Archivos para el tag ‘Gaesco’

La gestión del suelo urbanizado fuera del casco histórico

Ana S. Ameneiro | 12 de enero de 2018 a las 5:30

Los promotores y constructores ven insuficiente el respiro de un año en la obligación de edificar. Piden cambiar la ordenanza para tener en cuenta la situación objetiva del mercado inmobiliario.

El auge inmobiliario que se ha empezado a notar en el centro de la ciudad, impulsado en buena medida por el negocio de las viviendas turísticas, no se ha extendido a los barrios de la periferia de Sevilla. Por eso ha fracasado la venta forzosa de los suelos urbanizados fuera del casco histórico ordenada por el Ayuntamiento cuando no son edificados en el plazo previsto: no ha tenido los frutos esperados y se ha demostrado que no prospera. De 50 suelos puestos a la venta forzosa en los últimos años, 44 de ellos han quedado desiertos, a diferencia de lo que sucede en el centro, donde de 13 suelos puestos a la venta han cuajado 12. La situación ha forzado al Consistorio a tomar medidas.

Sev, 27/07/2016.

Los promotores y constructores de Sevilla agrupados en la patronal Gaesco elogian que el gobierno local de Juan Espadas haya aceptado dar un respiro al sector aprobando una prórroga de un año en la obligación de edificar en estos suelos urbanizados (de la ciudad consolidada). Pero recalcan que esto no es suficiente y que hay que tomar medidas analizando la situación real del mercado inmobiliario.

El sector ya ha planteado a la Gerencia de Urbanismo que lo razonable es cambiar la normativa (la ordenanza reguladora del registro municipal de solares) para que la obligación de edificar se haga depender de “indicadores objetivos del pulso del sector inmobiliario en la ciudad”, tales como la evolución del número de licencias, de inscripciones registrales y de escrituras de compraventa. En una palabra, que no se obligue a edificar si no se dan las condiciones favorables.

Lo explica claramente Juan Aguilera, gerente de la patronal. “Elogiamos la prórroga de un año porque así se desbloquean promociones importantes de la ciudad, como las de Sevilla Este. Pero la experiencia y la reflexión aconsejan modificar la ordenanza para que no se vuelva a aplicar de una manera tan radical y sin sentido como se ha aplicado. En Gaesco opinamos que debe haber financiación, mercado y condiciones razonables para empezar una obra, y así lo hemos planteado al Ayuntamiento y esperamos que esté de acuerdo. Que se modifique la norma para racionalizarla”, insiste el gremio.

Aguilera añade que no se puede olvidar a los perjudicados en los últimos años, a los que hay que compensar. “Que no olvide el Ayuntamiento que ha habido empresas afectadas y hay que resarcirlas de los daños causados. Nos queda un sabor agridulce porque en este tiempo en que ha operado rigurosamente la normativa se ha demostrado que no era operativa fuera del casco histórico porque no se podía construir. Ha perjudicado a las promotoras pequeñas”, lamenta el gerente.

La prórroga en la obligación de edificar se aprobó en el consejo de gobierno de la Gerencia a finales de diciembre con carácter retroactivo, lo que significa que está vigente desde noviembre de 2017 a noviembre de 2018. Durante este año de respiro, los dueños de esos suelos, por ejemplo los situados en Sevilla Este a un lado de la Avenida de las Ciencias, pueden ganar tiempo avanzando en el proyecto de ejecución y solicitando la licencia de obras.

La cuestión es qué pasa si, una vez transcurrido ese año, el mercado inmobiliario en la periferia sigue como hasta ahora, sin la situación de alegría que parece tener en el centro histórico. Ahí es donde el sector reclama al Ayuntamiento condiciones realistas y que cambie lo que tenga que cambiar siempre que no contravenga los criterios que marca la ley del suelo. La decisión depende de Juan Espadas.

Foto: Juan Aguilera, el gerente de Gaesco. Autor: F. Mendoza.

 

El tranvía compensa el fracaso del puente

Ana S. Ameneiro | 20 de junio de 2017 a las 5:30

Ayesa aspiró a la construción del puente de la Cartuja que Zoido no pudo sacar adelante

La ampliación del tranvía de San Bernardo a Santa Justa debe costar a la ciudad unos 40 millones de euros incluyendo en este cómputo las dos fases en que se divide (San Bernardo-Nervión Plaza y Nervión Plaza-Santa Justa). Así lo ha manifestado el alcalde Juan Espadas desde que anunció esta iniciativa y así son los cálculos que maneja y las cifras que él mismo está trasladando en las negociaciones que mantiene para que este transporte sostenible cuente con fondos europeos.

La empresa que lo construirá no se sabe aún y no se sabrá hasta finales de 2018, momento en que se licitará la obra para hacer los primeros 1,25 kilómetros. De momento, el contrato que se adjudicó ayer, y que ha recaído en la ingeniería sevillana Ayesa que dirige José Luis Manzanares, es para redactar los documentos previos necesarios (Plan Especial de la zona y documento de Evaluación Ambiental Estratégica Ordinaria) así como proyecto de obra de la primera fase. La empresa hará estos trabajos en un plazo de 15 meses y por un importe de 363.000 euros, un 25% menos del presupuesto de la licitación inicial (484.000 euros).

No es una cantidad despreciable teniendo en cuenta la escasez de obras de infraestructura que hay en la ciudad y en la provincia. Ayesa fue la ingeniería responsable de la construcción del rascacielos y una de las últimas obra de envergadura en la capital a la que se presentó fue la construcción del puente de la Cartuja, promovido por el entonces alcalde Juan Ignacio Zoido, que debía conectar la calle Torneo con la Torre Pelli (rebautizada después como Torre Sevilla).

El puente costaba más de 11 millones de euros y fracasó por la negativa de la Junta de Andalucía a autorizarlo, negativa que sustentó en varios argumentos tales como que no tenía encaje en el documento de planificación urbanística de la ciudad, que había que reformarlo y que esta infraestructura iba contra los planes de la zona donde quería instalarse, en Torneo a la altura del pabellón de la Navegación.

Pese a las presiones del PP municipal y de la patronal de constructores y promotores de Sevilla (Gaesco), el proyecto del puente de Zoido fue bloqueado definitivamente y, con el cambio de gobierno local, el nuevo alcalde Juan Espadas certificó que no pensaba apostar por él, como no lo había hecho cuando estaba en las filas de la oposición.

Así pues lograr un contrato por 363.000 euros en estos tiempos de ajustado presupuesto público es una buena noticia para cualquier empresa de ingeniería tal como está el panorama. Y más aún para Ayesa, que vio cómo los más de 11 millones de la obra del puente de la Cartuja se esfumaban hasta quedar a cero por el enfrentamiento entre las administración local del PP y la andaluza socialista de la Junta.

El Ayuntamiento de Zoido convocó un concurso de ideas al que las empresas tenían que presentar anteproyectos del puente de la Cartuja. En noviembre de 2014 acabó el plazo de presentación de esos anteproyectos y Urbanismo difundió los nombres de las empresas interesadas. En total fueron 16 las presentadas, entre ellas varias UTE y la empresa de ingeniería sevillana Ayesa.