Investigadores norteamericanos

Juan Carlos Cilveti Puche | 23 de agosto de 2016 a las 17:56

Hoy les hablaré de la muy breve visita de un interesante barco que ha pasado por el puerto malacitano sin pena ni gloria. Considerado como uno de los más acreditados buques privados de investigación oceanográfica que existen en la actualidad, el bergantín goleta de dos mástiles norteamericano Corwith Cramer  atracaba el pasado día diez de agosto en el muelle número uno para realizar el desembarco a una serie de estudiantes.

Perteneciente a la asociación  SEA (Sea Education Association), una institución  fundada en 1971 en  Massachusetts vinculada muy estrechamente con la Universidad de Boston, este velero, que habitualmente opera por el  Océano Atlántico además de realizar estudios puntuales por el Mediterráneo, llegaba a aguas malacitanas procedente de Cádiz cumplimentando un viaje de seis meses denominado The Global Ocean iniciado en el puerto de Barcelona.

Con la posibilidad de albergar a un total de 25 estudiantes, la mayoría de ellos en fase de postgrado, el Corwith Cramer, que además embarca entre 10 y 14 profesores en cada una de las singladuras que realiza,  navega efectuando trabajos de oceanografía e impartiendo clases de concienciación medioambiental, historia, antropología y ciencias náuticas.

Bajo estas interesantes premisas, quizás, lo más curioso de este velero es que fue diseñado y construido específicamente para realizar trabajos de oceanografía; una manufactura que se ejecutaba en el año 1987 en los astilleros bilbaínos de Celaya. Un interesante barco de 270 toneladas de registro bruto y 29,8 metros de eslora que en sus dos mástiles apareja 697 metros cuadrados de superficie vélica dedicados en exclusividad a la investigación de las ciencias de la mar.

IMG_3017Bergantín goleta CORWITH CRAMER atracada el 10 de agosto en el muelle número uno.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 23 de agosto de 2016.

Otro MALAGA

Juan Carlos Cilveti Puche | 16 de agosto de 2016 a las 10:01

Desde hace muchos años mantengo una investigación en busca de barcos que hayan llevado  el nombre Málaga. Teniendo como punto de partida al petrolero que bajo la contraseña de la naviera española Marflet navegó mostrando el nombre de nuestra ciudad entre  1969 y 1983, una casualidad propia de los que andamos metidos entre documentos marítimos, me trajo hace unos días  una nueva referencia de otro Málaga.

Fabricado en los astilleros Thor Iron Works de Toronto por encargo del ministerio de marina canadiense, en junio de 1918 se completaba la construcción de un buque que comenzaba su vida de mar bajo la denominación TR 13. Con 271 toneladas de registro bruto, 38 metros de eslora y una máquina de vapor de 370 caballos, este barco diseñado como un pesquero de arrastre, con la posibilidad de ser usado como patrullero, cumplía su primera misión en 1920 remolcando una serie de barcazas por el Canal de Caledonia.

Parado sin actividad hasta 1926, la compañía Boston Deep Sea Fishing & Ice Co. Ltd. se hacía cargo del vapor rebautizándolo como Malaga GY 393. Matriculado en el puerto inglés de Grimsby, este barco comenzaba a navegar como pesquero de arrastre por el Norte de las islas británicas. Tras sufrir un hundimiento parcial en 1933 y ser reflotado, ese mismo año el Malaga era fletado por el gobierno de Italia para servir de apoyo a una serie de vuelos transoceánicos que le llevaron al puerto canadiense de San Juan de Terranova.

De regreso a aguas británicas, el protagonista de nuestra historia de hoy, desaparecía en octubre de 1935 con doce tripulantes a bordo en las costas de Irlanda del Norte; un hundimiento que fue precedido por el anuncio por radio de la pesca de 30 cajas de merluza.

Malaga GY393-01Imagen del pesquero MALAGA GY393.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 16 de agosto de 2016.

‘Como el mar’

Juan Carlos Cilveti Puche | 9 de agosto de 2016 a las 9:32

En octubre de 2010 y posteriormente en marzo de 2011, en el blog “La mar de historias” les hablaba sobre un libro que venía acompañado de una curiosa historia que viví a bordo de unos de los remolcadores de Málaga.

Y aunque no soy demasiado partidario de las recomendaciones literarias; y mucho menos en los meses de verano (para leer no hace falta estar de vacaciones), hoy retomo esta historia para comentarles una interesante novela que, en mi modesta opinión, merece la pena ser leída.

Formando parte de la singular biblioteca de los remolcadores Diheciocho y Vehinte, Antonio Garrido, uno de los patrones de estos barcos, me comentaba la existencia de un libro titulado “Voraz como el mar”, una novela de aventuras marítimas en la que el protagonista principal era un buque de salvamento llamado Hechicero.

Sin tener conocimiento de la obra, muy amablemente Antonio me dejó el libro; un ejemplar que mostraba signos de haber pasado por las manos de la gran mayoría de los tripulantes de los remolcadores malagueños. Amarilleadas todas sus páginas y con manchas de moho, aquél ajado volumen que había perdido su portada, me enganchó desde el primer instante; y las aventuras del Hechicero me tuvieron ensimismado durante varios días.

Finalizada la lectura y con la intención de añadir este libro a mi biblioteca, me sorprendí al encontrarlo descatalogado; un hecho que atendía a que la novela escrita por Wilbur Smith había sido reeditada bajo el título “Como el mar”.

Tras releerlo hace unos meses, hoy, a pesar de ya haberles hablado de este libro en otras ocasiones, me permito la licencia de reseñarlo de nuevo; una interesante obra para leer en cualquier época del año con o sin vacaciones a la vista.

Portadas libroPortadas del mismo libro con sus dos diferentes títulos.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 9 de agosto de 2016.

Malos olores

Juan Carlos Cilveti Puche | 2 de agosto de 2016 a las 10:36

Los asiduos a esta columna, tal vez recordarán la historia que les narré hace varios años sobre el buque de crucero Astra II, que popularmente fue conocido en el ambiente portuario malacitano como el barco de los caballos. En esta ocasión, regreso sobre este buque para contarles una experiencia vivida en diciembre de 1999. Cumplimentando su último itinerario crucerístico antes de ser reconvertido en un casino flotante, el Astra II, que desde su construcción en 1974 había escalado en Málaga en 37 ocasiones, atracaba en el muelle dos procedente de Tánger y con destino a Motril.

Conociendo que se trataba de la última visita malagueña de este barco antes de iniciar su aventura asiática como casino, tras obtener un permiso facilitado por la agencia consignataria, pude visitar el barco.

Con la ilusión de ver un buque turístico cargado de historia, mis primeras impresiones al subir a bordo no fueron nada positivas. Manteniendo unas condiciones de limpieza muy al límite, lo que más me llamó la atención fue el desagradable olor que se podía percibir. Intentando disimular esta circunstancia ante el oficial que me acompañaba, la visita se convirtió en una dura prueba para mi olfato; un hecho que llegó a mis límites cuando entramos en el puente de mando.

Conservando una tradición que aún perdura en muchos buques de crucero, el Astra II, en una esquina cercana al alerón del puente en la banda de estribor, disponía de una pequeña alacena donde se almacenaban diferentes productos alimenticios. De aquél pequeño armario emanaba un desagradable olor difícilmente calificable; un aroma que competía, e incluso superaba a la atmósfera  general que se podía respirar en la totalidad de aquel coqueto barco.

Astra IIBuque de crucero ASTRA II atracado en el muelle número dos.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 2 de agosto de 2016.

Coincidencias crucerísticas

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de julio de 2016 a las 8:50

Esta pasada semana, los buques de crucero Tui Discovery y Sirena realizaron sus primeras visitas al puerto malagueño. Contabilizadas como la séptima y octava en lo que llevamos de año, estas escalas, con independencia de haberse producido en días consecutivos, guardan una serie de curiosas coincidencias que hoy les contaré.

Y si bien ambos barcos no se parecen en nada; la primera de las similitudes que los relaciona, se encuentra en el astillero en el que fueron construidos. Con apenas cuatro años de diferencia, la factoría naval Chantiers de l’Atlantique situada en la localidad gala de Saint Nazaire, botaba a estos dos buque en 1995 y 1999 con los nombres Splendour of the Seas y R. Four.

Atendiendo a una filosofía de mercado muy diferente, pero centrados fundamentalmente en el siempre rentable turismo norteamericano, ambos barcos, un hotel flotante en toda regla regentado por Royal Caribbean,  y un buque que pretendía ser la alternativa a los grandes cruceros bajo los colores de la ya desaparecida Renaissance Cruises, comenzaban unas carreras muy diferentes.

Vendidos los dos barcos en marzo de este año (uno de ellos después de haber mantenido su nombre original, mientras que el otro había navegado con tres diferentes), en el mes de abril, sufrían una importante reforma para comenzar una nueva andadura crucerística rebautizados como Tui Discovery y Sirena.

Cumplimentados estos cambios, ambos buques, que ya habían visitado las aguas malacitanas bajo las contraseñas de sus anteriores propietarios, regresaban mostrando sus recién estrenados  nombres. Dos barcos turísticos muy diferentes que llegaban a Málaga tras haber experimentado en sus últimos meses de vida unas muy parecidas vicisitudes.

Sirena y TUI DiscoverySIRENA y TUI DISCOVERY que visitaron por primera vez Málaga la semana pasada.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 26 de julio de 2016.

Una breve procesión

Juan Carlos Cilveti Puche | 19 de julio de 2016 a las 9:07

Este año, el calendario ha favorecido que las fiestas en honor a la Virgen del Carmen pudieran agruparse en un fin de semana. Con la celebración oficial del día de la patrona de los hombres de la mar en sábado, el domingo 17 de julio, tocaba la procesión marítima que pasea a la imagen carmelita por las aguas del puerto y la bahía.

Cumplidas las habituales ceremonias que pasan por la Catedral y el atrio del edificio de la Autoridad Portuaria (este año la Capilla del Mar no ha estado presente en los actos),  el embarque de la patrona se realizaba como es ya tradicional en uno de los remolcadores. Engalanado y empavesado, el Vehintiocho, atracado en el muelle dos, era el encargado recibir a una imagen que llegaba portada por los hermanos de la cofradía del Carmen.

Con la particularidad, y esto es novedoso, de la reducción de invitados que pudieron subir a bordo del remolcador para seguir la procesión marítima, pasadas las seis de la tarde, el cortejo comenzó a navegar. Manteniéndose la tónica de los últimos años en la que cada vez participan menos embarcaciones, un muy reducido número de barquitos en el que sólo se veía a una lancha pesquera,  salieron a la bahía para homenajear a los fallecidos en la mar.

Y si bien la intención era la de todos los años, el magón (la resaca que sigue a unos días de mala mar), impidió que los participantes pudieran alejarse de la bocana del puerto. Cumplimentado el tradicional encuentro con la imagen submarina situada frente a las playas malagueñas, y con una flota zarandeada por el oleaje, la procesión marítima oficial de la Virgen del Carmen 2016 pasará a la historia por su brevedad, además de por varias colisiones entre barcos que ya les contaré.

IMG_2505VEHINTIOCHO llevando a la Virgen del Carmen.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 19 de julio de 2016.

Veinte años

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de julio de 2016 a las 8:44

Permítanme que hoy les hable de un hecho muy significativo para mí. En este presente mes de julio, el que suscribe, cumple veinte años a pie de muelle. Con el añadido de estar inmerso en la información marítimo portuaria desde el nacimiento de este diario en 2004, mi relación con el mundo de la mar y los barcos, amén de estar marcada  profundamente en mis genes, comenzó a despuntar y hacerse patente en julio de 1996.

Con el apoyo de mi padre, un polifacético hombre que, entre otras muchas cosas, navegó durante quince años, mis primeros pasos en los muelles llegaron de la mano de mi querido amigo Bernardo Liñán, todo un caballero que me introdujo en el  puerto malacitano.

En unos años en los que los petroleros descargaban sus productos en la bahía y los mercantes abarrotaban las líneas de atraque, mis primeras indagaciones portuarias se centraron en los buques de crucero; un hecho que me hizo tomar la decisión de comenzar a fotografiarlos. Tras una primera instantánea tomada el 28 de julio de 1996, mi cámara y mi blog de notas comenzaron a formar parte de mí día a día, además de un libro de atraques que desde aquel momento no he dejado de escribir.

Integrado en la comunidad portuaria, y tras haber vivido infinidad de historias de todo tipo, los muelles malagueños constituyen para mí mi segunda casa; una circunstancia que me ha permitido reflejar en este diario y en otras publicaciones, lo más destacado de estas últimas dos décadas en las aguas del puerto.

Con la intención de seguir a pie de muelle al menos otros veinte años más, sirva esta columna como agradecimiento a todos los que una u otra forma me han permitido narrar una mínima parte de la reciente historia del puerto de Málaga.

Aida 1º vezBuque de crucero AIDA fotografiado en julio de 1996.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 12 de julio de 2016.

En novedoso ‘rápido’ de 2016

Juan Carlos Cilveti Puche | 5 de julio de 2016 a las 17:38

El pasado viernes, Trasmediterránea comenzó en el puerto su temporada de alta velocidad; una campaña veraniega  que se inicia repleta de novedades. Ofreciendo hasta el 31 de agosto una llegada y una salida a la semana, y manteniendo unos precios muy similares a los de 2015, el gran cambio de este año en la línea rápida del mar de Alborán lo constituye el buque que cubrirá la navegación; un fast  ferry que nunca había estado en aguas malagueñas pero que recuerda con su nombre a uno de los pioneros de esta ruta iniciada en 2002.

Con la particularidad de tratarse de un monocasco, el Almudaina Dos, con 100,3 metros de eslora, 4.662 toneladas de registro bruto y unas capacidades que le permiten embarcar a 714 pasajeros en dos clases y 140 vehículos,  fue construido en los astilleros italianos Fincantieri en 1996. Bautizado como SuperSeaCat One, este buque, después de navegar para cuatro navieras diferentes manteniendo su nombre original, en 2006 pasaba a manos de Trasmediterránea que lo rebautizaba como Almudaina Dos  en recuerdo del segundo fast ferry con el que esta compañía se iniciaba en la alta velocidad.

Tras haber cubierto durante todos estos años diferentes rutas, ahora, el Almudaina Dos, rompiendo la supremacía que durante cerca de una década han tenido los catamaranes rápidos en la línea veraniega del mar de Alborán, afronta su primera temporada compartiendo viajes hacia Melilla desde los puertos de Málaga y Almería.

Pero además de todo esto, otras de las novedades que presenta este ferry es que está matriculado en Chipre; una circunstancia a la que habría que añadir que gran parte de su tripulación, en concreto dos tercios de ella, está compuesta por marinos no españoles.

OLYMPUS DIGITAL CAMERABuque rápido ALMUDAINA DOS en su primer atraque en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 5 de julio de 2016.

La ‘Sirenita’

Juan Carlos Cilveti Puche | 28 de junio de 2016 a las 7:39

Hoy, dejaré las habituales historias de barcos para comentarles algo de lo que se está hablando mucho en el puerto en las últimas semanas. Situada en la vertiente Oeste del edificio de la Autoridad Portuaria, se encuentra una pequeña escultura integrada en una fuente conocida popularmente como la Sirenita.  Y aunque la imagen representada en nada se parece al mitológico ser mitad mujer mitad pez con la que está apodada, la lánguida doncella del puerto malagueño ha tomado un muy especial protagonismo al no existir por el momento datos al respecto de su autoría y fecha de nacimiento.

Después de permanecer durante décadas presidiendo el salón principal de la estación marítima del muelle tres, tras ser ésta demolida, la Sirenita fue trasladada a unos pequeños jardines que existían en la misma ubicación en la que ahora se encuentra. Desmantelada en 2007 aquella  bucólica zona verde, la fuente, desde aquel momento comparte su vida decorando una zona de aparcamientos de coches y bicicletas situados junto al caserón de la Autoridad Portuaria.

Sin nariz, con la mano diestra mutilada e importantes desperfectos en su hombro y pecho derechos, la Sirenita del puerto malacitano, que también ha perdido varios dedos de sus pies y muestra significativos desconchones en sus rodillas, espera, además de una más que merecida restauración, que finalmente alguien encuentre la totalidad de los datos sobre su paternidad y  fecha de fabricación.

Una figura que algunos expertos han dado en calificar como una escultura de carácter industrial que, con mayor o menor valor, ya ha movilizado a más de un investigador sobre temas portuarios malagueños en busca de algún tipo de documento sobre su biografía.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALa ‘Sirenita’ del puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 28 de junio de 2016.

Chocolate berlinés

Juan Carlos Cilveti Puche | 21 de junio de 2016 a las 9:12

En las primeras décadas del siglo XX, el robo de mercancías en el puerto constituía un hecho muy habitual. Asumidas unas mínimas pérdidas durante las labores de carga y descarga, los tiempos de espera para el embarque o el transporte fuera del recinto portuario, eran los momentos ideales para que los amigos de lo ajeno pudieran hacerse con algunos de los productos llegados a los muelles malacitanos.

En diciembre de 1930 atracaba en el puerto el vapor de bandera alemana Wachtfels. Integrado en la flota de la compañía germana Hansa Line de Bremen, este buque de 115 metros de eslora y 8.467 toneladas de registro bruto que podía embarcar a ocho pasajeros, llegaba cubriendo una línea que desde Hamburgo tocaba diferentes  puertos de España y Portugal. Transportando carga general, el Wachtfels, que procedente de Lisboa tenía como próximo destino el puerto de Valencia, amarraba en aguas malagueñas para desembarcar un cargamento de chocolate de la marca berlinesa Rausck.

Destinada esta carga a los comerciantes que suministraban a la amplia colonia alemana que residía en Málaga, las 300 cajas con tabletas de chocolate transportadas por el vapor fueron descargadas en el muelle número cuatro. Ante la necesidad de emplear más de un día para su almacenaje fuera del recinto portuario, los propietarios de la mercancía, aconsejados por el consignatario encargado del buque en Málaga, decidieron pagar a unos vigilantes que salvaguardaran su producto.

Después de una noche de estancia en los muelles, las cajas que contenían el chocolate berlinés finalmente salieron del puerto. Además de dos pérdidas ocasionadas en la descarga, cuatro cajas más fueron abiertas y vaciadas casi en su totalidad.

Wachtfels 1928Vapor WACHTFELS que desembarcó en diciembre de 1930 chocolate berlinés.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 21 de junio de 2016.