Archivos para el tag ‘Fragata’

Christian Radich

Juan Carlos Cilveti Puche | 24 de noviembre de 2015 a las 7:58

Participando de la muy especial circunstancia de ser un barco civil usado temporalmente como un buque escuela militar, el Christian Radich, cumplimentó la pasada semana su habitual visita anual al puerto malacitano.

Construido en 1937 en los astilleros noruegos de Sandefjord, este velero aparejado como una fragata de tres mástiles, comenzó su vida de mar como un barco destinado a la enseñanza de marinos mercantes. Tras cumplimentar su primer viaje trasatlántico en 1939 para visitar la Exposición Universal de Nueva York, el barco siguió navegando hasta 1940, momento en el que las tropas alemanas lo requisaron para ser usado como cuartel general de las tripulaciones de submarinos. Después de ser bombardeado en 1945 y quedar semi hundido en el puerto de Flensburg, el Christian Radich, dos años más tarde fue reflotado para ser restaurado en Noruega.

Manteniendo su aspecto original, esta fragata de casco de acero, 62 metros de eslora y 27 velas que le proporcionan una superficie de empuje de 1.360 metros cuadrados, retomaba su actividad como escuela para marinos civiles; un hecho que la hizo internacionalmente famosa cuando a su bordo se rodó el documental Windjammer, una película filmada en un extraño formato panorámico denominado Cinemiracle.

Reconvertido en 1999 en un buque para estudiantes, y fletado temporalmente por la marina de guerra noruega para la preparación de sus guardiamarinas, el Christian Radich, desde 2007 ha visitado casi ininterrumpidamente una vez al año las aguas del puerto malagueño. Una escala de descanso, siempre otoñal, que nos permite admirar el majestuoso y elegante mascarón de proa (un retrato de la hija del constructor del buque) de un barco de otra época.

2015-11-20 11.02.11CHRISTIAN RADICH atracado en su última visita al puerto.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 24 de noviembre de 2015.

El velero del Zar

Juan Carlos Cilveti Puche | 6 de octubre de 2015 a las 8:16

Compartiendo estancia con los veleros La Grace y Pogoria, este fin de semana atracó en aguas malacitanas la fragata de bandera rusa Shtandart. Construido entre los años 1994 y 2000 en los astilleros de la ciudad de Olonets, este barco, es una fiel réplica del buque insignia de la flota del zar Pedro I el Grande; un velero que navegó fundamentalmente por el mar Báltico entre los años 1703 y 1719.

Sin planos de construcción, y con la idea de aprovechar algunos retos originales que se encontraban en tierra de 1727, fecha en la que el velero fue desmantelado, en 1994, un grupo de entusiastas del mundo de la mar planificó su construcción tal y como, tras su desguace, había ordenado Catalina I, la sucesora del zar Pedro.

Sin poder aprovechar ninguno de los restos que quedaban, la réplica de la fragata, fabricada en su totalidad con maderas de roble y pino, se hacía a la mar en junio de 2000 bajo el control de la marina de guerra rusa y la gestión de un grupo de empresas privadas constituidas en una asociación.

Con 128 toneladas de registro bruto y 34,5 metros de eslora, la Shtandart, que en sus tres mástiles monta un total de 14 velas con 620 metros cuadrados de superficie, navega por el mundo participando en los más importantes eventos marítimos. Manteniendo una tripulación fija de 6 personas más 19 alumnos que embarcan y desembarcan en sus diversas travesías (este buque sigue la tradición de otros barcos que navegan con jóvenes para su instrucción náutica), la fragata del zar Pedro I el Grande está considerada como una verdadera joya de la navegación; un velero repleto de detalles de otra época que ha pasado por el puerto de Málaga, todo hay que decirlo, sin pena ni gloria.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAFragata rusa SHTANDART atracada en el muelle dos.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 6 de octubre de 2015.

Una agrupación de dos

Juan Carlos Cilveti Puche | 3 de marzo de 2015 a las 8:17

Hoy les mencionaré un curioso hecho que me llamó la atención no hace demasiado tiempo. En la última semana de enero, los corrillos portuarios comenzaron a anunciar la llegada de un grupo de buques de guerra. Tras celebrarse la pertinente reunión organizada por la Comandancia Naval de Málaga para tratar todos los aspectos relativos a la visita, un par de días antes de la entrada de los barcos, se anunció la identidad de éstos. Se trataba de la Standing Nato Mine Countermeasures Group 2 (SNMCMG2), o lo que es lo mismo, un grupo multinacional de cazaminas acompañados por una fragata que bajo el pabellón de la OTAN navegan permanentemente realizando todo tipo de ejercicios y maniobras navales. Pero dejando a un lado lo complicado de estas impronunciables siglas (en otra ocasión les hablaré de la infinidad de siglas que las marinas de guerra usan en nuestros días), la agrupación, que así es como se suelen denominar a estas reuniones de barcos, finalmente llegó a Málaga. Con algunas variaciones sobre los planes iniciales, el día 6 de febrero atracaba en el muelle número dos una fragata italiana, llegando dos días después un cazaminas de nacionalidad turca.

Y aunque éstos eran los buques anunciados, amarrada en las aguas malacitanas, la agrupación SNMCMG2, cuando menos, y siendo generoso con las palabras, se mostraba algo escasa. Teniendo en cuenta que en otras ocasiones esta misma escuadra ha visitado Málaga con muchos más barcos, el hecho de que ahora sólo esté compuesta por una fragata y un cazaminas, resulta algo verdaderamente curioso. Una circunstancia momentánea que llama la poderosamente atención cuando a dos únicos buques de guerra se les denomina como agrupación.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAFragata y cazaminas que forman la agrupación SNMCMG2 en el muelle dos.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 3 de marzo de 2015.

La descortesía marroquí

Juan Carlos Cilveti Puche | 30 de septiembre de 2014 a las 8:27

Hoy les hablaré de algo que, si no  me falla memoria, ya les he contado en otras dos ocasiones. Y aunque el tema podría parecerles algo baladí, creo que merece la pena reflejar un hecho que en mi opinión dice mucho del protagonista de esta historia.

Hace unos días, llegaba al puerto malacitano el buque de la marina de guerra marroquí Sultan Moulay Ismail 614.  Formando parte de una flotilla multinacional integrada en una no demasiado conocida asociación de países denominada Iniciativa 5+5, este barco quedaba atracado en el muelle número dos.

Compartiendo estancia con dos buques españoles, uno portugués y otro argelino, la fragata marroquí, durante toda su estancia en Málaga permaneció amarrada sin mostrar en lo más alto de su mástil la bandera española; una acto de cortesía que sí cumplimentaron los dos barcos de guerra no españoles que junto a esta unidad de la real marina de guerra marroquí escalaron en el puerto.

Y aunque no existe ninguna obligación de izar la bandera del país donde se está atracado, la tradición, y si me permiten la expresión, las buenas maneras, convierten esta circunstancia en un simple gesto de cortesía que no cuesta ningún trabajo ejecutar.

Con el agravante de tratarse de un barco de guerra donde todo está perfectamente reglamentado, y con el añadido de que la Comandancia Naval de Málaga no hizo nada para enmendar lo que seguramente fue olvido (digo esto para suavizar algo el asunto), lo que sí está  muy claro, es que la fragata marroquí Sultan Moulay Ismail pasó por las aguas del puerto malagueño sin poner la bandera española.

Una descortesía que me trae a la memoria aquellos años en los que se calificaba a España y Marruecos como naciones hermanas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAFragata marroquí SULTAN MOULAY ISMAIL 614 atracada en el muelle dos.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 30 de septiembre de 2014.

Denominaciones navales

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de agosto de 2014 a las 8:40

Existen algunas fotos, tomadas allá por la década de los años setenta, en las que se pueden ver atracados en el puerto malacitano a los denominados “Cinco Latinos”. Estos buques, integrantes de la 21ª escuadrilla de destructores de la Armada Española (una cesión de la marina de guerra Norteamericana), formaron parte de lo que se ha venido en llamar el gran desarrollo naval español de la segunda mitad del siglo XX.

Al hilo de esta circunstancia, lo hoy me gustaría contarles es lo mucho que han cambiado en los últimos años los barcos de guerra. Y aunque ahora todo está basado en la tecnología; una tecnología que  incluso, en la mayoría de los casos  modifica las construcciones de los buques, quizás, lo más llamativo, sin entrar en demasiadas profundidades, es cómo han variado las denominaciones de estos barcos.

Hasta no hace demasiadas décadas, los acorazados constituían la cúspide del poder naval de cualquier nación. Tras estos buques, en los que destacaba su gran blindaje y  potencia de fuego, se situaban los cruceros y destructores; unos barcos  con una gran versatilidad a la hora de combatir en la mar.

En la actualidad, ya sin acorazados operativos, y teniendo a las fragatas como  principales activos navales de superficie (aquí habría que dejar a un lado a los buques portaaeronaves), aun existen países que mantienen en sus respectivas flotas a cruceros y destructores.

Hace unos días, escalaba en las aguas malacitanas el buque de la marina de guerra italiana Luigi Durand de la Penne D 560, un claro ejemplo de un destructor del siglo XXI que, salvo por su denominación, no se parece en nada a ninguno de los componentes de la famosa escuadrilla apodada como los  “Cinco Latinos”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERADestructor italiano LUIGI DURAND DE LA PENNE atracado en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 26 de agosto de 2014.

Las maniobras de los ‘guerreros’

Juan Carlos Cilveti Puche | 10 de septiembre de 2013 a las 9:48

Al hilo de la estancia hace unos días en el puerto de Málaga de varias fragatas de la OTAN, hoy les contaré algunas curiosidades sobre cómo son las maniobras de atraque y desatraque de los buques de guerra.

Partiendo de la base que los ‘guerreros’ (así se denominan de una forma coloquial a los buques militares en el puerto malagueño), son unos barcos muy especiales, lo primero que llama poderosamente la atención, es la excesiva lentitud con la estos buques ejecutan sus maniobras.

Pero con independencia de este hecho, y sin olvidar la extremada puntualidad (no podía ser de otra manera al tratarse de militares), con la que estos barcos cumplimentan sus horarios de entrada y salida a puerto, una de las cosa que más llama la atención a la hora de ver un buque de guerra maniobrando para atracar o desatracar, es la gran cantidad de banderas que se pueden ver izadas en sus mástiles. La insignia nacional, algún gallardete y las cuatro banderas que reflejan su numeral (la identificación del barco), constituyen una parte de las flámulas que los ‘guerreros’ lucen mientras son amarrados o desamarrados a un muelle.

En el caso de tratarse de una flotilla con varias unidades, el barco que va al mando del grupo, es el primero en atracar, y por ende, el último en salir de las aguas del puerto.

Otra singular curiosidad de este tipo de buques, la constituye la formación que la dotación realiza mientras se ejecuta la maniobra de atraque y desatraque. Situados en la banda en la que el barco quedará amarrado, parte de la marinería y oficialidad  realizan algo que se denomina ‘hacer candelero’ o ‘presentar honores’; una vieja tradición arraigada en la gran mayoría de marinas de guerra de todo el mundo.

IMG_3643Fragata alemana entrando en Málaga con su dotación ‘haciendo candelero’

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (10 de septiembre de 2013).

Lo más destacado de la flota

Juan Carlos Cilveti Puche | 28 de mayo de 2011 a las 11:20

Un portaaeronaves, una fragata y un cazaminas, podrán ser visitados estos días.

Cuando en la jornada de hoy completen sus atraques el portaaeronaves Principe de Asturias R-11 y la fragata Alvaro de Bazan F-101, serán tres los buques que la Armada española presente en Málaga  con motivo del Día de las Fuerzas Armadas.

Con las ausencias justificadas de un submarino (inicialmente estaba prevista la presencia de una de estas unidades), y del novísimo Buque de Proyección Estratégica Juan Carlos I, los malagueños amantes de los barcos de guerra, podrán disfrutar de una muy completa y variada muestra de lo más destacado de nuestra flota.

Habiendo sido el sucesor del mítico Dedalo; un buque emblemático en la historia de la Armada española, el portaaeronaves Principe de Asturias R-11, constituye uno de los más importantes buques de nuestra flota; un barco construido en 1982 y que en breve cederá parte de sus atribuciones al Juan Carlos I, botado en marzo de 2008.

PRINCIPE DE ASTURIAS navegando ayer (27 de Mayo) por la bahía.

Con una significación muy especial, la fragata Alvaro de Bazan F-101, es la primera, y la que da nombre de una serie de cuatro buques (Clase F-100)  que conforman las verdaderas  ‘joyas de la corona’ de nuestros barcos de guerra. Con una imagen; y sobre todo, con una tecnología puntera que muy pocos buques de guerra de otros países disponen, esta fragata, entregada a la Armada en septiembre de 2002, sin duda alguna, y con permiso del Principe de Asturias,  será una de las grandes protagonistas de estas jornadas militares.

El tercer buque de guerra presente estos días en Málaga, es el cazaminas Segura M-31, un  pequeño buque botado en 1997 que da nombre a una serie  de seis unidades gemelas dedicadas a la lucha contra minas. Con un diseño de construcción muy acorde con las misiones que realiza (su casco es de una aleación plástica reforzada con fibra de vidrio), el Segura, embarca unos muy complejos y sofisticados equipos electrónicos que tal vez, para los poco conocedores de los buques de guerra, llamen la atención frente a  las reducidas dimensiones de este buque.

Tres buques de guerra que abrirán sus puertas y que constituirán, sin duda alguna, uno de los platos fuertes de las celebraciones del Día de las Fuerzas Armadas en Málaga.

Atraques y horarios de visita de los buques:

PRINCIPE DE ASTURIAS. Atraque: Pantalán de Levante.

ALVARO DE BAZAN: Atraque: Muelle Nº 2.

SEGURA: Atraque: Muelle Nº 4.

Las visitas a los buques tendrán todas los mismos horarios:

Sábado 28: De 15:30 a 21:00 horas.

Domingo 29: De 10:00 a 12:00  y de 13:00 a 18:00 horas.

Artículo publicado el sábado 28 de mayo de 2011.

Una fragata italiana

Juan Carlos Cilveti Puche | 24 de mayo de 2010 a las 14:03

Como sé que hay algunos lectores de este blog que son fervientes seguidores de los buques de guerra, aquí les dejo unas fotos de la fragata italiana Bersagliere F-584; la cual, desde el pasado día 19 hasta hoy (24 de Mayo), ha estado atracada en el Pantalán de Levante del puerto de Málaga.

Bersagliere F-584 blog3

Como cosa curiosa, hay que decir que este buque, junto a otras tres unidades más, inicialmente estaban destinadas a la Armada de Iraq. Debido a la guerra del Golfo y al embargo iraquí, los cuatro buques finalmente fueron adquiridos por la Armada italiana.

Perteneciente a la clase Lupo, este buque fue construido entre 1994 y 1995 en los astilleros italianos Cantieri Navali Riuniti, Ancona. La fragata Bersagliere F-584 se entregaba a la Armada italiana el 28 de Noviembre de 1995.

Bersagliere F-584 blog1

Bersagliere F-584 blog2

Algunos datos; sólo los básicos (seguro que nuestro amigo Eugenio podrá completar con todo lujo de detalles la ficha).

Eslora: 113,5 m.

Manga: 11,9 m.

Calado: 4 m.

Desplazamiento: 252,5 Tm.

Velocidad Máxima: 35 nudos.

Tripulación: 190 (17 oficiales).

Bersagliere F-584 blog4

Sólo un comentario personal. Al ver la fragata, me llamó poderosamente la atención la gran cantidad de desagües o escapes que tiene por encima de la línea de flotación. En comparación con otros buques de guerra, sean o no fragatas, creo que este barco tiene demasiados. No sé, tal vez algún experto en este tipo de buques nos pueda explicar esto.

La sonrisa de la fragata

Juan Carlos Cilveti Puche | 10 de febrero de 2010 a las 20:10

Los que no están demasiado acostumbrados a mirar con detenimiento un barco, se pierden en la mayoría de los casos, pequeños y curiosos detalles que en ocasiones, incluso, podrían causar una cierta hilaridad.

Hoy les comentaré una curiosidad, o mejor dicho, un detalle que resulta gracioso de observar.

En la jornada de ayer (9 de febrero), llegaba a Málaga la fragata alemana Bremen.  Tras haber pasado siete meses operando en las costas de Somalia; ya saben, en la operación Atalanta, el buque germano, de camino a casa, realiza una escala de descanso en Málaga para “desfogar” a sus tripulantes. Así, estos llegarán algo más tranquilos a sus hogares después de unos meses muy duros de lucha contra los piratas.

Tras observar y fotografiar al buque por activa y por pasiva, encontré una imagen muy curiosa; una imagen que me gustaría compartir con ustedes. Compartiré la foto y lo que se me vino a la cabeza al ver esta imagen.

Empleando la rica terminología marítima, seguro que muchos de ustedes no me comprenderán. Así pues, tras describir la imagen según los cánones (siempre hay gente que le gusta leer esta terminología), la re-describiré empleando un lenguaje que seguro entenderán sin problemas.

Mirando al buque de costado, a la altura de la proa, el escobén, al estar el ancla a la pendura, muestra una imagen que podría representar una sonrisa.

Me explico. Mirando la proa, que es la parte delantera del barco, se puede apreciar una especie de agujero o hendidura por el que sale la cadena del ancla. Al no estar el ancla ajustada a este agujero, el caso del barco parece que está sonriendo.

Proa sonriente de la fragata Bremen

Una sonrisa (y aquí viene lo que se me vino a la cabeza), que podría significar la alegría que demuestra la fragata por el regreso a su puerto base; es decir, a su casa.

Además del detalle de la sonrisa de la fragata,   aquí les dejo una foto completa del buque.

Fragata alemana BREMEN F-207