Archivos para el tag ‘“La mar de historias”’

El final de ‘El tintas’

Juan Carlos Cilveti Puche | 8 de febrero de 2011 a las 13:23

Los asiduos lectores de esta columna, tal vez recuerden la historia de José Martínez ‘El tintas’; aquel ex legionario profusamente tatuado y metido a estibador que, allá por la década de los años cuarenta, saludaba militarmente a los barcos en los que iba a trabajar.

Aquella circunstancia, fruto sin duda de algún tipo de importante desarreglo mental, y que fue motivo de burla durante bastante tiempo, llegó un momento en que se convirtió en un verdadero problema; algo que llevó a los responsables de la estiba malagueña a decidir que ‘El tintas’ trabajara en exclusividad en la carga y descarga de los melilleros. Al tratarse de barcos de bandera española, los efusivos y vociferantes saludos de José, tal vez así, se verían apaciguados. 

Efectivamente, el ridículo saludo militar que nuestro protagonista tenía por costumbre hacer a todos los barcos de pabellón extranjero que llegaban al puerto de Málaga, desapareció, aunque con su nuevo trabajo aparecieron nuevas manías.

‘El tintas’, que embarcaba a diario en los melilleros (por aquellos años operaban en Málaga los buques A. Lazaro y el V. Puchol), antes de comenzar su trabajo, tenía que estrechar la mano de todos los marineros encargados de las operaciones de carga y descarga; para instantes después, saludar con aires marciales al oficial que dirigía estas maniobras.

Con el paso de los años, a esta manía de los saludos, ‘El tintas’ fue añadiendo otras; hasta que una de ellas (al parecer José no tenía el más mínimo pudor en evacuar estuviera donde estuviera), le llevó a ser retirado de los muelles. Tras abandonar la vida portuaria en el año 1946, José Martínez ‘El tintas’, finalizó sus días recluido en un sanatorio de Granada.

A Lazaro blog

A. Lazaro, uno de los melilleros donde trabajó ‘El tintas’.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (8 de Febrero de 2011).

NOTA: Si alguien desea la columna titulada ‘El Tintas’ (la primera parte de esta historia que publicaba en Marzo de 2007) sólo tiene que pedirla vía e-mail (maritimas@malagahoy.es) y muy gustosamente se la enviaré.

Adiós EID TRAVEL

Juan Carlos Cilveti Puche | 1 de febrero de 2011 a las 10:22

Aunque la historia portuaria malagueña está repleta de operaciones de todo tipo; quizás, la realizada este pasado fin de semana (tal vez por tratarse de la primera vez que se hace),  constituya una de las más significativas de los últimos años.

Tras permanecer parado en Málaga desde el 14 de mayo de 2008, el catamarán rápido Eid Travel, nos dejaba finalmente este pasado sábado; pero lo hacía de una forma muy particular. En vez de marcharse navegando, este pequeño ferry que nos llegaba con nacionalidad egipcia y que aquí se abanderaba con los colores de Malta, salía del puerto malagueño a bordo de un buque de carga general.

Después se pasar una muy particular odisea (esta historia ya se las conté), el propietario de este buque, tras varios intentos fallidos de venta, decidía volver a posicionar a su barco en aguas egipcia.  Con esta firme decisión, y ante la dificultar de que un ferry de estas características cruzara navegando todo el Mediterráneo, la opción de ser transportado a bordo de otro buque se convirtió en la alternativa ideal.

Así pues, y ya con todo preparado, el pasado viernes 28 llegaba a Málaga el Da Qiang; un buque panameño que, al día siguiente, tras cargar a su bordo al Eid Travel debía transportarlo al puerto egipcio de Damietta.

Después de una muy lenta y minuciosa maniobra (se emplearon tres horas para izarlo y siete para que quedara perfectamente estibado sobre la cubierta del buque panameño), el Eid Travel nos dejaba en la noche del  pasado sábado.

Una importante operación, nunca vista hasta la fecha en Málaga, y que constituye el final de la larga estancia malagueña del Eid Travel; un modesto ferry que ya forma parte de la historia de nuestro puerto.

Eid Travel izado blog

Maniobra de izado del ferry Eid Travel a bordo del Da Qiang.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (1 de Febrero de 2011).

Si desean ampliar la información sobre el tema pueden visitar:

Málaga Máritima.

El Único

Juan Carlos Cilveti Puche | 25 de enero de 2011 a las 10:15

Este pasado sábado, atracaba en Málaga el buque de crucero Vistamar. Realizando lo que muy bien se podría denominar como una escala de larga duración; este barco, que nos llegaba con sólo una tripulación mínima, permanecerá en  nuestro puerto realizando diferentes tareas de mantenimiento hasta mediados del mes de febrero, momento en la cual, tras viajar a Santa Cruz de Tenerife, comenzará una campaña de itinerarios crucerísticos.

Pero independientemente de este significativo hecho (muy pocos buques turísticos se han preparado para una temporada crucerística en nuestro puerto), hoy les hablaré de una notable y muy especial peculiaridad del Vistamar.

Construido en los astilleros valencianos de La Unión Naval de Levante en 1989, este buque, que iniciaba su vida de mar bajo bandera panameña, ese mismo año visitaba Málaga por primera vez. Procedente de Melilla y con destino a Gibraltar, el Vistamar se estrenaba en nuestro puerto atracando en el muelle número dos. Desde entonces, este coqueto buque con capacidad para algo más de 300 pasajeros nos ha visitado en multitud de ocasiones.

Con la especial condición de ser un barco que nunca ha realizado cruceros estandarizados (no suele  repetir itinerarios de forma continuada), este buque, en el año 2000 se abanderaba en España, convirtiéndose desde aquel mismo instante, y hasta la fecha, en el único buque de crucero que como tal, ha navegado luciendo el pabellón de nuestro país.

Después de seis años ondeando nuestra bandera, y tras de varios posteriores cambios de nacionalidad, en la actualidad y bajo pabellón italiano, el Vistamar resiste como puede el feroz envite del exitoso mercado crucerístico de los superhoteles flotantes.

Vistamar 11-IX-05 blog

VISTAMAR saliendo de Málaga con bandera española en el año 2005.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (25 de Enero de 2011).

Una curiosa coincidencia

Juan Carlos Cilveti Puche | 18 de enero de 2011 a las 14:22

Hoy les hablaré de sobre curiosa coincidencia. Esta pasada semana (muy probablemente habrán leído la noticia o habrán visto las imágenes por televisión), una gabarra cisterna de 86,5 metros de eslora cargada con 2.400 toneladas de ácido sulfúrico, zozobraba mientras navegaba por las aguas del río Rhin. Sin conocerse aun las causas del accidente, el Waldhof, que así es como se llama este barco, literalmente se daba la vuelta para quedar (afortunadamente sin verter el ácido que transportaba), tumbado a flote sobre su costado de babor.

Con la noticia de este accidente como trasfondo, les diré que desde el pasado sábado 18 de diciembre, el puerto de nuestra ciudad, alberga a dos gabarras muy parecidas a la que hace unos días se accidentaba en aguas alemanas.

Denominados técnicamente como ‘Chemical/Products Tanker, Inland Waterways’ (cisterna para vías navegables interiores o aguas costeras), estos barcos, a los que más bien habría que llamar gabarras cisterna autopropulsadas, navegan por ríos y aguas cercanas a la costa transportando todo tipo de sustancias químicas.

Pero volviendo a las dos gabarras que se encuentran atracadas en nuestro puerto, les diré que la Energy y la Transport (estos son sus respectivos nombres), tras ser vendidas por sus antiguos armadores a un nuevo propietario, llegaban remolcadas a Málaga, en tránsito, procedentes de Rotterdam. Abarloadas la una a la otra en el muelle número cuatro, y ya con el remolcador que se las llevará, listo para iniciar su nuevo viaje; estas gabarras cisternas, a la espera de formalizar algunos inesperados trámites de última hora, aguardan el momento para salir remolcadas  con destino al puerto fluvial nigeriano de Warri.

Transport y Energy blog

Gabarras cisterna TRANSPORT y ENERGY atracadas en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (18 de Enero de 2011).

Como complemento a esta columna les dejo unas fotos del accidente del WALDHOF en el  Rhin.

barc04 blog

 

barco3 blog

 

barco6 blog

Fotos: Agencias (EFE, REUTERS y AFP)

¡Se vende!

Juan Carlos Cilveti Puche | 11 de enero de 2011 a las 10:13

Hace unos días, me sorprendí al ver unos carteles que anunciaban la venta del Santísima Trinidad. Este histórico artefacto flotante, que desde hace ya algún tiempo anunciaba su venta en diferentes lugares de internet; ahora, ratifica esta triste circunstancia con unos horrendas y nada cuidadas pancartas que cuelgan sobre su casco.

Y aunque en la mayoría de las ocasiones en la que he escrito sobre El Trinidad malagueño he sido bastante crítico, reconozco que al ver colgando de la popa ese horrible cartel de ‘se vende’, he sentido pena; amén de recordar esa tópica frase que dice: ‘lo que pudo haber sido y no fue’.

Con una pretensiones, en mi opinión, bastante equivocadas; este impactante artefacto flotante, desde su primer día de estancia en el puerto de Málaga (llegaba a remolque el 25 de julio de 2006), ha tenido una muy pobre aceptación.

Teniendo en cuenta que aquí, si nos salimos del tan manido tópico de la Málaga marinera, cualquier cosa que huela a mar y barcos interesa más bien poco;  pretender vender un restaurante de lujo o unos bares de copas en un entorno de ‘barco de piratas’, es un cuando menos, un riesgo bastante considerable.

El Santísima Trinidad, además de haber sido un restaurante o un lugar de ocio para cuchipandas varias, debería haber sido un centro de cultura; un lugar donde por encima de vender copas o dar comidas, se hubiera potenciado todo aquello que de una u otra manera hubiera tenido relación con el mundo marítimo.

Con esta difícil misión como objetivo prioritario, y teniendo en cuenta que vender cultura y  más aun si está relacionada con barcos, es algo altamente complicado;  tal vez hoy, nuestro histórico artefacto flotante no estaría a la venta.

Santisima Trinidad en venta blog

Santísima Trinidad con su anuncio de venta.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (11 de Enero de 2011).

El barco de 2010

Juan Carlos Cilveti Puche | 4 de enero de 2011 a las 9:57

Como ya viene siendo costumbre en esta primera columna del año, hoy les comentaré el que en mi opinión, ha sido el más significativo buque que ha pasado por Málaga en el transcurso del recién finalizado 2010.

Y aunque el gran éxito de los barcos turísticos hubiera sido la excusa perfecta para hablar sobre alguno de ellos (hemos tenido a más de un buque de crucero merecedor de esta mención), el galardón del buque más destacado de 2010 se lo llevará este año un mercante.

Construido en los astilleros coruñeses de José Valina Lavandeira entre los años 2009 y 2010, el buque tanque Monte Anaga, llegaba por primera a vez a nuestro puerto el lunes cuatro de octubre del pasado año. Procedente de Algeciras, este barco de bandera portuguesa se abarloaba al buque de crucero Grand Voyager; e iniciaba la primera operación de consumo (transvase de combustible) barco a barco de la historia del puerto de Málaga.

Tras cumplimentar exitosamente esta primera maniobra y repetir en tres ocasiones más (entre los meses de octubre y noviembre), las operaciones de consumo de este buque tanque de 2.651 toneladas de registro bruto, 87,1 metros de eslora y 4.200 m3 de capacidad de producto, constituyen, sin lugar a dudas, uno de los  hechos más significativos en la historia moderna del puerto malagueño.

Ante esta importante circunstancia; un muy relevante logro que abre nuevas posibilidades de servicios para el puerto de nuestra ciudad (especialmente si hablamos del tráfico de buques de crucero), las cuatro visitas del Monte Anaga a Málaga, hacen merecedor a este barco del reconocimiento, o si lo prefieren, el galardón del buque más destacado o significativo que ha pasado por nuestras aguas en 2010.

Monte Anaga 4-X-10 blog

Monte Anaga dando combustible al buque de crucero Grand Voyager.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (4 de Enero de 2011).

Completo esta columna con otra foto (día 25 de Octubre de 2010), de su segunda maniobra de “bunkering” en Málaga y con la ficha técnica del buque.

Monte Anaga 25-X-10 blog

MONTE ANAGA

AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 2009-2010. Botado el 26 de Marzo de 2010.

ASTILLERO: José Valina Lavandeira. La Coruña, España.

BANDERA: Portugal.

PUERTO DE REGISTRO: Madeira.

Nº DE CASCO: 220.  Nº  IMO: 9551399.

ARMADOR: Ondimar Transportes (Madeira -Portugal-).

GRUPO: Stena AB (Suecia).

OPERADOR y SHIPMANAGER: Ibaizabal Management Services (España).

REGISTRO BRUTO: 2.651 TRB.

ESLORA: 87,160 m.

MANGA: 15,300 m.

CALADO: 5,300 m.

MÁQUINA:

2 oil engines reduction geared to screw shafts driving 2 FP propellers
Total Power: Mcr 2,460kW (3,344hp), Csr 2,090kW (2,842hp)
Service Speed: 10.50kts

INDICATIVO DE LLAMADA: CQNS.

CAPACIDAD MÁXIMA: 4.200 m3. de producto.

TANQUES: Diez tanques de acero; cinco a babor y cinco a estribor.

CASCO: Acero. Doble casco y doble fondo.

Atracado ‘de punta’

Juan Carlos Cilveti Puche | 28 de diciembre de 2010 a las 10:43

Desde hace varios días, en el puerto de nuestra ciudad, se puede ver una estampa muy curiosa. Una imagen que nos recuerda al pasado, y que desde hace muchas décadas no se había vuelto a repetir en nuestras aguas.

El vistoso yate Nero; ese bonito buque de líneas clásicas que desde el sábado 4 de diciembre permanece amarrado en Málaga, tras haber pasado respectivamente por el  Pantalán de Levante y el  muelle 3A-1, ahora, lo podemos encontrar atracado, de punta, en la ochava.

Y aunque en más de una ocasión ya les he comentado qué es eso de atracar de punta; hoy, para recalcar lo que de especial tiene la manera con la que está amarrado este lujoso yate  abanderado en las exóticas Islas Caimán, les volveré a hablar de esta forma de atraque.

Hasta que no se generalizó, en las primeras décadas del siglo XX, la actual forma de atracar  los barcos (posicionados paralelos al muelle), lo habitual en la mayoría de las ocasiones, era amarrar a estos de punta. Fijando normalmente la popa al muelle, y dejando libre la proa (siempre con uno o los dos anclas a fondo), los buques quedaban colocados perpendiculares al muelle; una forma de atracar que se ha perdido casi por completo en los puertos comerciales, y que, hoy día, ya sólo es factible ver en los muelles destinados a las embarcaciones de recreo.

Esta desaparecida forma de amarrar a los barcos, tan profusamente repetida en infinidad de viejas fotos y postales portuarias malagueñas; ahora, nuevamente se ha hecho realidad. Después de muchas décadas sin ver en nuestro puerto a un buque atracado de punta, un vistoso y moderno yate que parece haber salido de otra época, nos ha vuelto a mostrar esta nostálgica estampa marítima del pasado.

Nero MH blog

NERO atracado de punta en la ochava.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (28 de Diciembre de 2010).

Una felicitación de las de antes.

Juan Carlos Cilveti Puche | 24 de diciembre de 2010 a las 13:52

Para felicitarles las Navidades, y sobre todo para agradecerles su fidelidad, he pensado traerles algo curioso. Algo que ya no se suele ver, y que constituye  uno de los muchos  “encantos perdidos” del mundo de la mar y los barcos.

Les explico.

Hasta no hace demasiados años, la gran mayoría de navieras del mundo, felicitaban las Navidades con postales de  imágenes de sus barcos. Esta tradición, muy europea y muy poco española (todo hay que decirlo), se ha ido perdiendo; y hoy día, podríamos contar con los dedos de una mano las compañías propietarias de barcos que mantienen esta tradición de editar y regalar una postal conmemorativa en estas fiestas.

Y como en este blog, desde el primer día, he intentado apostar por mantener el encanto del mundo marítimo, aquí les dejo una de esas viejas postales que antes se editaban para felicitar la Navidad.

En concreto se trata de una postal sueca, editada por la compañía Gorthon Lines.

El barco es el ADA GORTHON, un bonito buque de carga general de 3789 TRB construido en el año 1945.

GOD JUL. GOTT NYTT AR

O lo que es lo mismo:

FELIZ NAVIDAD y FELIZ AÑO NUEVO.

ADA GORTHON blog

Hay que apostar por la carga ‘sucia’

Juan Carlos Cilveti Puche | 21 de diciembre de 2010 a las 14:01

Sería absurdo a la par que injusto, responsabilizar a los principales gestores del puerto de nuestra ciudad de la caída de los tráficos de mercancías. Y aunque algunas estadísticas nacionales, y en concreto una, no reflejen muy a las claras las pésimas cifras con las que se cerrará el presente año; lo que sí está claro, es que 2010 pasará a la historia marítima malagueña como el año del derrumbe total de la carga sucia.

Con la paradoja del éxito crucerístico y la incertidumbre sobre el futuro de los contenedores, las otras mercancías, no parece que por el momento, tengan demasiada cabida en los muelles malagueños. Ante esta  difícil situación; y sin olvidar que este año se marchaban de nuestro puerto una tolva ecológica y una gran grúa (elementos ambos destinados a operaciones de carga y descarga de graneles), la pregunta está muy clara. ¿Cómo hemos llegado a esta  dramática situación?

Independientemente del hecho de que los gestores portuarios, en las últimas décadas, no hayan apostado demasiado por este tipo de tráficos (en alguna otra ocasión ya les he comentado que esta es la  gran asignatura pendiente del puerto de Málaga), y que quizás, todos hayan querido exprimir algo no demasiado exprimible,  el verdadero problema de esta situación, habría que buscarlo fuera de los muelles.

Con un escaso tejido industrial muy poco implicado en la exportación por vía marítima, la historia se reduce a un leve y agónico goteo de “puñaditos” de mercancías que, embarcados en el puerto de Málaga no solucionan absolutamente nada.

Con la añoranza de aquellas decimonónicas exportaciones malagueñas por mar, y con el recuerdo de aquella central de graneles que en la década de los años noventa (1990), por diferentes motivos, no terminó de cuajar; ahora, inmersos en una muy compleja coyuntura, el futuro se ve, cuando menos, complicado. Una dramática situación que necesitaría de una apuesta muy seria para que a Málaga, volviera la carga sucia.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (21 de Diciembre de 2010).

Esta columna va integrada en una doble página marítima que les recomiendo.

La “Arrimá”

Juan Carlos Cilveti Puche | 14 de diciembre de 2010 a las 9:45

Sin serlo realmente, lo que hoy les contaré,  muy bien podría englobarse en ese tipo de historias que,  repletas de generosidad y buenas intenciones,  aparecen todos los años en estas fechas navideñas.

Teniendo en cuenta que esta tradición perdida, afectaba al colectivo de estibadores portuarios (un grupo de trabajadores considerados desde siempre como muy especiales); quizás, la ternura de esta, alcance una significación muy particular.

En un viejo documento de finales del siglo XIX,  donde se referían diversos aspectos relativos al día a día en nuestro puerto, encontraba la curiosa expresión “arrimá”; una palabra que desconocía y que me dediqué a investigar.

Deduciendo que la palabra era una malagueñización del término arrimar, tras una búsqueda un tanto a ciegas, finalmente pude descubrir el significado exacto de esta curiosa expresión.

Cuando la esposa de un estibador daba a luz, a la semana (más o menos) del nacimiento, el  padre debía llevar a su nuevo hijo al puerto para cumplimentar la “arrimá”.

Con el recién nacido entre sus brazos (hay algunas referencias que describen que bebé siempre iba envuelto en una manta), el nuevo padre se paseaba por los muelles, y todos sus compañeros de estiba, se acercaban a él para formalizar esta tradición.

En la medida de las posibilidades de cada uno, los estibadores arrimaban algún dinero al bolsillo del nuevo padre; el cual, cuando terminaba su recorrido por los muelles, había recibido la ayuda económica de la totalidad de sus compañeros de trabajo.

Un tradición que como tal, hoy no existe (muy probablemente esta se perdiera en las primeras décadas del siglo XX,) y que tal vez, debería recuperarse aunque fuera de forma simbólica.

Vistas del Puerto de Málaga blog

El puerto de Málaga en los tiempos de la “arrimá”.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (14 de Diciembre de 2010).