Buen viaje Andalucia

Juan Carlos Cilveti Puche | 31 de marzo de 2010 a las 18:05

Esta tarde a las 16:30 horas dejaba el puerto de Málaga el galeón Andalucia.

Tras seis días en puerto (el barco llegaba en la mañana del jueves 25), hoy,  el galeón zarpaba con destino a Malta.

Les dejo unas fotos (enviadas por el amigo David C.) de barco saliendo del puerto de Málaga.

Andalucia Blog

 

 

Andalucia Blog 3

 

Andalucia Blog 2

 

BUEN VIAJE ANDALUCIA

Histórico Lunes Santo con accidente

Juan Carlos Cilveti Puche | 30 de marzo de 2010 a las 8:15

El año 1921 marca un importante hito para la Semana Santa de Málaga. Tras constituirse en enero la Agrupación de Cofradías, la Semana de Pasión de aquel año arrancaba con un nuevo aliciente; algo que según los expertos, supuso una verdadera revolución en el mundo cofrade.

Y mientras todo esto ocurría, el puerto de nuestra ciudad vivía una de las etapas más activas y febriles de su historia moderna. Con tráficos que enlazaban nuestros muelles con puertos de los cinco continentes, aquellos significativos días de marzo, además de constituir una fecha histórica para Semana Santa malagueña, también tuvieron su importancia, y mucha, en el ámbito portuario de la ciudad.

Con los muelles casi al completo de ocupación, el lunes 21 de marzo (Lunes Santo), la ciudad se estremecía ante un terrible accidente en el puerto.

El pailebote de tres palos Nati, que desde hacía unos días se encontraba atracado en el muelle transversal, y que en esa jornada, había completado una carga de barriles de gasolina y petróleo destinados a Santander, explotaba y se incendiaba pasadas las ocho y cuarto de la tarde.

Tras la fuerte explosión que arrojó al capitán y a un marinero al muelle, el barco comenzó a incendiarse por su banda de estribor; un fuego que obligó al grumete de 14 años a tirarse al agua, mientras una espesa columna de humo marcaba en el cielo malagueño el lugar del accidente.

Al instante, varios obreros portuarios y  carabineros acudían en auxilio del Nati; mientras las campanas de la Catedral, comenzaban a tocar avisando del incidente. Muchos de los malagueños que se encontraban en los alrededores del puerto para ver los desfiles procesionales, al reclamo del aviso sonoro, entraban al recinto portuario para ver lo que ocurría.

Con el barco sensiblemente escorado y ardiendo, y con tres tripulantes del Nati heridos de gravedad tumbados sobre el muelle (además de los que resultaron despedidos por la fuerte explosión, otro marinero pudo salir del buque por su propio pie), al lugar de los hechos, comenzaron a acudir diversos grupos de auxilio. Un retén de bomberos iniciaba las labores de extinción del fuego, mientras que un piquete de la Guardia Civil y efectivos de la Cruz Roja coordinaban la evacuación de los heridos.

Mientras todo esto ocurría; y quizás, ésta sea la nota más simpática de aquella triste tarde noche portuaria, un buen número de bomberos que se encontraban listos para desplazarse desde el Ayuntamiento a la iglesia de los Mártires donde debían participar en una procesión, fueron avisados. Vestidos con sus uniformes de gala, estos bomberos acudieron para combatir el peligroso incendio del Nati.

Con los heridos ya en la casa de socorro del Hospital Noble, y con los bomberos luchando contra el fuego del pailebote, al muelle transversal, llegaban para recibir información el alcalde, el gobernador civil, el comandante de Marina y  el comisario jefe de Policía.

Tras algo menos de cuatro horas luchando contra el fuego, finalmente, a las doce de la noche, los bomberos daban por concluida su actuación sobre el Nati; una actuación que debieron retomar al día siguiente cuando una nueva explosión terminaba de hundir al velero matriculado en San Sebastián.

Aquel accidente de marzo de 1921 se saldó con tres marinos heridos y ocho bomberos lesionados (todos con quemaduras de diversa consideración), un barco hundido y 230.000 pesetas, el valor de la carga incendiada, perdidas.

Un importante suceso portuario ocurrido en una Semana Santa histórica.

Nati blog

                                                                                                                                                                 Foto del incidente reproducida de un diario de la época

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (30 de Marzo de 2010)

Los jardines

Juan Carlos Cilveti Puche | 29 de marzo de 2010 a las 19:16

Como el galeón Andalucia sigue en Málaga y les había prometido seguir hablando de él, aun arriesgándome a ser pesado, hoy les contaré algo curioso que creo que les interesará.

Tras realizar dos visitas al buque; en ellas ya pude verlo de quilla a perilla (esta es otra expresión que tendremos que revisar), mi impresión sigue siendo muy buena. Es, como les decía, un barco barco.

Visto casi todo lo que se podía ver, he de decirles que entre otras cosas, me llamaron mucho la atención los “excusados”; una de las pocas licencias a la modernidad que lleva este buque, y que me da pie para hablarles de cómo eran estas imprescindibles instalaciones en estos barcos de aquellos años.

En los buques de vela de esa época, y especialmente en los barcos del siglo XVIII, los retretes se denominaban “Jardines”.

Estas instalaciones se situaban en dos zonas muy determinadas del barco; los de la oficialidad iban a popa y los de la marinería a proa.

En el caso de la oficialidad, los jardines se colocaban en un pequeño añadido (un habitáculo) más o menos disimulado en la balconada de popa (a una y otra banda). Es curioso que en los navíos del XVIII, los jardines llevaban una especie de canaleta que terminaba casi a nivel del agua.

popa Andalucia blog

Popa del galeón Andalucia. Aunque no están, a la altura del final de la

balconada, a cada banda, deberían ir más o menos los jardines.

Este pequeño habitáculo del que les hablo, no era cosa que una especie de caseta donde se colocaba un tablón con un agujero; creo que sobran mayores explicaciones.

En el caso de los jardines de proa, la cosa era muy diferente. Aprovechando los brazales y las gambotas (las tablas que forman como un enrejado a proa), la marinería tenía allí sus excusados. El uso de estos era algo muy simple; agarrado a algún cabo de la jarcia, sólo había que sentarse, y posteriormente, con unos cubos que solía haber en aquella zona, baldear el jardín.

proa Andalucia blog

Espolón donde se ubicaban los jardines de proa.

Y aunque esta infraestructura estaba muy bien delimitada en el caso de los navíos, en los galeones, la cosa, sin estar tan estructurada, también era similar: jardines a popa para los oficiales y jardines a proa para la marinería.

Una curiosidad más. En los navíos del XVIII, había un marinero que se denominaba Capitán de Jardines. Su misión estaba clara. Era el encargado de mantener limpios estos lugares.

Termino con otro comentario. Aunque hice una foto a uno de los excusados del galeón Andalucia, me resisto a ponerla. Quizás una imagen de este lugar no sea algo de demasiado buen gusto.

 

 

Una joya bibliográfica, GRATIS, para el fin de semana

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de marzo de 2010 a las 18:57

 

Diccionario

Para este fin de semana, me permito recomendarles una verdadera joya bibliográfica. Un libro al alcance de todos que hará las delicias de los amantes de la mar y los barcos.

La obra en cuestión se titula DICCIONARIO MARÍTIMO ESPAÑOL, y fue editada en Madrid (en la imprenta Real) en 1.831.

Coordinada por Martín Fernández de Navarrete (1.765 – 1.844), ilustre marino; y sobre todo, escritor e historiador (fue nombrado en su época bibliotecario perpetuo de la Real Academia Española), esta obra participa de la peculiaridad de adjuntar a lo que es en sí el diccionario, varios vocabularios que traducen los términos marítimos españoles al inglés, francés e italiano.

Con esta curiosa particularidad que recogen muchos diccionarios en la actualidad; hay varios editados en español que muestran los vocablos, fundamentalmente en inglés y francés (ya no tantos incluyen la lengua alemana), a este histórico libro hay que añadirle que se puede conseguir de forma gratuita.

El Google Books http://books.google.com/ se encuentra una edición digitalizada de esta maravilla; una obra que además de poder leer on line, puede descargarse de forma libre en formato pdf.

Y aunque los libros son para tocarlos (por lo menos esa es mi modesta opinión), en este caso, una edición digitalizada es una muy buena opción.

Ya me dirán que les ha parecido esta joya.

Este es el enlace directo:

http://books.google.es/books?id=DT4Kzd55sKkC&printsec=frontcover&dq=diccionario+mar%C3%ADtimo&ei=feOsS-qeBJ_czQTUlK2KDg&cd=1#v=onepage&q=&f=false

El galeón Andalucia en Málaga

Juan Carlos Cilveti Puche | 25 de marzo de 2010 a las 12:52

Procedente de Cádiz, a las nueve de la mañana (minuto arriba minuto abajo), entraba por la bocana del puerto de Málaga el Galeón Andalucia.

Galeon Andalucia en Málaga 24-III-10 blog 1

Mi primera impresión al verlo ha sido muy buena. Realmente es un barco barco.

Galeon Andalucia en Málaga 24-III-10 blog 2

Además de algunas curiosidades más técnicas (quizás les aburriría si les contara), me ha llamado poderosamente la atención un detalle tal vez insignificante en el conjunto del barco.

Siguiendo lo que era tradición en los galeones, el Andalucia enarbolaba en cada uno de sus palos una bandera; y además, supongo que como un gesto de cortesía, la que lleva en el palo mayor es la bandera de Málaga. Todo un detalle.

Galeon Andalucia en Málaga 24-III-10 blog 4

Cuando pueda visitarlo, ya les contaré más cosas.

Galeon Andalucia en Málaga 24-III-10 blog 3

El Andalucia atracado en el muelle Nº 2

Fotos curiosas: LA COLADA

Juan Carlos Cilveti Puche | 24 de marzo de 2010 a las 19:12

Mientras hacía esta foto, me vinieron a la cabeza las típicas imágenes que casi todos hemos visto de algún puerto asiático repleto de barcos.

Y digo esto, ya que en cualquier puerto de Asia (también esto sería aplicable a muchos puertos de África y Sudamérica), es normal ver buques viejos con altísimos grados de deterioro; hablando en plata, barcos casi abandonados donde el mantenimiento sólo existe en función de que el barco ande.

Y aunque en este caso, la cosa tampoco se puede llevar al extremo que les comento; lo que sí hay que reconocer,  es que el Arina, que así es como se llama este buque, va camino de ello (o lo parece).

Arina 1 blog

Pero aparte del deterioro en sí del buque y de su falta de mantenimiento, lo que me llamó poderosamente  la atención, fue el improvisado tendedero de ropa que se podía apreciar en su popa; un feo detalle que dice bastante del barco y de los que en él trabajan.

Pero aun así; siempre en un momento dado se puede sacar algo de ropa para que se airee, lo que más me impactó, fue lo que se podía apreciar colgado de ese cordel: cuatro trapos (por llamarlos de alguna manera) que no cuadran  demasiado bien con los nueve tripulantes de nacionalidad rusa que, según el registro del buque, lleva el Arina.

Una especie de bata (me dio la impresión) de color fucsia, un trapo incalificable a cuadros, una especie de camisón (también me lo pareció) rosa y algo similar a lo que podría ser una sábana  de color celeste con unos dibujillos.

Les dejo la foto ampliada para que vean.

Arina 2 blog

Termino con algunos datos de Arina. Datos curiosos que dicen, sin decir, bastante del barco.

Bandera Eslovaca  (matrícula de Bratislava).

Buque de carga general construido en Holanda en 1.974.

Desde su construcción, el barco ha cambiado siete veces de nombre.

Pertenece a la compañía Arina Shipping Ltd, (la compañía lleva el nombre del barco y ésta, sólo tiene este buque) registrada en Islas Vírgenes y gestionada desde Rusia.

El Arina, según el registro del buque lleva nueve tripulantes.

El fiasco italiano

Juan Carlos Cilveti Puche | 23 de marzo de 2010 a las 8:30

Si en el mudillo portuario tuvieran cabida palabras tales como desilusión o decepción (el sector portuario se mueve fundamentalmente por lo que es o no rentable), la mayor desilusión vivida en el puerto de Málaga en los últimos años, tendría el nombre de una compañía naviera italiana.

Después anunciarse y reanunciarse: ahora llego, ahora no, me retraso, llegaremos en breve; finalmente, Ustica Lines desembarcó en el puerto de Málaga el 23 de marzo de 2009 (justamente hoy, hace un año).

Con lo que de significativo tiene el hecho de estrenar una línea regular, Ustica iniciaba una ruta de carga rodada semanal con Italia. Una línea a cargo del buque Carlo Morace, que fundamentalmente transportaría aceite entre los puertos de Málaga y Livorno.

Tras un primer incidente ocurrido en su segunda llegada (esta historia me la reservo para otra ocasión), y dos percances más que causaron desperfectos en los muelles cuatro y siete, el buque italiano, tras cambiar en varias ocasiones su día de llegada, ampliaba su ruta al puerto de Civitavecchia.

Después realizar un total de 28 viajes redondos, y haber usado en estos a tres barcos diferentes (Carlo Morace en 25 escalas, Marco M en dos y una llegada del Claudia M), el 16 de octubre, el buque titular de la línea Carlo Morace realizaba su última parada en Málaga.

Aludiendo a causas un tanto extrañas (el paso del tiempo seguro que nos dará las claves verdaderas), “los italianos” dejaron de venir a Málaga, y esta prometedora línea regular se quedó en nada.

Con el recuerdo del fracaso de la línea marroquí de Reduan Ferry en 2007, la fallida intentona de Utica Lines pasará a la historia nuestro puerto como el  estrepitoso fiasco italiano de 2009.

Buque Carlo Morace, titular de la línea.

Buque Carlo Morace, titular de la línea.

 

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (23 de Marzo de 2010)

Galeones

Juan Carlos Cilveti Puche | 22 de marzo de 2010 a las 20:40

Ayer domingo, el GALEÓN ANDALUCIA dejaba Sevilla e iniciaba su aventura. Quince mil millas náuticas de navegación que lo llevarán desde el sevillano muelle de las Delicias al  exótico puerto de Shanghai.

Una larga y dura singladura que, además de otras cosas, demostrará, en el siglo XXI, que los galeones de construcción española fueron los reyes de la mar entre los siglos XVI y XVII.

Y como de este barco se hablará mucho (espero poder hacer en este blog un exhaustivo seguimiento del viaje), hoy les contaré algunas peculiaridades de los galeones.

Galeón ANDALUCIA. Foto: Antonio Pizarro.

Galeón ANDALUCIA. Foto: Antonio Pizarro.

El galeón, es una evolución muy inteligente de los barcos que navegaban por el mundo civilizado a principios del siglo XVI. Con influencias de las carabelas y las naos, el galeón significa la aparición de un modelo de barco robusto y muy marinero. Un barco mucho más adecuado para las navegaciones transoceánicas que sus antecesores; las carabelas y naos que participaron en los grandes descubrimientos.

Considerada como “la nave española del Atlántico”, el galeón participa de una serie de peculiaridades que lo hacen único. Entre todas ellas, sin duda alguna, la más significativa es la que hace referencia a sus proporciones. Mientras que en siglos anteriores, la construcción de buques seguía la fórmula (fórmula murciana) de TRES, DOS, AS; es decir la eslora era el triple de la manga, y ésta era el doble del puntal, en el caso de los galeones, la fórmula varió. El tres, dos, as, se cambió por el CUATRO, DOS, AS, lo que confirió a estos barcos una mejora sustancial en la gran mayoría de sus características de navegabilidad. El galeón era un bajel de alto bordo, más largo y estrecho que la Nao, pero más corto y ancho, siempre en proporción, que la Galera.

A esta importante característica, hay que añadir que los galeones pierden arrufo y se convierten en barcos más panzones a nivel de la línea de flotación. Se dice que este hecho de ser más panzones, se debe fundamentalmente a que, al ser Sevilla el puerto de referencia para las salidas y llegadas de estos barcos, era necesario que los galeones no tuvieran demasiado calado y pudieran navegar con facilidad por el río Guadalquivir.

Además, la jarcia de labor, mejora considerablemente respecto a la que se usaba en carabelas y naos.

Respecto a su arboladura, y aunque hubo galeones de cuatro palos, la mayoría de ellos montaban tres mástiles más el bauprés (situado sobre el espolón: reminiscencia clara de las galeras).  Sobre estos palos, se izaban dos tipos de velas: Cebadera en bauprés y velas cuadras en trinquete y mayor, y latina en el palo de mesana.

También, otra importante innovación, la constituyó el pinzote; una prolongación vertical de la caña del timón que permitía al timonel poder ver las velas, algo que en carabelas y naos era imposible, ya que el timón se encontraba en el interior del barco.

Con todas estas características, amén de tener mucha más capacidad de carga, los galeones se convirtieron durante algo más de dos siglos en los barcos de referencia en la marina civil y militar.

Y aunque hay muchas más curiosidades sobre los galeones; estas me las reservo para una próxima ocasión.

 

Arrufo: Curvatura que hacen las cubiertas, cintas, galones y bordas de los buques, levantándose más, respecto de la superficie del agua, por la popa y proa que por el centro.

Jarcia: Aparejos y cabos de un buque.

Jarcia de labor: Aparejos y cabos movibles que se utilizan para izar, orientar o arriar las velas.

Bauprés: Palo grueso, horizontal o algo inclinado, que en la proa de los barcos sirve para asegurar los estayes del trinquete, orientar los foques y algunos otros usos.

Cebadera: Vela que se envergaba en una percha cruzada bajo el bauprés, fuera del barco.

Trinquete: Palo de proa.

Mayor (palo mayor): Palo central de un barco.

Mesana: Palo de popa.

 

Les dejo un par de interesantes enlaces:

http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/659983/rumbo/china.html
http://www.fundacionnaovictoria.org/el-galeon.html

Una inmersión histórica para el fin de semana

Juan Carlos Cilveti Puche | 20 de marzo de 2010 a las 13:21

Para este fin de semana les recomiendo una película de submarinos.

Con una reseña fundamental dentro de este género; sin duda alguna, la película DAS BOOT (El Submarino) es la referencia  de culto para los aficionados a este tipo de cine, la película que hoy me permito recomendarles, muy bien podría compararse a esta.

U-47 COMANDANTE PRIEN (U47 – Kapitänleutnant Prien), narra un hecho histórico ocurrido en los  primeros meses de la segunda guerra mundial.

Esta cinta refleja la misión del submarino alemán U-47; el cual, al mando del Comandante Prien,  entraba en el fondeadero de Scapa Flow (un fondeadero situado en las Islas Orcadas en Escocia), hundiendo el 14 de Octubre de 1.939 al acorazado inglés HMS Royal Oak (también en esta misión se dañaba seriamente al transporte HMS Pegasus).

Con esta hazaña como hilo fundamental, la cinta narra además las posteriores vicisitudes de este capitán de la marina de guerra alemana.

Una película (al igual que en el caso de DAS BOOT), rodada por alemanes, y que nos muestra una visión muy diferente a las que se nos han mostrado en la mayoría de las películas de submarinos made in USA.

Un filme que merece la pena ser visto.

U47 – Kapitänleutnant Prien

AÑO 1958 

DIRECTOR Harald Reinl

GUIÓN J. Joachim Bartsch (Historia: Udo Wolter)

MÚSICA Norbert Schultze

FOTOGRAFÍA Ernst W. Kalinke (B&W)

REPARTO Dieter Eppler, Sabine Sesselmann, Joachim Fuchsberger, Harald Juhnke, Uta Hallant, Olga Tschechowa, Richard Häussler 

PRODUCTORA Arca-Filmproduktion GmbH

U_47_Comandante_Prien-406473716-large

 

Para completar la recomendación, le comento que hay un interesante libro biográfico escrito por el protagonista de esta aventura, que narra, entre otras cosas, este hecho.

El camino de Scapa Flow. Prien, Günther 

Ediciones Nueva República, Molins De Rey (Barcelona) 2005. ISBN 84-933943-9-4

Camino de Scapa Flow

Termino con este clip sobre el Comandante Prien y la misión de U-47

http://www.youtube.com/watch?v=vot6lFGD0Jo

Al pairo

Juan Carlos Cilveti Puche | 19 de marzo de 2010 a las 13:13

Se me ocurre que quizás, pudiera ser interesante hablar sobre determinadas expresiones que, estando netamente relacionadas con el mundo de la mar y los barcos, han traspasado este ámbito para convertirse en expresiones de uso general.

Y aunque todos conocemos muchas de estas frases, tal vez alguno no sepa qué significan originalmente; es decir, cual es su correcto significado en el habla de la mar.

Para empezar; y antes aprovecho para pedirles su participación e ir desvelando entre todos muchas de  estas curiosas frases, me ocurre que la  expresión “AL PAIRO”, podría ser una frase perfecta para comenzar.

En el ámbito no marino, casi todos empleamos la expresión “AL PAIRO”  para denotar una cierta actitud de indiferencia; aunque la Real Academia Española de la Lengua, en una segunda acepción, hable de “Estar a la expectativa”.

Según la R.A.E:

Pairo

1. m. Mar. Acción de pairar la nave. Nos pusimos al pairo.

Estar, quedarse, etc., al ~.

2. loc. verb. coloq. Estar a la expectativa, para actuar cuando sea necesario.

Con todo esto, y sin olvidarnos de la frase “Me la trae AL PAIRO”, frase que creo que denota un cierto carácter sexual, veamos ahora lo que dentro del ámbito marítimo significa realmente esta expresión.

Poner un barco AL PAIRO, consiste en intentar mantener una posición estática respecto al fondo. Si el viento y las corrientes no son muy fuertes, la cosa no resulta demasiado complicada; aunque cuando las condiciones son malas, la maniobra de mantener el barco estático y casi inmóvil se complica.

En casos de mal tiempo, la mecánica a seguir es poner la proa a la mar y aguantar. En el caso de barcos de vela, además de poner la proa a la mar, se compensa el abatimiento (el hecho de que el barco vaya perdiendo la proa a las olas) con el uso de las velas.

Espero que no se mantengan AL PAIRO, y colaboren conmigo en esta historia de explicar expresiones marítimas convertidas en frases de uso general.