Dos nombres diferentes

Juan Carlos Cilveti Puche | 22 de noviembre de 2011 a las 10:24

Hace tiempo, les hablaba sobre unas iniciales que, en lengua inglesa, designan el tipo de propulsión de los barcos, y que aparecen en la gran mayoría de los documentos oficiales de estos.  Y aunque estas letras, les recuerdo: S/S (Steam Ship), M/V (Motor Vessel o M/S (Motor Ship), pueden estar visibles en algunos lugares del buque (normalmente se pueden ver en los aros salvavidas o en las lonas que cubren la escala principal), resulta verdaderamente extraño verlas pintadas sobre el casco de los barcos ya sea a proa o  a popa.

Tras permanecer varios días fondeado en la bahía, el 29 de octubre de este año, atracaba por primera vez en Málaga el buque portacontenedores Coast. Procedente de Valencia, este barco de bandera chipriota con capacidad para 1.684 Teus,  después de realizar su operativa de carga y descarga, dejaba la terminal del muelle número nueve con destino a Algeciras.

Pero  independientemente de esta primera escala, y de lo singular de los onces nombres que ha lucido este barco (algunos de ellos repetidos) desde su construcción en Polonia en el año 1997, la visita del Coast a Málaga dejó una imagen verdaderamente curiosa.

A popa, en el lugar donde habitualmente todos los barcos  suelen llevan escrito su nombre y el del puerto donde están matriculados, este portacontenedores de 16.264 toneladas de registro bruto y 179,2 metros de eslora, mostraba precediendo al nombre con el que oficialmente está registrado, las iniciales M.V.

Una verdadera rareza no demasiado ortodoxa que podría llevar a confusión al respecto de cual es el verdadero nombre de este buque; un barco que a proa, tanto a babor como estribor, luce el nombre Coast, mientras que a popa, lleva escrito M.V. Coast.

COAST (M.V COAST) atracado en la terminal de contenedores.

Detalle de la popa.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (22 de Noviembre de 2011).

Les dejo la ficha técnica del buque:

  • COAST
  • AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 1997.
  • ASTILLERO: Stocznia Szczecinska S.A. Szczecin, Polonia.
  • BANDERA: Chipre.
  • PUERTO DE REGISTRO: Limassol.
  • Nº DE CASCO: B186/3/14. Nº IMO: 9134684.
  • ARMADOR: Nordcoast Schiffahrts GmbH. (Alemania).
  • GRUPO: Nord Reederei Ltd. (Chipre).
  • SHIPMANAGER: NORD GmbH Reederei. (Alemania).
  • OPERADOR: Nord Reederei Ltd. (Chipre).
  • REGISTRO BRUTO: 16.264 TRB.
  • ESLORA: 179,230 m.
  • MANGA: 25,300 m.
  • CALADO: 9,940 m.
  • TRIPULACIÓN: 24.
  • CAPACIDAD:
  • TEU: 1,684.
  • MÁQUINA:
    • 1 oil engine driving 1 FP propeller at 113 rpm.
    • Total Power: Mcr 13,328kW (18,121hp).
    • Max. Speed: 20.00kts, Service Speed: 19.50kts.
  • HISTORIAL (RENOMBRES): NORDCOAST (1997), CSAV BUENOS AIRES (1997), NORDCOAST (1999), ALIANCA PARANA (2000), NORDCOAST (2000), DAL EAST LONDON (2001), SAFMARINE NAHOON (2002),  NORDCOAST (2002), CALA PUEBLA (2005), NORDCOAST (2009), COAST (2011 agosto).
  • HISTORIAL (BANDERAS): Alemania (1997), Chipre (1999), Alemania (2000), Chipre (2003).
  • INDICATIVO DE LLAMADA: P3MC8.
  • Buques gemelos:
    • 9060546. DORIAN.
    • 9130171. HENRIETTE SCHULTE.
    • 9130169. KOTA JELITA.
    • 9080405. KOTA MAWAR.
    • 9123532. MCC MELAKA.
    • 9057173. NORDLAKE.
    • 9152923. PROSPER.
    • 9080417. PROVIDENCE.
    • 9124392. R. SEA.
    • 9123520. SONOMA.

De gris…

Juan Carlos Cilveti Puche | 18 de noviembre de 2011 a las 21:04

Hace unas semanas, un asiduo seguidor del blog me remitía unas muy interesantes fotos (muchas gracias).  Antonio, que suele practicar el piragüismo, en octubre de este año, desde su embarcación, tomaba estas instantáneas en  el arsenal de la Carraca.

Se trata del remolcador de la Armada española Y-144, integrado en el tren naval del arsenal.

Lo curioso de estas fotos, está en que se puede apreciar a la perfección el anterior nombre de este buque; un buque que antes de ser pintado de gris, lució los colores de los remolcadores del grupo Boluda bajo el nombre de SERTOSA VEINTIUNO.

Este buque, tras finalizar su vida como mercante, pasaba a la Armada, entrando en servicio “de gris” el 10 de noviembre de 2009 (según datos del Estadio Mayor de la Armada).

Les dejo la ficha técnica del remolcador. Los datos son del Lloyd´s Register que deja de dar reseñas del buque en Junio de 2008. En la ficha del barco el último puerto de registro que refiere Lloyd´s es Algeciras, aunque como se puede ver, posteriormente llevó la matrícula de Cádiz.

SERTOSA VEINTIUNO

AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 1977.

ASTILLERO: Balenciaga S.A. Zumaia (España).

BANDERA: España.

PUERTO DE REGISTRO: Cádiz.

Nº DE CASCO: 288    Nº IMO: 7703704

ARMADOR: Boat Service S.A. (España).

GRUPO: Boluda (España).

SHIPMANAGER: Sertosa (España).

OPERADOR: Boat Service S.A. (España).

REGISTRO BRUTO: 164 TRB.

ESLORA: 26,830 m.

MANGA: 7, 900 m.

CALADO: 3,950 m.

MÁQUINA:

1 oil engine reverse reduction geared to screw shaft driving 1 FP propeller. Total Power: Mcr 1,493kW (2,030hp). Service Speed: 12.00kts.

HISTORIAL (RENOMBRES): POLARIS (1977), SERTOSA VEINTIUNO (2002), Y-144 (2009).

INDICATIVO DE LLAMADA: EHMN.

La épica de los ‘turistas’

Juan Carlos Cilveti Puche | 15 de noviembre de 2011 a las 9:54

En las décadas de los años cincuenta y sesenta, la mayoría de las noticias que aparecían en los periódicos referidas a barcos de turistas (por entonces no se hablaba de buques de crucero), tenían un cierto toque épico. Esta circunstancia, por otra parte lógica, se debía a que un gran número de los buques que por entonces realizaban viajes de placer, habían tenido un pasado más o menos intenso navegando en líneas regulares trasatlánticas, amén de que muchos de ellos, habían participado de una u otra forma en la Segunda Guerra Mundial.

Y aunque hoy día esta épica ya ha desaparecido, aun existen compañías que mantienen e intentan potenciar determinados hechos referentes a su pasado.

Un claro ejemplo de lo que les hablo, es sin duda alguna la compañía Cunard Line, una naviera centenaria de origen británico que publicita de una forma muy acertada la tradición de su pasado reflejada en su actual flota de buques de crucero.

Con sólo tres barcos, las famosas reinas: Queen Elizabeth, Queen Mary 2 y Queen Victoria, esta compañía propiedad de un grupo dedicado al negocio crucerístico internacional, vende sobre todo su nombre y el de sus barcos; un hecho que por sí solo le permite competir contra las muchas excelencias, y si me lo permiten, excentricidades que ofertan otras compañías dedicadas a este mismo negocio.

Y aunque las reinas de Cunard Line no son ni los mejores, ni los más lujosos barcos, lo que sí está claro, es que cada vez que uno de estos buques toca puerto (sólo habría que recordar aquella primera escala malagueña del Queen Mary 2), la misteriosamente añeja épica de los barcos de turistas, suele regresar, como en el pasado, a los titulares de noticias de los periódicos.

QUEEN MARY 2 en su primera escala en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (15 de Noviembre de 2011).

¿Apostolado del Mar?

Juan Carlos Cilveti Puche | 8 de noviembre de 2011 a las 9:28

Hoy, dejaré las habituales historias que suelo escribir en esta columna para hacer una reflexión que considero  importante. Y aunque criticar a una institución que lleva funcionando más de un siglo en todo el mundo con unos resultados muy exitosos sería absurdo, no lo es, reseñar que esta institución, en Málaga, no termina de funcionar.

Tras llegar a España, en concreto a Barcelona, en el año 1927, El Apostolado del Mar (Stella Maris), poco a poco se fue difundiendo por diversos puertos de nuestro país. Dedicada a ayudar a las gentes de la mar, esta institución de carácter religioso, se posicionaba oficialmente en Málaga en 1995, aunque con anterioridad, en la década de los setenta, un sacerdote y una serie de seminaristas, realizaron  labores de ayuda humanitaria a pie de muelle.

Y aunque la delegación malagueña de Stella Maris sí ha hecho cosas, en los últimos años, esta organización dormita en sus instalaciones del puerto de Málaga casi sin ningún tipo de actividad.

Y como esto que expongo podría parecer una opinión muy  personal y  sin argumentos, les diré que El Apostolado del Mar malagueño, ante la dramática situación que desde diciembre de 2010 viven en el  puerto de Málaga los tripulantes de un barco griego, no ha hecho nada. Tras presentarse el día de su llegada, esta institución se ha olvidado de estos marinos abandonados, y sólo hace varias  semanas,  tomaba cartas en el asunto (tras muchos meses de olvido) sin solventar ninguno de los acuciantes problemas humanitarios que se están viviendo a bordo de este buque.

Un hecho verdaderamente sangrante que pone en evidencia a una centenaria institución que funciona muy bien en otros puertos del mundo y muy mal en Málaga.

Fachada del edificio donde está la organización en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (8 de Noviembre de 2011).

Para completar el tema les dejo un enlace que clarifica mucho lo que expongo en esta columna.

LA ODISEA DEL CAPITÁN KONSTANTINOS

El Venizelos

Juan Carlos Cilveti Puche | 1 de noviembre de 2011 a las 10:06

Los asiduos a esta columna, seguramente recordarán cuando les hablé de las escalas malagueñas de algunos de los superferries de la compañía italiana Grimaldi Lines. Aquellos barcos que entre 1995 y  2002 realizaron visitas puntuales como buques de crucero, han sido los ferries más grandes que, hasta la fecha, han entrado en el puerto de Málaga.

Y aunque aquellos seis buques con sus grandilocuentes nombres: Majestic, Fantastic, Splendid, Excelsior, Excellent y La Superba, siguen conservando el record de ser los  ferries  de mayores dimensiones llegados ocasionalmente a Málaga como buques de crucero, éstos, no fueron los primeros en visitar en el puerto malagueño en similares circunstancias.

Procedente de Túnez y con destino a Cádiz, el 30 de octubre de 1994, atracaba en el muelle 3 A1 el buque de bandera griega El Venizelos. Realizando un viaje turístico con 956 pasajeros, este ferry  que habitualmente cubría líneas regulares en aguas helenas bajo la contraseña de la compañía Anek Lines, hacía su primera escala en Málaga como buque de crucero.

Años más tarde, en concreto el  11 de noviembre de 2006, El Venizelos regresaba al puerto de Málaga en otro viaje de placer. Procedente como en su anterior visita de La Goulette (el puerto de la ciudad de Túnez), este buque pernoctaba amarrado en el pantalán de Levante, saliendo al día siguiente con destino a Palma de Mallorca.

Y aunque antes, muchos otros ferries ya habían estado en Málaga realizando itinerarios crucerísticos,  El Venizelos con sus  175, 4 metros de eslora, 28,5 de manga y 38.261 toneladas de registro bruto, sin ser el superferry reconvertido ocasionalmente en buque de crucero más grande llegado a Málaga, sí fue el primero.

EL VENIZELOS

atracado en el pantalán de Levante en su última visita a Málaga.

Un parto a bordo

Juan Carlos Cilveti Puche | 25 de octubre de 2011 a las 8:54

Haciendo un guiño a un amigo que acaba de ser padre, hoy les contaré la historia de un parto a bordo de un barco atracado en Málaga. Durante muchos años; habría que remontarse a finales del siglo XIX y a las primeras décadas del XX, Málaga fue un importante puerto de emigrantes. Con muchos buques en línea regular de navieras nacionales y extranjeras, los muelles malagueños movilizaban a infinidad de personas que buscaban, fundamentalmente en América, una nueva oportunidad.

Perteneciente a la Compañía Trasatlántica Española, el domingo 5 de junio de  1927, atracaba a las siete de la mañana en el muelle de Cánovas el buque Montevideo. Procedente de Barcelona y Valencia, este barco, cubría con escala fija en Málaga, la línea regular denominada Mediterráneo-Cuba- Méjico.

Tras unas horas de carga, a media mañana del domingo se iniciaba el embarque. En aquella ocasión, subían a bordo del Montevideo 41 pasajeros de primera, 14 de segunda y 512 de tercera clase.  En el parte de embarque (este documento aun se conserva), se reseñaba que entre los pasajeros de tercera, embarcaban “4 mujeres en cinta”.

Y aunque las reglas de la Trasatlántica para las embarazadas eran muy claras (no se recomendaba el embarque de mujeres con más de ocho meses de gestación), estas normas, que siempre provocaban más de un incidente, no terminaban nunca de ser cumplidas.

A última hora de la tarde del domingo (el buque debía zarpar en la madrugada del lunes), y ya con la mayor parte del pasaje a bordo, una de las cuatro embarazadas se puso de parto. Con la ayuda del médico del barco, a las 21:45 horas nacía una niña. Un feliz acontecimiento que dio al traste con el  esperanzador viaje de estos nuevos padres.

MONTEVIDEO

El remolcador remolcado

Juan Carlos Cilveti Puche | 18 de octubre de 2011 a las 9:46

En lo que llevamos del presente año, el remolcador de bandera española Sertosa Dieciocho, ha visitado el puerto Málaga en cuatro ocasiones para, desde aquí, iniciar diferentes remolques de altura. Tras quedar abortadas dos de estas maniobras; las correspondientes a la primera salida del Santísima Trinidad, así como la del pesquero ruso Tralnmeyster Mogutov, este buque de 32 metros de eslora construido en el año 1977 en los astilleros vigueses de Enrique Lorenzo y Cía.  S.A., regresaba hace unos días a Málaga para trasladar al dique flotante. Ya con todo preparado, y como ocurría en sus anteriores actuaciones, el Sertosa Dieciocho, necesitaba de la ayuda de los remolcadores malagueños de puerto para sacar a mar abierto a su remolque.

Y aunque los remolcadores de puerto están para eso; para tirar o empujar en las maniobras en las que sea necesaria su colaboración, lo que no termina de encajar demasiado, es que un buque especializado,  que en la mar debe impulsar de forma autónoma a un barco o  a un artefacto flotante, necesite de otro buque similar él para que lo remolque en una maniobra.

Ante esta paradójica situación, que por otra parte, tiene varias explicaciones muy simples (se podría hablar de  carencia de medios técnicos, de edad, y sobre todo de dinero), el Sertosa Dieciocho maniobraba de salida con el dique flotante Andalucía conectado a uno de los remolcadores de la ‘clase H’.  Unidos proa con proa por medio de un cabo de maniobra, el remolcador malagueño Vehinte tiraba del Sertosa Dieciocho para separarlo del muelle, y una vez libre, seguir remolcándolo hasta salir del puerto. Una curiosa maniobra que, salvo con este barco, nunca se había visto en  las aguas de Málaga.

VEHINTE tirando del SERTOSA DIECIOCHO

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (18 de Octubre de 2011).

El POGORIA

Juan Carlos Cilveti Puche | 11 de octubre de 2011 a las 7:52

Con independencia de algunos buques de vela (podríamos recordar al Amorina o incluso al Peace),  que  durante más o menos tiempo han tenido en Málaga su base, sin duda alguna, el velero que más ha frecuentado el puerto malagueño en la últimas décadas, ha sido el bergantín goleta de bandera polaca Pogoria.

Construido en el año 1980 en los astilleros Lenin de Gdansk, este airoso buque de tres mástiles, 48 metros de eslora y 295 toneladas de registro bruto,  comenzaba su carrera de la mano un muy interesante proyecto fundando en Polonia en 1971; una experiencia muy habitual en algunos países del norte de Europa, en los cuales, la educación de los jóvenes se complementa con diferentes periodos de vida en la mar.

Perteneciente a la Sail Training Association Poland, una delegación integrada en una  organización británica de carácter marítimo educacional, el Pogoria, además de realizar sus viajes con estudiantes, participa por todo el mundo en las más importantes regatas de grandes veleros, así como en viajes de placer donde todos sus pasajeros  se convierten en tripulantes ocasionales del barco.

Pero retomando la historia malagueña de este buque, quizás, su más recordada estancia, fue la que en julio de 2002, con motivo de la celebración de la regata Cutty Sark, mantuvo a este velero atracado durante varios días en el muelle número uno. Realizando de forma habitual varias visitas al año, es muy frecuente que en sus escalas en el puerto de Málaga, el Pogoria embarque a pasajeros, un hecho que permite ver cómo los tripulantes del barco, antes de salir a la mar, instruyen a los pasajeros, convertidos en marineros ocasionales, sobre las más básicas actividades que se realizan a bordo.

POGORIA saliendo del puerto de Málaga

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (11 de Octubre de 2011).

45 metros más

Juan Carlos Cilveti Puche | 8 de octubre de 2011 a las 8:40

El dique flotante de Mario López dejará el puerto de Málaga para ser ampliado.

Durante un mes, la dársena de Heredia se verá algo extraña. El dique flotante Andalucía que ocupa desde hace algo más de 20 años el muelle número cinco, dejará temporalmente las aguas del puerto malagueño para viajar remolcado a San Roque donde su eslora se verá aumentada en 45 metros.

Este proyecto, madurado por la empresa Mario López S.A. durante algo más de un año, finalmente se hará realidad, y el próximo lunes,  el remolcador Sertosa Dieciocho se llevará al dique para ser reformado.

Además de este alargamiento, que se realizará con una serie de estructuras modulares que ampliarán su longitud hasta 146 metros, el dique malagueño sufrirá una importante renovación en las estructuras de acero de sus fondos. Todas estas obras, se efectuarán en las  instalaciones que los astilleros del grupo Mario López Cernaval tienen en la localidad sanroqueña de Campamento.

Con la previsión de que el dique esté nuevamente operativo en Málaga en la segunda quincena del mes de noviembre, el alargamiento de esta estructura flotante potenciará considerablemente el sector de las reparaciones navales en el puerto de Málaga; una mejora que permitirá albergar en el interior del dique Andalucía barcos de hasta 150 metros de eslora.

Tanque químico SICHEM CASTLE. Último buque reparado en el dique (septiembre de 2011) antes de su reforma.

Los barcos de la C

Juan Carlos Cilveti Puche | 4 de octubre de 2011 a las 8:28

Cuando lo que hoy conocemos como Costa Cruceros comenzaba su carrera marítima, allá por el año 1924, lo hacía bajo la denominación de Costa Line. Tras operar durante unos años con buques de segunda mano y dedicarse exclusivamente al transporte de mercancías, pocos años después de su fundación, la naviera italiana se diversificó, y algunos de sus barcos, comenzaron a navegar con pasaje y carga.

En 1942, esta compañía ordenaba su primera construcción (Caterina C.), y desde entonces, los buques de esta naviera, empezaron a lucir nombres donde la C de Costa siempre estaba presente. En la segunda mitad del siglo XX y trabajando ya sólo con pasajeros, los barcos de esta compañía se hacían famosos internacionalmente por publicitarse en sus viajes trasatlánticos con emigrantes como Línea C, amén de por la particularidad de sus nombres y por llevar una vistosa letra C de sus chimeneas amarillas.

Ya dedicados en exclusividad al tráfico crucerístico, y atendiendo fundamentalmente a razones de marketing, en las dos últimas décadas del siglo XX, la famosa C  en los nombres de los buques de Costa desapareció.

Mientras todo esto ocurría, en la Isla de Wight, durante los años sesenta, se fundaba la naviera Carisbrooke Shipping. Dedicada, en un principio al cabotaje, los buques de esta compañía empezaron a lucir en sus nombres la letra C; una peculiaridad que hoy día constituye una seña de identidad en los buques de esta naviera británica. Navegando ya en tráficos de altura, nombres tales como: Anja C, Karina C, o Victoria C, entre otros, visitan diferentes puertos de Europa, siendo Málaga un lugar muy frecuentado por estos barcos para realizar operaciones de carga y descarga de mercancías.

KARINA C atracado en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (4 de Octubre de 2011).