Don Manuel

Juan Carlos Cilveti Puche | 18 de octubre de 2016 a las 8:31

Hoy, mientras ustedes están leyendo esta columna, Manuel Muñoz Bascuñana estará viviendo su primer día de jubilación tras navegar 26 años en los remolcadores del puerto. Nacido en enero de 1958, sus primeros pasos laborales estuvieron muy alejados del mundo marítimo, hasta que con 32 años, de la mano de su padre se embarcó  para iniciar lo que constituiría su verdadera profesión.  Después de  aprobar el curso de competencia marinera que oficialmente lo cualificaba para trabajar en un barco y maniobrar durante dos años junto a su progenitor, en 1992, a bordo del Rey Favila (un mercante atracado en Málaga que servía para impartir enseñanzas marítimas), Manolo consiguió el título de Mecánico Naval de Segunda; una distinción a la que le siguieron las de Mecánico Naval de Primera y Mecánico Naval Mayor.

Pero con independencia de su más que probada cualificación profesional, lo que  sí quedará para la historia de los remolcadores malacitanos será la marcada personalidad de este marino; una forma de ser que siempre se hacía patente cuando estaba al cargo de la máquina en cualquiera de los trece barcos en los que navegó.

Apasionado por la cocina (siempre fueron muy famosas sus comidas a bordo), y más apasionado aún por sus dos hijas y ahora por sus dos nietos, Manolo, afronta desde hoy mismo una nueva vida en la que el puerto y los barcos ya no constituirán su principal preocupación.

Y aunque tras su  socarrona sonrisa y  su estoica frase “me voy porque me tengo que ir” intente disimular la tristeza por su marcha, don Manuel (así quiero llamarlo ahora), seguro que añorará, y mucho, a su compañeros y a los remolcadores en los que este marino malagueño ha pasado embarcado 26 años de su vida.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAManuel Muñoz Bascuñana en la sala de máquinas de un remolcador.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 18 de octubre de 2016.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber