El hijo del largo

Juan Carlos Cilveti Puche | 1 de septiembre de 2015 a las 8:09

Lo que hoy les contaré, visto con la perspectiva de los años, les parecerá algo fuera de lugar; una circunstancia impensable en nuestro días que en el pasado constituía algo muy frecuente de ver. Corría el año 1921, y el puerto malagueño recibía casi a diario a los múltiples buques que por entonces, navegando en diferentes líneas regulares, escalaban en Málaga para embarcar o desembarcar pasajeros o cumplimentar cargas y descargas.
El 28 de abril de aquel año, procedente de Valencia y con destino a Cádiz, Nueva York, La Habana y Veracruz, fondeaba en la dársena de Guadiaro el vapor de la Compañía Trasatlántica Española Antonio Lopez. Con 117 pasajeros a bordo, este buque que cubría la denominada línea Nueva York – Cuba – Méjico, llegaba a Málaga para cargar una ser de cajas con maquinaria facturadas para La Habana.
Con la necesidad de realizar esta operación desde una gabarra, la colla de “El Calvo” fue la encargada de acometer la tarea, y los diez estibadores que componían este grupo comenzaron el trabajo hasta que un accidente paralizó la carga. Mientras se izaba una de las cajas, ésta cayó sobre Manuel Romero, apodado “El hijo de el largo”. Tras ser evacuado a una casa de socorro primero, Manuel, terminó ingresado en el Hospital Noble donde el aplastamiento de su brazo derecho terminó con la amputación de éste.
Recuperado de su accidente y a pesar de su significativa minusvalía, “El hijo del largo”, durante muchos años siguió trabajando en los muelles en su habitual colla de estibadores. Una curiosa y a la vez muy dramática historia que nos revela la dureza de las condiciones laborales de los trabajadores portuarios malagueños de las primeras décadas del siglo XX.

Antonio Lopez 3Vapor ANTONIO LOPEZ donde se accidentó ‘El hijo del largo’

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 1 de septiembre de 2015.

Un pegote

Juan Carlos Cilveti Puche | 25 de agosto de 2015 a las 8:15

Permítanme que hoy deje atracadas las historias que desde mayo de 2004 escribo en esta columna, y les hable algo nada relacionado, o lo mismo sí lo está, con el mundo de la mar y los barcos. Tras una larga odisea aderezada con aires de sainete, finalmente, la noria del puerto ya está en pié. Ubicada en un lugar nada apropiado, y tras haber perdido el tirón de la Feria de Agosto, el Mirador Princess, con sus setenta metros de altura y sus 42 cabinas que por la noche muestran los colores malagueños, permanecerá rodando durante al menos ocho meses para el disfrute de todo aquel que no padezca el mal de altura.

Con la intención de convertirse en un icono efímero de la capital malacitana hasta que otra mega estructura definitiva, por supuesto, siempre dentro del recinto portuario, la reemplace, lo más positivo de esta noria, amén de ser una atalaya de pago para ver los románticos tejados malagueños, será lo que deje en las arcas del puerto; unos muy atractivos caudales que servirán para suplantar los escasos dineros que entran con el movimiento de barcos.

Pero además; y quizás en esto no hayan reparado muchos, la colocación de la noria sobre el solar del edificio del Apostolado del Mar (corramos un tupido velo sobre el tema), abre la veda a nuevas posibles construcciones no portuarias en el muelle cuatro, último reducto junto con los muelles seis y siete de lo que verdaderamente debe ser un puerto.

Un verdadero pegote (un disparate o un postizo de mal gusto si tiramos del coloquial malacitano), ubicado en un desafortunado lugar desde donde durante ocho meses o más, muchos malagueños y foráneos podrán ver la poca actividad portuaria y los pocos barcos, no de turistas, que llegan al puerto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERANoria del puerto con su iluminación nocturna.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 25 de agosto de 2015.

Los cruceros pasan de la Feria

Juan Carlos Cilveti Puche | 18 de agosto de 2015 a las 9:56

LOS CRUCEROS PASAN DE LA FERIA

La nula presencia de barcos turísticos durante los festejos de agosto revela el escaso interés de las navieras por visitar durante estos días la capital de la Costa del Sol.

Resulta verdaderamente curioso y muy triste que las dos celebraciones de mayor esplendor en la capital malacitana, la Semana Santa y la Feria de Agosto, nunca hayan tenido la más mínima repercusión para el sector de los buques turísticos. Teniendo en cuenta que las instalaciones crucerísticas malagueñas están consideradas como una de las mejores a nivel nacional, amén de formar parte del grupo de las más destacadas de toda la cuenca mediterránea, resulta paradójico que los buques de crucero que tantas escalas hacen a lo largo del año, no vengan expresamente a Málaga ni en la Semana de Pasión, ni en la de los festejos de agosto.

Pero centrándonos en los días de Feria (lo que ahora toca), desde siempre, el atractivo de esta fiesta ha pasado desapercibido para las navieras dedicadas al negocio crucerístico. Y aunque sí hay referencias históricas de buques que han atracado en aguas malacitanas durante estos días, muy pocas son las reseñas en las que realmente los barcos han llegado al reclamo directo de estos festejos veraniegos.

El 22 de agosto de 1932, bajo la contraseña de la compañía inglesa White Star Line, el Homeric, llegaba cumplimentando lo que sería su última gran ruta atlántica. Procedente de Tánger y con destino a Argel, este trasatlántico que aún mantenía su tres clases, fondeó en la bahía malagueña trayendo a su bordo a 750 pasajeros. Tras desembarcar en varios botes, los turistas, la mayor parte de ellos de nacionalidad británica, pudieron conocer la Feria acompañados por unos guías contratados por Mac Andrews y Cía., la empresa consignataria del Homeric en Málaga.

Homeric 1

El HOMERIC de White Star Line que llegó a Málaga en la Feria de 1932.

Muchos años más tarde, en concreto el 9 de agosto de 1955, realizando su primera escala malacitana, el buque de bandera francesa Foch, atracaba en el muelle de Cánovas coincidiendo con la Feria malagueña. Procedente de Casablanca y con destino a Marsella, el barco de la Compañía de Navegación Paquet, que traía 100 pasajeros en ruta por el Mediterráneo, permaneció amarrado casi dos jornadas, saliendo en la noche del día 10 mientras se ejecutaba desde el puerto un castillo de fuegos artificiales.

Y aunque existen muchas llegadas de barcos turísticos durante los días de Feria, quizás, estas dos referencias son las más claras al respecto de buques que sí escalaron en Málaga al reclamo de los festejos de agosto.

Con estos pobres antecedentes, la realidad que hoy les expongo sobre la nula repercusión que la Feria malagueña tiene sobre los barcos turísticos, muy bien se puede apreciar en las estadísticas de las escalas efectuadas en la última década. Teniendo en cuenta que entre los años 2008 y 2013 uno de los barcos atracados durante los jornadas de Feria (en cada uno de estos años), lo hizo el viernes de los fuegos y se marchó antes del inicio oficial de ésta, la mayor repercusión crucerística durante los festejos de agosto se produjo en 2012, año en el que siete buques cumplimentaron un total de ocho atraques.

Balance de una decada*Una escala se realiza el viernes de los fuegos y el barco se marcha antes del inicio de la Feria.

Frente a estas reveladoras cifras, y dejando a un lado la estacionalidad, lo que sí queda claro es que la calificada como Feria del Sur de Europa poco interesa a las navieras que durante el resto del año traen a sus barcos turísticos a Málaga.

Y aunque para estas compañías sería muy complejo desembarcar a cientos o miles de pasajeros ya sea en la Feria del Centro o en el Cortijo de Torres, lo que sí es una realidad, y aquí había que acordarse de qué tipo de promoción turística se hace desde las instituciones oficiales, es que cada vez hay menos buques de crucero que amarran en el puerto durante estos días. Por cierto, este año sólo vendrán tres en un mismo día; y el que más tiempo permanecerá atracado se marchará a las siete de la tarde.

“LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas  18 de agosto de 2015.

 

The Azur

Juan Carlos Cilveti Puche | 11 de agosto de 2015 a las 9:49

Hoy les hablaré de un barco turístico que frecuentó muchos las aguas malacitanas en los últimos años del siglo XX. Bajo la contraseña de la desaparecida compañía Festival Cruises, The Azur, atracó por primera vez en los muelles malagueños en abril de 1994, realizando uno de los múltiples itinerarios por el Mediterráneo que tanto éxito le dieron y que lo convirtieron, durante algunos años, en uno de los reyes del Mare Nostrum.

Construido en los astilleros franceses Dubigeon-Normandie por encargo de la naviera Southern Ferries, este buque, bautizado como Eagle, comenzó su carrera en 1971 como un car/cruise ferry realizando una ruta de seis días entre Southampton, Lisboa y Tánger. Vendido en 1975 a la compañía Paquet Cruises y rebautizado como Azur, este barco, centrado ya sólo en el Mediterráneo, siguió trabajando como ferry y buque de crucero hasta 1981, año en el que una significativa transformación lo convertiría definitivamente en un barco turístico. Después de cambiar de propietario en 1987 y navegar con el nombre The Azur bajo la contraseña de Chandris Lines (con este nombre visitó Málaga en 23 ocasiones), en 1994, Festival Cruises se hacía cargo del barco.

Tras su primera escala malacitana, una de las primeras que este buque hacía con los colores de su nueva propietaria, The Azur, entre 1994 y 2000 efectuó un total de 47 visitas a Málaga; una exitosa carrera que quedó truncada a principios de 2000 con la bancarrota de Festival Cruises.

Arrestado en Gibraltar y tras llevar durante varios meses en nombre Eloise, en 2005 la compañía israelí Mano Cruises compraba el barco. Renombrado como Royal Iris, en la actualidad navega en rutas turísticas por el Mediterráneo Occidental.

The AzurTHE AZUR en una de sus visitas al puerto de Málaga.

RoyalIris_PC-01_900ROYAL IRIS, antiguo THE AZUR.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 11de agosto de 2015.

El mástil del bote salvavidas

Juan Carlos Cilveti Puche | 4 de agosto de 2015 a las 9:37

Este pasado fin de semana, procedente de la localidad búlgara de Varna y con destino a Estambul, llegaba al puerto malagueño el buque de bandera turca Nazlican. Construido en 1978 en los astilleros suecos Kalmar Fartygsreparationer, este mercante de 136 metros de eslora y 8.383 toneladas de registro bruto, atracaba en el muelle número siete para cumplimentar una descarga de cebada.

Con un interesante pasado que lo ha llevado a navegar con seis nombres diferentes, este granelero, llegaba a aguas malacitanas mostrando un curioso detalle muy raro de ver. Posicionados en sus pescantes, el barco turco lleva en cada una de sus bandas sus respectivos botes salvavidas; unas lanchas de 6,4 metros de eslora y capacidad para 24 personas, que nada se parecen a los actuales botes cubiertos de salvamento que lucen los modernos buques mercantes.

Pero con independencia del aspecto y la situación de estas lanchas, la curiosidad que hoy les reseño, se podía apreciar en el bote de babor, el cual, montado sobre su pescante, lucía un pequeño mástil para izar una vela.

Teniendo en cuenta los muchos años del Nazlican, y suponiendo que los botes salvavidas son los originales de cuando el buque comenzó su carrera allá por 1978, no resulta nada extraño ver este mástil; un elemento de los muchos que de forma obligatoria debe estar en esta veterana barca de salvamento.

Y si bien este palo para izar una vela debe ser algo que no puede faltar en el bote de un barco como este, el hecho de que esté montado cuando la barca de salvamento está posicionada en su pescante, resulta una imagen verdadera singular. Una estampa nada habitual que nos ha mostrado este veterano mercante turco matriculado en Estambul.

OLYMPUS DIGITAL CAMERABote salvavidas con mástil.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 24de agosto de 2015.

El último y el primero

Juan Carlos Cilveti Puche | 28 de julio de 2015 a las 8:39

Lo que hoy les contaré constituye una muy significativa coincidencia; un hecho que ya forma parte de la historia marítima malacitana y que durante algunos años nos permitió ver a una serie de barcos que habitualmente no operan en Málaga.

Aprovechando unas fechas muy concretas, la naviera italiana Grimaldi Lines, realizó entre 1995 y 2002 una serie de itinerarios crucerísticos con escala en aguas malagueñas. Usando algunos los roro pax que por entonces componían su muy amplia flota (grandes ferries con mucha capacidad de pasaje y carga rodada), los buques de esta compañía se estrenaron en Málaga con la llegada el 2 de enero de 1995 del Majestic, una atraque que se continuó con las respectivas visitas en años sucesivos del Fantastic, Splendid, Excelsior, Excellet y La Superba.

Pero con independencia de este hecho, y con el recuerdo de aquellos barcos que tanto llamaron la atención amarrados en el muelle de Cánovas (nunca se habían visto en Málaga ferries tan grandes), lo más destacado de aquellas escalas aconteció en los meses de diciembre de 2000 y enero de 2001. Realizando un crucero por aguas mediterráneas y atlánticas, el sábado 30 de diciembre de 2000, a una jornada de que finalizara el siglo XX, el Excelsior atracaba en el muelle 3-A1 en su primera visita malagueña. Cuatro días más tarde, estrenando la lista de buques turísticos del siglo XXI, el Excellent, que también tocaba por primera vez el puerto malacitano, cumplimentaba una prolongada escala de doce horas amarrado igualmente en el 3-A1.

Dos atraques verdaderamente significativos (el último del siglo XX y el primero del XXI), efectuados por dos ferries gemelos reconvertidos momentáneamente en buques de crucero.

escanear0001Ferry EXCELSIOR en su escala en Málaga del 30 de diciembre de 2000.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 28 de julio de 2015.

Los remolcadores sí cumplieron

Juan Carlos Cilveti Puche | 21 de julio de 2015 a las 8:51

El pasado día 16, cumpliendo una tradición personal que ya se remonta a varias décadas, me paseé por los muelles para ver qué se cocía en la jornada que festeja a la patrona de las gentes de la mar. Sabiendo de antemano lo que me iba a encontrar, lo primero que me sorprendió fue la abundancia de buques de bandera española que se hallaban en la aguas del puerto. Varado en el dique, se encontraba el remolcador R. Mazagon. Amarrado en el muelle 3-A3, el mercante Barizo, y justo frente a él, el Fortuny estrenaba titularidad como Melillero en su primer día del Carmen en Málaga. Además de estos buques y sin contar a las golondrinas y otras lanchas auxiliares, también con matrícula española, el gánguil Ardenza arañaba arena en la dársena exterior, mientras la patrullera Tagomago compartía atraque en el muelle uno con los remolcadores Vehintiocho y Vehintinueve.

Con esta abundancia de barcos españoles, la segunda sorpresa del día me la proporcionó la nula participación de la gran mayoría de estos buques en el tradicional engalanado; una ancestral costumbre que los días de la Virgen del Carmen ha vestido a los barcos patrios con, al menos, una vistosa guirnalda de banderas.

Y aunque algunos de estos buques estaban en reparación o se encontraban trabajando, la gran sorpresa, la tercera del día, me la proporcionó el Melillero, que por primeras vez en muchos años no colgó las banderas para conmemoran el día de la patrona.

Al menos, y esta es la imagen más positiva que puede sacar de la jornada del pasado 16 de julio, los remolcadores Vehintiocho y Vehintinueve sí que cumplieron con la tradición, y como vienen haciendo desde siempre, se engalanaron para honrar a la Virgen del Carmen.

OLYMPUS DIGITAL CAMERARemolcadores VEHINTIOCHO y VEHINTINUEVE engalanados en la festividad de la Virgen del Carmen.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 21 de julio de 2015.

 

La ola del Melillero

Juan Carlos Cilveti Puche | 14 de julio de 2015 a las 8:43

Aunque nunca me ha gustado la playa, los recuerdos veraniegos de mi infancia están repletos de imágenes junto a la orilla del mar. Asiduo visitante durante algunos años de los Baños del Carmen, a la sempiterna amenaza del corte de digestión, mi madre siempre añadió la dramática escena de la resaca; un hecho que me justificaba aludiendo a la especial predisposición de las costas malacitanas para este tipo de fenómeno.

Con aquellos entrañables recuerdos, hoy les hablaré de un hecho que tras un año de ausencia ha regresado a las arenas del litoral Oeste de la ciudad.

La denominada ola del Melillero ha vuelto, y como siempre que lo hace, las protestas de los bañistas han empezado a proliferar. Y aunque la explicación de este fenómeno no deja de ser muy simple, la resolución del problema, sí que parece generar alguna que otra discrepancia.

Con la necesidad de frenar los casi 70 kilómetros por hora a los que navega, el catamarán rápido de Trasmediterránea, que además debe hacer un giro para entrar en el puerto, a cinco kilómetros de la costa según la legislación, comienza a reducir su velocidad para entra por la bocana a no más de tres nudos (5,5 Km/h), la marcha máxima obligatoria que cualquier barco debe llevar para moverse dentro del puerto.

Teniendo en cuenta que la maniobra se realiza según las normas, y que la ola del fast ferry no debería motivar la cancelación de la línea (de eso ya se están encargando determinadas malas gestiones políticas), las dos únicas soluciones para evitarla pasarían por comenzar a reducir la velocidad del barco mucho antes (esto implicaría alargar el viaje y consumir más combustible) y que en las playas existieran señalizaciones claras sobre este fenómeno.

Milenium Dos 21-VII-096Catamarán rápido en su aproximación al puerto malagueño.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 14 de julio de 2015.

El Ilustrador de Barcos

Juan Carlos Cilveti Puche | 7 de julio de 2015 a las 7:45

El 2 de agosto de 2005, bajo el título “El Barco de mi padre”, escribí en esta misma columna la historia del Castillo Olmedo, un buque cablero que durante algo más de dos décadas mantuvo una muy estrecha relación con Málaga. Favorecido sin duda por el destino, aquel mismo día se cumplía el 81 cumpleaños de mi padre, y mi texto, cargado como nunca de emociones, fue un particular homenaje y una nada habitual felicitación a un hombre que pasó 15 años de su vida embarcado en este buque.

Hace unos días, Roberto Hernández, un marino en activo que además de navegar, pinta barcos, permítanme la expresión, como los ángeles, me remitía una acuarela en la que el Castillo Olmedo se veía saliendo del puerto malacitano. Impactado aún con la imagen y con la pena de que mi padre, fallecido en 2011, no haya podido disfrutar de esta obra, creo interesante hablarles de este artista; un apasionado de la mar y los barcos que desde su estudio en Vigo mantiene una muy especial vinculación con los muelles malagueños.

Autodenominado como El Ilustrador de Barcos, así podrán encontrarlo en la red de redes, Roberto, un especialista en el difícil arte de pintar buques, en su ya extensa obra, ha reflejado en más de una docena de ocasiones escenas marítimas en las que el puerto de Málaga sirve como escenario de sus muy cuidados y magistrales temas.

Colaborador desinteresado de los más insignes investigadores marítimos nacionales e internacionales, y siempre dispuesto a implicarse en historias relacionadas con la flota mercante española, su verdadera pasión, Roberto Hernández, navega entre la élite de los mejores pintores de barcos; una relevante circunstancia en la que Málaga y su puerto ya están presentes.

Castillo Olmedo defCASTILLO OLMEDO saliendo de Málaga, acuarela de Roberto Hernández.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 7 de julio de 2015.

Aquí les dejo el enlace de la página  El Ilustardor de Barcos

https://elilustradordebarcos.wordpress.com/

Pasajeros repetidores

Juan Carlos Cilveti Puche | 30 de junio de 2015 a las 8:30

Aquella mañana de abril de 1997, apostado en la escala real del muelle de Cánovas, el buque de crucero Stella Solaris me hizo esperar algo más de tres horas. Realizando un itinerario por el Mediterráneo, este barco llegaba por primera vez a aguas malacitanas bajo la contraseña de la compañía Royal Olympic Cruise Lines, un motivo más que suficiente para aguantar el plantón y ver cómo atracaba. Pero con independencia de esta circunstancia, y con el añadido de que este buque ya había escalado en Málaga en 18 ocasiones con los colores de la naviera Sun Lines, la historia que hoy les contaré sobre Stella Solaris está muy relacionada con un hecho muy potenciado y publicitado en la moderna industria crucerística.

Construido entre 1949 y 1953 en las astilleros franceses Societe des Ateliers & Chantiers por encargo de la compañía Messageries Maritimes, este buque, bautizado como Cambodge, comenzó su vida navegando con pasaje (en tres clases) y carga entre Marsella y Yokohama. Después de participar como transporte militar en la guerra de Argelia y ser un buque hospital en Vietnam, en 1970, una importante reforma lo convertía en un barco turístico bajo dirección de la compañía Sun Lines.

Realizando exitosas rutas por el Mar Egeo, el Caribe y América del Sur, en julio de 1989, una importante revista dedicada al mundo crucerístico lo calificó como el barco del mes, amén de reseñar que era el buque que, hasta la fecha, más pasajeros repetidores había tenido en toda la historia de los viajes turísticos por mar.

Hoy día, muchas navieras alardean de que sus barcos son los que más repetidores tienen; un galardón con trazas de ardid publicitario que ya ostentó hace muchos años el Stella Solaris.

escanear0003STELLA SOLARIS entrando en Málaga en abril de 1997.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 30 de junio de 2015.