Archivos para el tag ‘Buque hospital’

El recibimiento chino

Juan Carlos Cilveti Puche | 3 de octubre de 2017 a las 8:45

Cuando dentro unos cuantos años algún historiador indague sobre los tráficos en el puerto de Málaga en 2017, con sorpresa se topará con la visita del buque hospital chino He Ping Fang Zhou. Y digo con sorpresa, ya que esta escala de descanso acontecida entre los días 10 y 12 de septiembre no tuvo la más mínima repercusión institucional; un hecho que contrasta con  la significación histórica de este atraque (el primero de un buque de la marina de guerra china en aguas malacitanas),  y con la circunstancia de que Málaga fue elegida como único puerto europeo de escala  por sus  instalaciones y su  idoneidad para que la tripulación de este barco pudiera hacer turismo y compras.

Pero dejando a un lado estas consideraciones, hoy les describiré una imagen única; un momento cargado de significados vivido cuando el buque hospital chino llegó a las aguas del puerto. Maniobrando para atracar en el Pantalán de Levante y mientras una banda de música a bordo amenizaba el momento, a pie de muelle, 200 chinos de la colonia malagueña recibían al barco con pancartas y banderas. Esta colorida bienvenida que se completó cuando los mandos del buque bajaron para agradecer la calurosa acogida, constituye una escena nunca vista; un recibimiento sólo comparable a las patrióticas llegadas de los militares que desembarcaron en  el  puerto tras el desastre colonial de 1898 o las clamorosas despedidas de las tropas que participaron en las guerras que a principios del siglo XX España escenificó en el Norte de África.

Una histórica escala que podría haberse rentabilizado más, ya que los chinos vinieron al puerto por sus buenas condiciones, y a la ciudad, por su indiscutible atractivo turístico y comercial.

He Ping Fang Zhou recibimiento  10-IX-173Recibiento con pancartas y banderas al buque hospital chino HE PING FANG ZHOU.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 3 de octubre de 2017.

El CASTILLA

Juan Carlos Cilveti Puche | 27 de noviembre de 2013 a las 13:49

El sábado uno de agosto de 1914, cuatro días después que estallara la Primera Guerra Mundial, atracaba en el puerto de Málaga el vapor Castilla. Bajo la contraseña de la naviera sevillana Compañía Anónima Vapores Vinuesa, este buque, que, por aquellos años, frecuentaba las aguas malacitanas en  diferentes rutas de cabotaje,  llegaba  con carga general procedente de Valencia con destino a Cádiz.

Esta circunstancia que, al igual que el resto de los movimientos de buques que se sucedieron en aquellos primeros días del conflicto bélico mundial merecieron una especial atención por parte de la prensa de la época, en caso del Castilla, constituyó una verdadera premonición de lo que este vapor de 82 metros de eslora y 1.905 toneladas de registro bruto viviría no muchos años después.

Construido en 1900 en los astilleros británicos R. Thompson & Sons,  tras navegar como buque de carga con los colores de la Compañía Vinuesa, en 1917, la recién creada Trasmediterránea lo compraba para ampliar su flota. Destinado al transporte de carbón y mercancías a granel, entre mayo de 1920 y enero de 1921, el Castilla sufría una importante reforma que lo transformaría en un buque hospital.

Durante los años 1921 y 1922, este vapor, frecuentó en muchas ocasiones el puerto de Málaga repatriando a los múltiples heridos que llegaba desde Melilla fruto de la Guerra de África. Después de tomar parte en el desembarco de Alhucemas en septiembre de 1925, y quedar adscrito a la flotilla número cuatro de la Fuerza de Transporte, el Castilla que desde su transformación siempre estuvo considerado como un muy singular buque hospital, finalizaba sus días al hundirse atracado en el puerto de Melilla en abril de 1927.

CastillaVapor CASTILLA en su faceta de buque hospital.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (26 de noviembre de 2013).

Por motivos personales, ayer martes 26 no pude subir al blog, como es habitual, esta columna, Hoy, con un día de retarso y pidiendo disculpas la publico.

El VICTORIA

Juan Carlos Cilveti Puche | 23 de julio de 2013 a las 10:33

El domingo 6 de enero de 1974, visitaba por primera vez al puerto de  Málaga el buque Victoria. Tras una larga carrera efectuando viajes en línea regular (con pasaje y carga) entre diversos puertos italianos y Hong-Kong, el Victoria se estrenaba como buque de crucero.

Transferido por su propietario, la naviera Lloyd Triestino, a la compañía transalpina Adriática Line, el barco, sin sufrir ningún tipo de transformación, iniciaba una nueva vida turística presentando un ambicioso programa de viajes por Mediterráneo.

Sin perder sus dos clases originales (290 pasajeros en primera y 141 en clase turista), y manteniendo su rica decoración interior, el Victoria entre abril de 1974 y enero de 1975 efectuó cinco viajes. Con inicio y final en Génova, aquellos recorridos hicieron escala en los puertos de: Palma de Mallorca, Cádiz, Funchal, Las Palmas, Casablanca, Tánger y Málaga.

Ya con el León de San Marcos en su chimenea (el logotipo de la compañía Adriática), en 1975, el Victoria efectuó seis itinerarios de 13 días en los que Málaga estaba incluida. Un número de escalas que al año siguiente ascendió a 19.

Tras aquellas tres exitosas temporadas, para 1977, Adriática Line programó 17 viajes turísticos por mar, aunque finalmente, el Victoria sólo efectuó cinco cruceros.

Teniendo como destino el desguace, aquel buque construido en 1953 en los astilleros Cantieri Riuniti dell’Adriatico, fue comprado por la organización cristiana Youth With A Mission que lo reconvirtió en un buque hospital. Asignado a una división de esta organización denominada Mercy Ship y rebautizado como Anastasis, el antiguo Victoria, en uno de sus múltiples viajes solidarios regresaba al puerto malagueño en octubre de 2003.

Cartel anunciador del VICTORIA como buque de crucero.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (23 de julio de 2013).

USNS COMFORT, el buque hospital más grande del mundo

Juan Carlos Cilveti Puche | 27 de enero de 2010 a las 9:26

Tras ser alertado el 13 de enero, tres días después, el buque hospital de bandera norteamericana USNS Comfort (T-AH-20) zarpaba del puerto de Baltimore con destino a las aguas de Haití, donde llegaba en misión humanitaria el miércoles 20 de Enero.

Considerado, junto con su gemelo el Mercey, como el buque hospital más grande y dotado del mundo, el Comfort participa de unas cifras verdaderamente espectaculares; cifras que en el caso de la catástrofe de Hatí están ayudando a salvar muchas vidas.

Aun pudiendo ser pesado al describir todas y cada  las características del buque, creo que sería interesante mencionarlas.

Perteneciente a la organización-institución Military Sealift Command, este buque está integrado en el Comando Militar de Transporte Marítimo Auxiliar; una flota de 41 buques dedicados a prestar todo tipo de apoyo a las fuerzas norteamericanas en tiempos de paz o guerra.

Construido entre los años 1.975 y 1.976 como petrolero (se llamó originalmente Rose City), en 1.987, tras una considerable reforma, comenzaba su vida como buque hospital bajo el nombre Comfort.

Vamos a las características:

Los números puramente náuticos son comparables a los de cualquier “barco grande” de los que navegan por el mundo en nuestros días: 70.470 Tm. de registro bruto, 272 metros de eslora y 32,18 metros de manga; pero, las cifras médicas, son, como ya he dicho, verdaderamente espectaculares.

Tripulación: 63 personas.

Personal médico a bordo: 956 personas. A esta cifra hay que añadir 258 personas más de apoyo.

Total de camas: 1000. Estas, están divididas en: 80 de cuidados intensivos, 20 de recuperación, 280 de cuidados intermedios, 120 de cuidados leves y 500 de atención limitada (lo que serían las camas estándar de un hospital en tierra).

Quirófanos: 12. Operativos las 24 horas del día.

Departamentos:

Urgencias, unidad de cuidados intensivos, departamento de radiología, laboratorio (con apoyo vía satélite), centro quirúrgico (aquí se coordinan todas las intervenciones quirúrgicas y sus posteriores encames o desplazamientos según los casos), traumatología y quemados, medicina general (dentro de este departamento hay pequeñas secciones destinadas a diferentes especialidades médicas), oftalmología y optometría, servicios dentales, farmacia, mortuorio, lavandería, dos plantas de producción de oxígeno y cuatro plantas de depuración de agua de mar, sólo para uso hospitalario.

Estarán conmigo que las cifras del Comfort son verdaderamente espectaculares. Una cifras que para sí quisieran algunos (o muchos) hospitales en tierra.

Etiquetas: ,