Archivos para el tag ‘hundimiento’

Hundido en Tailandia

Juan Carlos Cilveti Puche | 5 de abril de 2016 a las 8:38

En diciembre del pasado año, con el título Noventa y tres escalas, les contaba la historia malacitana de un buque de crucero que durante muchos años frecuentó las aguas del puerto. Tan sólo un par de meses después de escribir aquella columna, los más significativos medios marítimos internacionales anunciaban el extraño hundimiento del barco que se iba a pique bajo el nombre Ocean Dream.

Construido en 1972 en los astilleros italianos Cantieri Navale Del Tirreno & Riuniti por encargo de la compañía P&O Cruises, este buque, que iniciaba su vida de mar con el nombre Spirit of London, muy pronto, y bajo contraseña de la naviera Princess Cruises, saltaría a la fama por ser el coprotagonista de la serie televisiva Vacaciones en el Mar.

Superada aquella etapa y después de navegar con dos nombres diferentes, en 1997, con los colores de la desaparecida compañía Festival Cruceros, este barco, rebautizado como Flamenco, comenzaba una larga carrera que lo convertiría en un muy habitual visitante de las aguas malacitanas.

Vendido tras la bancarrota de Festival Cruceros, el buque comenzaría un extraño baile de nombres y banderas que lo llevarían a navegar desde 2012 como Ocean Dream bajo la contraseña de una compañía china. Sin demasiado éxito en sus itinerarios crucerísticos, el barco, a mediados de 2014 era abandonado por armador en el Golfo de Tailandia, cerca de la localidad de Si Racha. Allí, fondeado a dos millas de la costa y sin tripulación, el 27 de febrero de este año, el Ocean Dream se escoraba de babor para quedar tumbado sobre la mar. Un portalón abierto parece ser la causa del hundimiento de este histórico buque de crucero que visitó en muchas ocasiones el puerto malagueño.

Ocean-Dream-sankOCEAN DREAM tumbado sobre su costado de babor.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 5 de abril de 2016.

El barco del arroz

Juan Carlos Cilveti Puche | 24 de diciembre de 2013 a las 12:00

Seguramente, muchos de ustedes habrán escuchado o usado la frase: “estás más perdido que el barco del arroz”. Esta popular expresión, que parece podría tener su origen en un accidente marítimo, se nutre de varias acciones reales de buques perdidos en diferentes puntos de la costa andaluza.

Partiendo de la base que, quizás, la más fidedigna historia sea la del vapor Alcatraz hundido frente a Cádiz a finales de los años cincuenta, la tradición marítima malagueña, alude el protagonismo de esta frase al Delfin, un barco de la Trasmediterránea perdido frente a la localidad de Torrox.

Construido en Belfast entre 1885 y 1886 para la compañía Belfast Steamship Corporation Ltd., este vapor mixto que originariamente se llamó Optic, en 1907 pasaba a manos de la naviera barcelonesa  Sociedad Anónima Navegación e Industria que lo rebautizaba como Delfin. Tras quedar integrado en 1918 en la flota de Trasmediterránea, este buque de 1.254 toneladas de registro bruto y 80 metros de eslora, navegó cubriendo diferentes líneas regulares por el Mediterráneo.

Atracado en Málaga el 18 de julio de 1936, el Delfin, fue usado como buque prisión hasta el 31 de julio, fecha en la que inició una ruta regular entre los puertos de Málaga, Almería, Cartagena y Alicante. Cargado al parecer con harina, aceite y bacalao, el 30 de enero de 1937 navegando entre Almería y el puerto malacitano, el Delfin fue bombardeado sin éxito por varios aviones alemanes. Tras un segundo ataque fallido, al día siguiente, un submarino italiano torpedeaba y hundía al barco que queda con su superestructura fuera del agua. El 2 de febrero de 1938, una escuadrilla bombardeaba los restos del Delfin, el supuesto barco del arroz malagueño.

DelfinDELFIN, el supuesto barco del arroz malagueño.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (24 de diciembre de 2013).

La historia del Wilhem Gustloff para el fin de semana

Juan Carlos Cilveti Puche | 21 de mayo de 2010 a las 19:31

Antes de empezar, quisiera pedirles disculpas por no haber publicado el pasado fin semana mi habitual recomendación marítima.

Cuando les hablé del Titanic, les referí también el hundimiento del buque alemán Wilhem Gustloff; una catástrofe mucho más dramática y menos publicitada que la del afamado y cinematográfico buque inglés.

Teniendo en cuenta que en el hundimiento de este buque se perdieron algo más de 9.000 vidas, nos encontramos ante la catástrofe marítima más importante de la historia.

Wilhelm Gustloff blog

Wilhem Gustloff

Construido en los astilleros hamburgueses de Blohm & Voss en 1937, este buque que llevaba el nombre de un líder nacionalsocialista suizo asesinado en 1936, fue construido para formar parte de la KdF, una organización recreativa auspiciada por el Tercer Reich.

Después de realizar diferentes cruceros por el Atlántico, Mediterráneo y Mar del Norte, siempre con trabajadores alemanes, el barco se reconvirtió en hospital; y algo más tarde, en buque escuela (fondeado) para cadetes destinados a las dotaciones de submarinos.

Tras un breve espacio de tiempo en el que navegó como transporte armado, el buque recibió, a principios de 1945, la orden de encabezar junto a otros muchos barcos, la denominada operación Anibal; una operación destinada a evacuar de Prusia a los miles de civiles y militares alemanes cercados por el ejército soviético.

Posicionado en el puerto de Gotenhafen, a bordo del Wilhem Gustloff embarcaron cerca de 10.000 personas (las cifras que últimamente se barajan, hablan de 10.583 personas), las cuales,  hacinadas en cualquier espacio libre de lo que en su día fue un lujoso trastlántico, debían escapar con rumbo a Dinamarca.

Pocas horas después de su salida el 30 de Enero de 1945, un submarino soviético lo torpedeaba y lo hundía. Según referencias, el buque tras ser alcanzado por tres torpedos se hundía en menos de 50 minutos.

Con el Wilhem Gustloff fallecían algo más de 9.000 personas.

Tras esta brevísima síntesis de lo que ocurrió, me permito recomendarles que se acerquen a la historia de este barco.

Y aunque hay mucho escrito sobre el tema, mi recomendación se centrará en dos interesantes libros:

A paso de cangrejo. Autor: Günter Grass.

Editorial Alfaguara. Año 2002.

La tragedia del Gustloff. Autor: Heinz Schön.

Editorial Salvat. Año 2003.

gustloff blog

 

Si me lo permiten y están interesados en el tema, busquen en primer lugar este segundo título; una obra que les enganchará desde las primeras páginas.

Para terminar les dejo un  muy interesante vídeo con imágenes del Wilhem Gustloff.

http://www.youtube.com/watch?v=_ZaQGOo7ACQ

Un muy conocido barco para el fin de semana

Juan Carlos Cilveti Puche | 16 de abril de 2010 a las 18:22

Más tarde o más temprano, había que hablar de él.

Y aunque personalmente no soy nada “Titanic adicto”, creo que hoy, en mis habituales recomendaciones marítimas para el fin de semana, y recordando los 98 años de su hundimiento (14-15 de Abril de 1.912), sería bueno hablar de este archiconocido barco.

Pensando qué cosa, relacionada con el Titanic, podría recomendarles para este fin se semana, se me ha ocurrido que quizás, una película (y no es la que todos conocen), y un muy sesudo libro, podrían ser unas buenas indicaciones para que se acercaran desde un punto de vista “algo más serio” a esta trágica historia.

Partiendo de la base (y esta es una muy personal opinión que tal vez les parezca una tontería), de que este buque es sólo famoso por que se hundió; si no lo hubiera hecho, hubiera pasado a  la historia como otro barco de línea más, creo que la historia del Titanic se ha magnificado de una forma desorbitada.

Teniendo en cuenta esto, que es una opinión muy personal, y teniendo en cuenta también que hay hundimientos muchos más dramáticos que el de este barco (les dejo la pista de un nombre: Wilhelm Gustloff, del que les hablaré otro día), la trágica historia del Titanic, es una de esas funestas vivencias de las que muchos han sabido sacar partido.

 Y sin entrar en el camino fácil; el camino de James Cameron, Leonardo DiCaprio, Kate Winslet o Céline Dion, mi visión e interés de lo que aquello fue, va por unos derroteros mucho menos efectistas,  y mucho más pegados a la realidad.

Por todo esto que les digo, quizás, mis recomendaciones “titánicas” les parezcan algo extrañas.

Si hablamos de películas, de entre todas las que se han rodado, en mi modesta opinión, y dentro de las que he podido ver, la más interesante para mí, es la titulada La última noche del Titanic (A night to remember). Una modesta producción del año 1.958 dirigida por Roy Ward Baker con un plantel de actores, muchos de ellos grandes secundarios de otras películas, que narra de una forma muy seria la historia del barco hundido por el iceberg.

La ultima noche del Titanic

 

Y una vez recomendada la película, mi segundo consejo para este fin de semana me lleva a presentarles un majestuoso, y nunca mejor dicho, titánico libro. Un libro editado en dos volúmenes que muestra todo, pero absolutamente todo, lo que fue el Titanic.

Con la única pega de que no hay una edición en español, esta colosal obra (con un precio muy asequible) podría ser considerada como lo máximo que hay escrito sobre este famosos buque de línea.

Estos son los datos del libro:

Titanic the ship magnificent vol. I. Design & Construction.

Autor: Bruce Beveridge / Scott Andrews / Steve Hall / Daniel Klistorner.

ISBN: 978-0-7524-4606-6.

Titanic the ship magnificent II. Interior Desing & Fitting Out.

Autor: Bruce Beveridge / Scott Andrews / Steve Hall / Daniel Klistorner.

ISBN: 978-0-7524-4626-4.

Por cierto, les dejo un enlace de una página que muestra un amplio resumen de lo que es la obra en papel.

http://www.titanic-theshipmagnificent.com/

Y para terminar, aquí tienen la primera parte de un interesante reportaje sobre el barco (al final de este clip encontrarán un enlace para poder ver la segunda parte del reportaje).