El BELEM

Juan Carlos Cilveti Puche | 5 de agosto de 2014 a las 8:49

Existe una espectacular foto (seguramente muchos de ustedes la habrán visto), que muestra como un velero navegando a medio trapo, corre un fuerte temporal engullido por las olas. El protagonista de esta instantánea, es la bricbarca de tres mástiles Belem, un barco que hace unos días visitó Málaga.

Gestionado por una fundación, y con el añadido de estar considerado como un monumento nacional en Francia, el Belem, navega entre marzo y octubre realizando viajes para amantes de los barcos de vela.  Con 17 tripulantes y capacidad para 48 pasajeros, este velero, calificado como “Training Ship”, permite que los que se embarquen en él, participen de todas y cada una de las maniobras que se realizan a bordo de este buque matriculado en Nantes.

Construido en 1896 por encargo de una familia de comerciantes galos, este barco, bautizado con su actual nombre, iniciaba su carrera navegando como carguero entre Francia y Brasil. Dedicado casi en exclusividad al transporte de cacao, el Belem, después de cumplimentar 33 viajes trasatlánticos, en 1914 dejaba las rutas comerciales para iniciar, tras una importante reforma,  una nueva vida como yate privado.

Rebautizado primero como Fantome II,  y  posteriormente como Giorgio Cini (durante todos estos años navegó con bandera inglesa e italiana), en 1979, recuperaba su nacionalidad francesa y su nombre original.

OLYMPUS DIGITAL CAMERABELEM atracado en Málaga tras algo más de diez años de ausencia.

Innova-Belem-Tall-Ship-by-Philip-Plisson-Wall-ArtBELEM navegando con mal tiempo. FOTO: Philip Pisson ©.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 5 de agosto de 2014.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber