Archivos para el tag ‘maletas’

Una larga caminata

Juan Carlos Cilveti Puche | 18 de abril de 2017 a las 9:16

Hace unos días, mientras tomaba café en el bar del puerto, una señorita preguntó dónde se estaba la estación marítima de cruceros y cómo se llegaba a ella. Tras ser informada de su ubicación, varios de los que allí estábamos le comentamos que había un autobús que podía llevarla, una opción que, por un módico precio, le evitaría tener que andar por los muelles. Agradeciendo la información, la señorita, que era tripulante de unos de los barcos atracados en los muelles de Levante, decidió ir a pié, y tirando de una maleta con ruedas comenzó su larga caminata.

Y aunque esta situación que les cuento podría parecerles extraña (quizás algo menos si hablamos de un tripulante), existen muchos pasajeros que, desde el centro de la ciudad deciden llegar a sus barcos de destino caminando por los muelles.

Al hilo de esto, hoy les contaré una vivencia que compartí con dos malagueños que se embarcaron el Adventure of the Seas en junio de 2010. Aquella mañana de verano, mientras realizaba unas fotos en el muelle dos, una pareja con sus equipajes me abordó para preguntarme si el barco que estaba en la estación marítima de Levante era el de Royal Caribbean. Tras decirles que sí y entablar conversación, decidí acompañarles en una caminata amenizada por el soniquete de las ruedas de sus maletas girando sobre el pavimento de los muelles. Charlando con aquel matrimonio, les pregunté por qué  no habían cogido un autobús o un taxi para ir al barco. La respuesta fue inmediata: “Como somos de Málaga no hemos querido gastar en el transporte. Lo que nos ahorremos ya nos lo gastaremos en el viaje”.  Tras oír aquello les pedí permiso para fotografiarlos de espaldas caminando con sus maletas por el muelle.

Pasajeros andando Adventure of the Seas 26-VI-10 1ºVEZ10Cruceristas caminando con sus maletas por el muelle dos.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 18 de abril de 2017.

Maletas de emigrantes

Juan Carlos Cilveti Puche | 11 de diciembre de 2012 a las 19:38

Corría el año 1902 y el puerto de Málaga gozaba de un abundante tráfico de buques de pasaje. Cumplimentando líneas regulares (fundamentalmente con destino a Centro y Sudamérica), diferentes navieras nacionales y extranjeras escalaban en el puerto malagueño para realiza embarques.

Y aunque los buques que efectuaban estos trayectos disponían de tres clases, la mayoría de los embarques que se realizaban en Málaga eran de tercera. Infinidad de emigrantes (muchos de ellos con sus familias), subían a estos barcos para iniciar en  tierras americanas una nueva vida.

Por aquellos años, aun existiendo un importante movimiento de pasajeros, el puerto malagueño no disponía de un servicio de maleteros. Los equipajes, en el caso de no poder ser embarcados por sus propietarios, se transportaban a bordo por mozos del barco o por personas que se ganaban unas monedas con estos trabajos de muelle.

Y aunque el caos de los embarques de emigrantes, milagrosamente, y siempre con algún que otro incidente, salía bien, en un momento dado, el transporte de maletas y bultos de estos pasajeros comenzó a ser problemático.

Los portuarios que realizaban estas labores, muchos de ellos estibadores, comenzaron  a no poder subir a estos barcos, especialmente los de bandera española, quedando el lucrativo negocio del embarque de maletas en manos de los tripulantes de estos buques.

Ante esta situación, muchos de los portuarios malagueños afectados por este hecho, sabotearon algunos embarques. El 13 de septiembre de 1902, el buque de la Compañía Trasatlántica Española Manuel Calvo en línea regular con Centroamérica sufría un considerable retraso en su salida por culpa de una protesta que les contaré en otra ocasión.

MANUEL CALVO.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (11 de Diciembre de 2012).

Caminatas turísticas

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de junio de 2010 a las 19:05

Hoy era el día; el día en el que se posicionaba en Málaga Royal Caribbean. El día en que la más mimada de las navieras que viene a Málaga, iniciaba su segunda temporada de escalas semanales en este puerto.

Teniendo como protagonista al buque ADVENTURE OF THE SEAS, por cierto, nuevo en esta plaza (hoy realizaba su primera visita a Málaga), Royal Caribbean realizará un total de 24 escalas semanales; unas escalas que desde hoy, 26 de Junio, y hasta el 23 de Noviembre, tendrán a Málaga como puerto de embarque y desembarque completo del pasaje.

Adventurer blog

ADVENTURE OF THE SEAS

Pero independientemente de esto y de que hoy, parece ser, que se ha realizado una recepción de bienvenida a bordo, lo que más me ha llamado la atención de esta primera escala, han sido un par de detalles que  he visto a pie de muelle.

Durante toda la mañana, el puerto malagueño se ha convertido en un verdadero hervidero de vehículos. Coches particulares, muchos taxis y alguno que otro autocar, circulaban por los muelles uno y dos para trasladar a los miles de pasajeros que debían embarcar en el Adventure e iniciar desde aquí un crucero de siete días.

Con un sol de justicia, a las once de la mañana, llegaba al puerto; y caminando, me dirigía hacía el pantalán de Levante para tomar algunas fotos del Adventure en su primera escala en Málaga. Justo al inicio del muelle dos, a unos cien metros por delante de mí, una pareja  con sendas maletas, caminaba para embarcarse en el super hotel flotante. Sorprendido por la imagen, acorté el paso para ver si realmente aquella pareja iba al buque que estaba atracado en el muelle Norte de la Estación Marítima malagueña.

pax blog

En el muelle Nº 2

Después caminar tras ellos un buen tramo, los adelanté pensando en lo extraño de la escena que estaba viviendo.

Treinta minutos más tarde, ya en el pantalán de Levante (yo de vuelta y ellos aun de ida), me volvía a encontrar con los dos pasajeros; los cuales, sudorosos y cansados de tirar de sus maletas, se paraban a ver el barco mientras enjugaban el sudor de la soleada caminata.

pax2 blog

En el Pantalán de Levante

Y aunque cada uno es muy dueño de hacer lo que considere más oportuno, estarán conmigo, que choca bastante ver a dos pasajeros que, minutos antes de embarcar en un buque de crucero para pasar una semana de vacaciones, se pegan (permítanme la expresión) una caminata que supera los dos kilómetros tirando de sus respectivas maletas con ruedas.

Supongo que a estas horas, mientras yo escribo esto, los dos pasajeros de la caminata estarán tumbados junto a la piscina del barco tomando un refresco y disfrutando del inicio de su crucero.

Por cierto. A mi vuelta, casi en el mismo lugar donde me había encontrado a los dos pasajeros de los que les hablado, me cruzaba con dos jóvenes turistas que, con sus respectivas maletas, iniciaban su particular paseo preembarque. Otra nueva sorpresa.

pax3 blog

En el muelle Nº 2