Archivos para el tag ‘goleta’

La goleta XARIFA

Juan Carlos Cilveti Puche | 4 de julio de 2017 a las 8:43

Hoy les hablaré de un velero que hace unos días atracó en el puerto; una goleta de tres mástiles y 90 años de edad cargada de historia y nombres propios. Construida en 1927 en los astilleros británicos J.S. White & Co., el primer propietario de este barco fue Franklin Morse Singer, un regatista hijo del creador de las máquinas de coser Singer y de la modelo que sirvió de inspiración para la Estatua de la Libertad. Bautizada como Xarifa, esta goleta de 50 metros de eslora, entre 1930 y 1951 cambio en varias ocasiones de armador, llevando durante estos años los nombres: Erasing, Radiant, Oiseau Blanc, Georgette y Capitana. Usado fundamentalmente como yate privado, además de cómo pesquero, buque oceanográfico y escenario para el rodaje de diferentes películas, por la cubierta de teca de este velero que inspiró una biografía sobre Cristóbal Colón que ganó el premio Pulitzer en 1943, pasaron personajes de la talla de Jacques Cousteau, Orson Welles, Jeanne Moreau o Rainiero de Mónaco que, en 1960, consiguió que esta goleta que volvía a lucir su nombre original, asentara su base en el principado y se convirtiera en un lugar de referencia para la diplomacia y la alta sociedad internacional

Tras permanecer en aguas monegascas hasta 2008 y ser durante algunos años la residencia del multimillonario italiano Carlo Traglio, en 2012, el Xarifa era comprado por una empresa que lo restauraba y reformaba en 2012 en unos astilleros de Vigo.

Una histórico velero que durante varios días permaneció atracado en el muelle número uno junto a la bicentenaria Farola; una estancia que como en otras ocasiones he referido al respecto de  determinados barcos con cierta significación, pasó sin pena ni gloria.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAGoleta XARIFA hace unos días en el muelle número uno.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 4 de julio de 2017.

El ALVA

Juan Carlos Cilveti Puche | 8 de noviembre de 2016 a las 9:20

Esta pasada semana, los muelles malagueños han tenido una muy significativa presencia de barcos de vela. Compartiendo protagonismo, los veleros crucerísticos  Wind Surf, Sea Cloud y Sea Cloud II ha lucido sus aparejos frente a tres verdaderos clásicos; tres históricos buques con muchas décadas de vida en la mar.  Y como en su momento ya les hablé del Christian Radich y del Gunilla, hoy,  el protagonista será el Alva, el  tercero de los veteranos que estos días ha estado presente en las aguas malacitanas.

Construido en los astilleros suecos Lodose en 1939, esta goleta de tres mástiles iniciaba su biografía como un carguero navegando por el Báltico. Tras sufrir en 1951 un alargamiento de casco en la localidad alemana de Bremerhaven y cambiar su sistema de velas (originalmente llevaba velas tipo Bermuda), el Alva continuó transportando mercancías hasta la década de 1980, momento en la que una institución de Estocolmo dedicada a la enseñanza se hizo cargo de él.

Después de una reestructuración de un año que lo habilitó para llevar pasajeros, el Alva, con sus 286 toneladas de registro bruto y sus 55 metros de eslora, comenzó a navegar con estudiantes suecos de secundaria. Con la posibilidad de embarcar a un total de 42 alumnos repartidos en sus 15 camarotes, esta goleta que monta ocho velas y suma 600 metros cuadrados de superficie vélica, realiza viajes educacionales por todo el mundo bajo unas muy curiosas condiciones. Además de trabajar como tripulantes, los alumnos suecos deben instruirse a bordo del Alva en materias tales como: biología  e ingeniería marina y liderazgo y comunicación; unas enseñanzas de dos meses de duración  en las que sólo hay que pagar por la alimentación.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAGoleta de tres mástiles ALVA atracada en el muelle número uno.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 8 de noviembre de 2016.

Aprendiendo a navegar

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de abril de 2016 a las 8:23

Este pasado fin de semana, se volvió a repetir una imagen que ya es muy habitual en el puerto malagueño. A bordo del velero de bandera polaca Fryderyk Chopin, un grupo de estudiantes era instruido por la tripulación del barco en los fundamentos básicos de la navegación a vela.

Con estas lecciones prácticas de náutica, estos  jóvenes constituirán el grueso de la dotación de este buque en su próxima salida a la mar; una circunstancia que fundamenta la vida de estos veleros tripulados por estudiantes.

Teniendo a la nación polaca como uno de los principales países en los que parte de los estudios, ya sean básicos o superiores, pasan por unos meses de embarque, la labor que   realizan este tipo de barcos constituye algo habitual en la vida académica de los estudiantes de ese país.

Estando a la cabeza de estos veleros el veterano Pogoria (un barco muy habitual en las aguas malagueñas que combina viajes educacionales con rutas para amantes de la navegación), el Fryderyk Chopin, constituye la segunda opción polaca si hablamos de este tipo de barcos.

Construido en 1992 en los astilleros Dora Shipyard de la localidad Gdansk siguiendo los planos de una goleta de principios del siglo XVIII, este velero de dos mástiles y 55 metros de eslora, desde su botadura, ha navegado siempre con estudiantes.

Adscrito a una escuela canadiense en sus primeros años, y posteriormente gestionada por una universidad privada polaca, en la actualidad, el Fryderyk Chopin, trabaja para una fundación que mantiene la tradición de completar la educación desde la mar. Una circunstancia que nos permitirá seguir viendo a estudiantes aprender nociones de náutica a bordo de este velero atracado en el puerto malagueño.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAFryderyk Chopin en el muelle número dos.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 12 de abril de 2016.

Fotos con historia

Juan Carlos Cilveti Puche | 9 de junio de 2015 a las 12:44

Hace unos días, el Ateneo de Málaga inauguraba una muy recomendable exposición denominada: Fotografía: Arte y Ciencia. Combinando parte del inmenso arsenal de cámaras del coleccionista Vicente Arroyo Ruiz con una selección de las fotografías de Vicente Tolosa Elourdi, esta muestra, que permanecerá abierta hasta el 30 de junio, nos sumerge en una época donde las instantáneas tenían mucho de arte, magia y alquimia.
Pero centrándonos en el mundo marítimo, me gustaría hablarles de algunas de las fotos de Vicente Tolosa, que entre otras muchas escenas malagueñas, retrató como pocos el puerto y los barcos entre los años 1900 y 1918. Y si bien hay muchas imágenes relacionadas con la pesca, quizás, a los ojos de un apasionado por el mundo de la mar, las fotografías de los buques constituyen una verdadera joya que pone en valor lo que fue el puerto malacitano a principios del siglo XX.
Tomando como ejemplo una de ellas, que curiosamente sirve como cartel anunciador de la exposición, este fotógrafo retrató una de las estancias del bergantín de bandera italiana Palinuro; un buque de dos mástiles, inicialmente aparejado como goleta, que en sus múltiples viajes por el Mediterráneo visitó con frecuencia las aguas malagueñas.
Construido en los astilleros napolitanos de Castellammare di Stabia entre los años 1886 y 1889, este velero artillado y con casco de acero, tras luchar contra la piratería y el comercio de esclavos en el Mar Rojo, se convirtió en un buque escuela, navegando con alumnos civiles y militares hasta 1920.
Una apasionante historia; la de un barco que en 1903, en una de sus escalas malacitanas, fue fotografiado con todo lujo de detalles fondeado en las aguas del puerto.

Goletta_Palinuro2Imagen del buque escuela italiano PALINURO.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 9 de junio de 2015.

El KAPITAN BORCHARDT

Juan Carlos Cilveti Puche | 28 de abril de 2015 a las 8:44

Si hubiera que hacer una lista de los veleros que más han visitado el puerto malagueño en los últimos años, uno de los primeros puestos de ésta, sería para el Kapitan Borchardt, una histórica goleta de tres mástiles que navega realizando viajes turísticos como buque escuela civil.

Iniciada su construcción en 1916 en los astilleros holandeses J.J. Pattje, al año siguiente, bautizado como Nora, este barco comenzaba su biografía de mar como un buque de carga. Después de cubrir diversas rutas comerciales por el Norte de Europa y cambiar cuatro veces de nombre, en 1940, el velero era requisado por el gobierno alemán que lo reconvertía en una base flotante para tripulaciones de submarinos en Polonia.

Finalizada la segunda guerra mundial, tras navegar durante algo más de tres décadas con dos nombres diferentes bajo las contraseñas de diversos armadores, en 1979, la goleta volvía a ser rebautizada como Nora. Con la intención de dedicarse en exclusividad a los viajes turísticos por el Caribe, y después de acumular una serie de fracasos comerciales durante diez años, en 1989, el barco finalmente comenzaba a realizar navegaciones por el Báltico con pasajeros.

Clasificado desde entonces como un buque escuela turístico, una asociación marítima polaca se hacía cargo del velero en 2011 renombrándolo como Kapitan Borchardt.

Con 173 toneladas de registro bruto y 33 metros de eslora, esta goleta que monta diez velas en sus tres mástiles, además de sus cuatro tripulantes fijos, puede embarcar a un total 43 personas. Dedicada a navega en verano por el Norte de Europa, en los meses más fríos, realiza rutas por el Mediterráneo; un hecho que lo ha convertido en un asiduo visitante de las aguas malacitanas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Kapitan Borchardt atracado en el muelle número dos.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 28 de abril de 2015.

El FLYING CLIPPER

Juan Carlos Cilveti Puche | 22 de julio de 2014 a las 9:28

El siete de julio de 1959, procedente de Gibraltar, atracaba en el muelle uno el velero de bandera sueca Flying Clipper. Realizando un viaje por el Mediterráneo, a bordo de este barco, considerado en aquellos años uno de los yates privados más grandes del mundo, viajaba el político norteamericano Aldai Stevenson; un importante representante del partido demócrata que en dos ocasiones fue candidato a la presidencia de los Estados Unidos.

Construida en 1929 en los astilleros escoceses William Denny & Brothers con el nombre de Sunbeam II, esta  goleta de tres mástiles, navegó durante una década como el yate privado de un importante miembro de la nobleza inglesa. Después de pasar  la Segunda Guerra Mundial como base de un grupo naval al Sur de las Islas Británicas, en 1945, el velero se convertía en un buque escuela y se abanderaba en Suecia. Renombrado como Flying Clipper en 1954, en los dos años siguientes, este buque de 59,40 metros de eslora tomaba parte en las dos primeras regatas internacionales que se organizaron para grandes veleros.  Tras volver a navegar como un yate privado, en 1965m, el Ministerio de la Marina de Grecia lo adquiría rebautizándolo como Eugenios Eugenides, nombre que aun mantiene convertido en museo en una localidad cercana a Atenas.

Pero regresando a la historia malacitana de esta escala, tras su llegada con tan importante visitante a bordo, se sucedieron diversos actos. Además del correspondiente protocolo y una cena de gala en el yate, el político norteamericano fue agasajado con una visita a Torremolinos para degustar una típica fritura malagueña. Finalizada su estancia, el nueve de julio, el Flying Clipper siguió su viaje con destino a Valencia.

Flying ClipperGoleta de tres mástiles FLYING CLIPPER.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 22 de julio de 2014.

El OJO DEL VIENTO

Juan Carlos Cilveti Puche | 22 de abril de 2014 a las 8:03

Cuando un velero llega a puerto, normalmente, a pie de muelle su tripulación coloca algún tipo de cartel con información sobre la biografía y las características técnicas del buque.

Hace unos días, el bergantín de bandera británica Eye of the Wind regresaba a aguas malacitanas tras haber cumplimentado su primera visita en septiembre del pasado año.

Integrado en el reducido grupo internacional de veleros centenarios aun en activo,  este buque, aparejado como una goleta, iniciaba su carrera en Alemania en 1911 con el nombre Friedrich. Trabajando en el Báltico y en el Mar del Norte como carguero y pesquero, primero a vela y posteriormente a motor, y tras lucir los nombres Sam y Merry, en otoño de 1955  el barco encallaba en la costa Oeste de Suecia. Rescatado y ya sólo operando como pesquero, el velero que en la década de los sesenta navegó con los nombres Rose Marie y Merry, sufría un importante incendio en enero de 1970. Salvado del desguace por un armador británico y  reconvertido en bergantín, en el año 1978, bautizado como Eye of the Wind, el barco cumplimentaba su primera vuelta al mundo.

Tras efectuar infinidad de viajes y participar de la filmación de varias películas, en 2009, la filial de una multinacional alemana se hacía cargo del velero para gestionarlo como buque turístico.

Pero volviendo a su estancia en aguas malagueñas, el Eye of the Wind, que curiosamente no muestra a pie de muelle ningún cartel con información, ofrece en un expositor junto a su escala uno pequeños catálogos. En estos  cuidados trípticos, además de diversas reseñas sobre el barco, aparece un cupón para participar en un sorteo online y conseguir un viaje a bordo de este centenario buque de vela.

Eye of the Wind 16-IX-137El EYE OF THE WIND en su primera escala en Málaga en septiembre de 2013

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 22 de abril de 2014).

Un yate regio que nunca fue

Juan Carlos Cilveti Puche | 7 de septiembre de 2012 a las 10:34

Desde hace unos días, permanece atracado en el muelle número uno el velero de bandera inglesa ORION. Construido en 1910 en los astilleros británicos Camper & Nicholsons por encargo de la familia de real española, esta goleta de dos mástiles nunca llegó a navegar bajo pabellón regio. Adquirido por un militar inglés, el SYLVANIA (este fue su primer nombre), tras navegar tres años bajo el pabellón del Reino Unido, comenzó una errática carrera cargada de cambios de nombres y armadores. Con la peculiaridad de haber sido propiedad del periódico francés Le Matín, este velero que en 1922 fue adquirido por el astillero que lo había construido, en el año 1927, dejaba el Viejo Continente para posicionarse en Sudamérica rebautizado como VIRA.

Después de su aventura americana, en 1930, el naviero español Miguel Martínez de Pinillos se hizo cargo del barco rebautizándolo como ORION. Abanderado en España y matriculado en Cádiz, en 1949 la goleta marchó a Barcelona, donde en 1951 protagonizaba la película Pandora y el holandés errante. Se dice que durante el rodaje de esta cinta, Ava Gardner y el actor y torero catalán Mario Cabré vivieron a bordo del ORION un apasionado romance. Tras quedar desarbolado en 1967 debido a un fuerte temporal mientras navegaba entre Barcelona y Marsella, el velero fue reparado en el puerto italiano de La Spezia, desde donde realizó hasta 1970 diferentes cruceros turísticos con base en Montecarlo. Después permanecer varado en tierra casi 30 años, en 1999, el ORION volvió a navegar totalmente restaurado retomando su fisonomía original. Con 45,50 metros de eslora, 7,15 de manga y un desplazamiento de 254 toneladas, esta goleta de dos palos que gestiona 986 metros cuadrados de superficie vélica, navega la mayor parte del tiempo impulsada por el viento. Tripulada por 11 personas y con una capacidad máxima para 10 pasajeros, el ORION opera fundamentalmente por el Mediterráneo en régimen de alquiler. Una verdadera joya flotante.

Les dejo algunos datos más del barco:

Sus nombres:

SYLVANA: 1910-1919.

PAYS DE FRANCE: 1919.

LE MATÍN: 1920-1922.

DIANE: 1923-1927.

VIRA: 1927-1930.

ORION: 1930.

Con todos estos nombres, el barco ha navegado bajo seis banderas diferentes.

Al respecto de sus armadores, hay que reseñar que el barco, hasta la fecha, ha tenido más de una docena de propietarios. Resulta curioso que el periódico francés Le Matín fuera dueño de la goleta durante dos años. También resulta llamativo que el astillero donde se construyó se hiciera cargo del barco como armador.

Sin perder su aparejo de goleta, el yate, durante algunos años, navegó con un aparejo de goleta modificado. Según he podido investigar, el aparejo que en la actualidad gestiona el ORION es igual al que originariamente tenía cuando fue construido.

Una última curiosidad. Si buscan datos del barco en internet lo encontrarán bajo el nombre ORION OF THE SEAS….

Algunas fotos:

ORION atracado en el muelle  número uno del puerto de Málaga . Fotos M.L ©

La carrera

Juan Carlos Cilveti Puche | 30 de enero de 2011 a las 18:19

A petición de un lector de este blog,  aquí les dejo nuevamente la escena de la carrera de goletas de la película EL MUNDO EN SUS MANOS.

En su día, en el post en el que recomensdaba la película y por supuesto la escena, decía lo siguiente:

Considerada como una de las grandes películas de aventuras del género marítimo, EL MUNDO EN SUS MANOS, participa de la peculiaridad de tener una de las más famosas escenas de barcos que jamás se haya filmado.

Con un magnífico reparto encabezado por Gregory Peck, Anthony Quinn y Ann Blyth; amén de un muy buen plantel de secundarios, la historia del capitán Jonathan Clark, la Condesa rusa, el portugués y los cargamentos de pieles de focas en el San Francisco de 1.850, convierten a esta cinta en una muy entretenida película de aventuras en la mar.

Los que no la hayan visto, descubrirán el encanto de todo un clásico del cine; mientras que los que ya la conozcan, podrán hacer una revisión (término muy de cinéfilo) de esta magnífica película del año 1.952.

 

El mundo en sus manos cartel

Lo dicho, otra vez la más famosa carrera de barcos del mundo. Espero que la disfruten y por favor, que nadie se maree al ver la disputada lucha en la mar de la PEREGRINA DE SALEM y la SANTA ISABEL.

http://www.youtube.com/watch?v=lX_xnuowjQk

 

Un barco de película

Juan Carlos Cilveti Puche | 13 de diciembre de 2010 a las 20:34

Hace unos días, volvían a reponer en televisión la película Moby Dick (versión de 1956 dirigida por John Huston y protagonizada por Gregory Peck).

Tras verla y volver a quedarme fascinado; releí, y no sé cuantas veces lo he hecho, la novela de Melville, y se me ocurrió, hablarles de alguna curiosidad al respecto de esta.

Sin saber muy bien qué podía contarles; recomendarles la novela sería absurdo por mi parte (es una de esas obras obligatorias para todo lector y mucho más si es amante del mundo marítimo), se me ocurrió indagar sobre el barco que aparece en esta película.

Tras investigar, descubrí una historia apasionante; la historia de un barco real que tras muchos años de  vida en la mar, se convertiría en el protagonista de dos películas muy diferentes.

Y sin más, aquí les dejo la muy interesante biografía de la goleta RYENLANDS.

Este barco (una goleta de tres mástiles), fue construido en la localidad de Glasson (Glasson Dock) en el Reino Unido por los constructores navales Nicholson & Marsh en 1887. Botada el 11 de Enero, esta goleta, que era bautizada como RYENLANDS, iniciaba su primer viaje el 15 de Enero de ese mismo año; un viaje que la llevó desde Glasson Docks a Plymouth (a este puerto llegaba el 21 de Enero).

The Ryelands blog

RYENLANDS.

Aunque el barco estaba construido para realizar cortas navegaciones de cabotaje, sus propietarios indicaron en el momento de su construcción, que la goleta llevara en su casco refuerzos de metal; lo cual, dotaba al buque de la posibilidad de que éste pudiera realizar largas navegaciones altura. Como curiosidad, hay que reseñar que esta goleta sufría un muy importante incendio mientras era construida; incidente del que milagrosamente salió con muy pocos desperfectos.

Características:

Desplazamiento.: 149 TRB.

Eslora: 31,089 m.

Manga: 6,705 m.

Calado: 3,048 m.

En sus primeros años de vida, el barco navegó como buque de carga, fundamentalmente entre Liverpool, Guernsey y Londres. En 1889 realizaba su primer viaje fuera de las aguas británicas navegando al puerto de Amberes. Durante los años de la Primera Guerra Mundial, esta goleta trabajó por los mares de China transportando cualquier tipo de mercancía.

En 1931 se le añadía un motor, y sus mástiles y su superficie vélica se reducían considerablemente. Entre los años 1942 y 1946, el barco navegó fundamentalmente por el Canal de Bristol.

En el año 1949, este barco debidamente transformado, se convertía en LA HISPANIOLA en la versión cinematográfica dirigida por Byron Haskin de la novela de Stevenson La Isla del Tesoro.

Ryelands as Hispaniola blog

RYENLANDS convertido en LA HISPANIOLA.

Tras su aparición en esta película, nuevamente modificado, el RYENLANDS se transformaba en el PEQUOD de la afamada Moby Dick de John Huston del año 1956.

Moby Dick 2 blog

PEQUOD.

Moby Dick blog

Rodaje de la película Moby Dick.

Después de estas dos apariciones en la gran pantalla, el barco siguió siendo usado para rodajes, especialmente de televisión. Explotado como atracción turística, esta goleta pasó sus últimos años de vida entre las localidades británicas de  Scarborough y Morecambe. En este último lugar, en el año 1972, la vieja goleta sufría un incendio quedando totalmente destruida.

Pequod blog

PEQUOD en Morecambe. Foto: Lee Brown.

Una interesante historia para un barco de película.

Les dejo un vídeo de la película Moby Dick. La salida del PEQUOD del puerto de Nantucket.

http://www.youtube.com/watch?v=hdiFYCUP9oU