Archivos para el tag ‘metro de Sevilla’

Cuando se quiso cambiar el Metro por tranvía

Ana S. Ameneiro | 21 de julio de 2018 a las 5:30

Espadas dice que la Junta también trabaja por un Metro subterráneo, pero en 2016 no sucedía así

San juan de aznalfarache--puente del metro. Foto de un vagón del metro circulando en dirección a Sevilla.

El Metro a su paso por el municipio de San Juan de Aznalfarache. Autor: Belén Vargas.

El alcalde Juan Espadas negó categóricamente el 15 de julio que quiera sustituir el Metro por un tranvía, a raíz de la polémica por la propuesta de tranvía de Pino Montano-Bellavista de Antonio Barrionuevo que adelantamos en este periódico. No dijo que la Junta sí se lo había planteado y defendió que las tres administraciones socialistas sacarán adelante el Metro.

Ese mismo día, el portavoz del PP municipal Beltrán Pérez lanzó el reto al primer edil de afirmar que “ninguna administración gobernada por el PSOE ha encargado ningún proyecto sobre la sustitución del Metro por el tranvía”. Obviamente se refería a la Junta, que admitió el 21 de septiembre de 2016 a este periódico que estaba revisando los proyectos constructivos de las líneas de Metro de Sevilla con el objetivo de estudiar su sustitución por tranvías o plataformas de autobuses.

Reproducimos la declaración literal, en las primeras jornadas técnicas sobre movilidad sostenible, en la sede de Sevilla del Colegio de Ingenieros de Caminos de Andalucía. Pregunta quien les escribe y responde la jefa de Infraestructuras de la Dirección General de Movilidad de la Junta:

(La conversación se desarrolla entre los minutos 0 a 4:00 y la primera pregunta, que no reproducimos bajo estas líneas, es sobre la prioridad de la Junta en actuaciones de transporte)


–En Sevilla hay cuatro líneas de metro proyectadas. Pese a tener administraciones del mismo color político que la Junta sigue habiendo una sola línea sin conectarla con el resto ¿Desde los técnicos hay una intención y desde los políticos hay otra?

–En el caso concreto de las líneas de Metro de Sevilla, hay físicamente una línea y planificadas otras líneas con un criterio de sostenibilidad. Que no se hayan ejecutado físicamente esas cuatro líneas de Metro no significa desde el punto de vista técnico y político que no se tenga prioridad. Sino que ahora se planifica, proyecta y construye con otros criterios que, serán o no serán, en función de los estudios técnicos y estudios de viabilidad. Estos serán los que nos digan si esas líneas de Metro van a ser líneas de Metro, van a ser sistemas tranviarios o van a ser líneas de plataforma reservada para autobuses. No quiere decir eso que no estemos priorizando Sevilla, ni mucho menos. Simplemente estamos reestudiando las necesidades de la población y adecuando los recursos que tenemos dentro de la administración a dar respuesta a esas necesidades. (minutos 2.15 a 3:48)

–Hay proyectos constructivos ya hechos ¿Quiere decir que ahora hay que revisar esos proyectos constructivos?
–Exactamente, exactamente, así es. (minutos 3:53 a 4.00)

–Se echa en falta que la Junta priorice las zonas más pobladas como las aglomeraciones de Sevilla y Málaga.
–La verdad es que estamos en esa línea de trabajo y no es fácil lo que tú hablas porque, conforme vamos a ciudades más grandes, mayor necesidad de coordinación de diferentes administraciones…y muchas veces, aunque no sea lo correcto, es lo que pasa. Y quizás tenemos una visión hacia los ciudadanos de falta de priorización, falta de coordinación y falta de trabajo y realmente no es así. Desde dentro no percibimos esa falta de priorización, sino quizá es una falta de capacidad de coordinación con los diferentes agentes. (minutos 0:39 a 2:13)

¿Ha cambiado la Junta?

Rebelión vecinal contra un tranvía que sustituya al Metro

Ana S. Ameneiro | 14 de julio de 2018 a las 5:00

ESTACIÓN DE OLIVAR DE QUINTOS

Un vehículo de la línea 1 procedente de la estación Olivar de Quintos/ Foto: Juan Carlos Muñoz.

En Bermejales y Pino Montano no quieren ni oír alternativas a la línea 3 subterránea

La reunión de Espadas en Madrid debe esperar a los estudios que actualicen el proyecto de 2011 de la línea 3

La propuesta de un tranvía Pino Montano-Bellavista como alternativa a la línea 3 del Metro, presentada por el arquitecto Antonio Barrionuevo, ha sentado mal a las asociaciones de vecinos de Pino Montano y Bermejales, a las entidades preocupadas por la movilidad de la ciudad y su área metropolitana (Sevillasemueve y Apimt), y a dos de los grupos de la oposición municipal (PP y C’s). La noticia, el pasado 7 de julio, también generó una avalancha de 43 comentarios contrarios, en su mayor parte, a esta idea.

En Los Bermejales, la asociación de vecinos Bermejales 2000 relata que la propuesta del tranvía Pino Montano-Bellavista ha indignado a todo el barrio, y no han cesado las peticiones a la entidad para que reitere que el Metro es la solución. “En el barrio esa propuesta no ha gustado a nadie. Los vecinos están que echan chispas, es otra cosa negativa más tras el cambio de planes para construir aquí la Politécnica, y sienten frustración. Hay que hacer el Metro proyectado y aprobado desde hace muchos años”, expone Conchita Rivas, su presidenta.

Rivas reitera que siete organizaciones del barrio firmaron en marzo de 2018 un escrito enviado a las tres administraciones en el que exigían la línea 3 completa de Metro. Los firmantes son las asociaciones vecinales Bermejales 2000, Jardines de Hércules, Pedro Salvador, Reina Mercedes, Heliópolis Los Andes, Heliópolis Las siete calles, Elcano; la residencia universitaria Sagrado Corazón, la asociación de comerciantes de Bermejales, el hotel Al-Andalus y la coordinadora asociaciones independientes de Sevilla.

En Pino Montano, la plataforma vecinal que representa a la zona donde de donde partiría la línea 3 del Metro exige la línea subterránea que se aprobó porque necesitan un transporte rápido y con buena frecuencia de paso para llegar al centro, donde trabajan en la hostelería, comercios y administraciones muchos vecinos. Y que no se retrase más el inicio de la obra. “Lo del tranvía es una chapuza para parar el Metro porque el tranvía no es un transporte eficaz”, se queja el presidente Jesús Gil Guerrero. Y sólo admiten un tranvía que quiera complementar al metro, no sustitutirlo.

En internet, la noticia generó una avalancha de comentarios que rechazan el tranvía

Desde Sevillasemueve, su presidente Manuel Fernández cree que la propuesta del tranvía como sustituto de la línea 3 del Metro es “otro globo sonda más, sospechamos con qué intereses”. Y se opone por completo porque la eficiencia de un tranvía no es equiparable al Metro subterráneo. No se creen el coste de ese tranvía (120 millones para 13,5 kilómetros) con los precedentes que hay de obras simulares y recuerda que sólo el tramo de Plaza Nueva a San Bernardo costó 100 millones. “Un tranvía siempre es más barato, pero el Metro presta mejor servicio de transporte por su velocidad comercial; hay que tener el cuenta su valor social no sólo el coste”. Aparte cita las incidencias de tráfico que sufre un tranvía, por ejemplo en Semana Santa.

Desde la Asociación para la Igualdad y la Mejora del transporte (Apimt), su presidente Joshua García-Avilés apuesta por soluciones de movilidad “para drenar el tráfico de las ciudades, no para estancarlo” con problemas de trafico, accidentes, impacto acústico y cortes constantes en las líneas tranviarias por actividades. Defiende el Metro como único sistema de transporte más eficaz, rápido (velocidad media de 40 km/h frente a los 25 del tranvía) y que no comparte su trazado con ningún otro sistema de transporte. Y reitera la necesidad de infraestructuras rentables por su efecto social.

En internet, la noticia recibió 43 comentarios, cuatro o cinco de ellos favorables al tranvía. “Chapuza”, “estafa”, “gato por liebre”, “globo sonda del Ayuntamiento” y “timo de la estampita” fueron los calificativos más repetidos. La posición general es que se haga la línea 3 subterránea.

Sobre la reunión en Madrid

Días después de la polémica generada por la propuesta del tranvía, el delegado del Gobierno Celis anunció una reunión “en breve” del nuevo ministro de Fomento Ábalos con el alcalde Espadas. La fecha de ese encuentro aún está en el aire y es natural porque la Junta no ha completado los estudios para actualizar el proyecto constructivo de la línea 3 (hecho en 2011) que le encargó el Ministerio de Fomento antes de tomar una decisión sobre la financiación.

La Agencia de Obra Pública de la Junta actualmente está recabando datos con el Ayuntamiento de Sevilla para hacer esos estudios: intercambiando información sobre actualización de demanda, dictamen ambiental, y otras aportaciones tanto de Urbanismo como del área de Movilidad, según precisó ayer a este periódico. Sin esos estudios terminados no se puede acudir a ninguna reunión nueva.

¿Qué Metro tendríamos con la nueva ley de contratos?

Ana S. Ameneiro | 23 de junio de 2018 a las 5:30

Foto: Montaje de la tuneladora de la línea 1 en el barrio de Los Remedios, en mayo de 2005. Autor: De Lamadrid

Si la línea 1 se adjudicara ahora con la nueva ley, tendría menos sobrecoste,  menos modificados de proyecto y la concesionaria soportaría todo el riesgo

El Metro de Sevilla se ha salvado de entrar en la lista de las obras públicas españolas con más despilfarro de las últimas dos décadas (1995-2016), según el demoledor informe elaborado por un grupo de nueve geógrafos de varias universidades del país que se ha conocido esta semana. Está publicado en el último boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles.

Para estos geógrafos, el Metro sevillano no es ejemplo de despilfarro, pese al sobrecoste que tuvo su construcción (del 70,4% según la Cámara de Cuentas y del 43% según la Junta de Andalucía). Es un transporte necesario y con gran demanda (más de 16 millones de viajeros).

Esos investigadores clamaban, como una de las soluciones clave contra el despilfarro en las obras públicas, una nueva legislación que regule mejor la contratación. Pues bien, la nueva ley de Contratos del Sector Público (9/2017, de 8 de noviembre) ya se ha aprobado y entró en vigor el pasado mes de marzo.

¿Qué Metro de Sevilla tendríamos de haberse construido la línea de 18 kilómetros con esta ley en vigor? Pues ni la obra habría tenido ese elevado sobrecoste ni costaría cada año tanto a la administración. El objetivo de la ley es lograr mayor transparencia y eficiencia en la contratación pública y una mejor relación calidad-precio. Fija más elementos de control a los contratos públicos y se adapta por primera vez a los requerimientos europeos.

50 millones al año

El Metro costaría mucho menos de los 50 millones que paga al año la Junta a la empresa concesionaria, ya que la nueva ley cambia el modelo de concesión que había en España. Antes, por regla general, los beneficios en la explotación de una obra recaían en el concesionario, y si había pérdidas tenía que soportarlas la administración.

La nueva ley establece que en las concesiones (artículo 14) se tranferirá al concesionario el riesgo operacional en la explotación de las obras, que abarca el riesgo de demanda o el de suministro, o ambos. Es riesgo de demanda el que se debe a la demanda real de las obras o servicios del contrato, y riesgo de suministro el relativo al suministro de las obras o servicios objeto del contrato, en particular el riesgo de que la prestación de los servicios no se ajuste a la demanda.

En el Metro, la mitad de los 50 millones que la Junta paga corresponden a la aportación para compensar el déficit de tarifa (la diferencia entre el coste real del billete y el precio que paga el viajero) y para reinversiones en la línea. Eso se podría ahorrar con la nueva ley. La otra mitad corresponde al pago del crédito del Banco Europeo de Inversiones (BEI), a la retribución al concesionario por adelantar el 20% de la inversión en la obra y al impuesto de sociedades.

Bajas temerarias

Otro defecto de la contratación que evita la nueva ley son las bajas temerarias, ya que se suprime el concepto de “oferta económicamente más ventajosa” y se prima la oferta con mejor relación calidad-precio y la valoración de la calidad como criterio de adjudicación.

La nueva ley permite, además, rechazar ofertas anormalmente bajas (denominadas “bajas temerarias”) si se comprueba que se deben al incumplimiento en obligaciones en materia medioambiental, social o laboral.

En la adjudicación del Metro sevillano, allá por marzo de 2003 (dragados gana metro 1 y dragados gana metro 2), se primó la oferta más económica (428 millones) y al final costó muchos millones más a la administración por las decenas de modificados que fueron encareciendo el precio final. Oficialmente la línea ha costado 730 millones, según la Cámara de Cuentas de Andalucía (658 millones según la Junta). La cifra final puede elevarse a 856 millones si no lo remedia el Tribunal Supremo, ya que una sentencia obliga a la Junta a pagar otros 126 millones a la concesionaria.

Menos modificados

La opción de hacer modificados constantes en el proyecto, algo cotidiano en las contrataciones públicas del país con la ley anterior, se limita al máximo y se endurecen las condiciones para hacerlo. Ahora el contrato sólo se puede modificar por razones de interés público, en los casos y en la forma y siguiendo el procedimiento previsto previstos en los artículos 191 y 207 y, si no es posible, hay que convocar una nueva licitación. En la línea 1 hubo nada menos que 46 expedientes de modificación de contrato, según el recuento de la Cámara de Cuentas de Andalucía.

División en lotes

Otra novedad de la ley es que la regla general para adjudicar será la división de los contratos en lotes, por lo que pequeñas y medianas empresas (pyme) tendrán acceso a contratos que, en el pasado, solo podían permitirse grandes empresas. En la línea 1 sólo se presentaron grandes constructuras (Dragados, FCC y Ferrovial) junto a otras firmas potentes agrupadas en uniones temporales de empresas.

Otra gran novedad de la ley es que acaba con el contrato de colaboración público-privada, una opción muy usada en carreteras.

Sobre la calidad del Metro

Ana S. Ameneiro | 16 de junio de 2018 a las 5:30

Una denuncia sobre las diez carencias de la Línea 1 en accesibilidad desvela la verdad del último certificado

Viajeros esperando en los bancos de la estación Puerta de Jerez. Foto: Juan Carlos Muñoz

La Asociación Para la Igualdad y la Mejora del Transporte (Apimt) de Sevilla ha denunciado a la concesionaria del Metro las carencias de accesibilidad para personas con movilidad reducida (los llamados PMR, discapacitados o no) que aún tiene la línea 1, que son muchas y variadas, y las propuestas de solución. Y lo ha hecho tras leer, a finales de mayo, que la línea 1 había obtenido un certificado de calidad con ocho puntos: accesibilidad, tiempo, confort, información, seguridad, servicio ofertado, atención al cliente e impacto ambiental.

Las diez deficiencias en accesbilidad denunciadas por Apimt son importantes. Primero, “una diferencia de altura y separación de los vagones respecto al andén”. Segundo, “la ausencia de visibilidad en la pantalla de la puerta de validación de billetes para PMR en sillas de ruedas. Tercero, los bancos de espera en el andén en muchos casos coinciden con la puerta de acceso para PMR, dificultando la espera y colapsando el acceso y su área de influencia”. Cuarto, “una señalización de uso preferente nula o insuficiente en ascensores, puertas de acceso de validación de billetes y puertas de acceso a vagones para el uso preferente de PMR”.

La quinta y sexta afectan a la megafonía. Que no hay megafonía externa que informe de las llegadas y destinos de los trenes, lo que dificulta la accesibilidad del viajero, pero sobre todo de aquellas personas con discapacidad visual e intelectual. Y por otro, tampoco que informe sobre las conexiones de cada estación y de elementos de peligrosos como estaciones en curva, que dificultan la accesibilidad del viajero, y de personas con discapacidad visual e intelectual.

pic-20140330062736S7654P4.jpg

Siete, “las estaciones no están dotadas de una señalización competente ni de itinerarios accesibles, a través de losas guía, que permitan un acceso y manejo confortable para las personas con discapacidad visual”. Ocho, “el aparcamiento intermodal de la estación de Ciudad Expo está dotado de plazas de aparcamiento para PMR, pero no dispone de ascensores para subir a la estación”.

Nueve, “hay aglomeraciones extremas en las horas centrales del día debido a la estructura interna de las unidades móviles y a la indisponibilidad de unidades dobles para cubrir estos servicios de gran concurrencia de viajeros”. Y diez, “la seguridad y la atención al cliente o no está o no existe en todas las estaciones”.

Viajeros salen de la estación de San Bernardo. Autor: Metro de Sevilla

Ante la gravedad de esta denuncia de Apimt, pedimos a Metro de Sevilla una explicación y la respuesta dada ayer es que el certificado alude sólo a que hay un “compromiso en la mejora de la calidad del servicio” en esos ocho ámbitos, no a que los haya logrado aún. Según Globalvía, la concesionaria, la obtención de la certificación (la Marca N de Servicio de Transporte Público de Pasajeros según la norma UNE-EN 13816) refleja “el firme compromiso de Metro de Sevilla en establecer objetivos que ofrezcan resultados medibles para mejorar el servicio ofrecido a sus clientes de modo que la calidad percibida por el viajero se ajuste a sus expectativas, según requiere la mencionada Norma UNE13816”.

Y añade que “esta certificación no es una meta en sí misma y en ningún caso debe entenderse que su obtención hace a la empresa considerar que ofrece un servicio inmejorable”.

Con toda la razón Joshua García-Avilés, de Apimt, cuestiona que se premie a alguien por tener la voluntad de ser un buen ciudadano, sin serlo aún.

El guirigay del tranvía de Alcalá

Ana S. Ameneiro | 9 de junio de 2018 a las 5:30

La suspensión temporal del último tramo, los 400 metros de vías robadas en otro tramo y la incógnita de si Europa dará fondos Feder alargan al infinito la llegada de este transporte.

Después de diez años de espera y un sinfín de incidencias, la obra del tranvía de Alcalá se ha convertido en un guirigay. No hay quien ponga en pie el lío mayúsculo en que está sumido este transporte de especial trascendencia, llamado a funcionar como prolongación del Metro de Sevilla.

20-04 tranvia Alcal‡

Quedan tantos flecos por resolver que nadie sabe a ciencia cierta su fecha de inauguración. Esto va a durar más que la obra de la Catedral. En estas líneas (y en el gráfico adjunto) vamos a tratar de aclarar las cinco claves que resumen la situación actual.

Tramo 1 Olavide-Parque Tecnológico I

La primera es que la oposición alcalareña tenía razón cuando denunciaba la suspensión del contrato de obras del último tramo Olavide-Parque Tecnológico I. La Agencia de Obra Pública de la Junta confirma que el contrato fue suspendido temporalmente en febrero de este año, de mutuo acuerdo entre concesionaria y administración, ante la necesidad de aprobar un modificado por obras que no se van a ejecutar.

Se renuncia a hacer esas obras “debido a que el modelo de integración de esta ampliación de la L1 del Metro no lo requeriría, en principio (economías de escala con Metro de Sevilla)”. La Agencia calcula que ese modificado es cuestión de meses, por lo que ese tramo “es viable acabarlo este año”. Ese cálculo incluye los remates finales pendientes de ejecutar por valor de 57.000 euros en ese tramo.

Tramo 2 Parque Tecnológico I-Cabeza Hermosa

La segunda clave por solventar está en el tramo 2 Parque Tecnológico I-Cabeza Hermosa, el único afectado por el robo de vías (más de 400 metros). Reponer esas vías robadas requiere otro contrato distinto, del que no hay noticias. “Se está trabajando en ello”, dice la Agencia andaluza.

El tramo 3 desde Cabeza Hermosa al interior de Alcalá (Montecarmelo) está hecho y no plantea problemas.

Si hablamos del tranvía en conjunto, hay que cerrar otros tres puntos. Por un lado, reformular el proyecto ante la Comisión Europea para que lo considere un transporte de gran capacidad (ligado a la línea 1) y pueda ser financiado con fondos Feder. Tras ese visto bueno de Europa, hay que instalar los sistemas de señalización y comunicaciones, los mismos que tiene el Metro. Y finalmente comprar los trenes. La Junta ha presupuestado en 2018 para el tranvía 11,7 millones.

La línea 3 del Metro de Sevilla, a revisión

Ana S. Ameneiro | 1 de abril de 2018 a las 5:30

Es deseable que la actualización del proyecto encargada por el Ministerio de Fomento a la Junta no implique su conversión en una línea en superficie

29/03/2018: Paso del Metro a la altura de la universidad Pablo de Ola

Cuatro son los deberes que el Ministerio de Fomento le ha puesto a la administración andaluza sobre la línea 3 ahora que una comisión técnica de las tres administraciones (Estado, Junta y Ayuntamiento) se propone sacar adelante el tramo Pino Montano-Prado.

El primer deber es completar y actualizar el estudio de demanda de viajeros de la línea. Según la administración andaluza, tiene que realizar encuestas a la población, a través de una consultoría externa, para afinar los cambios en los hábitos de movilidad que han podido producirse desde que en 2011 se redactó el proyecto constructivo. Es cierto que en esos años el país soportaba una crisis económica y los transportes sufrían una bajada de usuarios. Si analizamos ahora la demanda de viajeros, es posible que hayan aumentado los 40.000 a 50.000 viajeros al día estimados en su día para esta línea.

El segundo cometido es realizar un estudio de viabilidad que defina el coste de la mejor alternativa de la línea 3. Ese estudio debe actualizar los costes de los materiales de construcción y ejecución de la infraestructura que se calcularon en el proyecto (700 millones de euros), ya que con toda seguridad han debido incrementarse. Otra cuestión que ha sufrido cambios es la normativa vigente para obras, sobre todo en eficiencia energética y accesibilidad, aspectos que deben contemplarse en la revisión del proyecto.

El tercer encargo del Ministerio es un estudio de financiación de la línea 3. La Junta debe analizar las posibles fórmulas de financiación a través de un modelo de colaboración público-privada, el modelo que plantea el Ministerio de Fomento. Esa misma modalidad de financiación fue la que se usó en la línea 1 de Sevilla y en las de Málaga, no así en Granada.

La cuarta misión es actualizar la tramitación ambiental de la línea. Es verdad que el proyecto disponía de este requisito ambiental y no ha sucedido nada nuevo en estos años en ese corredor de Pino Montano al Prado. Pero también lo es que, cuando transcurren más de cinco años, es necesario volver a someter un proyecto a la autorización del departamento de Medio Ambiente de la Junta.

El plazo para cumplimentar estas cuatro misiones debe definirlo la Junta en un primer cronograma que entregará al Ministerio “más pronto que tarde”, dice el Ejecutivo andaluz.

Hasta ahora la comisión técnica del Metro se mueve con agilidad. Ahora lo deseable es que la revisión del proyecto no suponga convertir la línea 3 subterránea en otra en superficie. El Ayuntamiento de Espadas y la Junta no ocultan su inclinación por un metro en superficie. Pero no se atreven a defenderlo clara y abiertamente. Desde aquí decimos que, después de demasiadas décadas esperando un Metro necesario, no es de recibo que nos den gato por liebre.

Foto: La primera línea del Metro en superficie a su paso por la zona de Quintos. Autor: Víctor Rodríguez

Sigue en el aire la fecha de una nueva reunión sobre el Metro de Sevilla

Ana S. Ameneiro | 23 de febrero de 2018 a las 5:30

La Consejería de Fomento de la Junta aseguró ayer a este periódico que la fecha para celebrar una nueva reunión con el Metro a tres bandas, entre el Ministerio, la Junta y el Ayuntamiento, está aún en el aire y que la primera tarea que deben cumplir las tres administraciones es nombrar al representante que acudirá a las reuniones de la comisión técnica acordada. El Ayuntamiento de Sevilla tampoco sabe cuándo será esa reunión, una cuestión que no dejan de preguntar los grupos políticos municipales de la oposición.

En el Congreso de los Diputados, el Ministerio de Fomento respondió al diputado por Sevilla Sergio Pascual, de Podemos, dos semanas después de la reunión a tres bandas en Madrid, que no hay acuerdo firmado alguno.

 

respuesta metro congreso

A la pregunta (metro pregunta congreso) sobre “el convenio de colaboración, protocolos, adendas y acuerdos firmados entre el Gobierno de España, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla para la colaboración de dichas administraciones en el desarrollo de la línea 3 del Metro de Sevilla”, el Ministerio únicamente dice que en la reunión del 24 de enero recogió la propuesta del Ayuntamiento de “llegar a un acuerdo sobre la creación de una comisión técnica” entre las tres administraciones “para definir y actualizar la línea 3 que facilite el acceso a financiación de la Unión Europea”. Y añade que el 24 de enero acordó que “participará en una comisión técnica que aborde la viabilidad técnica, económica y financiera de la operación con carácter previo a cualquier compromiso entre lasadministraciones”.

Respecto al proyecto de la línea 3 y a su actualización, el Ministerio responde que “analizará la documentación disponible, ya remitida por la Consejería de la Junta tras esta última reunión, y responderá a ella una vez sea estudiada”.

La ciudadanía reclama una red de Metro en Sevilla subterránea y sin parones

Ana S. Ameneiro | 17 de febrero de 2018 a las 5:35

Sede de la Asociación de la Prensa. Debate público sobre el Metro de Sevilla. Asisten Javier Millán, Susana Serrano y Daniel González Rojas. Belén Vargas.

Foto 1: Manuel Fernández (presidente de Sevillasemueve) y María Román (vicepresidenta de la entidad) presentan las jornadas.

Fotografías: Belén Vargas.

El primer foro ciudadano sobre el Metro de Sevilla organizado por la activa asociación Sevillasemueve esta semana ha concluido que la ciudad necesita una red de Metro subterránea, que las obras avancen sin interrupción, es decir, que no tengan el parón de ocho años que ha sufrido Sevilla desde que se inauguró la primera línea en 2009, una vez que se reactiven con la ejecución de la línea 3 desde Pino Montano al Prado pactada por las tres administraciones.

A la cita, celebrada este martes en la Asociación de la Prensa, asistieron como público casi una decena de concejales de todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Sevilla (PSOE, PP, C’s, IU y Participa Sevilla), como el delegado de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz, y el gerente de Urbanismo Ignacio Pozuelo; Ignacio Flores, Jaime Ruiz y José Miguel Luque, del PP; el portavoz municipal de Ciudadanos, Javier Millán, y el concejal Javier Moyano; los portavoces municipales de Participa Sevilla e IU, Susana Serrano y Daniel González Rojas.

También estaba el parlamentario andaluz del PP Juan Bueno. Asimismo acudieron diversas entidades que promueven mejoras en la movilidad así como vecinales: la Asociación para la Igualdad y la Mejora del Transporte (Apimt), Eliminando Barreras, Entre Adoquines, Plataforma Parque Norte, la asociación de vecinos Estación de Córdoba y del Pumarejo-San Luis, entre otras.

Sede de la Asociación de la Prensa. Debate público sobre el Metro de Sevilla. Asisten Javier Millán, Susana Serrano y Daniel González Rojas. Belén Vargas.

Foto 2. Público asistente, entre ellos concejales del Ayuntamiento de Sevilla del PSOE, PP, C’s, IU y Participa.

Sede de la Asociación de la Prensa.

Foto 3. José Luis de Justo en su intervención.

Abrió el turno de los ponentes el ingeniero de caminos José Luis de Justo (profesor emérito y catedrático) quien destacó que la capital sevillana necesita una red completa y subterrránea de Metro para llegar a todos los barrios y “para ser verdaderamente efectiva”.

Tras repasar los detalles de la construcción del primer Metro que se paró en la década de los 80, De Justo recordó que Valencia y Bilbao, con un área metropolitana similar a la de Sevilla, tienen Metros más amplios, nueve líneas en el caso de Valencia y tres en Bilbao.

Sede de la Asociación de la Prensa.

Foto 4. Ana Sánchez Ameneiro en su intervención.

En mi turno de intervención desgrané los ocho largos años que han pasado sin noticias del Metro desde que en 2009 se inauguró la línea 1 entre abril y septiembre, con el deseo de que este parón no vuelva a producirse, y mi confianza en la seriedad del pacto entre las tres administraciones para reactivar el Metro porque “nunca antes desde 2009 el Ministerio ha tenido un proyecto técnico de Metro de Sevilla sobre la mesa. Eso es lo que marca la diferencia”.

José María Bascarán, arquitecto técnico e ingeniero de edificación, y miembro de la Junta Directiva de Sevillasemueve, recordó que “en 43 años de la historia del metro desde la ley de 1975 el único fruto que tenemos de momento es una línea funcionando”. Expuso las cerca de 200 ciudades en el mundo que tienen Metro, entre ellas Sevilla y europeas con población similar a la nuestra como Copenhague, Lyon, Nuremberg, o Amsterdam.

Respecto a la red proyectada de cuatro líneas, señaló que los 98 millones de pasajeros de toda la red superarían la cifra actual de viajeros de Tussam (80 millones). Y apostó por un metro subterráno como la opción más rápida de los transportes urbanos.

La jornada se clausuró con la lectura del manifiesto “Metro de Sevilla, una prioridad para la ciudad”, colgado en la plataforma Change.org para recabar firmas. El manifiesto reclama:

1. Que “cese del uso partidista” del Metro

2. El inmediato comienzo de las obras de ampliación, y que se tenga como referencia los proyectos constructivos redactados en 2011 (líneas 2, 3 y 4) en los que se invirtieron 17 millones de euros.

3. Que el metro debe ser subterráneo en zona urbana consolidada.

4. Que la Junta y el Estado incluyan en sus presupuestos para 2019 partidas para el Metro y la Junta incluya el Metro de Sevilla “en el Plan PISTA 2020”

5. Que “la construcción de cada nuevo tramo se realice de manera continuada” para no repetir el “parón” desde 2009 y que en paralelo se potencien y replanteen los demás medios de transporte urbanos e interurbanos ya existentes.

 

Sobre la financiación del Metro de Sevilla

Ana S. Ameneiro | 29 de diciembre de 2017 a las 5:30

La Junta ha enviado al Estado un borrador de protocolo de financiación de la línea 3 del Metro sin adjuntar el proyecto. Con la línea 1 sí mandó el proyecto básico mucho antes de licitar e iniciar las obras.

El Gobierno andaluz está a la gresca con el Ejecutivo de Rajoy porque éste no acaba de concretar si aportará fondos a la ampliación del Metro de Sevilla. Y tiene razón la Junta en su queja sobre la falta de respuesta del ministerio de Fomento al escrito de siete páginas enviado el pasado 25 de octubre por parte de la consejería andaluza de Fomento. El documento contiene una propuesta de protocolo de financiación del tramo Pino Montano-Prado de la Línea 3 valorado en 700 millones de euros. El documento íntegro se puede consultar aquí: protocolo Metro junta estado.

metro consejero y espadas

Foto: Felipe López y Juan Espadas en su primer encuentro en septiembre de 2015. Autor: Antonio Pizarro

El ministerio de Íñigo de la Serna ha guardado silencio durante dos meses sin decir una palabra y sólo respondió, cuando se le preguntó en Sevilla en el Foro Joly el pasado 20 de diciembre, que no es partidario de firmar protocolos “sin contenido”, que necesita un proyecto muy definido para hacer una evaluación técnica y que requiere confirmación de que la obra contará con un 50% de fondos europeos, como sostiene la Junta.

Lo que no se entiende es por qué la Junta no dio un paso más serio e inteligente con el Estado enviando a la vez el proyecto de la línea 3 y los documentos que avalen la posibilidad de emplear fondos europeos para esa línea. Tampoco se entiende por qué la Junta ha esperado ocho largos años para actuar en relación a la ampliación del Metro de Sevilla cuando la línea 1 se estrenó en 2009.

Hubiera bastado, para dejar al Estado sin argumentos, con enviar también al Ministerio de Fomento el proyecto de construcción de la línea 3, como hizo esta misma consejería cuando se iba a construir la línea 1. Una carta y un borrador de protocolo parecen argumentos poco consistentes para comprometer a todo un ministerio con una inversión millonaria: los 700 millones que cuesta el tramo prioritario de la línea 3.

Con la línea 1 se hizo mejor. La consejería de Fomento que dirigía entonces la inefable Concepción Gutiérrez sí envió al Estado el proyecto básico de la línea 1 (aún no era constructivo) en el verano de 2002, mucho antes de licitar las obras y un año antes de comenzar los trabajos sobre el terreno. El Estado ya no tuvo excusas, aunque tuvieron que pasar tres años más para que firmara el convenio de financiación de la primera línea: el 22 de diciembre de 2005.

Fuentes del Ejecutivo andaluz argumentan que no enviaron el proyecto de la línea 3 porque primero querían sentar las bases de esa colaboración y luego dar un paso más definido. Y reprochan que si esa era la queja, el ministerio podía haber respondido al escrito pidiendo el proyecto o más información.

La Junta ha tardado dos años y medio en dar un paso sobre el Metro de Sevilla. Parece que fue ayer cuando el consejero Felipe López compareció con el alcalde Juan Espadas, al poco de ocupar la Alcaldía, para anunciar ambos que la financiación de otra línea llegaría cuando el Estado pusiera dinero sobre la mesa. Era en septiembre de 2015 (en la foto). Han dejado pasar dos años.

El silencio de Fomento con el Cercanías de Sevilla

Ana S. Ameneiro | 28 de octubre de 2017 a las 5:30

El ministerio se ofrece ahora a analizar el estudio de 2015 que descarta el Cercanías de Cartuja a Blas Infante

El alcalde Juan Espadas dice que se enteró esta semana por este periódico de que el Ministerio de Fomento tiene desde julio de 2015 en el cajón el estudio de viabilidad sobre la ampliación del Cercanías de la Cartuja al Metro de Blas Infante que pidió Sevilla. Y que nadie del ministerio le ha dicho que el documento descarta esta obra por considerarla inviable económicamente por su baja demanda y porque no mejora la movilidad de la isla al no captar usuarios del coche. La noticia la desvelamos este jueves gracias a las pesquisas del diputado por Sevilla Sergio Pascual (Podemos) que revisó el expediente en Madrid y nos remitió las conclusiones. Por qué no lo pidieron ni el PP ni el PSOE es una incógnita.

pic-20170215055515S6689P4.jpg

Foto: El ministro De la Serna con el alcalde Juan Espadas en su reunión del 14 de septiembre de 2017.

El silencio de Fomento sobre este asunto tampoco se entiende, al igual que la pasividad de socialistas y populares. Fue la ciudad quien lo encargó en el mandato de Zoido, y ha salido en dos acuerdos plenarios posteriores. Según el alcalde Espadas, no fue informado en su reunión con Íñigo de la Serna del pasado 14 de febrero cuando el socialista le reiteró la urgencia de ampliar el Cercanías de Cartuja a Blas Infante. El portavoz del PP municipal Beltrán Pérez, que se citó con el ministro en septiembre, mantiene que también lo desconocía: extraño siendo del mismo partido y sabiendo que el Pleno lo había pedido en dos ocasiones, ayer lo hizo por tercera vez. Y más extraño es que ambos concluyan que el estudio de 2015 no tiene por qué descartar esta obra si las circunstancias cambian…

Desde Ciudadanos, Javier Millán cuestiona las versiones de Espadas y Pérez, y reclama “que ese informe se haga público y todas las formaciones, así como los sevillanos, puedan conocer su contenido y valorar todos los detalles”. Desde Izquierda Unida, Daniel González Rojas opina que PP y PSOE “nos están tomando el pelo” mientras siguen con “su peleíta”. Y cree que el Cercanías necesita ganar viajeros con mejoras (entrar en el billete único del Consorcio, mayor frecuencia de paso de la C4..) antes de ampliarlo.

Ahora que ha saltado la polémica, el ministerio declara que “no estaba obligado a decir nada al no ser un estudio informativo sujeto al trámite de información pública”, que está “abierto” a analizar las conclusiones de ese estudio “para incluir los condicionantes que hayan podido surgir”, según nos aseguró ayer, y que dará al diputado Pascual la información que ha pedido. A buenas horas.

La queja política del Ayuntamiento por el trato de Fomento volvió ayer al Pleno por tercera vez. Todos los grupos respaldaron la propuesta del PSOE de instar al Ministerio de Fomento a incluir en las cuentas de 2018 (si no se prorrogan) “partidas suficientes” para las infraestructuras pendientes: la ampliación del Cercanías de Cartuja a Blas infante, la SE-40, la conexión entre Santa Justa y el aeropuerto…Y que se llegue a un acuerdo de cofinanciación con la Junta y el Ayuntamiento de Sevilla para la ejecución de la línea 3 de Metro. La moción incluye otras reivindicaciones a los ministerios de Medio Ambiente, Cultura, Interior, Hacienda y Administración Pública y Defensa. ¿Sirve de algo?