Archivos para el tag ‘Sevilla Este’

¿Por qué la línea 3 antes que la 2?

Ana S. Ameneiro | 11 de febrero de 2018 a las 5:30

Su rentabilidad es mayor por conectar directamente con la línea 1, mientras la 2 ni la toca, y por la gran demanda de viajeros que aportan los barrios del Norte, Macarena y el Hospital

La decisión política de ampliar el Metro de Sevilla por la línea 3 antes que la 2 es una mala noticia para los vecinos de Sevilla Este, Alcosa y Torreblanca, históricamente maltratados por la ausencia de un transporte público digno. Por eso es natural el cabreo de estos barrios teniendo en cuenta los años que llevamos esperando la red de 4 líneas y el hecho de que esa carencia tampoco se ha solucionado con el autobús supuestamente “rápido” entre Sevilla Este y el Prado al no ir por plataforma exclusiva ni tener prioridad de paso en los semáforos ni suficiente frecuencia.

Ahora bien, es obligado decir que la línea 3 (Pino Montano -Prado) es prioritaria a la 2, si hablamos de rentabilidad. Lo era en 2012 y lo es ahora por dos razones muy claras que la colocan por delante: su conexión directa con la línea 1 y su mayor demanda de viajeros.

Red de Metro

Primero y fundamental, la 3 es la única que conecta con la 1 y lo hace en el intercambiador del Prado, uno de los nodos principales de transporte público (tranvía, estación de autobuses metropolitanos, terminal de decenas de líneas de bus urbano). La 2 ni siquiera toca a la 1 y necesita a la 3 para enlazar con la 1 en red. La 3 y la 2 se tocan sólo en María Auxiliadora-Puerta Osario. Así pues, una vez hecha la mitad de la 3 (Pino Montano-Prado) sí podría construirse desde Puerta Osario el ramal de la 2 hacia Sevilla Este y Torreblanca. Pero no antes. Los detalles pueden verse en la infografía adjunta.

Segundo, la 3 atiende a más habitantes que la 2 por la mayor densidad de población de los barrios del Norte y Macarena. Ese tramo de la 3 moverá de 40.000 a 50.000 viajeros al día, unas cifras similares a las de toda la línea 1 en conjunto, algo que no alcanza la 2 por la mayor dispersión de habitantes en la zona Este. Un punto clave de la 3 es que da servicio al Hospital Macarena, un equipamiento que genera una demanda de transporte durante 24 horas al día, a diferencia de los enclaves comerciales, de espectáculos o de otro tipo. El Palacio de Congresos es la infraestructura más potente de la 2 pero su ocupación no es permanente.

Un sinfín de barrios han salido a demandar que el Metro se amplíe por sus territorios tras el acuerdo de las tres administraciones (Estado, Junta y Ayuntamiento) para reactivar la línea 3. Incluso Bellavista, que ya tiene Cercanías, ha pedido que la 3 se prolongue a su barrio y no se quede en Bermejales, una opción que la Junta llegó a estudiar, al igual que la prolongación a San Jerónimo, aunque no la incluyó en los proyectos aprobados en 2011. Esta conexión parece difícil teniendo barrios como Sevilla Este, Alcosa y Torreblanca tan necesitados de un buen transporte.

El mayor grupo de la oposición municipal, el PP, ha pedido que se hagan a la vez las líneas completas 2 y 3 (“que en un plazo razonable se construya de manera continua, ininterrumpida y solapada, la red completa de Metro con absoluta preferencia a las líneas dos y tres”). No dice con qué dinero.

Respecto al trazado en superficie o en subterráneo, el Grupo parlamentario de Podemos ha pedido en la Cámara al Gobierno andaluz que la línea 3 se haga en superficie para evitar que sea tan costosa (700 millones de Pino Montano a Prado). La consejería de Fomento llegó a estudiar en los últimos años la opción de llevarla en superficie (por plataforma tranviaria o de autobús), como desveló este periódico el 22 de septiembre de 2016. Pero en la actualidad asegura que esos estudios no están en el Ministerio de Fomento porque sólo se le han enviado los proyectos constructivos que se acabaron en 2011. Eso supone que, oficialmente, la Junta quiere la colaboración del Ministerio para una línea 3 en subterráneo, no en superficie.

El debate sobre el Metro va para largo. Este martes día 13 la activa asociación Sevillasemueve inaugura su serie de debate sobre la capital con el foro “Metro de Sevilla, prioridad para la ciudad”. La cita es las 18:00 en la asociación de la prensa de Sevilla (Paseo de las Delicias 5) y concluirá con un manifiesto.

La gestión del suelo urbanizado fuera del casco histórico

Ana S. Ameneiro | 12 de enero de 2018 a las 5:30

Los promotores y constructores ven insuficiente el respiro de un año en la obligación de edificar. Piden cambiar la ordenanza para tener en cuenta la situación objetiva del mercado inmobiliario.

El auge inmobiliario que se ha empezado a notar en el centro de la ciudad, impulsado en buena medida por el negocio de las viviendas turísticas, no se ha extendido a los barrios de la periferia de Sevilla. Por eso ha fracasado la venta forzosa de los suelos urbanizados fuera del casco histórico ordenada por el Ayuntamiento cuando no son edificados en el plazo previsto: no ha tenido los frutos esperados y se ha demostrado que no prospera. De 50 suelos puestos a la venta forzosa en los últimos años, 44 de ellos han quedado desiertos, a diferencia de lo que sucede en el centro, donde de 13 suelos puestos a la venta han cuajado 12. La situación ha forzado al Consistorio a tomar medidas.

Sev, 27/07/2016.

Los promotores y constructores de Sevilla agrupados en la patronal Gaesco elogian que el gobierno local de Juan Espadas haya aceptado dar un respiro al sector aprobando una prórroga de un año en la obligación de edificar en estos suelos urbanizados (de la ciudad consolidada). Pero recalcan que esto no es suficiente y que hay que tomar medidas analizando la situación real del mercado inmobiliario.

El sector ya ha planteado a la Gerencia de Urbanismo que lo razonable es cambiar la normativa (la ordenanza reguladora del registro municipal de solares) para que la obligación de edificar se haga depender de “indicadores objetivos del pulso del sector inmobiliario en la ciudad”, tales como la evolución del número de licencias, de inscripciones registrales y de escrituras de compraventa. En una palabra, que no se obligue a edificar si no se dan las condiciones favorables.

Lo explica claramente Juan Aguilera, gerente de la patronal. “Elogiamos la prórroga de un año porque así se desbloquean promociones importantes de la ciudad, como las de Sevilla Este. Pero la experiencia y la reflexión aconsejan modificar la ordenanza para que no se vuelva a aplicar de una manera tan radical y sin sentido como se ha aplicado. En Gaesco opinamos que debe haber financiación, mercado y condiciones razonables para empezar una obra, y así lo hemos planteado al Ayuntamiento y esperamos que esté de acuerdo. Que se modifique la norma para racionalizarla”, insiste el gremio.

Aguilera añade que no se puede olvidar a los perjudicados en los últimos años, a los que hay que compensar. “Que no olvide el Ayuntamiento que ha habido empresas afectadas y hay que resarcirlas de los daños causados. Nos queda un sabor agridulce porque en este tiempo en que ha operado rigurosamente la normativa se ha demostrado que no era operativa fuera del casco histórico porque no se podía construir. Ha perjudicado a las promotoras pequeñas”, lamenta el gerente.

La prórroga en la obligación de edificar se aprobó en el consejo de gobierno de la Gerencia a finales de diciembre con carácter retroactivo, lo que significa que está vigente desde noviembre de 2017 a noviembre de 2018. Durante este año de respiro, los dueños de esos suelos, por ejemplo los situados en Sevilla Este a un lado de la Avenida de las Ciencias, pueden ganar tiempo avanzando en el proyecto de ejecución y solicitando la licencia de obras.

La cuestión es qué pasa si, una vez transcurrido ese año, el mercado inmobiliario en la periferia sigue como hasta ahora, sin la situación de alegría que parece tener en el centro histórico. Ahí es donde el sector reclama al Ayuntamiento condiciones realistas y que cambie lo que tenga que cambiar siempre que no contravenga los criterios que marca la ley del suelo. La decisión depende de Juan Espadas.

Foto: Juan Aguilera, el gerente de Gaesco. Autor: F. Mendoza.

 

¿Cuándo esta capital tendrá un buen transporte?

Ana S. Ameneiro | 7 de febrero de 2016 a las 10:00

La experiencia de Barcelona y Granada con el autobús demuestra que se puede mejorar la calidad de vida de los ciudadanos con una inteligente planificación de los transportes y poco gasto público. Justo lo contrario de lo que sucede en Sevilla, que cuenta con la mayor área metropolitana de Andalucía y con la capital más poblada de la región sin que sepamos a estas alturas cuánto tiempo más tendremos que esperar a que tenga un transporte adecuado para su tamaño.

Hoy por hoy es una gran capital con movilidad caótica: los pocos transportes que existen no están conectados entre sí. Los barrios periféricos que concentran más población, como Sevilla Este, Macarena y Pino Montano carecen de una alternativa eficiente que los acerque entre sí, al resto de los barrios y al centro. El Metro ni siquiera los toca. Y los autobuses que hay dan tantas vueltas que se tarda menos tiempo en llegar a Sevilla desde el Aljarafe. El Cercanías a Sevilla Este y a Padre Pío se queda en la estación de Santa Justa, donde tampoco se ha construido un intercambiador como el de San Bernardo previsto en el plan general de la ciudad.

La gran asignatura pendiente de Sevilla es una red de transportes rápidos donde al menos los barrios más cargados de habitantes estén conectados. Dado que el Metro que tenemos es reducido (18 kilómetros de longitud por Mairena, San Juan, Sevilla y Los Quintos) busquemos un medio rápido para enlazar su veintena de paradas con las zonas más transitadas y los barrios más poblados.

Los autobuses rápidos que proyecta el alcalde Espadas para unir la estación de Metro de Blas Infante con la Cartuja son urgentes en esos barrios exteriores que rebosan de vida, al margen de que sean igualmente necesarios para mejorar la conectividad del Metro con la Cartuja, la isla olvidada pese a su elevada actividad económica.

Si la ampliación del Metro con las tres líneas que faltan es un espejismo mientras la Junta de Andalucía no acabe los metropolitanos de Málaga y Granada, y si el Ministerio de Fomento sigue mirando para otro lado antes que construir el Cercanías de la Cartuja al Metro de Blas Infante, que el Ayuntamiento haga la revolución con los autobuses. Los vecinos de Sevilla Este y Pino Montano necesitan alternativas.

Monteseirín, Zoido y Espadas tomaron decisiones acertadas pero no es suficiente

Los últimos gobiernos locales han tomado algunas decisiones muy acertadas para la ciudad. El de Monteseirín con el tranvía (demasiado caro) y el intercambiador de San Bernardo. Zoido creando la línea 3 de autobús de norte a sur en paralelo al río, algo tan simple y tan exitoso; y acercando el 27 de Sevilla Este hasta la Plaza del Duque. Y el socialista Juan Espadas acertó al ampliar el horario de los autobuses nocturnos para ofrecer un mejor servicio. Queda tanto por hacer que no es suficiente.

Es el momento de dar un paso de gigante con los autobuses rápidos tomando nota de las buenas experiencias e ideas de Barcelona y de Granada. La traza de las calles de Sevilla es irregular y es más difícil diseñar líneas de autobús horizontales, verticales y transversales de una punta a otra como tiene Barcelona. Pero hay margen para implantar los autobuses rápidos que Espadas lleva en su programa electoral en los barrios periféricos más maltratados en movilidad.

La carretera de los 220 millones

Ana S. Ameneiro | 30 de noviembre de 2015 a las 5:00

El sueño de los vecinos es quitar del PGOU esta vía que se incluyó en 2006

Está en el aire el futuro de la ronda SE-35 que se diseñó mucho antes de la crisis para completar las dos dos carreteras de circunvalación de la ciudad (la SE-30 y la SE-40). La situación presupuestaria de las administraciones lleva a pensar que ese futuro está bien lejano por más que el alcalde Juan Espadas aborde el asunto en la comisión de seguimiento del PGOU a finales de este año. Y aún más porque hay que cumplir el requisito obligado de que no afecte al Parque Tamarguillo, construido con fondos Feder y salvado en esta ocasión por la titánica lucha de la Plataforma de vecinos y entidades en su defensa ante las instancias europeas.

La perseverancia ciudadana ganó un parque para el barrio donde antes había una escombrera y ahora ha logrado evitar que se incumpla la legislación ambiental europea con una carretera que iba a destrozar esa misma zona verde mejorada y reforestada con fondos Feder. El caso recuerda a la victoria de los vecinos del Prado con la biblioteca de la Universidad que eliminó parte de los jardines hechos con fondos europeos y acabó derribada por orden judicial. Que hagan la carretera donde quieran, menos en la zona verde, reclama la Plataforma con toda la razón.

El sueño de los vecinos es que se elimine del plan urbanístico de Sevilla (PGOU) la amenaza de esta vía de gran capacidad proyectada sobre el humedal que es el Parque Tamarguillo. Se lamentan de que no pudieron impedirlo en la tramitación previa a la aprobación del plan en 2006 porque “Monteseirín hizo oídos sordos” a las 500 alegaciones de los vecinos de la asociación Movida Pro Parque Tamarguillo.Que cambie el trazado: hay alternativas y queremos nuestras huertas que surten de fruta y verdura los mercados de proximidad. Necesitamos transporte público no más tráfico privado, recalcan.

El presupuesto de la SE-35 con sus dos arcos (29 kilómetros) supera los 220 millones de euros, según un cálculo aproximado del Colegio de Ingenieros de Caminos de Sevilla extrapolado de los datos de la parte que ya tiene proyecto. La pregunta ahora es quién paga esta infraestructura si prospera la evaluación ambiental. Antes del varapalo europeo se consideraba una vía urbana que debía pagar el Ayuntamiento, pero ahora ha quedado clara que es metropolitana y eso atañe a la Junta también. Dinero no hay. El que habían puesto los promotores de los suelos beneficiados para este y otros sistemas generales de la ciudad desapareció pese a que debía servir en parte para construir la SE-35: se lo gastó el Consistorio de Monteseirín en hacer las setas de la Encarnación y otras obras. La Junta tampoco tiene presupuesto para construir los transportes y carreteras que proyecta, como se ha visto tras una década de balance del Plan metropolitano.

La SE-35 figura en el plan urbanístico de la ciudad para “desarrollar las 289 hectáreas de terreno situadas entre el aeropuerto de San Pablo, Sevilla Este y la Autopista A-92”. Otro objetivo era descongestionar la carga de tráfico metropolitano, propiciando el desarrollo urbano circundante y contribuyendo a impulsar la economía local”. Y, en tercer lugar, como arco para completar las dos vías de circunvalación: la SE-30 y la SE-40 (en ejecución). Se han redactado y aprobado los proyectos de construcción de cuatro tramos del arco prioritario cuyo coste de ejecución sumaba 144,4 millones.

Consulta el dictamen final de la Comisión europea sobre la SE-35 informe comision europa se35