Archivos para el tag ‘Ministerio de Fomento’

La línea 3 del Metro, a revisión

Ana S. Ameneiro | 1 de abril de 2018 a las 5:30

Es deseable que la actualización del proyecto encargada por el Ministerio de Fomento a la Junta no implique su conversión en una línea en superficie

29/03/2018: Paso del Metro a la altura de la universidad Pablo de Ola

Cuatro son los deberes que el Ministerio de Fomento le ha puesto a la administración andaluza sobre la línea 3 ahora que una comisión técnica de las tres administraciones (Estado, Junta y Ayuntamiento) se propone sacar adelante el tramo Pino Montano-Prado.

El primer deber es completar y actualizar el estudio de demanda de viajeros de la línea. Según la administración andaluza, tiene que realizar encuestas a la población, a través de una consultoría externa, para afinar los cambios en los hábitos de movilidad que han podido producirse desde que en 2011 se redactó el proyecto constructivo. Es cierto que en esos años el país soportaba una crisis económica y los transportes sufrían una bajada de usuarios. Si analizamos ahora la demanda de viajeros, es posible que hayan aumentado los 40.000 a 50.000 viajeros al día estimados en su día para esta línea.

El segundo cometido es realizar un estudio de viabilidad que defina el coste de la mejor alternativa de la línea 3. Ese estudio debe actualizar los costes de los materiales de construcción y ejecución de la infraestructura que se calcularon en el proyecto (700 millones de euros), ya que con toda seguridad han debido incrementarse. Otra cuestión que ha sufrido cambios es la normativa vigente para obras, sobre todo en eficiencia energética y accesibilidad, aspectos que deben contemplarse en la revisión del proyecto.

El tercer encargo del Ministerio es un estudio de financiación de la línea 3. La Junta debe analizar las posibles fórmulas de financiación a través de un modelo de colaboración público-privada, el modelo que plantea el Ministerio de Fomento. Esa misma modalidad de financiación fue la que se usó en la línea 1 de Sevilla y en las de Málaga, no así en Granada.

La cuarta misión es actualizar la tramitación ambiental de la línea. Es verdad que el proyecto disponía de este requisito ambiental y no ha sucedido nada nuevo en estos años en ese corredor de Pino Montano al Prado. Pero también lo es que, cuando transcurren más de cinco años, es necesario volver a someter un proyecto a la autorización del departamento de Medio Ambiente de la Junta.

El plazo para cumplimentar estas cuatro misiones debe definirlo la Junta en un primer cronograma que entregará al Ministerio “más pronto que tarde”, dice el Ejecutivo andaluz.

Hasta ahora la comisión técnica del Metro se mueve con agilidad. Ahora lo deseable es que la revisión del proyecto no suponga convertir la línea 3 subterránea en otra en superficie. El Ayuntamiento de Espadas y la Junta no ocultan su inclinación por un metro en superficie. Pero no se atreven a defenderlo clara y abiertamente. Desde aquí decimos que, después de demasiadas décadas esperando un Metro necesario, no es de recibo que nos den gato por liebre.

Foto: La primera línea del Metro en superficie a su paso por la zona de Quintos. Autor: Víctor Rodríguez

Sigue en el aire la fecha de una nueva reunión sobre el Metro

Ana S. Ameneiro | 23 de febrero de 2018 a las 5:30

La Consejería de Fomento de la Junta aseguró ayer a este periódico que la fecha para celebrar una nueva reunión con el Metro a tres bandas, entre el Ministerio, la Junta y el Ayuntamiento, está aún en el aire y que la primera tarea que deben cumplir las tres administraciones es nombrar al representante que acudirá a las reuniones de la comisión técnica acordada. El Ayuntamiento de Sevilla tampoco sabe cuándo será esa reunión, una cuestión que no dejan de preguntar los grupos políticos municipales de la oposición.

En el Congreso de los Diputados, el Ministerio de Fomento respondió al diputado por Sevilla Sergio Pascual, de Podemos, dos semanas después de la reunión a tres bandas en Madrid, que no hay acuerdo firmado alguno.

 

respuesta metro congreso

A la pregunta (metro pregunta congreso) sobre “el convenio de colaboración, protocolos, adendas y acuerdos firmados entre el Gobierno de España, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla para la colaboración de dichas administraciones en el desarrollo de la línea 3 del Metro de Sevilla”, el Ministerio únicamente dice que en la reunión del 24 de enero recogió la propuesta del Ayuntamiento de “llegar a un acuerdo sobre la creación de una comisión técnica” entre las tres administraciones “para definir y actualizar la línea 3 que facilite el acceso a financiación de la Unión Europea”. Y añade que el 24 de enero acordó que “participará en una comisión técnica que aborde la viabilidad técnica, económica y financiera de la operación con carácter previo a cualquier compromiso entre lasadministraciones”.

Respecto al proyecto de la línea 3 y a su actualización, el Ministerio responde que “analizará la documentación disponible, ya remitida por la Consejería de la Junta tras esta última reunión, y responderá a ella una vez sea estudiada”.

Un túnel poco profundo y casi cuatro años de obra

Ana S. Ameneiro | 25 de enero de 2018 a las 5:30

Los detalles constructivos. La Junta redactó en 2011 el proyecto técnico que hoy enviará al ministerio

linea 3 metro

Los detalles constructivos del tramo Pino Montano-Prado de la línea 3 sobre el que las tres administraciones han llegado a un principio de acuerdo están definidos en el proyecto técnico que acabó de redactar la Junta a finales de 2011. Según ese documento, que se envía hoy al Ministerio de Fomento, se hará un túnel poco profundo (de 10 metros) con la técnica de muros-pantalla prácticamenten en todas las estaciones, salvo en la cabecera de Pino Montano Norte, la única que se proyectó en superficie en la alternativa elegida por la Junta y el Ayuntamiento. Así pues no está previsto el uso de tuneladora.

La estación más complicada y cara es la del Hospital Virgen Macarena por la presencia del aparcamiento subterráneo que hay que salvar. Por eso ahí la línea baja hasta los 20 metros de profundidad, y posiblemente también sea más profundo en el Prado para salvar la estructura del Metro.

Cuando en 2012 este mismo tramo de la línea estuvo a punto de ejecutarse (iniciativa que se abortó con la llegada de Izquierda Unida al Gobierno andaluz y con los recortes presupuestarios por la crisis), la Junta ofreció un plazo de construcción estimado de tres años y nueve meses para construir y poner en servicio las 12 estaciones de Pino Montano al Prado.

De momento es pronto para hablar de fechas mientras no se cierre un acuerdo de financiación para pagar los 700 millones que cuesta. Hay que tener en cuenta también que el Gobierno central aún no ha logrado desbloquear y aprobar sus presupuestos de 2018, y que la Junta tiene que destinar dinero en sus cuentas anuales a Sevilla. En definitiva, si las administraciones son ágiles, como prometen, y se puede tirar de fondos europeos, la obra podría ser una realidad a finales del mandato del regidor que ocupe la Alcaldía sevillana a partir de las elecciones de mayo de 2019.

Al bordear el casco histórico, la línea 3 se topa con restos arqueológicos en la ronda histórica, pero estos no plantean problemas según las catas que se completaron en 2010. En esos estudios se descartó la presencia, bajo la calle Muñoz León, de restos constructivos urbanos (domus) o de villas suburbanas de época romana. Con todo, las empresas que se hagan con la obra tendrán que corroborarlo en los análisis del terreno previos a la obra.

La clave de este tramo es su conexión con la línea 1 en el Prado y el hecho de que sea el que concentra más demanda de usuarios. De hecho, la zona Norte de la ciudad figura entre las más pobladas de la capital, al igual que la zona Este, y necesita un transporte de gran capacidad.

En el capítulo político, hay que decir que es ahora cuando la Junta y el Ayuntamiento parecen haberse tomado en serio su compromiso de ampliar el Metro. La línea 1 se puso en servicio en 2009 y los proyectos constructivos de la 2, 3 y 4 se acabaron de redactar en 2011. Desde entonces sólo ha habido peleítas políticas sin fundamento. Nadie había enviado los proyectos a Madrid.

Sobre la financiación del Metro de Sevilla

Ana S. Ameneiro | 29 de diciembre de 2017 a las 5:30

La Junta ha enviado al Estado un borrador de protocolo de financiación de la línea 3 del Metro sin adjuntar el proyecto. Con la línea 1 sí mandó el proyecto básico mucho antes de licitar e iniciar las obras.

El Gobierno andaluz está a la gresca con el Ejecutivo de Rajoy porque éste no acaba de concretar si aportará fondos a la ampliación del Metro de Sevilla. Y tiene razón la Junta en su queja sobre la falta de respuesta del ministerio de Fomento al escrito de siete páginas enviado el pasado 25 de octubre por parte de la consejería andaluza de Fomento. El documento contiene una propuesta de protocolo de financiación del tramo Pino Montano-Prado de la Línea 3 valorado en 700 millones de euros. El documento íntegro se puede consultar aquí: protocolo Metro junta estado.

metro consejero y espadas

El ministerio de Íñigo de la Serna ha guardado silencio durante dos meses sin decir una palabra y sólo respondió, cuando se le preguntó en Sevilla en el Foro Joly el pasado 20 de diciembre, que no es partidario de firmar protocolos “sin contenido”, que necesita un proyecto muy definido para hacer una evaluación técnica y que requiere confirmación de que la obra contará con un 50% de fondos europeos, como sostiene la Junta.

Lo que no se entiende es por qué la Junta no dio un paso más serio e inteligente con el Estado enviando a la vez el proyecto de la línea 3 y los documentos que avalen la posibilidad de emplear fondos europeos para esa línea. Tampoco se entiende por qué la Junta ha esperado ocho largos años para actuar en relación a la ampliación del Metro de Sevilla cuando la línea 1 se estrenó en 2009.

Hubiera bastado, para dejar al Estado sin argumentos, con enviar también al Ministerio de Fomento el proyecto de construcción de la línea 3, como hizo esta misma consejería cuando se iba a construir la línea 1. Una carta y un borrador de protocolo parecen argumentos poco consistentes para comprometer a todo un ministerio con una inversión millonaria: los 700 millones que cuesta el tramo prioritario de la línea 3.

Con la línea 1 se hizo mejor. La consejería de Fomento que dirigía entonces la inefable Concepción Gutiérrez sí envió al Estado el proyecto básico de la línea 1 (aún no era constructivo) en el verano de 2002, mucho antes de licitar las obras y un año antes de comenzar los trabajos sobre el terreno. El Estado ya no tuvo excusas, aunque tuvieron que pasar tres años más para que firmara el convenio de financiación de la primera línea: el 22 de diciembre de 2005.

Fuentes del Ejecutivo andaluz argumentan que no enviaron el proyecto de la línea 3 porque primero querían sentar las bases de esa colaboración y luego dar un paso más definido. Y reprochan que si esa era la queja, el ministerio podía haber respondido al escrito pidiendo el proyecto o más información.

La Junta ha tardado dos años y medio en dar un paso sobre el Metro de Sevilla. Parece que fue ayer cuando el consejero Felipe López compareció con el alcalde Juan Espadas, al poco de ocupar la Alcaldía, para anunciar ambos que la financiación de otra línea llegaría cuando el Estado pusiera dinero sobre la mesa. Era en septiembre de 2015 (en la foto). Han dejado pasar dos años.

Foto: El consejero López y el alcalde Espadas en su primer encuentro en septiembre de 2015. Fotógrafo: Antonio Pizarro

El silencio de Fomento

Ana S. Ameneiro | 28 de octubre de 2017 a las 5:30

El ministerio se ofrece ahora a analizar el estudio de 2015 que descarta el Cercanías de Cartuja a Blas Infante

El alcalde Juan Espadas dice que se enteró esta semana por este periódico de que el Ministerio de Fomento tiene desde julio de 2015 en el cajón el estudio de viabilidad sobre la ampliación del Cercanías de la Cartuja al Metro de Blas Infante que pidió Sevilla. Y que nadie del ministerio le ha dicho que el documento descarta esta obra por considerarla inviable económicamente por su baja demanda y porque no mejora la movilidad de la isla al no captar usuarios del coche. La noticia la desvelamos este jueves gracias a las pesquisas del diputado por Sevilla Sergio Pascual (Podemos) que revisó el expediente en Madrid y nos remitió las conclusiones. Por qué no lo pidieron ni el PP ni el PSOE es una incógnita.

pic-20170215055515S6689P4.jpg

El silencio de Fomento sobre este asunto tampoco se entiende, al igual que la pasividad de socialistas y populares. Fue la ciudad quien lo encargó en el mandato de Zoido, y ha salido en dos acuerdos plenarios posteriores. Según el alcalde Espadas, no fue informado en su reunión con Íñigo de la Serna del pasado 14 de febrero cuando el socialista le reiteró la urgencia de ampliar el Cercanías de Cartuja a Blas Infante. El portavoz del PP municipal Beltrán Pérez, que se citó con el ministro en septiembre, mantiene que también lo desconocía: extraño siendo del mismo partido y sabiendo que el Pleno lo había pedido en dos ocasiones, ayer lo hizo por tercera vez. Y más extraño es que ambos concluyan que el estudio de 2015 no tiene por qué descartar esta obra si las circunstancias cambian…

Desde Ciudadanos, Javier Millán cuestiona las versiones de Espadas y Pérez, y reclama “que ese informe se haga público y todas las formaciones, así como los sevillanos, puedan conocer su contenido y valorar todos los detalles”. Desde Izquierda Unida, Daniel González Rojas opina que PP y PSOE “nos están tomando el pelo” mientras siguen con “su peleíta”. Y cree que el Cercanías necesita ganar viajeros con mejoras (entrar en el billete único del Consorcio, mayor frecuencia de paso de la C4..) antes de ampliarlo.

Ahora que ha saltado la polémica, el ministerio declara que “no estaba obligado a decir nada al no ser un estudio informativo sujeto al trámite de información pública”, que está “abierto” a analizar las conclusiones de ese estudio “para incluir los condicionantes que hayan podido surgir”, según nos aseguró ayer, y que dará al diputado Pascual la información que ha pedido. A buenas horas.

La queja política del Ayuntamiento por el trato de Fomento volvió ayer al Pleno por tercera vez. Todos los grupos respaldaron la propuesta del PSOE de instar al Ministerio de Fomento a incluir en las cuentas de 2018 (si no se prorrogan) “partidas suficientes” para las infraestructuras pendientes: la ampliación del Cercanías de Cartuja a Blas infante, la SE-40, la conexión entre Santa Justa y el aeropuerto…Y que se llegue a un acuerdo de cofinanciación con la Junta y el Ayuntamiento de Sevilla para la ejecución de la línea 3 de Metro. La moción incluye otras reivindicaciones a los ministerios de Medio Ambiente, Cultura, Interior, Hacienda y Administración Pública y Defensa. ¿Sirve de algo?

Foto: El ministro De la Serna con el alcalde Juan Espadas en su reunión del 14 de septiembre de 2017.

¿Qué pasa con la SE-40?

Ana S. Ameneiro | 12 de octubre de 2017 a las 5:30

La tensa situación con Cataluña y la falta de acuerdo con los vascos alejan la posibilidad de que en 2018 haya dinero estatal para retomar las obras de los cuatro túneles de la segunda ronda de circunvalación de Sevilla, el tramo más caro de la SE-40 –su coste se eleva a 800 millones de euros– y el de mayor dificultad de construcción por su trazado bajo el río. La versión más extendida es que el Ejecutivo de Rajoy acabará prorrogando los Presupuestos Generales de Estado y eso implica la ausencia de inversiones para iniciar un solo kilómetro de las estructuras bajo el agua que se paralizaron, primero por el deseo del Gobierno de Zapatero de sustituir los túneles por un puente, y definitivamente por la crisis económica y los recortes presupuestarios asociados.

Así lo ha confirmado a este periódico el Colegio de Ingenieros de Caminos de Andalucía, que dispone de datos actualizados sobre las pretensiones del Gobierno central en este asunto. La versión que se ha trasladado a los ingenieros de caminos es que la situación política que sufre el país empeora las cosas y que prorrogar los presupuestos estatales supondría que no se destinarían partidas a los túneles en las cuentas de 2018. “A día de hoy no hay nada”, es la frase más repetida.

OBRAS AUTOVÍA SE-40 EN ALCALÁ DE GUADAIRA (SEVILLA)

Foto: El tramo de Alcalá a Dos Hermanas que se abrirá en 2018. Autor: José Manuel Vidal EFE

El Colegio de Ingenieros de Caminos no tiene constancia ni oficial ni en el sector de las noticias que hablan de la opción de buscar una fórmula para el pago de la obra entre el capital privado y el público. Y es más, la considera remota porque implicaría retrasar aún más la construcción de los túneles y gastar más dinero en indemnizaciones a las constructoras que se contrataron en su día. “Usar la fórmula de la colaboración público-privada conlleva cerrar los contratos que ahora están en vigor y volver a sacar a licitación las obras, pero no a corto plazo”, recalcan. Y añaden que “algunas de esas empresas han quebrado y otras compraron una de las tuneladoras”, así como que el cierre de contratos puede darse de una forma amistosa o no (pleito), según los casos.

Son dos UTE de empresas las que resultaron adjudicatarias de los túneles. Por un lado las constructoras en UTE Azvi, OHL y Sando, que hicieron obras previas al montaje de la tuneladora por las que deben ser indemnizadas. Construyeron los muros laterales (pantallas impermeables) del pozo de ataque donde iba a montarse la primera máquina. Gastaron dinero en comprar la tuneladora, una máquina que no pudieron usar nunca y sigue almacenada en naves de Coria. La otra UTE encargada de los los túneles la integraban Aldesa Construcciones, Copisa y Bruesa.

Las empresas que compraron la tuneladora han estado demasiados años soportando gastos de mantenimiento y vigilancia de las obras realizadas y de la maquinaria, especialmente los gastos de seguridad de la tuneladora almacenada. El Gobierno central ha tratado de compensar esos gastos en los últimos años y no se ha planteado rescindir esos contratos.
Por todo ello, los ingenieros de caminos insisten en que “lo más rápido para iniciar los túneles es poner dinero encima de la mesa y que lo demás no es ni inmediato ni para el año que viene”. Y recalcan que “el Gobierno central ya ha dicho que quiere poner en marcha los túneles de la SE-40 sin cambiar nada, por lo que sabemos”.

El Ministerio de Fomento, de quien depende la obra de esta segunda ronda de circunvalación sevillana, tendrá que desvelar qué piensa hacer con el tramo más complicado y costoso de la SE-40, y cuántos años más vamos a tener que seguir esperando los sevillanos el final de obra de esta ronda de 77 kilómetros que empezó a construirse hace ahora una década.

El dilema de cruzar el río con puente o con túneles

Ana S. Ameneiro | 3 de julio de 2016 a las 6:30

Las dudas del Ministerio de Fomento sobre la opción más adecuada y la falta de inversiones eternizan la obra de la SE-40

El año que viene la obra de la segunda ronda de circunvalación de Sevilla, la SE-40, cumplirá diez años y los sevillanos tendremos que reclamar un premio a la paciencia. Por esperar lo indecible a una carretera que se califica como estratégica para el tejido productivo de la provincia y para aliviar el embudo de la SE-30 y que no llega. A este paso nos plantamos en los veinte años largos que se tardaron en conectar Sevilla con Huelva por la autovía del Quinto Centenario. Veremos.

Como siempre, el problema de fondo es la falta de inversiones públicas (antes, durante y después de la crisis) y la escasa planificación. Y en este caso cuenta también que se diseñó en tiempos de vacas gordas con un coste de 1.350 millones de euros, de los que más de la mitad (850 millones) se lo llevan los cuatro túneles proyectados para cruzar el río a la altura de Coria. Poco después de empezar las obras llegó la crisis y los recortes públicos y el Gobierno de turno se planteó sustituir los túneles por un puente para ahorrar presupuesto, o bien reducir los carriles subterrános de tres a dos. La idea era rebajar el proyecto ya adjudicado de los túneles.

Y de ahí no hemos salido. La carretera va avanzando lentamente en el resto de tramos, pero no avanza un centímetro en el río, donde los presupuestos estatales de 2016 han destinado únicamente 9,7 millones para los túneles Norte y 32,6 millones para los túneles Sur. El Ministerio de Fomento y sus técnicos llevan años enfrascados en el dilema sobre puente o túneles, sin soluciones eficaces y sí muchas declaraciones políticas. Después de nueve años de obras ya está bien de dudas.

Con la opción de los túneles les surge la incertidumbre de si la complejidad del subsuelo de gravas del río dará problemas a las tuneladoras, como los dieron en la primera línea del Metro de Sevilla. Pero si la tuneladora del Metro dio problemas en el río es porque no se hicieron los estudios suficientes y serios sobre el terreno de Sevilla antes de adjudicar la obra. La adjudicación fue sobre un mero proyecto básico del Metro sin el detalle que obliga un proyectos constructivos. Por eso decimos que la falta de planificación es otro de los problemas del eterno retraso de la SE-40. Si se estudia bien el subsuelo, la tuneladora que está parada y sin actividad desde 2012 debería haberse diseñado conforme a esos estudios.

Con la opción del puente, que abarata a la mitad el coste del paso del río, salen detractores que opinan que los plazos se dispararían por la redacción de otro proyecto que podría no tener autorización ambiental favorable. Por favor, hagan algo pero háganlo ya. La SE-40 cuesta lo mismo que la línea 4 del Metro de Sevilla que proyectó la Junta.

El Cercanías Jardines de Hércules se retrasa por un cerramiento

Ana S. Ameneiro | 6 de noviembre de 2015 a las 11:20

El Ministerio de Fomento respondió ayer jueves a este periódico que “la ejecución de un cerramiento” ordenado por la Agencia de Seguridad Ferroviaria está retrasando la puesta en servicio de la estación de Cercanías Jardines de Hércules, pese a que fue inaugurada hace más de un mes por la ministra Ana Pastor. El cerramiento en cuestión forma parte de una propuesta que hizo en su día el administrador ADIF, pero Fomento no la debió considerar necesaria. ADIF asegura que es Renfe quien ejecuta la obra del cerramiento. El Ministerio declara que “a finales de la próxima semana está previsto que finalice” esta obra y que espera que se abra pronto al público cuando la Agencia de Seguridad Ferroviaria vuelva a inspeccionar el nuevo apeadero con el cerramiento ya ejecutado.