Archivos para el tag ‘nombres’

Un mismo nombre

Juan Carlos Cilveti Puche | 17 de abril de 2018 a las 8:51

AUNQUE en alguna otra ocasión ya he tratado el tema, hoy retomaré el asunto para hablarles de barcos que han llevado el mismo nombre. Centrándonos en el ámbito crucerístico y dejando para otra ocasión a los mercantes, comenzaré por mencionar a Holland America Line, una de las navieras de referencia en la industria de los viajes por mar. Convirtiendo este hecho en una tradición, esta centenaria compañía desde su creación hace décadas ha perpetuado los nombre de su barcos, unas denominaciones que se han ido repitiendo y que nos permitirían estudiar a la perfección la evolución de cómo han sido los buques de crucero desde 1895, fecha en la que esta naviera realizó su primera ruta comercial con turistas, hasta nuestro días.

Pero con independencia de esta circunstancia y sin olvidar a otras muchas compañías que, en menor medida han seguido la misma tradición de Holland America Line, hoy les hablaré de dos pequeños buques de navieras muy diferentes que han visitado el puerto malagueño luciendo un mismo nombre.

Corría el mes de marzo de 2003 cuando, cubriendo un largo itinerario por el Mediterráneo, el Corinthian amarraba por primera vez en la capital malagueña. Luciendo la contraseña de la naviera SunBay Cruises, este buque de 88 metros de eslora y una capacidad de hasta 48 pasajeros que ya había visitado los muelles malacitanos con otros nombres, repetía escala ese mismo mes antes de quedar convertido algunos años más tarde en un yate privado.

Una década después, en concreto en enero de 2013, un nuevo Corinthian convertido en un buque para realizar expediciones llegaba al puerto. Desde aquel atraque y con el añadido de haber cambiado de armador en una de sus escalas en aguas malacitanas y ser uno de los barcos turísticos que más veces a pernoctado en aguas de la capital, este buque de 88 metros de eslora y capacidad para albergar un máximo de 98 pasajeros nos ha visitado hasta la fecha en 14 ocasiones. Dos barcos muy similares que han pasado por Málaga luciendo un mismo nombre, añadiendo la coincidencia de llevar sus respectivos cascos pintados de azul. Una singular curiosidad poco frecuente de ver en los puertos en los que habitualmente atracan este tipo de buques.

Dos Corinthian

Los dos CORINTHIAN llegados al puerto.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 17 de abril de 2018.

Otro conocido al desguace

Juan Carlos Cilveti Puche | 4 de febrero de 2015 a las 17:32

Hace unos días, un amigo me enviaba una foto tomada en el estrecho de Singapur. En la instantánea, se veía a un buque de crucero que, según me informaba, navegaba con destino a la India para ser desguazado. Rebautizado para su último viaje como Pacifc, que no Pacific, este barco, en su larga vida crucerística visitó el puerto malagueño con diversos nombres y bajo diferentes contraseñas.

Construido en 1971 en los astilleros finlandeses Wartsila por encargo de Royal Caribbean, el Nordic Prince, que así es como fue bautizado, navegó durante algo más de dos décadas con los colores de esta compañía. Después de sufrir en 1980 un alargamiento de 26 metros en su eslora, en 1994 Sun Cruises se hizo cargo del barco, y dos años más tarde, con el nombre Carousel cumplimentó su primera escala malagueña. Tras realizar múltiples visitas hasta 2004 con las contraseñas de Airtours y My Travel, el barco pasó a manos de Louis Cruise Lines. Rebautizado con Aquamarine, entre junio y octubre de 2005, este buque efectuó una serie de escalas semanales en Málaga dentro de unos itinerarios crucerísticos iniciados en Génova.

Con la intención de rentabilizar sus exitosas campañas, la naviera dedicada al mercado crucerístico alemán Transocean Tours alquiló el barco en 2006 renombrándolo como Arielle. Sin cumplir la expectativas y tras dos nuevas visitas a aguas malacitanas, en 2008 el buque volvía a navegar para Louis Cruise Lines como Aquamarine. Vendido en 2010 a la compañía mejicana Ocean Star Cruises y bajo el nombre Ocean Star Pacific, el barco, con múltiples problemas sólo pudo cumplimentar un año de viajes. Parado desde 2011, este veterano buque de crucero navega ahora para ser desguazado.

AQUAMARINE070605BAQUAMARINE en una de sus escalas malagueñas de 2005.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 3 de febrero de 2015.

Un barco para alemanes e ingleses

Juan Carlos Cilveti Puche | 20 de agosto de 2013 a las 9:38

Hace unos días, el buque de crucero Quest for Adventure efectuaba su primera visita a Málaga. Bajo la contraseña de la compañía británica Saga Cruises, este barco con capacidad para 446 pasajeros, llegaba al puerto malagueño para iniciar un viaje por el Mediterráneo de 14 noches. Pero con independencia de este hecho, el Quest for Adventure, participa de una serie circunstancias que lo relacionan muy estrechamente con Málaga.

Tras su construcción en los astilleros hamburgueses Howaldtswerke Deutsche Werft en 1981, pocos días después de ser entregado, el Astor (con este nombre era botado), llegaba a aguas malacitanas efectuando un crucero promocional destinado a periodistas especializados en viajes. Una semana después, el buque volvía a atracar en Málaga en su primer itinerario crucerístico con pasajeros.

Después de repetir múltiples escalas en los años siguientes, en 1985, el Astor era rebautizado como Arkona. Manteniendo su fidelidad malagueña, este barco, dedicado casi en exclusividad al mercado alemán, en 2002, nuevamente cambiaba de nombre. Navegando como Astoria (su tercer bautismo), el buque siguió frecuentando Málaga, hasta en que 2010, la compañía inglesa Saga Cruises se hacía cargo de él y lo renombraba como Saga Pearl II.

Reconvertido para pasajeros británicos, y tras sólo efectuar una visita a aguas malacitanas en 2012, el barco considerado como el poseedor de la chimenea más fea del panorama crucerístico internacional, cambiaba de denominación por quinta vez.

Un veterano barco que ha dedicado gran parte de su carrera a dos mercados turísticos muy diferentes (el alemán y el inglés), y que durante muchos años, mantuvo una muy estrecha relación con el puerto de Málaga.

P8150012El QUEST FOR ADVENTURE atracado hace unos días por primera vez en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (20 de agosto de 2013).

Princesas

Juan Carlos Cilveti Puche | 25 de septiembre de 2012 a las 8:29

En el año 2003, el Comité Olímpico Internacional obligó a la compañía de origen griego Royal Olympic Cruises a cambiar su nombre y el de todos sus barcos. Rebautizada como Royal Olympia Cruises, los buques que componían la flota de esta naviera también remodelaron sus apellidos, y el histórico nombre Olympic tuvo que ser cambiado el de Olympia.

Esta singular circunstancia, única en la historia marítima internacional, me sirve para comentarles un curioso hecho al respecto de algunos nombres de barcos dedicados al turismo. Fundada en 1965, la compañía Princess Cruises, desde un principio, bautizó a todos sus barcos con el apellido Princess.

Teniendo como principal reclamo al Pacific Princess, o si lo prefieren Princesa del Pacífico (protagonista de la afamada serie televisiva Vacaciones en el Mar), esta compañía se ha hecho con parte del pastel crucerístico internacional con un extensa flota de Princesas; unos buques modernos que como en el caso de otras navieras, pretenden vender un estilo o filosofía de vida propia a bordo de todos sus barcos.

Y aunque lo más normal debería ser, teniendo en cuenta diferentes asuntos legales referidos a registros de marcas o publicidad, que sólo existieran buques crucero nombrados como Princess a cargo de esta compañía naviera, resulta curioso que haya otros barcos de turistas que luzcan en su casco este mismo nombre.

Bajo la contraseña de Classic International Cruises, una compañía dedicada a la gestión de barcos de turistas clásicos, navegan por el mundo los buques Princess Danae y Princess Daphne. Unas princesas, tanto las de una compañía como las de otra, que, desde hace muchos años visitan con asiduidad los muelles del puerto de Málaga.

PRINCESS DAPHNE atracado en el muelle número 2 del puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (25 de Septiembre de 2012).

El cuarto Nieuw Amsterdam

Juan Carlos Cilveti Puche | 17 de abril de 2012 a las 7:20

SI hubiera que hablar de la tradición marítima por excelencia, sin duda alguna, habría que mencionar a la compañía Holland America Line. Fundada en el año 1873, esta naviera de origen holandés, además de tener buques de carga al uso, fundamentalmente operó desde sus inicios con barcos de línea regular transportando emigrantes entre Europa y Estados Unidos. Tras imponer en 1883 a todos los nombres de sus barcos de pasaje el sufijo dam (en holandés dique o presa), esta compañía realizaba su primer viaje turístico en 1895 entre los puertos de Roterdam y Copenhague. Después de navegar muchos años en rutas trasatlánticas, cuando los buques de línea ya no eran rentables, Holland America Line que ya sólo operaba con pasajeros, reconvirtió a sus barcos en buques de crucero, manteniendo en todos ellos el sabor de aquellos viejos y lujosos trasatlánticos de otra época.

Con una flota donde la tradición mantiene permanentemente algunos nombres del pasado, el puerto de Málaga recibía por primera vez en la jornada de ayer al cuarto Nieuw Amsterdam, un superhotel flotante que perpetúa un nombre histórico en esta compañía. Tras un primer Nieuw Amsterdam que navegó entre 1906 y 1932, un segundo buque con este mismo nombre visitaba el puerto malagueño en cinco ocasiones entre los años 1953 y 1967 (curiosamente de todas estas visitas sólo en una ocasión, el barco atracó en el puerto). En el año 2000, el tercer Holland America Line también denominado así escalaba en Málaga. Procedente de Cádiz y con destino a Barcelona, ayer el cuarto Nieuw Amsterdam atracaba en el muelle norte de la estación marítima de Levante, y la tradición marítima por excelencia volvía a estar presente en el puerto de Málaga.

Cuarto NIEUW AMSTERDAM en su primera escala en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (17 de Abril de 2012).

Con un mismo nombre

Juan Carlos Cilveti Puche | 20 de marzo de 2012 a las 7:57

Resulta algo curioso que haya barcos que naveguen llevando el mismo nombre. Y aunque nunca ha existido una prohibición expresa para que dos o más buques compartan nombre, hasta no hace demasiados años, los armadores se afanaban en que sus buques lucieran un nombre único que no estuviera repetido. En el sector de los barcos de pasaje (de esto ya les hablé), es tradición que determinados nombres se perpetúen con los años; y así, sucesivos barcos de una misma compañía, mantengan pintado en sus cascos un nombre tradicional de forma permanente. Un claro ejemplo de esto, podría ser el caso del Caronia, un nombre que la afamada compañía británica Cunard Line, dedicada primero al transporte de pasajeros y posteriormente al de turistas, mantuvo durante muchas décadas con tres diferentes barcos que, en diferentes épocas, tocaron el puerto malagueño.

Pero independientemente de esta circunstancia, lo que hoy les quiero reseñar, es la curiosa coincidencia de algunos mercantes que han pasado por Málaga con un mismo nombre. En abril de 2004, llegaba a la terminal del muelle número 9 en un viaje entre Norfolk y Livorno el portacontenedores de bandera alemana Telamon. Hace apenas un par de días, en el muelle 6, atracaba para cargar dolomita un pequeño buque abanderado en Antigua y Barbuda llamado igualmente Telamon.

Y aunque estas coincidencias suelen darse en el transcurso de los años, lo que es verdaderamente singular, es que dos barcos con el mismo nombre coincidan atracados en un mismo puerto a la vez. En Málaga, hace algo menos de un mes, dos buques muy diferentes llamados respectivamente Herakles coincidían atracados casi frente a frente; uno en el muelle número 6 y otro en el 7.

Los dos HERAKLES atracados en Málaga hace unos días.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (20 de Marzo de 2012).

Aún a flote

Juan Carlos Cilveti Puche | 7 de junio de 2011 a las 8:51

Aunque todos los melilleros que han pasado por Málaga desde el año 1917 tienen su mucho de historia; algunos de ellos, permanecen mucho más presentes que otros en la memoria marítima malagueña.

Uno de estos casos, sin duda alguna sería el  del segundo Vicente Puchol; un barco que durante mucho tiempo cubrió la línea del mar de Alborán, y que en la actualidad, tras una historia repleta de nombres y banderas diferentes aún sigue a flote.

Construido en los astilleros valencianos de la Unión Naval de Levante en 1968, este buque, del cual  se habían proyectado cuatro gemelos (Clase Cormorán) de los que finalmente sólo se hicieron dos, fue diseñado especialmente para trabajar en línea regular entre los puertos de Málaga y Melilla.

Después de algo más de diez años cubriendo este trayecto,  y tras haber dejado sus trabajos en línea en 1983, el 19 de julio de 1986, el Vicente Puchol visitaba por última vez Málaga. Tras quedar parado durante un tiempo, el buque era vendido a un armador griego, el cual, lo reconvertía en buque de crucero.

Con una muy irregular carrera  crucerística en la que ha navegado bajo seis nombres distintos: Arcadia (en dos ocasiones diferentes), Angelina Lauro, Caribic Star, Coco Explorer 2 y 7107 Islands Cruise; en la actualidad, este antiguo melillero, permanece parado en el muelle número seis del puerto de Manila.

Arrestado desde junio de 2009 por el impago de diversas tasas, y con  una peculiaridad prácticamente única en el mundo de los buques de crucero (el barco lleva pintado su costado de estribor de color blanco y el de babor en azul), el 7107 Islands Cruise  se mantiene a la espera de ver cual será su futuro. Un futuro que muy probablemente signifique el desguace.

VICENTE PUCHOL.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (7 de Junio de 2011).

Como complemento les dejo la ficha del buque y unas fotos del barco con sus diversos nombres.

7107 ISLANDS CRUISE

AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 1968.

ASTILLERO: Unión Naval de Levante S.A. (UNL). Valencia, España.

BANDERA: Filipinas.

PUERTO DE REGISTRO: Manila.

Nº DE CASCO: 101.  Nº IMO: 6816970.

ARMADOR: 7107 Islands Cruise Corp. (Filipinas).

SHIPMANAGER y OPERADOR: 7107 Islands Cruise Corp. (Filipinas).

REGISTRO BRUTO: 5.113 TRB.

ESLORA: 106,910 m.

MANGA: 16,310 m.

CALADO: 4,974 m.

TRIPULACIÓN: 99.

ACOMODACIÓN:

PASAJEROS (Capacidad máxima): 342

CAMAROTES: 137

MÁQUINA:

2 oil engines driving 2 CP propellers.

Total Power: Mcr 4,590kW (6,240hp).

Service Speed: 17.50kts.

HISTORIAL (RENOMBRES): VICENTE PUCHOL (1968), ARCADIA (1987), ANGELINA LAURO (1990), ARCADIA (1991), CARIBIC STAR (2002), COCO EXPLORER 2 (2005), 7107 ISLANDS CRUISE (2009).

INDICATIVO DE LLAMADA: 4DEE2.

VICENTE PUCHOL

ARCADIA.

ANGELINA LAURO.

ARCADIA.

CARIBIC STAR.

COCO EXPLORER 2.

7107 ISLANDS CRUISE.

Muelles sin nombres

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de octubre de 2010 a las 8:40

Esta pasada semana, en la inauguración de mi nuevo blog  dedicado a temas marítimo malagueños, retomaba un asunto que, hace ya mucho tiempo,  les expuse en esta misma  columna. Recordando los nombres propios que tienen algunos de nuestros muelles, me volvía a preguntar por qué los atraques de nueva construcción aun no han sido bautizados con ilustres apellidos.

Teniendo en cuenta, por otra parte, la muy razonable posición que la Autoridad Portuaria  tiene al respecto (no dar a un muelle un nombre propio que pudiera tener alguna implicación política), sin tener que pensar mucho, a bote pronto, se me ocurren unos cuantos apellidos de notables malagueños “limpios” de este tipo de connotaciones.

Pero como esto de las ocurrencias o las implicaciones, sin duda alguna, son valoraciones demasiado personales, dando una nueva vuelta de tuerca al tema, tal vez, la solución de los posibles nuevos nombres de los muelles, podría pasar por que estos no aludiera a personas físicas; algo que en gran medida, paliaría cualquier tipo de connotación  que oliera  a política.

Si el muelle número dos, bautizado en su día como  Marqués de Guadiaro, se conoce hoy como el muelle del palmeral de las sorpresas, ¿por qué no se podrían poner nombres a los atraques que aun no lo tienen?

Atendiendo al tema crucerístico, ¿sería tan descabellado bautizar a uno de los nuevos muelles con el nombre de la compañía  con más historia  y que más barcos de turistas ha traído a nuestro puerto?

Lo mismo que algunos destacados malagueños se han preocupado, e incluso, se han agrupado para protestar por determinados asuntos portuarios, ¿no merecería la pena hacerlo para bautizar a nuestros nuevos muelles? Yo creo que sí.

Muelle del Marqués de Guadiaro blog

Muelle del Marqués de Guadiaro.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (26 de Octubre de 2010).

Nueve nombres

Juan Carlos Cilveti Puche | 10 de agosto de 2010 a las 18:12

En la jornada de ayer, el buque de crucero Ocean Countess realizaba su primera escala en el puerto de nuestra ciudad. Y aunque esto ya no es algo demasiado destacado (cada año nos visitan por primera vez un buen número de barcos dedicados al turismo por mar), lo que sí es realmente sorprendente, es la muy especial historia de visitas malagueñas que, este buque, ha tenido con algunos de sus anteriores nombres.

Construido entre los años 1975 y 1976 en los astilleros daneses A/S Burmeister & Wain’s Skibsbyggeri, este buque de 16.795 toneladas de registro bruto y 163 metros de eslora, iniciaba su vida de mar bajo la contraseña de Cunard Line con el nombre de Cunard Countess. Después navegar durante 20 años con los colores de esta afamada compañía británica (este fue uno de los barcos que esta naviera cedió para el transporte de tropas durante la guerra de las Malvinas), en 1996, este buque comenzó un curioso baile de nombres que lo sitúa entre los barcos turísticos más renombrados de la actual flota  crucerística internacional.

El 18 de diciembre de 1999, como Olympic Countess (su tercer nombre), el casco de este barco surcaba por primera vez las aguas del puerto malagueño. Tras repetir una escala más varias semanas después, este buque volvía a visitarnos enero de 2006; aunque en esa ocasión, lo hacía como Lili Marleen (con su sexto nombre).

Ahora, con su noveno y por el momento último nombre, el Ocean Countess, dedicado en exclusividad al mercado británico de amantes de los buques clásicos, atraca por primera vez en nuestro puerto. Y como dicen que no hay dos sin tres, lo mismo, en no demasiado tiempo,  volvemos a ver por aquí  a este buque de crucero con su décimo nombre.

Ocean Countess blog

OCEAN COUNTESS en su primera visita al puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (10 de Agosto de 2010).