Entregado en Málaga

Juan Carlos Cilveti Puche | 6 de marzo de 2012 a las 8:46

Teniendo en cuenta que los atraques de los buques de crucero, por el momento, están circunscritos en exclusividad a los muelles norte, sur y de Levante, ver a un barco turístico amarrado en otro lugar del puerto, constituye toda una novedad.

Hace unos días, el muelle 3 A3 (uno de las tres líneas de atraque que constituyen el muelle de Cánovas), albergó durante dos jornadas a un buque de crucero que visitaba Málaga bajo unas muy peculiares circunstancias.

El Vistamar, un viejo conocido de las aguas malagueñas y al que le cabe el honor de haber sido el único buque de crucero que ha navegado bajo bandera española en las últimas décadas, llegaba al puerto para ser entregado oficialmente a su armador.

Tras muchos años operando bajo la contraseña de Plantours & Partner, una compañía alemana con la que este buque, dedicado en exclusividad al mercado germano, ha viajado por todo el mundo, el Vistamar era entregado en Málaga a su propietario, la empresa de origen italiano Ellevi shipping.

Procedente de Santa Cruz de Tenerife, este buque construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante en el año 1989, tras adelantar unas horas su previsión de entrada, comenzaba con los trámites administrativos que debían devolver el barco a su armador.

Con una tripulación reducida y por supuesto, sin ningún pasajero a bordo, la chimenea sin logotipo del Vistamar era el más claro ejemplo de este  trámite tan especial.

Después de retrasar su previsión de salida unas horas, este buque matriculado en Venecia dejaba Málaga con destino al puerto italiano de Crotona, un lugar donde este veterano de los viajes turísticos por mar quedará a la espera de ver cual será su futuro a corto y medio plazo.

VISTAMAR atracado en el muelle 3A3.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (6 de Marzo de 2012).

  • Alex | restaurantes en toledo

    Excelente blog, no me canso de venir por aqui. Te sigo.

  • Juan Carlos Cilveti Puche

    Muchas gracias

  • francisco

    ¡Qué pena Juan Carlos !, tu artículo, supuestamentamente poniendo sobreaviso de la situación de riesgo creada con la aproximación de la barca de jábega al buque desde el que bajaron los legionarios, tiene dos explicaciones: ni estuviste allí, no viste toda la maniobra. Empiezo por lo 2º: la jábega navegó paralelo y a distancia desde la bocana del muelle, y luego, nos aproximamos (yo estaba en la barca) estando el buque atracado y más que atracado. Así que, por favor, primero presencia el hecho que comentes, y además, infórmate mejor y no escribas sobra una foto final, sé serio y profesional. Y la Guardia Civil estaba al lado, so tonto.

  • Juan Carlos Cilveti Puche

    Responderle de una forma educada cuando me llama tonto se me hace difícil, pero le voy a responder con argumentos y sin faltarle.
    Desde hace años presencio la entrada del buque que trae a la Legión, y tengo la suerte de hacerlo a bordo de alguno de los remolcadores que realizan la maniobra. Este año, a bordo del Vehinticuatro (a popa del buque) pude ver la maniobra y como decía en mi artículo, me sorprendí al ver lo que ví… y me refiero a la actuación de la barca de jábega de la que hablo.
    Pero como mi opinión tal vez no sea la mejor, sólo le diré que el patrón del remolcador que realizaba la maniobra no hacía otra cosa que comentar lo que de peligroso tuvo la presencia de esa embarcación junto (sí a una distancia prudencial) del Contramaestre Casado. Lo que comenta un señor que lleva años al mando de un remolcador realizando todo tipo de maniobras a mí sí me merece todos los respetos.
    Pero con indepenmdencia de esto, mis muchos años viendo maniobras me hacen pensar (bajo mi propio criterio) que la actuación de la barca de jábega fue temeraria, sin más.
    La Policía Portuaria no tiene medios para actuar en la mar y por eso no hicieron nada. La Guiardia Civil que sí estaba presente con una embarcación tampoco hizo nada, y eso, sin decirlo lo reflejo en mi artículo.
    Para terminar, el buque no estaba atracado y eso es ya casi una tradición cada año con la llegada del barco que trae a las tropas legionarias. Una cosa es que el buque esté pegado al muelle y otra muy diferente que el barco esté atracado… y no lo estaba.

    Si se hubiera expresado de otra forma dejando a un lado los insultos le hubiera ofrecido la posibilidad de ver las muchas fotros que hice, y así podría haber visto, cómo se veía la barca de jábega en su muy especial maniobra.
    Como norma, desde siempre, nunca hablo de oidas y lo que escribo o lo he visto de forma presencial o lo he documentado y contrastado.

    Un saludo.
    JC Cilveti


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber