Archivos para el tag ‘cartel’

Advertencias

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de diciembre de 2017 a las 9:46

Desde siempre, el acceso a los barcos ha estado muy controlado. Con el recuerdo de aquellos agentes de la autoridad que, posicionados a pie de muelle en las escalas de los buques verificaban los embarques, la seguridad para subir a un barco ha ido evolucionando con el paso de los años.

Mantenida la figura del marinero que supervisa las entradas, los rótulos que informan de la prohibición de embarcar constituyen una primera advertencia sobre esta restricción. Y aunque lo más habitual, especialmente en los mercantes, es una cadena que situada en la escala impide el acceso al que no es tripulante, en los últimos años, los barcos se han llenado de avisos que, además de servir para controlar el acceso, informan sobre las reglas de seguridad que deben seguirse a bordo.

Hace unos días, llegaba al puerto el buque tanque de bandera liberiana Stolt Basuto.  Atracado en el muelle seis, este barco amarraba para cargar aceite con destino a los Estados Unidos; una ruta habitual que se viene repitiendo desde hace algunos años.

Mostrando en grandes letras rojas bajo su puente de mando la frase No Smoking, un lema que repiten todos los buques que transportan mercancías peligrosas, el Stolt Basuto reseñaba en un curioso cartel las condiciones de seguridad que deben seguirse a bordo.  Sobre una estructura en su cubierta principal, este barco, además de recordar la imposibilidad de fumar,  advertía la no admisión de visitantes y la prohibición de usar teléfonos móviles; unos recordatorios que se completaban avisando de la necesidad de una identificación para embarcar. Una completa lista de requisitos muy diferente a  la que muchos buques colocan en sobre su escala para impedir el acceso a bordo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERACartel de advertencia en la cubierta del buque STOLT BASUTO.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 12 de diciembre de 2017.

¡Se vende!

Juan Carlos Cilveti Puche | 11 de enero de 2011 a las 10:13

Hace unos días, me sorprendí al ver unos carteles que anunciaban la venta del Santísima Trinidad. Este histórico artefacto flotante, que desde hace ya algún tiempo anunciaba su venta en diferentes lugares de internet; ahora, ratifica esta triste circunstancia con unos horrendas y nada cuidadas pancartas que cuelgan sobre su casco.

Y aunque en la mayoría de las ocasiones en la que he escrito sobre El Trinidad malagueño he sido bastante crítico, reconozco que al ver colgando de la popa ese horrible cartel de ‘se vende’, he sentido pena; amén de recordar esa tópica frase que dice: ‘lo que pudo haber sido y no fue’.

Con una pretensiones, en mi opinión, bastante equivocadas; este impactante artefacto flotante, desde su primer día de estancia en el puerto de Málaga (llegaba a remolque el 25 de julio de 2006), ha tenido una muy pobre aceptación.

Teniendo en cuenta que aquí, si nos salimos del tan manido tópico de la Málaga marinera, cualquier cosa que huela a mar y barcos interesa más bien poco;  pretender vender un restaurante de lujo o unos bares de copas en un entorno de ‘barco de piratas’, es un cuando menos, un riesgo bastante considerable.

El Santísima Trinidad, además de haber sido un restaurante o un lugar de ocio para cuchipandas varias, debería haber sido un centro de cultura; un lugar donde por encima de vender copas o dar comidas, se hubiera potenciado todo aquello que de una u otra manera hubiera tenido relación con el mundo marítimo.

Con esta difícil misión como objetivo prioritario, y teniendo en cuenta que vender cultura y  más aun si está relacionada con barcos, es algo altamente complicado;  tal vez hoy, nuestro histórico artefacto flotante no estaría a la venta.

Santisima Trinidad en venta blog

Santísima Trinidad con su anuncio de venta.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (11 de Enero de 2011).