Archivos para el tag ‘línea 3’

¿Por qué la línea 3 antes que la 2?

Ana S. Ameneiro | 11 de febrero de 2018 a las 5:30

Su rentabilidad es mayor por conectar directamente con la línea 1, mientras la 2 ni la toca, y por la gran demanda de viajeros que aportan los barrios del Norte, Macarena y el Hospital

La decisión política de ampliar el Metro de Sevilla por la línea 3 antes que la 2 es una mala noticia para los vecinos de Sevilla Este, Alcosa y Torreblanca, históricamente maltratados por la ausencia de un transporte público digno. Por eso es natural el cabreo de estos barrios teniendo en cuenta los años que llevamos esperando la red de 4 líneas y el hecho de que esa carencia tampoco se ha solucionado con el autobús supuestamente “rápido” entre Sevilla Este y el Prado al no ir por plataforma exclusiva ni tener prioridad de paso en los semáforos ni suficiente frecuencia.

Ahora bien, es obligado decir que la línea 3 (Pino Montano -Prado) es prioritaria a la 2, si hablamos de rentabilidad. Lo era en 2012 y lo es ahora por dos razones muy claras que la colocan por delante: su conexión directa con la línea 1 y su mayor demanda de viajeros.

Red de Metro

Primero y fundamental, la 3 es la única que conecta con la 1 y lo hace en el intercambiador del Prado, uno de los nodos principales de transporte público (tranvía, estación de autobuses metropolitanos, terminal de decenas de líneas de bus urbano). La 2 ni siquiera toca a la 1 y necesita a la 3 para enlazar con la 1 en red. La 3 y la 2 se tocan sólo en María Auxiliadora-Puerta Osario. Así pues, una vez hecha la mitad de la 3 (Pino Montano-Prado) sí podría construirse desde Puerta Osario el ramal de la 2 hacia Sevilla Este y Torreblanca. Pero no antes. Los detalles pueden verse en la infografía adjunta.

Segundo, la 3 atiende a más habitantes que la 2 por la mayor densidad de población de los barrios del Norte y Macarena. Ese tramo de la 3 moverá de 40.000 a 50.000 viajeros al día, unas cifras similares a las de toda la línea 1 en conjunto, algo que no alcanza la 2 por la mayor dispersión de habitantes en la zona Este. Un punto clave de la 3 es que da servicio al Hospital Macarena, un equipamiento que genera una demanda de transporte durante 24 horas al día, a diferencia de los enclaves comerciales, de espectáculos o de otro tipo. El Palacio de Congresos es la infraestructura más potente de la 2 pero su ocupación no es permanente.

Un sinfín de barrios han salido a demandar que el Metro se amplíe por sus territorios tras el acuerdo de las tres administraciones (Estado, Junta y Ayuntamiento) para reactivar la línea 3. Incluso Bellavista, que ya tiene Cercanías, ha pedido que la 3 se prolongue a su barrio y no se quede en Bermejales, una opción que la Junta llegó a estudiar, al igual que la prolongación a San Jerónimo, aunque no la incluyó en los proyectos aprobados en 2011. Esta conexión parece difícil teniendo barrios como Sevilla Este, Alcosa y Torreblanca tan necesitados de un buen transporte.

El mayor grupo de la oposición municipal, el PP, ha pedido que se hagan a la vez las líneas completas 2 y 3 (“que en un plazo razonable se construya de manera continua, ininterrumpida y solapada, la red completa de Metro con absoluta preferencia a las líneas dos y tres”). No dice con qué dinero.

Respecto al trazado en superficie o en subterráneo, el Grupo parlamentario de Podemos ha pedido en la Cámara al Gobierno andaluz que la línea 3 se haga en superficie para evitar que sea tan costosa (700 millones de Pino Montano a Prado). La consejería de Fomento llegó a estudiar en los últimos años la opción de llevarla en superficie (por plataforma tranviaria o de autobús), como desveló este periódico el 22 de septiembre de 2016. Pero en la actualidad asegura que esos estudios no están en el Ministerio de Fomento porque sólo se le han enviado los proyectos constructivos que se acabaron en 2011. Eso supone que, oficialmente, la Junta quiere la colaboración del Ministerio para una línea 3 en subterráneo, no en superficie.

El debate sobre el Metro va para largo. Este martes día 13 la activa asociación Sevillasemueve inaugura su serie de debate sobre la capital con el foro “Metro de Sevilla, prioridad para la ciudad”. La cita es las 18:00 en la asociación de la prensa de Sevilla (Paseo de las Delicias 5) y concluirá con un manifiesto.

Un túnel poco profundo y casi cuatro años de obra

Ana S. Ameneiro | 25 de enero de 2018 a las 5:30

Los detalles constructivos. La Junta redactó en 2011 el proyecto técnico que hoy enviará al ministerio

linea 3 metro

Los detalles constructivos del tramo Pino Montano-Prado de la línea 3 sobre el que las tres administraciones han llegado a un principio de acuerdo están definidos en el proyecto técnico que acabó de redactar la Junta a finales de 2011. Según ese documento, que se envía hoy al Ministerio de Fomento, se hará un túnel poco profundo (de 10 metros) con la técnica de muros-pantalla prácticamenten en todas las estaciones, salvo en la cabecera de Pino Montano Norte, la única que se proyectó en superficie en la alternativa elegida por la Junta y el Ayuntamiento. Así pues no está previsto el uso de tuneladora.

La estación más complicada y cara es la del Hospital Virgen Macarena por la presencia del aparcamiento subterráneo que hay que salvar. Por eso ahí la línea baja hasta los 20 metros de profundidad, y posiblemente también sea más profundo en el Prado para salvar la estructura del Metro.

Cuando en 2012 este mismo tramo de la línea estuvo a punto de ejecutarse (iniciativa que se abortó con la llegada de Izquierda Unida al Gobierno andaluz y con los recortes presupuestarios por la crisis), la Junta ofreció un plazo de construcción estimado de tres años y nueve meses para construir y poner en servicio las 12 estaciones de Pino Montano al Prado.

De momento es pronto para hablar de fechas mientras no se cierre un acuerdo de financiación para pagar los 700 millones que cuesta. Hay que tener en cuenta también que el Gobierno central aún no ha logrado desbloquear y aprobar sus presupuestos de 2018, y que la Junta tiene que destinar dinero en sus cuentas anuales a Sevilla. En definitiva, si las administraciones son ágiles, como prometen, y se puede tirar de fondos europeos, la obra podría ser una realidad a finales del mandato del regidor que ocupe la Alcaldía sevillana a partir de las elecciones de mayo de 2019.

Al bordear el casco histórico, la línea 3 se topa con restos arqueológicos en la ronda histórica, pero estos no plantean problemas según las catas que se completaron en 2010. En esos estudios se descartó la presencia, bajo la calle Muñoz León, de restos constructivos urbanos (domus) o de villas suburbanas de época romana. Con todo, las empresas que se hagan con la obra tendrán que corroborarlo en los análisis del terreno previos a la obra.

La clave de este tramo es su conexión con la línea 1 en el Prado y el hecho de que sea el que concentra más demanda de usuarios. De hecho, la zona Norte de la ciudad figura entre las más pobladas de la capital, al igual que la zona Este, y necesita un transporte de gran capacidad.

En el capítulo político, hay que decir que es ahora cuando la Junta y el Ayuntamiento parecen haberse tomado en serio su compromiso de ampliar el Metro. La línea 1 se puso en servicio en 2009 y los proyectos constructivos de la 2, 3 y 4 se acabaron de redactar en 2011. Desde entonces sólo ha habido peleítas políticas sin fundamento. Nadie había enviado los proyectos a Madrid.

Sobre la financiación del Metro de Sevilla

Ana S. Ameneiro | 29 de diciembre de 2017 a las 5:30

La Junta ha enviado al Estado un borrador de protocolo de financiación de la línea 3 del Metro sin adjuntar el proyecto. Con la línea 1 sí mandó el proyecto básico mucho antes de licitar e iniciar las obras.

El Gobierno andaluz está a la gresca con el Ejecutivo de Rajoy porque éste no acaba de concretar si aportará fondos a la ampliación del Metro de Sevilla. Y tiene razón la Junta en su queja sobre la falta de respuesta del ministerio de Fomento al escrito de siete páginas enviado el pasado 25 de octubre por parte de la consejería andaluza de Fomento. El documento contiene una propuesta de protocolo de financiación del tramo Pino Montano-Prado de la Línea 3 valorado en 700 millones de euros. El documento íntegro se puede consultar aquí: protocolo Metro junta estado.

metro consejero y espadas

El ministerio de Íñigo de la Serna ha guardado silencio durante dos meses sin decir una palabra y sólo respondió, cuando se le preguntó en Sevilla en el Foro Joly el pasado 20 de diciembre, que no es partidario de firmar protocolos “sin contenido”, que necesita un proyecto muy definido para hacer una evaluación técnica y que requiere confirmación de que la obra contará con un 50% de fondos europeos, como sostiene la Junta.

Lo que no se entiende es por qué la Junta no dio un paso más serio e inteligente con el Estado enviando a la vez el proyecto de la línea 3 y los documentos que avalen la posibilidad de emplear fondos europeos para esa línea. Tampoco se entiende por qué la Junta ha esperado ocho largos años para actuar en relación a la ampliación del Metro de Sevilla cuando la línea 1 se estrenó en 2009.

Hubiera bastado, para dejar al Estado sin argumentos, con enviar también al Ministerio de Fomento el proyecto de construcción de la línea 3, como hizo esta misma consejería cuando se iba a construir la línea 1. Una carta y un borrador de protocolo parecen argumentos poco consistentes para comprometer a todo un ministerio con una inversión millonaria: los 700 millones que cuesta el tramo prioritario de la línea 3.

Con la línea 1 se hizo mejor. La consejería de Fomento que dirigía entonces la inefable Concepción Gutiérrez sí envió al Estado el proyecto básico de la línea 1 (aún no era constructivo) en el verano de 2002, mucho antes de licitar las obras y un año antes de comenzar los trabajos sobre el terreno. El Estado ya no tuvo excusas, aunque tuvieron que pasar tres años más para que firmara el convenio de financiación de la primera línea: el 22 de diciembre de 2005.

Fuentes del Ejecutivo andaluz argumentan que no enviaron el proyecto de la línea 3 porque primero querían sentar las bases de esa colaboración y luego dar un paso más definido. Y reprochan que si esa era la queja, el ministerio podía haber respondido al escrito pidiendo el proyecto o más información.

La Junta ha tardado dos años y medio en dar un paso sobre el Metro de Sevilla. Parece que fue ayer cuando el consejero Felipe López compareció con el alcalde Juan Espadas, al poco de ocupar la Alcaldía, para anunciar ambos que la financiación de otra línea llegaría cuando el Estado pusiera dinero sobre la mesa. Era en septiembre de 2015 (en la foto). Han dejado pasar dos años.

Foto: El consejero López y el alcalde Espadas en su primer encuentro en septiembre de 2015. Fotógrafo: Antonio Pizarro