Archivos para el tag ‘#YoConSusana’

El extraño aislamiento de una tendencia mundial

Jesús Ollero | 16 de marzo de 2015 a las 23:47

Desconozco el motivo, aunque hubo reacción. Tarde, pero cada cual haga sus reflexiones. Resulta que desde antes de su comienzo estaba bien a la vista que #DBTAndalucíaTVE, horrible a todas luces, sería el hashtag básico para seguir el segundo debate a tres, esta vez en la televisión pública nacional. Sin embargo, en un giro errático y puede que poco medido, todo el contingente socialista se abrazó al celebrado #YoConSusana dejando el camino libre de la etiqueta general a quienes animaban al PP, algunos de IU y mayoritariamente a los neutrales. O sea, el PSOE se aisló digitalmente del debate y no empezó a solucionarlo hasta bien entrada la segunda mitad del mismo.

¿Qué quiere esto decir? Pues que tiene escaso valor propagar hasta el último rincón del país el #YoConSusana si los interesados en el debate miraban otra cosa. Permitan el símil, la artillería socialista eligió la calle equivocada para invadirnos con sus consignas, dejando una avenida gigantesca al resto, principalmente a su gran rival, y ahí toda la infantería que coordina Mariví Romero debió frotarse las manos.

Desde el minuto 1, el complicado #DBTAndalucíaTVE se aupó al primer puesto de las tendencias en España, y a poco de avanzar era la primera a nivel mundial. Y el PSOE, tan empeñado en tocarle las palmas a su líder, se enrocó metiéndose en una sala en la que sólo había simpatizantes mientras toda la transversalidad se hartaba de ver fotos de Juanma Moreno sonriendo, consignas sobre la prepotencia de Susana Díaz y sus interrupciones, y referencias a la coca del chófer y otras lindezas mientras Maíllo golpeaba con su Pimpinela y el tiki-taka.

En un salto con tirabuzón, al final del debate emergió #YoConfíoEnSusana y despejó la duda: el aislamiento fue planificado. Puf.

Humanización digital: Del #YoConSusana a la familia de Moreno

Jesús Ollero | 15 de marzo de 2015 a las 20:54

SI nos fijamos, resulta que la candidatura favorita para ser la más votada es la única en la que la personalización del candidato solapa a su partido. El ya asentado #YoConSusana se presenta como el principal lema de la campaña, aunque este domingo el mitin de Albert Rivera aupó #CambiaSevilla a los primeros lugares buena parte del día y, con las encuestas en contra, #VolverConIU fue el principal TT casi toda la jornada. El líder de Ciudadanos fagocita cualquier cosa que su formación haga en Andalucía, por encima de la influencia de Pablo Iglesias sobre una Teresa Rodríguez más o menos reconocible. Poco pesan los candidatos de Podemos y Ciudadanos sin el calor de la marca. Con Moreno y Maíllo el tema es diferente. Es habitual que IU no personalice su fuerza en el candidato, mientras el desgaste del PP ha hecho girar su estrategia al punto de lanzar un vídeo que focaliza la fuerza en él (una vez más sin mostrarle de manera directa) apoyándose en su madre y su mujer y recalcando el camino inverso al que se presupone a Díaz: volver a Andalucía en lugar de proyectarse a Madrid. Buen golpe, pleno de sensibilidad, de humanización de la maltrecha figura del político. Un acierto con riesgos (meter a la familia…), pero en proyección de imagen un acierto claro: foto con su hijo pequeño contrarrestando el efecto bebé de Díaz.

Volviendo a esa despersonalización de los mensajes políticos, las redes sociales son un ejemplo. Precisamente Moreno es el que más estructura personal presenta a nivel digital. Tiene casi de todo, aunque el fragor de la campaña dejó atrás algunas. Web, App, las redes principales (Twitter, Facebook, Youtube, LinkedIn) y Flickr para imágenes. El que más junto a Teresa Rodríguez, que tiene el Twitter con más seguidores y la página de Facebook con más Me gusta (47.600), además de canal en Youtube, web y Flickr (en su caso sí está al día). Su proyección en Facebook tiene truco: sólo ella hace publicidad pagada de su página. No es cara y permite geolocalizarla, así que es muy rentable. Al otro lado, Juan Marín (Ciudadanos) apenas tiene un Twitter reciente, mientras Susana Díaz se reparte entre Twitter y Facebook (como el resto, página en lugar de perfil). Antonio Maíllo, en la línea de IU, presenta una personalización baja. Como ocurre con Díaz y Marín, es el partido el que asume gran parte del aporte digital, apenas con perfil de Twitter y página de Facebook. ¿Y Google+? Irrelevante, con toda la lógica.

 

La frase del día:

@FelipeAlcarazM
Un país donde la juventud no cabe y es maltratada, con un 55% de paro juvenil, es un chiringuito con una bandera.

Marchando una de vídeos: de candidatos y conceptos

Jesús Ollero | 19 de febrero de 2015 a las 18:57

Con los gigantescos datos de consumo de vídeo por internet de esta época, resulta de cajón amplificar mensajes político a través de Youtube, esa insondable plataforma a la que atiborrar del metraje más variopinto. Con la campaña en dos semanas (aquí mismito) el inicio de la Cuaresma ha traído los primeros mensajes nítidos de los dos partidos principales (algunos les tomaron la delantera en este aspecto con un impacto notable, como Teresa Rodríguez y su tomatito casero).

En el primero, lanzado el mismo Miércoles de Ceniza, vemos a Susana Díaz arengando a los andaluces en el exterior. Desconozco si se ha dinamizado mucho o poco, pero lo he visto subido a través de más de una cuenta, lo que puede considerarse un error puesto que fragmenta audiencias por mucho que el mensaje llegue a toda la red de usuarios de vinculación socialista. La potencia de la marca debe ir respaldada por un número de reproducciones importante, lo cual se complica si se distribuye desde múltiples usuarios. Para evitar eso está la opción de compartir. No se puede ocultar la fuerza que tiene ahora la figura de Susana Díaz, justificación rotunda para un vídeo de plano fijo y con el lema (muy visto ya en su estructura) #YoConSusana.

El equipo de Juanma Moreno estrenó vídeo este jueves, completamente opuesto en su concepto al del PSOE. Éstos muestran a su líder en plano fijo dirigiéndose a los más de 200.000 residentes en el extranjero. Aquéllos tiran de simbologías para mostrar lo que, consideran, la época analógica, pasada, dirían que superada, con transistores que evolucionan de su enorme tamaño pero desde los que se oyen las mismas promesas a lo largo de tres décadas y con lámparas afortundamente olvidadas (que no encienden, claro), y la nueva era digital, moderna y eficiente (aunque apenas se ve, ¡la bombilla no es de bajo consumo!) que simbolizan un iPad nuevecito y una lámpara de diseño.

El lema, #EnciendeLaLuz. Ni rastro del candidato (mensaje conceptual) en un anuncio más notable en sus pretensiones que el anterior pero con un único pero: no ayuda a mejorar el grado de conocimiento de Juanma Moreno, el principal caballo de batalla de los populares en esta apresurada carrera por alcanzar a la actual presidenta, cuya figura –como refuerza el sencillito vídeo/discurso– es casi un tótem para el socialismo actual.