Archivos para el tag ‘maniobras’

Las maniobras de los ‘guerreros’

Juan Carlos Cilveti Puche | 10 de septiembre de 2013 a las 9:48

Al hilo de la estancia hace unos días en el puerto de Málaga de varias fragatas de la OTAN, hoy les contaré algunas curiosidades sobre cómo son las maniobras de atraque y desatraque de los buques de guerra.

Partiendo de la base que los ‘guerreros’ (así se denominan de una forma coloquial a los buques militares en el puerto malagueño), son unos barcos muy especiales, lo primero que llama poderosamente la atención, es la excesiva lentitud con la estos buques ejecutan sus maniobras.

Pero con independencia de este hecho, y sin olvidar la extremada puntualidad (no podía ser de otra manera al tratarse de militares), con la que estos barcos cumplimentan sus horarios de entrada y salida a puerto, una de las cosa que más llama la atención a la hora de ver un buque de guerra maniobrando para atracar o desatracar, es la gran cantidad de banderas que se pueden ver izadas en sus mástiles. La insignia nacional, algún gallardete y las cuatro banderas que reflejan su numeral (la identificación del barco), constituyen una parte de las flámulas que los ‘guerreros’ lucen mientras son amarrados o desamarrados a un muelle.

En el caso de tratarse de una flotilla con varias unidades, el barco que va al mando del grupo, es el primero en atracar, y por ende, el último en salir de las aguas del puerto.

Otra singular curiosidad de este tipo de buques, la constituye la formación que la dotación realiza mientras se ejecuta la maniobra de atraque y desatraque. Situados en la banda en la que el barco quedará amarrado, parte de la marinería y oficialidad  realizan algo que se denomina ‘hacer candelero’ o ‘presentar honores’; una vieja tradición arraigada en la gran mayoría de marinas de guerra de todo el mundo.

IMG_3643Fragata alemana entrando en Málaga con su dotación ‘haciendo candelero’

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (10 de septiembre de 2013).

Malagueña salerosa

Juan Carlos Cilveti Puche | 3 de julio de 2012 a las 19:22

La marina española, tanto la mercante como la de guerra, han tenido desde siempre una muy curiosa tradición musical que, hoy día, salvo en muy contadas ocasiones, se ha perdido.

Cuando un buque de bandera nacional llegaba a un puerto extranjero, como norma general y mientras se realizaba la maniobra de atraque (igualmente ocurría cuando el barco desatracaba), sonaba por megafonía algún tipo de alegre canción que indicaba que el buque que estaba maniobrando era de nacionalidad española.

Esta tradición que el tiempo fue relajando y que salvo determinados barcos con pasaje y buques de guerra siguieron escenificando, fue algo muy habitual, por ejemplo, en navieras tales como La Compañía Trasatlántica Española y Pinillos; las cuales,  durante  varias décadas (a finales del siglo XIX y principios del XX) mantuvieron viva con un variado repertorio de pasodobles  que sonaban en las escalas que sus barcos realizaban por todo el mundo.

Cuando las líneas regulares trasatlánticas patrias dejaron de existir, la tradición musical desapareció y sólo la Armada continuó haciendo sonar música en los atraques y desatraques.

Y aunque los habituales sones que nuestros barcos de guerra usan para mantener viva esta tradición son marchas militares, hace unos días, el puerto de Málaga pudo vivir una experiencia musical fuera de lo común.

Mientras el patrullero Tagomago P-22  realizaba su maniobra de atraque para establecer aquí, de forma permanente, su base de operaciones, por la megafonía del buque sonaba la conocida canción “Malagueña salerosa”. Sin duda alguna, un muy bonito detalle por parte del comandante del buque que quiso agasajar de una forma musical a la que desde ahora será su nueva casa.

TAGOMAGO P-22 atracando.

Les dejo un vídeo con la canción.

http://www.youtube.com/watch?v=kjw-I_pizp0

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (3 de Julio de 2012).

Temeridades

Juan Carlos Cilveti Puche | 10 de abril de 2012 a las 8:54

Los eventos marítimos que se realizan en el puerto y en los que hay participación popular a bordo de diferentes tipos de embarcaciones casi siempre, además de dejar imágenes curiosas, suscitan situaciones verdaderamente peligrosas.

Como es tradición, muchos malagueños salían a la mar en la mañana del Jueves Santo para recibir al barco que traía a la Legión. Posicionados alrededor del buque (este año se trataba del Contramaestre Casado), una variopinta flotilla de embarcaciones intentaba colocarse lo mejor posible para ver la maniobra de atraque y escuchar los cánticos legionarios a bordo del barco que los traía a Málaga en su cita anual.

Pasada la bocana y ya con los remolcadores de la clase H auxiliando al buque, a estribor de éste aparecía una barca de jábega engalanada con una bandera de Málaga a proa y una nacional a popa. Debido a la lentitud de la maniobra, los esforzados remeros conseguían posicionarse a pocos metros del costado del buque, y, ya en la dársena de Guadiaro, se colocaban en primera fila de mar para ver el espectáculo.

Con el Contramaestre Casado apoyado, que no atracado, en el muelle dos y mientras los legionarios desembarcaban, la barca de jábega se situaba en la popa del buque en una posición nada ortodoxa en lo que sería la maniobra habitual de un barco.

Pero rizando el rizo (permítanme la expresión) del más absoluto desconocimiento náutico, a un metro escaso de la popa del barco se colocaba un frágil esquife de apenas tres metros de eslora para, pegado al muelle y dentro de la zona de aguaje de la hélice del Casado ver cómo desfilaban las tropas. Dos verdaderas temeridades que algún día se tornarán en accidentes y que alguien debería impedir.

Barquilla a popa del CONTRAMAESTRE CASADO el Jueves Santo.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (10 de Abril de 2012).

Mala suerte

Juan Carlos Cilveti Puche | 3 de mayo de 2011 a las 9:13

Los que crean en la mala suerte, sin duda alguna, verán un importante influjo de esta en lo que hoy les contaré.

El martes 29 de marzo, llegaba al puerto de Málaga el remolcador de bandera española Sertosa Dieciocho. Este viejo mercenario de la mar construido en el año 1977, al igual que otros buques similares, navega de puerto en puerto movilizando cualquier cosa susceptible de ser remolcada.

Contratado para llevarse con destino a Cartagena al pesquero ruso  Tralmeyster Mogutov, el Sertosa Dieciocho, atracaba a primeras horas de la mañana en el muelle número cuatro; y al instante, comenzaba con las tareas de preparación del remolque.  Ya con todo listo, unos problemas de última hora no contemplados por el armador del pesquero, cancelaban la salida, y el remolcador dejaba Málaga de vacío.

Diez días más tarde, en concreto el 8 de abril, el Sertosa Dieciocho regresaba al puerto malagueño. Aun con el pesquero ruso atracado en el muelle de Heredia, el remolcador entraba en Málaga para cumplir una nueva misión. Con el propósito de llevarse al Santisima Trinidad a Alicante, el buque de bandera española quedaba atracado en el muelle número dos.

Después de estar todo preparado y tras un primer intento fallido de salida, finalmente, el Sertosa Dieciocho maniobraba con el artefacto flotante, aunque la historia de este remolque terminaba metros antes de salir de la bocana malagueña.

Tras este segundo chasco (permítanme la expresión), el veterano remolcador, nuevamente, y otra vez sin el remolque por el cual había sido contratado, dejaba Málaga constituyendo un hecho verdaderamente singular.

Una muy curiosa historia cargada de  infinidad de detalles que muchos podrían achacar a la mala suerte.

SERTOSA DIECIOCHO atracado en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (3 de Mayo de 2011).

Golpes

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de abril de 2011 a las 8:51

Si hubiera que hacer una clasificación de los muelles malagueños más golpeados por barcos durante maniobras de atraque o desatraque, sin duda alguna, el primero que encabezaría esta lista sería el muelle de Heredia; o si lo prefieren, el número cuatro.

Y aunque la historia de los impactos sobre este muelle podría remontarse al  mismo día en  que se inauguraba (por otra parte es lógico al tratarse de una de las línea de atraque que más tráfico soporta), hoy les contaré uno de los más significativos incidentes ocurridos  en este muelle en los últimos años.

A punto de ser sustituido en la titularidad de su línea, el ferry Ciudad de Sevilla, sufría una importante avería de máquina en septiembre de 2006. Tras llegar renqueante a nuestro puerto el sábado día dos (este sería el último viaje que realizaría en la ruta Málaga-Melilla), este veterano buque, pasaba de su habitual muelle de atraque al número seis. Después de efectuar varios cambios de muelle en días sucesivos, finalmente, el  Ciudad de Sevilla quedaba amarrado en el muelle de Heredia.

Una vez reparada la avería, el 16 de septiembre, el aun Melillero titular, salía  para hacer  pruebas de mar. Cuatro días más tarde, nuevamente repetía las pruebas; aunque en esta ocasión, regresaba auxiliado por el remolcador Diheciseis. En aquella maniobra, el Ciudad de Sevilla golpeaba  levemente contra el cantil del muelle de Heredia, y tres norayes se veían dañados por el impacto.

El 23 de septiembre de 2006, tras ser relevado oficialmente en la  titularidad de la línea Málaga-Melilla, el Ciudad de Sevilla dejaba nuestro puerto para siempre; y en el muelle número cuatro,  se reparaban los desperfectos producidos por  aquel incidente.

Ciudad de Sevilla blog

CIUDAD DE SEVILLA saliendo de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (12 de Abril de 2011).

Una nueva “H” en el puerto

Juan Carlos Cilveti Puche | 7 de diciembre de 2010 a las 8:39

EL VEHINTICUATRO LLEGA PARA INCORPORARSE A LA FLOTA DE REMOLCADORES MALAGUEÑOS.

El mundo marítimo, y por ende, el portuario, suele estar repleto de curiosas paradojas; hechos, que vistos de una forma superficial podrían parecer absurdos, pero que si se analizan con un cierto detenimiento, sí tienen una clara y muy razonable explicación.

Cuando algunos, en unos momentos como los que vivimos (momentos muy duros para el sector marítimo), deciden parar barcos, reducir personal o anular líneas; otros, apuestan por todo lo contrario.

Este es el caso del Grupo Remolques Unidos, el cual, siguiendo su política empresarial de tener siempre los mejores y más modernos barcos en los puertos en los que opera, traía este pasado sábado, procedente de Santander, a un nuevo remolcador al puerto de nuestra ciudad.

Vehinticuatro 1 blog

VEHINTICUATRO realizando su primer atraque en Málaga.

Construido en los astilleros Armón, en la localidad asturiana de Navia, el Vehinticuatro era botado el 17 de octubre de 2009, siendo entregado a sus armadores en febrero del presente año. Tras operar unos meses en Santander, ahora, el nuevo remolcador de la Clase H (todos los buques de esta empresa participan de la peculiaridad de llevar una hache intercalada en su nombre), llega a Málaga para realizar, primero una sustitución temporal, y posteriormente, quedarse definitivamente como integrante de la flota de remolcadores de nuestro puerto.

Con la inminente misión de sustituir provisionalmente al Vehinte, que debe realizar una varada para cumplimentar una inspección reglamentaria (esta varada se realizará en unos astilleros de Algeciras), el nuevo remolcador, durante unas semanas, operará en nuestras aguas junto al Diheciocho. Una con el Vehinte ya de regreso en Málaga, el Vehinticuatro reemplazará definitivamente al Dihechiocho; el cual, tras dos años de trabajo en el puerto de nuestra ciudad, marchará con destino a Santander para ser utilizado en remolques de altura.

Con 428 toneladas de registro bruto, 31,5 metros de eslora y 11,2 de manga, el Vehinticuatro, que está capacitado para realizar todo tipo de remolques, amén de estar dotado con medios contra incendios y anti-polución,  dispone de una potencia total de 6300 Caballos; lo cual, convierte a este remolcador en el más potente que ha operado, hasta la fecha, en el puerto malagueño.

Vehinticuatro 2 blog

Amarrado en el muelle de Ricardo Gross.

Con la llegada de este nuevo buque, la cifra de remolcadores de la Clase H que ya han trabajado en Málaga asciende a ocho unidades; mientras que si contabilizamos el total de buques que a lo largo de la historia portuaria malagueña se han dedicado a facilitar las maniobras de otros barcos, el Vehinticuatro ocuparía la decimonovena posición.

Un magnífico barco y una muy acertada apuesta que, aun en tiempos difíciles, sigue manteniendo a Málaga como uno de los puertos con mejor servicio de remolcadores de nuestro país.

Remolcadores de la Clase H que hasta la fecha han operado en Málaga

Elaboración: JC Cilveti. 

Remolcador

Fecha de llegada

Fecha de partida

HONCE

26 de Mayo de 2002

17 de Enero de 2005

QUIHNCE

12 de Enero de 2004

11 de Octubre de 2005

DIHECISIEIS

22 de Marzo de 2005

28 de Enero de 2008

DIHECISIETE

9 de Octubre de 2005

20 de Junio de 2008

DIHECIOCHO

20 de Junio de 2008

Permanece activo en Málaga.

VEHINTE

27 de Enero de 2008

Permanece activo en Málaga.

VEHINTIUNO

6 de Marzo de 2010 30 de Julio de 2010. No realiza maniobras en Málaga.

VEHINTICUATRO

4 de Diciembre de 2010  

Artículo  publicado en la página Marítimas (7 de Diciembre de 2010).

Seis maniobras

Juan Carlos Cilveti Puche | 30 de noviembre de 2010 a las 9:10

Este pasado sábado, debido a las muy adversas condiciones meteorológicas, el puerto de nuestra ciudad vivió una jornada bastante complicada. Las fuertes rachas de viento y la mala mar que obligaron a varios de los barcos fondeados en nuestra bahía a levantar el fondeo y salir a capear el temporal, también afectó a los buques que en esa jornada debían entrar o salir de nuestro puerto.

Alertados desde la madrugada, los remolcadores malagueños vivieron un día muy ajetreado. A primeras horas de la mañana, bajo una fuerte lluvia y con intensas rachas de viento, el Diheciocho y el Vehinte iniciaban su primera maniobra del día. Con unas condiciones meteorológicas no demasiado favorables, estos dos remolcadores auxiliaban al buque tanque Abu Dhabi Star; el cual, llegaba a Málaga para realizar una reparación. Tras esta intensa maniobra que se prolongaba algo más de dos horas, el Vehinte ayudaba al Juan J. Sister en su salida; y posteriormente, auxiliaba al Isla de los Volcanes en su atraque en el muelle de Heredia.

Pasadas las cuatro de la tarde, el buque de carga general Karoline, pedía la ayuda de nuestros dos remolcadores para su atraque en el muelle seis. Finalizada esta maniobra, y con un viento que complicó mucho la operación, el portacontenedores Merito, era igualmente asistido por nuestros dos buques de la “clase H”.

Tras cinco intensas maniobras (las maniobras con viento siempre son complicadas), la jornada se completaba con la salida del buque de crucero Corinthian II; el cual, para evitar cualquier tipo de problema, desatracaba bajo la atenta mirada del remolcador Vehinte. Seis complejas maniobras que evidenciaron, nuevamente, el buen hacer los remolcadores malagueños.

ADU DHABI STAR MHblog

Buque tanque ABU DHABI STAR entrando en Málaga con la ayuda de los remolcadores.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (30 de Noviembre de 2010).

Ayudas

Juan Carlos Cilveti Puche | 16 de noviembre de 2010 a las 9:19

Las enormes dimensiones de los modernos buques de crucero, han llevado a que estos, tengan la  necesidad de instalar una serie de ayudas que les faciliten las maniobras de atraque y desatraque en puerto. Y aunque estas ayudas también se pueden ver en otro tipo de buques (los grandes portacontenedores suelen llevarlas), son los barcos turísticos, los que más han sofisticado estos elementos.

A proa y popa, la gran mayoría de superhoteles flotantes, llevan un pequeño radar; el cual, acompañado de una cámara y un foco de luz, facilita mucho las maniobras de estos enormes barcos.

Pero además de estas ayudas que podríamos calificar como electrónicas, los grandes buques de crucero, han generalizado una plataforma abatible que, situada a proa del barco, en cada uno de sus costados, ayuda al oficial encargado de la maniobra a controlar las distancias a la hora de atracar y desatracar. Curiosamente, esta estructura, que tanta utilidad tiene a proa, a popa no suele existir.

Pero como siempre hay algunas excepciones, les diré que los grandes buques de Royal Caribbean, sí disponen a popa de una estructura similar a las plataformas abatibles que la mayoría de los buques de crucero modernos llevan instaladas a proa.

Las buques de la Clase Voyager de esta compañía (el Adventure of the Seas que está realizando este año cruceros con salidas y llegadas desde Málaga es uno de ellos), presentan un curioso  balconcillo semicircular a modo de púlpito que, debido a la muy especial forma de la popa de estos barcos, facilita las maniobras de atraque y desatraque.

En definitiva; unos elementos de ayuda que, independientemente de su estética, son de mucha utilidad para este tipo de grandes buques.

Adventure of the Seas 28-VIII-103 blog

Popa del Adventure of the Seas con su púlpito para maniobras.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (16 de Noviembre de 2010).

Para completar este tema les dejo un par de fotos de las plataformas abatibles, para maniobras, que estos barcos llevan a proa.

MSC Fantasia 17-II-102 blog

Plataformas abatibles para maniobras  del buque de crucero MSC Fantasia.

Como se puede apreciar, ambas plataformas, a cada banda, están abiertas.

Grand Princess 8-VI-1023 blog

Detalle de una de estas plataformas en el buque de crucero Grand Princess.