Archivos para el tag ‘consignatarios’

Cuartin y Francia

Juan Carlos Cilveti Puche | 27 de junio de 2017 a las 17:50

Hace algún tiempo, les hablé  de la denominada Oficina de Anuncios de Vapores, un gabinete situado en el número 1 de la Alameda Principal que se dedicó a gestionar los anuncios que aparecían en la prensa malagueña de las navieras que operaban en el puerto durante gran parte del  siglo XIX.

Aquel floreciente negocio que ya en la década de 1860 aparecía en las guías comerciales malacitanas, siguió creciendo en detrimento de muchas empresas consignarías que, hasta la aparición de esta oficina, eran encargaban de tramitar los anuncios y las notas informativas de las compañías a las que representaban.

Con una significativa cartera de clientes, la Oficina de Anuncios de Vapores, además de gestionar a compañías que tenían agentes en Málaga, también publicitaba a consignatarios y  navieras que operando en el puerto no tenían a un representante de forma oficial.

Uno de los más significativos casos de los que les hablo, lo constituyó la compañía gaditana Cuartin y Francia, una consignataria que trabajó de forma exclusiva con la flota de buques que componían la naviera Vapores de Butler Hermanos.  Realizando viajes desde San Sebastián a Marsella con escalas en la mayoría de los puertos españoles, además de en Cádiz, los vapores de esta compañía: Monarca, Vencedor de Africa, Apóstol, Amalia, Perseverancia, Non Plus Ultra, Buenaventura, Ceres, Capricho y Pensamiento, realizaban paradas dos veces al mes en aguas malacitanas para descargar o cargar cualquier tipo de mercancía.

Una agencia que, aún estando ubicada en Cádiz, usó durante muchos años lo servicios publicitarios ofrecidos por la Oficina de Anuncios de Vapores para aparecer en los diferentes periódicos de la  malagueños época.

Cuartin y FranciaAnuncio de la agencia consignataria Cuartin y Francia.siglo

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 27 de junio de 2017.

Anuncios de vapores

Juan Carlos Cilveti Puche | 21 de abril de 2015 a las 8:17

Durante gran parte del siglo XIX y las primeras décadas del XX, la prensa malagueña jugó un importante papel a la hora de publicitar a las navieras que operaban en las aguas del puerto. Dejando a un lado las listas donde a diario se reflejaban los tráficos, los anuncios que informaban sobre las llegadas y salidas de barcos, muy bien podrían ser considerados como uno de los principales exponentes de la publicidad que se hacía en Málaga por aquellos tiempos.

Y aunque las agencias consignatarias eran las encargadas de gestionar con los periódicos los anuncios de las compañías con las que trabajaban, a mediados de 1800, en una oficina de la Alameda Principal, en el número 1, se creó un gabinete dedicado en exclusividad a publicitar barcos y navieras. Bajo la denominación de “Oficina de anuncios de vapores”, los empleados de este negociado tramitaron durante muchas décadas la gran mayoría de los anuncios marítimos que aparecieron en los diarios malagueños.

Contratados directamente los servicios publicitarios con las compañías propietarias de los buques (en este trance los consignatarios salieron perdiendo), en la década de 1860, la Oficina de anuncios de vapores ya aparecía en las guías malacitanas de empresas; un significativo hecho que evidenciaba el éxito del negocio.

Teniendo entre sus anunciantes a navieras tales como: A. López y Cía. (la precursora de la Compañía Trasatlántica Española), Butler Hermanos, Vinuesa o Bofill Martorell, la Oficina de anuncios de vapores malacitana, además de gestionar la publicidad, ofertó durante todos sus años de existencia un servicio por el que un dibujante podía personalizar los anuncios; una curiosa historia que les contaré en otra ocasión.

anuncio de vaporesHoja publicitaria de la Oficina de anuncios de vapores.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 21 de abril de 2015.

Los libros de vapores

Juan Carlos Cilveti Puche | 17 de junio de 2014 a las 7:59

La gestión portuaria, desde siempre, ha generado montañas de papeles. Y aunque la informática ha aliviado bastante la ingente cantidad de documentos que mueve un barco atracado en puerto, aun, los escritos relativos a casi todo lo que ocurre a bordo, inundan las mesas de los que tienen que despachar un buque.

Dejando para otra ocasión las voluminosas carpetas de documentos con las que trabajan los consignatarios, hoy les hablaré de unos registros históricos. Manteniendo su tradicional nombre; una denominación que nos retrotrae al pasado, los libros de vapores se han mantenido hasta no hace demasiados años.

Estos libros, encargados ex profeso a diferentes imprentas, reflejaban en forma de interminables tablas todo lo concerniente a la llegada y estancia de un buque en puerto. Con diversos formatos, según las necesidades, los libros de vapores formaban parte del día a día en los despachos de  las autoridades portuarias, agencias de consignación y comandancias de marina.

En Málaga (aún hoy día en la oficina de prácticos se usa), los libros de vapores que se empleaban en la autoridad portuaria recibían el nombre de sábanas; una simpática denominación que aludía a lo grande de las hojas donde todo quedaba registrado. Con un formato algo  menor, los consignatarios también reflejaban sus movimientos de buques en estos libros; unos libros que desgraciadamente, en la mayoría de los casos, ya no existen.

Y aunque los libros de vapores dejaron de utilizarse aproximadamente a finales de la década de 1970, un empleado de Trasmediterránea en Málaga, aferrado a una costumbre de toda la vida, mantuvo el libro de vapores de esta compañía al día hasta que se jubiló hace un par de años.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAHoja de uno de los libros de vapores de Trasmediterránea del año 1987.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 17 de junio de 2014).

El señor Ledesma

Juan Carlos Cilveti Puche | 1 de octubre de 2013 a las 8:23

Durante la década 1920, aparecieron en el negocio portuario malagueño, muchos pequeños comerciantes que gestionaban las mercancías que importaban o exportaban de una forma autónoma. Teniendo en cuenta que por años, el puerto malacitano gozaba de una gran cantidad de líneas regulares de cabotaje nacional, amén de otra serie de rutas que tocaban puertos de Europa y América, la posibilidad de efectuar portes reducidos, se convirtió en una muy buena alternativa para el mercadeo a pequeña escala.

A principios de 1921, por los muelles malagueños, apareció Lorenzo Ledesma; un singular hombre de negocios procedente de Canarias, que durante algunos años, impulsó estas transacciones comerciales. Vestido, según la crónicas, de una forma impecables y siempre luciendo una corbata de lazo o pajarita, el señor Ledesma, se convirtió en un muy efectivo intermediario para la gestión de las pequeñas cargas que muchos comerciantes malacitanos embarcaban o desembarcaban por los muelles.

Enfrentado con las agencias consignatarias, la labor de Lorenzo Ledesma, muy pronto aglutinó la gran mayoría de portes menores que se movilizaban en el puerto de Málaga. Exclusivas cajas de vinos de la tierra, retales de exóticas telas o cuidadas piezas de mobiliario, entre otras muchas mercancías,  salían y entraban a bordo de buques de la Compañía Trastlántica Española, Pinillos o Hijos de Ramón A. Ramos gestionadas por el señor de la pajarita.

Después de unos exitosos años, a finales de 1929, el negocio de Lorenzo Ledesma comenzó a decaer. Su desmesurada afición por la bebida y su muchas deudas acumuladas, constituyeron los motivos fundamentales por los que el señor de la pajarita desapareció del panorama portuario malagueño.

Puerto 1920-1930Puerto de Málaga en la época del señor Ledesma.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (1 de octubre de 2013).

Fotos curiosas: EL ALERÓN (actualizado con detalles)

Juan Carlos Cilveti Puche | 28 de abril de 2010 a las 20:17

La jornada del 27 de Abril, constituyó la primera gran visita masiva de buques y turistas que el puerto de Málaga recibirá en el presente año.

Cinco buques ocuparon la totalidad de los muelles turísticos que el puerto malagueño dispone para recibir a este tipo de barcos. Sólo se quedó sin barco el Pantalán de Levante.

4 buques blog

Wind Star, Wind Spirit, Silver Cloud y Costa Marina.

Y como la prensa local ya ha dado, más o menos acertadamente, detalles del evento, hoy les contaré una curiosidad que se escapa al ojo periodístico.

A las cinco de la tarde (como en los toros), dos horas antes de que comenzaran las salidas de los barcos, me personé en el muelle de Levante. Aunque ya se había ido uno de ellos; el Costa Mediterranea dejaba el puerto a las 13:00 horas, me dispuse con tiempo a fotografiar la partida escalonada de los cuatro buques, los cuales, entre las seis y las siete de la tarde, tenían previstas sus salidas.

Acompañado de uno de los representantes de Pérez y Cía., consignataria que tenía a su cargo tres de estos buques; y mientas el agente realizaba las últimas gestiones, tomé las primeras instantáneas.

Aunque LA FOTO era la de los cuatro buques atracados, mi especial interés radicaba en ver a dos buques gemelos (Wind Spirit y Wind Star) amarrados en un mismo muelle.

Tras realizar una primera tanda de fotos, descubrí dos cosas que me llamaron poderosamente la atención.

La primera, es que uno de los dos gemelos Wind, en concreto el Wind Star, parecía mucho más descuidado que el otro. Sus bajos lucían bastante sucios y en su proa se podían apreciar algunas pequeñas abolladuras. Teniendo en cuenta que esto es algo habitual si el barco está muy trabajado y hace tiempo que no pasa por dique, el hecho que más me llamó la atención fue el terrible impacto que el Wind Star lucía en su alerón de babor.

Para el que no lo sepa, los alerones son unos balcones que se sitúan a ambos lados del barco, a la altura del puente de mando, y que sirven, fundamentalmente para dirigir las maniobras.

Tras algún tipo de impacto (seguramente contra una superficie elevada de un muelle), el alerón de babor del Wind Star se mostraba bastante dañado.

Una curiosidad que fotografié con detalle y que ahora les muestro.

Wind Star blog

Wind Star blog (2)

Wind Star blog (3)

Para los que les gusten los datos:

Costa Mediterranea: Atraque en el Muelle Norte de la Estación Marítima de Levante. Salida a las 13:00 horas.

Costa Marina: Atraque en el Muelle Sur de la Estación Marítima de Levante. Salida a las 18:00 horas.

 Silver Cloud: Atraque en el Muelle de Levante. Salida a las 18:40 horas.

Wind Spirit: Atraque en el Muelle de Levante. Salida a las 18:00 horas.

Wind Star: Atraque en el Muelle de Levante. Salida a las 19:00 horas.

 

Para terminar les dejo dos fotos de los gemelos Wind.

Wind Spirit blog

Wind Spirit

Wind Star blog (4)

Wind Star

Tras escribir esta reseña, la agencia Pérez y Cía., consignataria del Wind Star se ha puesto en contacto con el Capitán de este buque. Según este, los daños  del alerón se produjeron mientras el buque pasaba el Canal de Panamá.

Muchas gracias a “Pérez” (como se llama coloquialmente a esta agencia), por la información.

Contratiempos

Juan Carlos Cilveti Puche | 15 de abril de 2010 a las 18:57

Cuando ocurren cosas como la que hoy ha pasado en el puerto de Málaga, los ánimos de alteran; y lo que es peor, el trabajo que muchas personas han realizado durante algunos (o muchos) días previos, se modifica o se va al garete.

Hoy, debía haber hecho su primera escala en el puerto de Málaga el buque de crucero Azura. El flamante buque insignia de la flota turística de P&O Cruises, en la jornada de hoy, debía haber conocido el puerto malagueño; y a su bordo, como es tradicional, se debería haber celebrado una recepción de bienvenida con un nutrido grupo de personalidades relacionadas con el mundo de la mar y los barcos.

Pero (permítanme la licencia poética, o casi poética), la mar, no ha querido que esta primera escala se realizara. Una fuerte marejada con importante rachas de viento, han impedido la entrada del buque; el cual, tras capear el temporal durante varias horas en las inmediaciones del puerto, finalmente, cancelaba su entrada en Málaga para seguir viaje hacia su próximo puerto de destino.

Azura 15-IV-10 blog

Azura capeando el temporal frente al puerto de Málaga.

Ante este contratiempo; y eso que sé que se ha hecho todo lo posible para que el barco pudiera atracar (ante las fuertes rachas de viento, el muelle Sur, donde estaba previsto su atraque, o el de Levante no abrigan lo suficiente a estos buques tan altos), la inicial decepción se ha convertido en una “espídica” rueda de llamadas telefónicas por parte de los miembros de la agencia Cabeza Marítima (consignatarios de esta compañía en Málaga), los cuales,  han tenido que cancelar todas y cada una de las actividades que este buque tenía previsto hacer en su primera escala en este puerto.

La recepción a bordo, las excursiones, los diversos temas relacionados con el pasaje y la tripulación, o la infinidad de pequeños asuntos que se gestionan en cualquiera de las escalas de un buque como este, han debido de ser cancelados o redireccionados (los que se puedan redireccionar) hacia el puerto de Palma de Mallorca, la próxima escala que tiene previsto realizar este buque.

Una dura y desilusionante jornada para esta agencia consignataria, a la que habría que añadir la que están viviendo los responsables de Pérez y Cía, otra consignataria malagueña que ayer se encontraba la sorpresa de la llegada anticipada del buque de crucero Funchal; un buque que debía haber atracado hoy, y que a causa del mal tiempo, entraba de arribada en Málaga doce horas antes de lo previsto. En esta ocasión, todo lo que ya estaba organizado, ha debido de ser reestructurado y reacondicionado para una escala que, de una forma inesperada, se ha  prolongado muchas más horas más de lo previsto.

Funchal 15-IV-10 blog

Funchal en el atraque Norte del Muelle de Levante.

Por cierto, en estos instantes, aun no se sabe la hora exacta de la salida de este buque. Aunque las previsiones indican que el Funchal saldrá a las 00:00 horas con destino a Gibraltar, lo mismo las condiciones de la mar retrasan su salida. Otro contratiempo.