Archivos para el tag ‘escala de descanso’

Una rareza

Juan Carlos Cilveti Puche | 14 de noviembre de 2017 a las 9:26

Desde hace algo más de una semana, los cazadores de barcos de guerra, un grupo malagueño de aficionados a este tipo de buques que se dedican a fotografiarlos, andan como locos por captar la  imagen de un catamarán atracado en el muelle de Levante. Este preciado trofeo nunca visto hasta la fecha en las aguas malacitanas, no es otro que el USNS Trenton, un transporte adscrito a la Military Sealift Command, una flota auxiliar norteamericana encargada de suministrar cualquier tipo de material a las tropas que este país mantiene desplegadas por todo el mundo, ya sea en tiempo de paz o de guerra.

Con la particularidad de ser un catamarán de alta velocidad, el primero de estas características que atraca en los muelles malagueños, les diré que el Trenton, que llegó procedente de Rota el pasado martes 7 de noviembre, pertenece a una serie de doce unidades denominadas Expeditionary Fast Transports; unos bicascos multifuncionales que movilizan tropas o suministros a lugares donde otros buques de transporte al uso no pueden llegar.

Construido en los astilleros norteamericanos Austral entre los años 2014 y 2015, el Trenton,  de 103 metros de eslora y 2.460 toneladas de desplazamiento (quinto de su clase), en diciembre del pasado año fue asignado para operar lejos de las aguas de los Estados Unidos  cumpliendo diferentes misiones de asistencia; un hecho que lo ha traído en escala técnica y de descanso  al puerto de Málaga.

Una oportunidad única para ver toda una rareza; un catamarán que nos recuerda a los grandes rápidos que ya conocemos de Trasmediterránea. Una unidad entre lo civil y lo militar que de seguir posicionada en el Mediterráneo veremos en aguas malagueñas en más de una ocasión.

IMG_3326USNS TRENTON atracado en el muelle de Levante.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 14 de noviembre de 2017.

El recibimiento chino

Juan Carlos Cilveti Puche | 3 de octubre de 2017 a las 8:45

Cuando dentro unos cuantos años algún historiador indague sobre los tráficos en el puerto de Málaga en 2017, con sorpresa se topará con la visita del buque hospital chino He Ping Fang Zhou. Y digo con sorpresa, ya que esta escala de descanso acontecida entre los días 10 y 12 de septiembre no tuvo la más mínima repercusión institucional; un hecho que contrasta con  la significación histórica de este atraque (el primero de un buque de la marina de guerra china en aguas malacitanas),  y con la circunstancia de que Málaga fue elegida como único puerto europeo de escala  por sus  instalaciones y su  idoneidad para que la tripulación de este barco pudiera hacer turismo y compras.

Pero dejando a un lado estas consideraciones, hoy les describiré una imagen única; un momento cargado de significados vivido cuando el buque hospital chino llegó a las aguas del puerto. Maniobrando para atracar en el Pantalán de Levante y mientras una banda de música a bordo amenizaba el momento, a pie de muelle, 200 chinos de la colonia malagueña recibían al barco con pancartas y banderas. Esta colorida bienvenida que se completó cuando los mandos del buque bajaron para agradecer la calurosa acogida, constituye una escena nunca vista; un recibimiento sólo comparable a las patrióticas llegadas de los militares que desembarcaron en  el  puerto tras el desastre colonial de 1898 o las clamorosas despedidas de las tropas que participaron en las guerras que a principios del siglo XX España escenificó en el Norte de África.

Una histórica escala que podría haberse rentabilizado más, ya que los chinos vinieron al puerto por sus buenas condiciones, y a la ciudad, por su indiscutible atractivo turístico y comercial.

He Ping Fang Zhou recibimiento  10-IX-173Recibiento con pancartas y banderas al buque hospital chino HE PING FANG ZHOU.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 3 de octubre de 2017.

El guerrero irlandés

Juan Carlos Cilveti Puche | 15 de diciembre de 2015 a las 8:42

Desde siempre, el coleccionismo de objetos relacionados con los barcos de guerra ha constituido una verdadera pasión, o si me lo permiten, obsesión, para los aficionados a los temas navales. Y si bien las gorras que se usan a bordo siguen siendo los elementos más cotizados, los escudos o logotipos en forma de parches, desde hace unos años, también conforman uno de los más valiosos objetos para este tipo de coleccionistas.

Al hilo de esto, hoy me gustaría comentarles una curiosa imagen que se ha podido ver en el puerto malagueño no hace demasiados días. Con apenas un año de vida de mar, la pasada semana, llegaba a aguas malacitanas en su primera visita el patrullero de la marina de guerra irlandesa Le Samuel Beckett P-61. Dedicado a la protección pesquera y al salvamento y rescate, este buque de 2.256 toneladas de registro bruto y 90 metros de eslora, atracaba en el muelle dos en lo que se denomina habitualmente una escala de descanso.

Combinado el aspecto de un barco de guerra muy tecnológico con la más rancia tradición de un trozo de madera donde se mostraba su nombre, Le Samuel Beckett llamaba poderosamente la atención por un curioso dibujo que destacaba sobre su sobrio color gris militar.

Enmarcado en un círculo de rojo, la chimenea del patrullero mostraba la imagen de Yoda, el maestro Jedi de la Guerra de las Galaxia luciendo un gorro de marinero y una espada láser con los colores de la bandera irlandesa.

Una curiosa imagen poco ortodoxa para los puristas y nada parecida al escudo oficial del buque, y que seguramente, si se ha reproducido en gorras, parches o cualquier otro tipo de elemento, constituirá todo un tesoro para los apasionados coleccionistas de objetos navales.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALogotipo de la chimenea del patrullero irlandés LE SAMUEL BECKETT.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 15 de diciembre de 2015.

Los gemelos franceses

Juan Carlos Cilveti Puche | 21 de junio de 2011 a las 8:40

Si están medianamente al tanto del tráfico de barcos que llegan al puerto de Málaga, sabrán que de vez en cuando, aparecen por aquí algunos buques de guerra. Ya sea de forma individual o en agrupaciones, estas unidades, en la mayoría de las ocasiones atracan en el puerto malagueño en lo que podríamos denominar escalas de descanso.

El pasado 10 de junio, y después de haber anunciado su visita con un mes de antelación, entraban en  Málaga cinco buques pertenecientes a la marina de guerra francesa.

Tras cumplir la habitual parafernalia propia de este tipo de barcos (deben entrar y atracar en un determinado orden), en menos de una hora, los buques quedaban amarrados en el muelle número dos.

Y aunque el que lleguen a  puerto varios barcos de guerra no es nada excepcional, es este caso, la singularidad de estos buques sí  que constituyó un hecho relevante. Pertenecientes todos a una misma clase; y por consiguiente, gemelos, los cinco barcos de guerra franceses, todos ellos con nombres de felino, además, visitaban Málaga por primera vez.

Leopard, Tigre, Jaguar, Panthere y Lion, que así es como se llamaban estos  pequeños barcos de guerra (43 metros de eslora, 8,3 de manga y un desplazamiento de 470 toneladas a plena carga), pertenecen a un grupo de ocho unidades gemelas destinadas a servir de buques escuela para oficiales y suboficiales  de la marina gala, amén de trabajar, fundamentalmente en aguas atlánticas, como barcos de vigilancia marítima controlando especialmente la polución marina.

Una  breve escala de descanso de sólo tres días que permitió ver  atracados en el puerto de Málaga  a cinco buques de guerra gemelos; algo  verdaderamente excepcional  no demasiado frecuente de ver.

Los cinco gemelos atracados en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (21 de Junio de 2011).