Archivos para el tag ‘Buque de carga general’

Los ‘Sider’

Juan Carlos Cilveti Puche | 31 de enero de 2017 a las 19:44

Desde hace algo más de una década, la muy larga historia de los tráficos de cemento y clinker en el puerto malagueño está estrechamente ligada a un amplio grupo barcos que en sus nombres compuestos llevan siempre la denominación Sider.

Con la paradoja de que no todos estos buques pertenecen a un mismo armador, en los últimos años, los habituales muelles donde se opera con estas mercancías han visto a muchos Sider atracados; unos barcos que además de cemento y clinker también han cumplimentado  diferentes cargas y descargas de graneles agroalimentarios. Con todo esto, y teniendo como punto de partida el año 1993, fecha desde la que existen registros de atraques, a día de hoy, por el puerto malacitano han pasado un total de veinte barcos diferentes luciendo este nombre.

El 30 de agosto de 2003, procedente de Lisboa y con destino a Barcelona, el buque de carga general Sider Venture amarraba en el muelle número seis en una operativa que inauguraba las continuadas escalas de estos barcos en Málaga. Con la particularidad de ser el primero y tras la llegada de otros muchos que han compartido este nombre, en febrero de 2010, aquel primer Sider que atracaba en aguas malacitanas regresaba rebautizado como Arklow Venture en un viaje procedente de la localidad inglesa de Lowestoft.

Manteniendo su registro holandés y con su casco azul ahora pintado de verde, el Arklow Venture siguió escalando en Málaga realizando el mismo tipo de  operativas que había ejecutado con su anterior nombre. Tras cumplimentar diferentes visitas, en 2016, el primer Sider que llegaba a Málaga  era renombrado como SP Venture, una nueva denominación con la que por el momento aún no ha atracado en aguas malagueñas.

Arklow Venture 2-II-103ARKLOW VENTURE, antiguo SIDER VENTURE en su primer atraque en 2010.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 31 de enero de 2017.

Otro barco parado

Juan Carlos Cilveti Puche | 3 de noviembre de 2015 a las 8:06

La presencia de buques parados o inactivos constituye una constante en cualquier puerto del mundo. Ya sea por invernada, avería, reparación, detención o cualquier otra causa, la estancia prolongada de un mayor o menor número de barcos amarrados sin actividad podría incluso hasta determinar la importancia del puerto en el que se encuentran.

Particularizando en Málaga, desde hace muchas décadas, los muelles malacitanos no se han visto privados de algún que otro buque parado en diferentes circunstancias. Con el recuerdo de lo que los portuarios bautizaron irónicamente como la Armada Invencible (aquellas dos golondrinas que junto a otras embarcaciones menores estuvieron durante años pudriéndose en la ochava), y sin olvidar a los Blue Wave, Eid Travel, Arhon o Mayak, que tras cambiar de nombre se escapaba una noche de diciembre de 2014, desde hace unos meses, el puerto alberga a un nuevo barco que podría alargar mucho tiempo su estancia malagueña.

Abanderado en la República Democrática del Congo, el Just Reema, un buque de carga general de 92 metros de eslora y 1.934 toneladas de registro bruto construido en Alemania en 1978, llegaba a aguas malacitanas en junio de este año tras ser detenido en alta mar con 15.000 kilos de hachís.

Ejecutadas las pertinentes actuaciones en las que se descargó la droga y se detuvieron a sus nueve tripulantes, el buque pasaba del muelle número siete al espigón pesquero Norte, lugar donde desde entonces permanece atracado.

Pendiente de los dictámenes judiciales, el Just Reema, acumulando roña espera ver cual será su futuro; un futuro que apunta a una prolongada estancia que lo convertiría en otro de los muchos barcos parados en la historia portuaria malacitana.

IMG_0019Buque JUST REEMA atracado sin actividad en el Espigón Pesquero Norte.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 3 de noviembre de 2015.

De Moldavia

Juan Carlos Cilveti Puche | 5 de marzo de 2013 a las 17:11

Resulta verdaderamente curioso, que países que no están bañados por la mar, dispongan de una flota de barcos mercantes. Así ocurre con la República de Moldavia, un territorio proveniente de la desaparecida Unión Soviética que, desde hace unos años, está incrementando el número de buques que navegan luciendo sus colores. Si estar considerado de una forma oficial como un país de los denominados de bandera de conveniencia, Moldavia, que en 2008 sólo disponía de 8 mercantes registrados, hoy día, está a punto de alcanzar los 300 barcos abanderados; una sorprendente cifra para un país sin litoral.

Y como la presencia de un barco con esta bandera es, en un puerto como el de Málaga, algo bastante novedoso, les diré que hace unos días, atracaba en el muelle siete el Ilis, un buque con la posibilidad de navegar tanto en ríos como en mar abierto que amarraba para cargar dolomita.

Matriculado en la localidad de Giurgiulesti, un puerto franco de ese país, este buque construido en Alemania en 1985, tras navegar con tres nombres y banderas diferentes, desde 2012 luce el pabellón moldavo.

Propiedad de un armador turco y gestionado por una empresa griega, el Ilis, con 1.525 toneladas de registro bruto, 74 metros de eslora, 12 de manga y 3,6 de calado, constituye en la mayoría de los puertos que visita, al igual que sus casi 300 hermanos de bandera, toda una curiosidad.

ILIS atracado en el muelle número siete del puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (5 de Marzo de 2013).

Baile de nombres

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de febrero de 2013 a las 12:29

Hace unos días, el barco de bandera holandesa Clipper Athena entraba en el dique flotante malagueño. Con la previsión de permanecer en seco algo menos de dos semanas para efectuar una serie de reparaciones, este buque de carga general, es el más grande que hasta la fecha ha varado en el dique Andalucía.

Pero con independencia de esta circunstancia y  dejando a un lado el hecho de que se trate de su primera visita a Málaga, lo más significativo en la biografía de este joven barco, es su  dilatado y curioso historial de nombres.

Construido en 2006 en los astilleros holandeses Damen Shipyard Hoogezand por encargo de la compañía Drenth Ship Consult (afincada también en los Países Bajos), el barco iniciaba su vida comercial con el nombre Norgenstond I. Un año después, fletado por la naviera alemana Beluga Shipping (esta compañía fue una de las primeras en probar grandes parapentes a proa de los barcos para complementar su propulsión), el buque pasó a llamarse Beluga Locomotion.

Tras llevar durante unos meses, en 2008, el nombre Kent Locomotion y volver a navegar ese mismo año, otra vez, como Beluga Locomotion, en diciembre de 2009, el barco recuperaba su nombre original y su casco que siempre había sido de color azul se pintaba de rojo.

Apenas unos meses después, en concreto en mayo de 2010, este carguero de 8.999 toneladas de registro bruto, nuevamente pintado de azul, era renombrado como Kent Sunrise.

Justo dos años después y por tercera vez en su corta biografía, el buque recuperaba su primer nombre; uno hecho que sólo duraría unos meses cuando en octubre de 2012 el barco era rebautizado con su actual nombre Clipper Athena.

Un curioso y complicado baile de nombres para el buque más grande que, hasta la fecha, ha entrado en el dique flotante malagueño.

El CLIPPER ATHENA en el dique flotante malagueño.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (26 de Febrero de 2013).

El símbolo de proa

Juan Carlos Cilveti Puche | 31 de julio de 2012 a las 8:30

HASTA que llegaron las medidas de seguridad que actualmente existen en los puertos, los muelles fueron unos lugares muy habituales para el ocio. En Málaga, durante muchas décadas, el paseo dominical para ver los barcos atracados constituyó una constante para muchas familias en unos años donde no existían las diversiones de hoy.

El sábado 25 de septiembre de 1962, entraba al puerto malagueño el buque de bandera hindú Jalavijaya. Realizando un viaje fuera de las habituales rutas en las que navegaba este carguero matriculado en Bombay, el buque traía a Málaga un cargamento de 733 toneladas de aceite de cacahuete. Tras quedar atracado a las 22:30 en el muelle de Cánovas, al día siguiente, aún siendo domingo, el barco iniciaba su operativa de descarga.

Perteneciente a la compañía india Scindia Line, este barco, al igual que todos los que componían la flota de buques de esta naviera, además de compartir en su nombre el prefijo jala (mar en lengua hindú), lucía en su proa una cruz esvástica, un emblema que reconocía internacionalmente a esta compañía de navegación.

Y aunque este símbolo también se podía ver en una bandera izada en uno de los mástiles del buque (sobre un fondo azul un círculo central blanco albergaba la cruz en rojo), el emblema de proa, fue el que llamó la atención a los muchos malagueños que paseaban a pie de muelle aquella mañana de domingo.

Hasta tal punto llegó a ser la curiosidad de los paseantes que quisieron acercarse al barco para ver aquel símbolo que, un agente de la autoridad, tuvo que ser colocado junto al buque, a petición del consignatario, para evitar que se produjera algún tipo de accidente mientras el barco realizaba su operativa de descarga.

Símbolo de proa de un buque similar al llegado a Málaga en 1962.

Bandera de la compañía Scindia Line.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (31 de Julio de 2012).

El barco de 2011

Juan Carlos Cilveti Puche | 3 de enero de 2012 a las 10:24

SIGUIENDO lo que ya es una tradición en esta primera columna del año nuevo, hoy le expondré, cual ha sido en mi opinión, el buque más significativo en el puerto de Málaga en el recién finalizado 2011. Sin olvidar nombres tales como Volcan de Tinache, Tralmeyster Mogutov, Caribana Express o Santisima Trinidad e independientemente de los cientos de buques de crucero o portacontenedores que han pasado por Málaga en estos últimos 365 días, el barco más destacado de 2011, ha sido, sin duda alguna, el mercante griego Arhon.

Tras llegar al puerto en diciembre de 2010, y vivirse a bordo un largo drama humano en el que se veían implicados la gran mayoría de sus tripulantes, este modesto buque de carga general de 65,8 metros de eslora y 1.092 toneladas de registro bruto construido en Holanda en 1976, está experimentando en Málaga su más trágica singladura. Detenido por Capitanía Marítima y desatendido paulatinamente por su armador, el Arhon, tras comenzar un baile de atraques que lo ha hecho pasar, por el momento, por tres muelles diferentes, permanece en la actualidad, ya sin nadie a bordo, amarrado en el muelle número cuatro. Con unas expectativas de futuro cada vez más inciertas, y con la posibilidad, cada día más real, de que termine en el desguace, el Arhon, si no se produce un verdadero milagro marítimo, finalizará su vida activa en el puerto de Málaga. Una dramática historia que va unida a la odisea personal de su capitán Christantonis Konstantinos (conocido en el ambiente portuario malagueño como el capitán Kostas), que cargado de dignidad, se mantuvo a bordo de su barco hasta el último momento, y que ahora, repatriado y ya desde su tierra, sigue peleando por sus derechos.

ARHON atracado  en el muelle número cuatro.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (3 de Enero de 2012).

Adiós EID TRAVEL

Juan Carlos Cilveti Puche | 1 de febrero de 2011 a las 10:22

Aunque la historia portuaria malagueña está repleta de operaciones de todo tipo; quizás, la realizada este pasado fin de semana (tal vez por tratarse de la primera vez que se hace),  constituya una de las más significativas de los últimos años.

Tras permanecer parado en Málaga desde el 14 de mayo de 2008, el catamarán rápido Eid Travel, nos dejaba finalmente este pasado sábado; pero lo hacía de una forma muy particular. En vez de marcharse navegando, este pequeño ferry que nos llegaba con nacionalidad egipcia y que aquí se abanderaba con los colores de Malta, salía del puerto malagueño a bordo de un buque de carga general.

Después se pasar una muy particular odisea (esta historia ya se las conté), el propietario de este buque, tras varios intentos fallidos de venta, decidía volver a posicionar a su barco en aguas egipcia.  Con esta firme decisión, y ante la dificultar de que un ferry de estas características cruzara navegando todo el Mediterráneo, la opción de ser transportado a bordo de otro buque se convirtió en la alternativa ideal.

Así pues, y ya con todo preparado, el pasado viernes 28 llegaba a Málaga el Da Qiang; un buque panameño que, al día siguiente, tras cargar a su bordo al Eid Travel debía transportarlo al puerto egipcio de Damietta.

Después de una muy lenta y minuciosa maniobra (se emplearon tres horas para izarlo y siete para que quedara perfectamente estibado sobre la cubierta del buque panameño), el Eid Travel nos dejaba en la noche del  pasado sábado.

Una importante operación, nunca vista hasta la fecha en Málaga, y que constituye el final de la larga estancia malagueña del Eid Travel; un modesto ferry que ya forma parte de la historia de nuestro puerto.

Eid Travel izado blog

Maniobra de izado del ferry Eid Travel a bordo del Da Qiang.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (1 de Febrero de 2011).

Si desean ampliar la información sobre el tema pueden visitar:

Málaga Máritima.

Fotos curiosas: COLORES

Juan Carlos Cilveti Puche | 29 de diciembre de 2010 a las 21:31

Por favor, antes de seguir leyendo miren con detenimiento la siguiente foto.

Katja 1 blog

Katja atracado en el muelle Nº 6 del puerto de Málaga.

¿Lo ven? Seguro que sí. ¿No les parece que este barco va pintado con demasiados colores?

A mi desde luego sí me lo parece; y esto es algo no demasiado frecuente de ver en un mercante*.

Dejando a un lado el tópico (no muy alejado de la verdad) de que los mercantes son barcos “no demasiado bien cuidados en su faceta estética” (hay muchas excepciones), el caso del Katja, creo que es digno de reseñar.

Veamos los colores del barco:

Casco (muy trabajado por cierto) de color gris. Patente roja. Laterales de las bodegas y base de las grúas rojas. Tope y puntales de las grúas amarillas, a juego con el rompeolas, los palos proel y popel, tres pequeñas torres para radares y comunicaciones sobre la superestructura y chimenea. Tapas de las bodegas en color verde. Superestructura de popa blanca con visera roja. Y finalmente, palo principal de color negro.

Sigo pensando que son demasiados colores.

Teniendo en cuenta que el barco está construido en 2000, esta abundancia cromática (independientemente de que el casco esté muy trabajado), me hace pensar, a la vista está, que el Katja está muy bien cuidado. Mantener esta variedad de colores requiere de mucho, pero que mucho trabajo.

En fin, sólo una curiosidad que me ha parecido interesante mostrarles.

Katja 2 blog

Descargando clinker.

Katja 3 blog

Vista de popa.

Les dejo la ficha del barco.

KATJA

TIPO: Buque de carga general.

AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 2000.

ASTILLERO:

2000-XII. B.V. Scheepswerf Damen Hoogezand. Foxhol, Holanda. Nº: 810

2000-XII. Santierul Naval Damen Galati S.A. Galati, Rumanía. (Construcción del casco) Nº: 970

BANDERA: Antigua y Barbuda.

PUERTO DE REGISTRO: Saint John’s.

Nº IMO: 9235490.

ARMADOR: Katja Schiffahrtsges mbH. (Alemania).

GRUPO, SHIPMANAGER y OPERADOR: Intersee Schiffahrtsges. (Alemania).

REGISTRO BRUTO: 6.382 TRB.

ESLORA: 129,410 m.

MANGA: 15,850 m.

CALADO: 7,420 m.

MÁQUINA:

1 oil engine reduction geared to screw shaft driving 1 CP propeller at 155 rpm.

Total Power: Mcr 4,320kW (5,873hp).

Service Speed: 15.40kts.

HISTORIAL (RENOMBRES): KATJA (2000), MSC APAPA (2001), KATJA (2002).

INDICATIVO DE LLAMADA: V2BB.

BUQUES GEMELOS:

9214173. CAROLA

9214185. CELINE

9205718. SABINA

9235488. TATJANA

* Cuando hablo de “mercantes” me refiero a buques de carga.

Carga general

Juan Carlos Cilveti Puche | 9 de noviembre de 2010 a las 9:20

Si tuvieran entre sus manos un viejo parte de carga, o una de aquellas tan peculiares notas de atraques que, hace unas cuantas décadas,  aparecían a diario en los periódicos malagueños, repararían al instante en que la expresión “carga general”, aparecía con mucha frecuencia. Esta frase, que hoy día  ha sido sustituida, al menos en nuestro puerto, por la de “mercancía genérica”,  hace referencia a un hecho que es parte de la historia de la navegación.

Cuando el transporte de mercancías por mar no estaba tan especializado como lo está hoy, gran parte de la totalidad de los barcos mercantes de carga, navegaban de puerto en puerto con sus bodegas repletas de mercancías de todo tipo.

A bordo de estos barcos, denominados de carga general, se podían transportar a la vez cajas, sacos, barriles o cualquier otra cosa susceptible de ser embarcada; algo que constituía un  verdadero ejercicio de pericia para los oficiales de estos buques, los cuales, además de tener que estibar lo máximo posible, debían de tener en cuenta lo que había que cargar o descargar en los diferentes puertos en los que atracaban.

Con todo esto, les diré que Málaga, hasta no hace demasiados años, era un puerto de mucha carga general; una carga muy variada que se podía ver apilada en cualquiera de los muelles de nuestro puerto.

Pero con la llegada de la carga rodada y fundamentalmente, con la aparición de los contenedores, la carga general entendida como la que trae un barco que transporta diferentes  tipos de mercancías, ha desaparecido casi por completo.

Hoy día, encontrar un barco que llegue a Málaga con la etiqueta “transporta mercancía genérica” (carga general), es algo, cuando menos, digno de ser reseñado.

carga general blog Carga general en uno de nuestros muelles a principios del siglo XX.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (9 de Noviembre de 2010).

Fotos curiosas: LA COLADA

Juan Carlos Cilveti Puche | 24 de marzo de 2010 a las 19:12

Mientras hacía esta foto, me vinieron a la cabeza las típicas imágenes que casi todos hemos visto de algún puerto asiático repleto de barcos.

Y digo esto, ya que en cualquier puerto de Asia (también esto sería aplicable a muchos puertos de África y Sudamérica), es normal ver buques viejos con altísimos grados de deterioro; hablando en plata, barcos casi abandonados donde el mantenimiento sólo existe en función de que el barco ande.

Y aunque en este caso, la cosa tampoco se puede llevar al extremo que les comento; lo que sí hay que reconocer,  es que el Arina, que así es como se llama este buque, va camino de ello (o lo parece).

Arina 1 blog

Pero aparte del deterioro en sí del buque y de su falta de mantenimiento, lo que me llamó poderosamente  la atención, fue el improvisado tendedero de ropa que se podía apreciar en su popa; un feo detalle que dice bastante del barco y de los que en él trabajan.

Pero aun así; siempre en un momento dado se puede sacar algo de ropa para que se airee, lo que más me impactó, fue lo que se podía apreciar colgado de ese cordel: cuatro trapos (por llamarlos de alguna manera) que no cuadran  demasiado bien con los nueve tripulantes de nacionalidad rusa que, según el registro del buque, lleva el Arina.

Una especie de bata (me dio la impresión) de color fucsia, un trapo incalificable a cuadros, una especie de camisón (también me lo pareció) rosa y algo similar a lo que podría ser una sábana  de color celeste con unos dibujillos.

Les dejo la foto ampliada para que vean.

Arina 2 blog

Termino con algunos datos de Arina. Datos curiosos que dicen, sin decir, bastante del barco.

Bandera Eslovaca  (matrícula de Bratislava).

Buque de carga general construido en Holanda en 1.974.

Desde su construcción, el barco ha cambiado siete veces de nombre.

Pertenece a la compañía Arina Shipping Ltd, (la compañía lleva el nombre del barco y ésta, sólo tiene este buque) registrada en Islas Vírgenes y gestionada desde Rusia.

El Arina, según el registro del buque lleva nueve tripulantes.