el momento oportuno. Y, diga lo que diga, el barómetro de su popularidad no va a bajar como lo demuestra cada día el Opileak que publica este Diario, que la sitúa incluso por encima de Susana Díaz. Fenómeno digno de estudio.

Algo parecido sucede con Ciudadanos. Da igual quién sea el candidato. ¿Alguien conoce a Juan Marín? No, pero ahí está el sanluqueño disputándole la cuarta plaza a Izquierda Unida. No digamos del resto de los miembros de las listas de Podemos y Ciudadanos. El aluvión de votos que prevén recibir no se corresponde ni con el nivel de conocimiento de estos candidatos ni con su experiencia política, por supuesto. Poniéndonos cinematográficos, en esta campaña están el PSOE, el PP e IU, por una parte, y en el lado contrario, los otros. Y, como en la película de Amenábar, por mucho que se cierren las puertas y ventanas a sus candidatos fantasmas, por muy etéreos que sean y no se les visualice, los otros están aquí y han venido para quedarse.

De vídeos y anglicismos

Jesús Ollero | 12 de marzo de 2015 a las 19:45

Audiovisual y redes, magnífica combinación en los tiempos electorales que corren. El consumo de vídeo por internet es espectacular, y creciendo. La campaña tiene sus fases y entre debate y debate se lanza nuevo material para convertir el engagement en algún voto y dulcificar la depauperada imagen del político al uso. Este jueves hubo dos ejemplos, con su correspondiente anglicismo. Qué sería de nosotros para explicar ciertas cosas sin un más o menos atinado anglicismo. Oh my God.

Moreno Bonilla compartió el making off de su último vídeo de campaña, grabado el 18 de febrero en Coín con la colaboración de 30 simpatizantes del lugar y un grupo de técnicos también de allí, de la Ciudad del Cine. Poco habitual, por no decir nada habitual, es ver la tramoya de la realización de un anuncio en campaña política, con los asesores pululando, el candidato recibiendo instrucciones y los extras haciéndose los nuevos.

 

En UPyD se marcaron una suerte de flashmob pero con poco flash y menos mob. Subieron a Toni Cantó al tranvía de Sevilla para presentar a los viajeros al candidato Martín de la Herrán. Muy preparado y poco dinámico. Y había casi más fotógrafos que pasajeros y, por supuesto, se amontonaban en las cercanías del abogado, que en apariencia quedaba algo lejos de su target (precioso anglicismo), de la gente en definitiva. Por mucho que lo intente no se les ve, básicamente.

 

Dicho lo cual, nos quedamos con la buena intención del equipo de Bonilla, que para eso maneja un presupuesto distinto y que ya hizo un vídeo conceptual aceptable con la luz como leit motiv, pero de lo visto hasta ahora sobresale la estética cinematográfica de IU. Una auténtica preciosidad dirigida por Felipe Vara del Rey con poemas de David Eloy en la que los políticos tienen un papel muy secundario. Seguramente por eso lidera el ranking de vídeos electorales con unas sensacionales 50.000 visitas. Bravo.

 

Por detrás, Ciudadanos consigue la nada despreciable cifra de 38.000.

 

Para que nos hagamos una idea del mérito, el spot de campaña que Teresa Rodríguez grabó en Bruselas va por 30.000, muy por encima del paseo por el parque de Susana Díaz –“soy Susana, tú me conoces”– lanzado por el PSOE al inicio de la campaña y que apenas llega a 7.000, mil más que el #EREseUnaVez del PP.

 

 

 

Tristamente, el que triunfó de lo lindo fue Monago, que no retiró el vídeo de Er Vidente y superó de largo las 200.000 visitas.

Chup, chup

Javier Chaparro | 12 de marzo de 2015 a las 11:52

En una entrevista concedida a Paquiño Correal para los periódicos del Grupo Joly hace ahora un año, Luis Bassat, uno de los grandes publicistas españoles y autor del Libro rojo de la publicidad, subrayaba que, a la hora de promocionar un producto, los grandes presupuestos no siempre son garantía de éxito. Como ejemplo, recordaba el fracaso estrepitoso cosechado por un fabricante de chocolate blanco en el lanzamiento de una nueva marca porque el eslogan elegido, Blanca alternativa, no fue entendido por un tercio aproximado de la población, lo que en la práctica venía a suponer ni más ni menos que renunciar por anticipado a un tercio de la clientela potencial. Toda la inversión realizada en la costosa campaña se fue por el sumidero. ¿El mejor eslogan?, fue la siguiente pregunta al experto: Chup, chup, Avecrem, respondió. Una genialidad con su firma. Nada como una onomatopeya sencilla y evocadora para captar de inmediato la atención del cliente, hasta el punto de que éste es capaz de recordarla pasadas varias décadas.
Podemos hizo eslogan de su propio nombre en las elecciones europeas de 2014. El Yes, we can de Obama había mostrado ya antes su eficacia. Los cinco eurodiputados liderados por Pablo Iglesias, salidos casi de la nada e inadvertidos por todas las empresas demoscópicas, constituyeron toda una demostración de fuerza. Ahora, con el tiempo corriendo todavía a su favor, Podemos sigue el ejemplo de Bassat. Tic, tac, tic, tac, proclama Iglesias desde el púlpito. La hora del cambio. Fácil y directo. ¿Quién da más? ¿Quién quiere más? Tan es así que Teresa Rodríguez se permitió el lujo de desmarcarse de todos y no comparecer en el gallinero del debate a siete bandas en Canal Sur. Podemos da a su amplísima clientela lo que ésta reclama. Respuestas simples a problemas complejos, pura demagogia, pero para buena parte del electorado esa apuesta sigue siendo la más creíble, la más fresca. A las caravanas electorales les restan aún bastantes kilómetros que recorrer, pero a este ritmo a algunas se le vas a pudrir el pescado antes de llegar a destino. “En política, nadie le dice al jefe lo que está mal”, fue el titular de aquella entrevista.

Y el ganador del debate a 7 fue… ¿Agustín Bravo?

Jesús Ollero | 11 de marzo de 2015 a las 19:59

Dos figuras planearon durante toda la emisión del debate de 7 partidos, incluyendo a los minoritarios, emergentes, nuevos o como queramos llamarles: sin representación actual. La primera era obvia: Teresa Rodríguez. La segunda: Agustín Bravo. “¿Agustín Bravo? ¿No les gustó el presentador?” Nooo: Constantes comparaciones entre el representante del PP (Carlos Rojas, portavoz parlamentario) y el terror de la mujer madura en Canal Sur durante años. Fotomontajes y adjetivos de todo tipo para sostener la similitud, que hay que reconocer como afinada. Guasa gorda.

Teresa no estaba; muchos comentarios respecto al error de la líder de Podemos, que entre tanto hombre (viejuno, añado) habría destacado sobremanera. Otra edad, otro perfil, discurso presumiblemente más fresco y además mujer, una nota distintiva que Podemos despreció y que en generl se les afeó. Distinto es que, asómbrense, el representante de Podemos, Jesús Rodríguez, saliera del debate aún más convencido de la necesidad de listas cremallera (las hace todos, o casi) lamentando que de entre 7 no hubiera ninguna mujer. Desahogo máximo. ¿No tenía que estar tu Teresa?

Fue el remate a las continuas referencias al represenante de Podemos como “iluminado”, porque no paraba de mirar hacia arriba, como buscando inspiración. A De la Herrán se llamó gritón (estos picapleitos…), asombró con “el menda lerenda” y hubo división de opiniones respecto a las notas. Juan Marín (C’s) no paraba de leer y Mario Jiménez indignó con su chuleta para pedir el voto. Antonio Jesús Ruiz (PA) dejó en orsay a los emergentes al alertar de que proponían eliminar el el principio de ordinalidad.

Los novatos agotaban el tiempo fácil y surgió Maíllo again como beneficiario (quizás con el PA) al contrario que los emergentes.
Las frases
@JesusRodr_
Salgo más convencido de la necesidad de las listas cremalleras y medidas de igualdad. 7 partidos debatiendo y ninguna mujer

@UPyD_prensa
“Quién ha denunciado el enchufazo en la Cámara de Cuentas? El menda lerenda, de @UPyD” @mdlherran

Del intolerable veto a “Teresa está ocupadísima”

Jesús Ollero | 11 de marzo de 2015 a las 4:31

Indignados. Indignadísimos. Tremendamente indignadísimos. No han tocado pelo todavía pero se ven tan fuertes que piden tratamiento de superpotencia política. Igual tienen razón (las encuestas y eso), pero no me veo capaz de vislumbrar el grado de coñazo que habría sido que en lugar de tres monologuistas hubieran sido cinco. Si es tan evidente que debía estar Podemos en el debate, también Ciudadanos. Vamos, digo yo… Que las encuestas lo sitúan por encima del ex socio de gobierno IU. Ejem.

Retahíla de descalificaciones a Canal Sur y todo lo que se menee por la exclusión de Teresa Rodríguez del primer ¿debate?. “Es penoso que @TeresaRodr_ sea vetada en una televisión que pagamos todos los andaluces”. “Le vetan la ponencia a Teresa Rodriguez porque verdaderamente es la que piensa por Andalucía, los otros en sus intereses”. “@TeresaRodr_ no esta en @canalsurweb pq la casta sabe que pierde votos cada vez que ella habla” Y así…

Hasta la secretaria general de la organización en Zaragoza acusa de censura: “La tele pública veta a @Podemos_AND, se ve que no quiere que la gente con respuestas y honesta sea oída por si les escuchan”. Teresa Rodríguez no fue al debate de ayer. Igual ya era poca cosa y mandó al número 2 por Cádiz: Jesús Rodríguez. Sus compis, los cabezas de cartel de IU (repitió Maíllo), C’s, UPyD y PA, y los portavoces parlamentarios de PSOE y PP. Todos cabezas de lista provinciales menos el de Podemos. Oye pues qué bien, ¿no?

Hice la prueba por twitter: “Por favor, ¿alguien me recuerda por qué Teresa Rodríguez manda a otro al segundo debate de Canal Sur? Gracias”. Encontré respuesta en el círculo Juventud de Sevilla, la cual agradezco: “Teresa tiene citas en todas las ciudadades de Andalucía estas semanas, está ocupadísima. Además el de mañana no es el principal”. Aaaaamigo… El principal. Y los demás irán sobrados… “Van líderes de los partidos que se incorporan. ¿Qué mejor ocupación que debatir?”, añado. Respuesta: “Teresa debatirá, sí, pero no en television como el PPSOE sino en la calle, con la gente. Mañana sabremos más”. Cuando pregunto a qué viene entonces tanta queja me dicen que “tanto Canal Sur como La 1 se han negado a representar a Podemos en los debates”. ¡Acabáramos! Mejor un chat por Appgree. Lo de las charlas digitales ya me lo conozco, pero dejémoslo ahí, que ya se encargaban de quejarse los simpatizantes de Podemos, atónitos con la espantá de Teresa.