Archivos para el tag ‘estadísticas’

Estadísticas

Juan Carlos Cilveti Puche | 16 de enero de 2018 a las 10:06

Siempre se ha dicho, que las estadísticas son análisis matemáticos que pueden ofrecer datos positivos o negativos en función de cómo estén plateados. En base a esta aseveración, hoy les contaré una curiosidad ocurrida hace unos días en el puerto.

Cumpliendo con la tradición de convocar una rueda de prensa con desayuno en los últimos días del año, la Autoridad Portuaria reunía a los medios de comunicación el 26 de diciembre para presentar el cierre del tráfico de cruceros. Tras exponer una primera cifra: 510.682 pasajeros, el presidente de la Autoridad Portuaria refería los 299 atraques de 2017, un número que suponía un incremento del 18,2% con respecto a 2016.

Después de exponer muy diversos datos (sobre este tipo de barcos las estadísticas posibles son infinitas), y teniendo como principal objetivo para 2018 la consolidación de los buenos resultados obtenidos, el presidente del puerto habló de superar las 300 escalas crucerísticas; una muy significativa cifra que sólo se ha alcanzado en tres ocasiones.

Y aunque los números expuestos fueron totalmente rigurosos, el principal responsable del puerto, mucho antes de haber dicho esto, podría haber asegurado que en 2017 habían venido a Málaga 300 barcos de turistas; una circunstancia que sí ocurrió como ahora les cuento.

El 26 de septiembre, el buque de crucero Costa Favolosa llegaba a la bahía malacitana para desembarcar a un enfermo. Sin entrar en el puerto, este barco, siendo igualmente riguroso, sí que vino a Málaga, y como tal, muy bien podría haberse incluido en la nómina de los buques turísticos llegados en 2017. Un hecho que, sin faltar a la verdad, hubiera redondeado a 300 la estadística crucerística del pasado año.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA‘Costa Favolosa’ el buque de crucero que llegó a Málaga el 26 de septiembre de 2017 y no atracó.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 16 de enero de 2018.

Triste estadística

Juan Carlos Cilveti Puche | 27 de diciembre de 2016 a las 18:08

Hoy les hablaré de una dramática estadística; unos datos nada parecidos a los que por estas fechas se pueden encontrar sobre las actividades que se realizan en puerto. Con la esperanza de que los números que les refiero sean los últimos de 2016, en el presente año, los muelles malacitanos han recibido 15 contingentes de migrantes rescatados en la mar; un total de 735 personas que a bordo de frágiles esquifes han salvado sus vidas de una larga y peligrosa navegación en la que muchos encuentran la muerte.

Teniendo paradójicamente a enero y diciembre como los  meses en los que los grupos llegados han sido más numerosos, las diferentes jornadas en las que se anunciaban los desembarcos de náufragos han constituido unos días tristes para el puerto; unas horas en la que la mayor parte de la actividad de los muelles quedaba paralizada por estos dramáticos atraques.

Y aunque estas entradas han sido las que más repercusión han tenido, las aguas malacitanas también han recibido en 2016 a otros  muchos inmigrantes que no han llegado rescatados de lanchas neumáticas o pateras. Con el espeluznante recuerdo de los cinco jóvenes que viajaron desde Melilla  sobre los propulsores un ferry de alta velocidad, la figura de los polizones embarcados en los buques que cubren la ruta del mar de Alboran se está convirtiendo en una alternativa cada vez más frecuente. Un hecho que se hizo patente hace unas semanas cuando una docena de ilegales salían en desbandada del garaje de uno de los barcos que enlaza el puerto con Ceuta y Melilla.

Una triste estadística (la peor de los últimos años) que seguirá en 2017, y que nada tiene que ver con las que en unos días empezarán a contabilizar barcos, cargas o turistas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERARestos de una patera en el puerto.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 27 de diciembre de 2016

¿Una tomadura de pelo?

Juan Carlos Cilveti Puche | 14 de enero de 2011 a las 14:26

Ayer, me pasaban esta nota. Por favor, lean con detenimiento y luego les comento.

ANDALUCÍA.-Economía.- El tráfico portuario en Andalucía crece un 3,1%, con Algeciras a la cabeza, entre enero y noviembre. EUROPA PRESS.

El tráfico portuario en la Comunidad andaluza ha crecido un 3,1 por ciento en los primeros once meses de 2010, con 97,6 millones de toneladas, de las que en la Bahía de Algeciras han pasado 63,5 millones (-0,16%)

Según las estadísticas consultadas por Europa Press de Puertos del Estado, el mayor aumento de tráfico lo ha registrado el puerto de Huelva (+22%), con 19,2 millones de toneladas. El puerto de Málaga también obtiene un balance positivo (+7,5%), con 2,1 millones de toneladas hasta noviembre de 2010.

 Si bien, el resto de puertos han visto disminuir el tráfico, siendo la mayor bajada Sevilla (-5,6%), con 3,9 millones de toneladas; seguida por Cádiz (-3,9%), con 3,5 millones de toneladas; Almería (-3,5%), con 3,5 millones de toneladas; Motril (Granada) (-3,0%), con 1,7 millones de toneladas, y Algeciras que se mantiene casi igual (-0,16%), con 63,5 millones de toneladas.

 A nivel nacional, según una nota de Puertos del Estado, el tráfico portuario entre los meses de enero y noviembre arroja un incremento medio del 3,87 por ciento, alcanzando los 391.790.390 toneladas. Estos datos avalan la positiva evolución que están experimentado los tráficos portuarios tanto si se comparan con los datos de los tres últimos años, como en el interanual diciembre de 2009 a noviembre de 2010

Todos los tráficos portuarios — graneles sólidos, líquidos, mercancía general, pasajeros, contenedores y buques — han evolucionado de manera positiva durante los últimos trece meses (desde octubre de 2009 que se registró el mínimo interanual con 413,5 millones de toneladas), lo cual ha permitido que en el computo interanual se alcanzarán los actuales 427,6 millones de toneladas de mercancías.

 La mercancía general, y en particular la contenerizada, ha duplicado el incremento medio de los tráficos portuarios (+8%), situándose en 173,9 millones de toneladas, el tercer mejor registro en la historia de nuestros puertos tras los años 2008 y 2007. Además, este tipo de tráfico continua ganando porcentaje con respecto a los graneles líquidos (134,4 millones de toneladas) y sólidos (71,6 millones), y ya representa más del 45 por ciento del total de mercancías movidas en los puertos, frente al 44 por ciento de los años 2007 y 2008.

Igualmente, el movimiento de contenedores, un tráfico por el que todos los grandes puertos han apostado de forma decidida, ha experimentado un incremento del 6,3 por ciento, superándose los 11,4 millones de TEUs (contenedores de 20 pies), crecimiento que ha sido aún más espectacular en los contenedores de impor-expor que con 3,9 millones de TEUs se incremento en un 15 por ciento.

 Por último, el tráfico de pasajeros de crucero continúa imparable en los puertos españoles, como lo demuestran los cerca de 6,7 millones de cruceristas (+17%) que visitaron nuestro territorio. Esta cifra permite augurar un cierre del ejercicio 2010 con récord histórico por encima de los 7 millones de cruceristas.

¿Qué les parece?

A mí me parece sangrante, esperpéntica y totalmente irreal.

Sin querer enmendar la plana a los que realizan estas estadísticas, yo les recomendaría a estos señores (en el caso de los puertos andaluces), que se pasearan por los muelles de estos puertos y que vieran la realidad.

Ante esta desfachatez sólo me queda recurrir al tópico del pollo y las estadísticas; ya saben, mi señora se come dos pollos a la semana y yo ni los cato… Pero para las estadísticas, mi unidad familiar (mi esposa y yo) nos comemos dos pollos a la semana…

Una bochornosa estadística que con lo que le está cayendo al sector marítimo portuario andaluz clama al cielo.

Y aunque tengo algunos datos de otros puertos de nuestra comunidad, particularizando en el de Málaga (que conozco bien), a mí, personalmente no me cuadran las cifras. Salvo en el caso de los buques de crucero (el gran éxito marítimo-portuario malagueño), los demás tráficos,  en 2010, han estado bajo mínimos.

Lo dicho, en mi modesta opinión… una tomadura de pelo en toda regla.