Archivos para el tag ‘industria crucerística’

Pasajeros repetidores

Juan Carlos Cilveti Puche | 30 de junio de 2015 a las 8:30

Aquella mañana de abril de 1997, apostado en la escala real del muelle de Cánovas, el buque de crucero Stella Solaris me hizo esperar algo más de tres horas. Realizando un itinerario por el Mediterráneo, este barco llegaba por primera vez a aguas malacitanas bajo la contraseña de la compañía Royal Olympic Cruise Lines, un motivo más que suficiente para aguantar el plantón y ver cómo atracaba. Pero con independencia de esta circunstancia, y con el añadido de que este buque ya había escalado en Málaga en 18 ocasiones con los colores de la naviera Sun Lines, la historia que hoy les contaré sobre Stella Solaris está muy relacionada con un hecho muy potenciado y publicitado en la moderna industria crucerística.

Construido entre 1949 y 1953 en las astilleros franceses Societe des Ateliers & Chantiers por encargo de la compañía Messageries Maritimes, este buque, bautizado como Cambodge, comenzó su vida navegando con pasaje (en tres clases) y carga entre Marsella y Yokohama. Después de participar como transporte militar en la guerra de Argelia y ser un buque hospital en Vietnam, en 1970, una importante reforma lo convertía en un barco turístico bajo dirección de la compañía Sun Lines.

Realizando exitosas rutas por el Mar Egeo, el Caribe y América del Sur, en julio de 1989, una importante revista dedicada al mundo crucerístico lo calificó como el barco del mes, amén de reseñar que era el buque que, hasta la fecha, más pasajeros repetidores había tenido en toda la historia de los viajes turísticos por mar.

Hoy día, muchas navieras alardean de que sus barcos son los que más repetidores tienen; un galardón con trazas de ardid publicitario que ya ostentó hace muchos años el Stella Solaris.

escanear0003STELLA SOLARIS entrando en Málaga en abril de 1997.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 30 de junio de 2015.

Alternativas emergentes

Juan Carlos Cilveti Puche | 16 de junio de 2015 a las 8:09

Ahora que el término emergente se ha puesto de moda, se me ocurre aplicar su significado a un curioso hecho que está ocurriendo en la industria crucerística internacional.

Frente a los grandes buques de las más significativas navieras que ocupan los primeros puestos en el mercado de los viajes turísticos por mar, desde hace algún tiempo, están surgiendo pequeñas compañías que con barcos de una cierta edad, ofrecen alternativas que están calando con fuerza en determinados sectores.

Y aunque existen muchos ejemplos de lo que les digo, la llegada hace unos días al puerto malagueño del Aegean Odyssey, me sirve a la perfección para contarles qué es eso de las opciones crucerísticas emergentes.

Construido en 1973 en Rumanía con el nombre Narcis, este barco iniciaba su vida navegando como un roro. Tras sufrir en 1988 una muy significativa reforma que lo convirtió en un buque turístico y cambiar varias veces de nombre (entre 1989 y 1994 visitó tres veces Málaga como Aegean Dolphin), en 2010, la compañía de origen británico Voyages to Antiquity se hacía cargo del barco. Ofertando viajes culturales donde la historia es el principal objetivo, el Aegean Odyssey realiza exclusivas rutas con unas condiciones muy poco usuales. Con la presencia de historiadores que narran los hechos más significativos de los lugares que se visitan, este veterano incluye en el precio del viaje además de lo habitual, los vuelos, las conexiones terrestres, las excursiones e incluso varias noches de hotel. Una nada novedosa forma de viajar (ya casi todo está inventado en la industria crucerística), que cada vez tiene más adeptos frente a las estandarizadas rutas por mar donde el ocio frenético es obligatorio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAAEGEAN ODYSSEY maniobrando para atracar en el puerto.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 16 de junio de 2015.