Nunca vino a Málaga

Juan Carlos Cilveti Puche | 19 de noviembre de 2019 a las 11:07

El martes 4 de enero de 2011, como viene siendo costumbre en mi primera columna del año, les hablé del buque que en mi modesta opinión más había destacado en el  transcurso de 2010. En aquella ocasión, el barco al que  me referí fue el Monte Anaga, un  buque tanque que el 4 de octubre de aquel año realizaba la primera operación de repostaje barco a barco en la historia del puerto malagueño.

Después de cumplimentar entre los meses de octubre y noviembre de ese año cuatro operativas de suministro de combustible;  curiosamente las efectuó sobre un mismo barco, en concreto el buque de crucero Grand Voyager, el Monte Anaga , que desde entonces no había regresado a Málaga, vuelve esta semana para participar en un  importante simulacro marítimo.

Con el recuerdo de este barco de construcción española que ya forma parte de la historia reciente del puerto malacitano, hoy les narraré la biografía de otro buque que, luciendo este mismo nombre,  nunca visitó las aguas malagueñas y ahora les cuento.

Construido en los astilleros bilbaínos Euskalduna por encargo de la naviera Aznar, el Monte Anaga fue botado en octubre de 1957. Con 123 metros de eslora, 18 de manga y 6.813 toneladas de registro bruto, este barco, además de carga podía albergar a un total de 163 pasajeros repartidos en camarotes de primera y de clase turista. Luciendo en su vistosa chimenea amarilla una A mayúscula en  rojo, el Monte Anaga navegó cubriendo una ruta semanal entre Canarias y el Reino Unido; una línea que transportaba frutas y hortalizas y que compaginó además con  algunos viajes a diferentes puertos sudamericanos.

Completados un buen número de años bajo la contraseña de esta compañía española, en 1973 el barco  fue vendido al gobierno de Méjico que, tras rebautizado como  Primero de Junio lo usó como buque escuela de la marina mercante hasta su desguace en 1980.

Sin haber visitado nunca las aguas malagueñas, cosa que hicieron con bastante frecuencia otros muchos de los barcos de la naviera Aznar, el hecho de que el actual Monte Anaga, sí haya estado por aquí y lo hiciera una forma tan significativa, me ha servido hoy para esbozarles la biografía de un interesante mercante de otra época.

Monte AnagaMONTE ANAGA, el barco que nunca vino a Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 19 de noviembre de 2019.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber