Los bocadillos de Pepe

Juan Carlos Cilveti Puche | 24 de marzo de 2015 a las 10:53

A principios del siglo XX, gran parte de los trabajadores portuarios, especialmente los que realizaban labores a pie de muelle, comían fundamentalmente pan con pescado seco o en salazón, tocino o los famosos caldos de sopones que siempre iban acompañados de unos tragos de vino.

Y aunque esta ancestral dieta que refleja cómo era la vida en el puerto malagueño a principios de 1900, afortunadamente ha cambiado, aún existe un elemento en común que podría recordarnos a aquellas comidas portuarias del pasado.

Entendidos como tales desde hace muchos siglos (existen referencias de estos en crónicas militares de la conquista de América), los bocadillos, han constituido desde siempre una forma de alimentación básica en el mundo de los muelles.

Con 59 años de edad y 21 formando parte de la plantilla de camareros del bar del Puerto, José Jiménez, Pepe para casi todos, conoce muy bien cómo ha evolucionado la forma de comer de la comunidad portuaria malacitana en las dos últimas décadas.

Pero centrándonos en la elaboración de bocadillos, Pepe, que mantiene un record cercano a las cien unidades en una misma jornada, reconoce haber metido casi de todo entre dos piezas de pan. Teniendo como especialidad el de calamares, amén de los clásicos de tortilla y embutidos, José Jiménez, se ha convertido en un verdadero especialista en la preparación de comida rápida para trabajadores portuarios y pasajeros de barco.

Y aunque ya nadie desayuna, almuerza o cena a pie de muelle, el bocadillo, usado como alimento principal o como complemento, sigue siendo la gran baza a la hora de comer rápido y barato; un hecho que conoce a la perfección Pepe, toda una institución si hablamos de bocadillos en el puerto malacitano.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAJosé Jiménez en el bar del puerto.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 24 de marzo de 2015.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber