Archivos para el tag ‘proa’

Sin nombre a proa

Juan Carlos Cilveti Puche | 19 de marzo de 2013 a las 8:32

El pasado 20 de febrero, llegaban de arribada a Málaga el remolcador de bandera británica Princeton y la draga de cuchara Von Rocks.  Viajando desde Valencia al puerto marroquí de Jorf Lasfar, este tren de remolque, se refugiaba del mal tiempo en aguas malagueñas, atracando, tanto el remolcador como la draga,  en el muelle número dos.

Pero con independencia de lo que de interesante tiene ver un tren de remolque (un remolcador que navega tirando de un barco o de un artefacto flotante), lo más destacado de esta llegada, lo constituyó la presencia del remolcador Priceton.

Construido en 1965 en los astilleros alemanes Schulte & Bruns, este pequeño buque de 28, 7 metros de eslora y 148 toneladas de registro bruto, tras llevar los nombres Kapitan Engler (en dos ocasiones) y  Alex Falck, en 2005 se rebautizaba con su actual denominación, navegando para la compañía de origen inglés Griffin Towage & Marine.

Con base en el puerto Poole, en la costa Sur de las islas británicas, este remolcador, al igual que los otros tres que operan para esta compañía, realiza todo tipo de remolques; ya sean costeros, de altura o de emergencia.

Y aunque el Princeton podría destacar por su aspecto de viejo remolcador o por la reducida potencia de tiro de la que dispone (la propia de un barco de 1965), la mayor curiosidad visual de este buque reside en el lugar donde lleva pintado su nombre a proa. Teniendo en cuenta que cualquier barco, como norma habitual, luce su nombre en el casco (tanto a proa como a popa), el Pricenton, debando sus amuras libres, muestra su nombre en el puente de mando.

Una circunstancia no demasiado ortodoxa que imprime personalidad a este viejo remolcador que se refugió del mal tiempo en Málaga.

PRINCETON atracado en el muelle 2.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (19 de Marzo de 2013).

Dos nombres diferentes

Juan Carlos Cilveti Puche | 22 de noviembre de 2011 a las 10:24

Hace tiempo, les hablaba sobre unas iniciales que, en lengua inglesa, designan el tipo de propulsión de los barcos, y que aparecen en la gran mayoría de los documentos oficiales de estos.  Y aunque estas letras, les recuerdo: S/S (Steam Ship), M/V (Motor Vessel o M/S (Motor Ship), pueden estar visibles en algunos lugares del buque (normalmente se pueden ver en los aros salvavidas o en las lonas que cubren la escala principal), resulta verdaderamente extraño verlas pintadas sobre el casco de los barcos ya sea a proa o  a popa.

Tras permanecer varios días fondeado en la bahía, el 29 de octubre de este año, atracaba por primera vez en Málaga el buque portacontenedores Coast. Procedente de Valencia, este barco de bandera chipriota con capacidad para 1.684 Teus,  después de realizar su operativa de carga y descarga, dejaba la terminal del muelle número nueve con destino a Algeciras.

Pero  independientemente de esta primera escala, y de lo singular de los onces nombres que ha lucido este barco (algunos de ellos repetidos) desde su construcción en Polonia en el año 1997, la visita del Coast a Málaga dejó una imagen verdaderamente curiosa.

A popa, en el lugar donde habitualmente todos los barcos  suelen llevan escrito su nombre y el del puerto donde están matriculados, este portacontenedores de 16.264 toneladas de registro bruto y 179,2 metros de eslora, mostraba precediendo al nombre con el que oficialmente está registrado, las iniciales M.V.

Una verdadera rareza no demasiado ortodoxa que podría llevar a confusión al respecto de cual es el verdadero nombre de este buque; un barco que a proa, tanto a babor como estribor, luce el nombre Coast, mientras que a popa, lleva escrito M.V. Coast.

COAST (M.V COAST) atracado en la terminal de contenedores.

Detalle de la popa.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (22 de Noviembre de 2011).

Les dejo la ficha técnica del buque:

  • COAST
  • AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 1997.
  • ASTILLERO: Stocznia Szczecinska S.A. Szczecin, Polonia.
  • BANDERA: Chipre.
  • PUERTO DE REGISTRO: Limassol.
  • Nº DE CASCO: B186/3/14. Nº IMO: 9134684.
  • ARMADOR: Nordcoast Schiffahrts GmbH. (Alemania).
  • GRUPO: Nord Reederei Ltd. (Chipre).
  • SHIPMANAGER: NORD GmbH Reederei. (Alemania).
  • OPERADOR: Nord Reederei Ltd. (Chipre).
  • REGISTRO BRUTO: 16.264 TRB.
  • ESLORA: 179,230 m.
  • MANGA: 25,300 m.
  • CALADO: 9,940 m.
  • TRIPULACIÓN: 24.
  • CAPACIDAD:
  • TEU: 1,684.
  • MÁQUINA:
    • 1 oil engine driving 1 FP propeller at 113 rpm.
    • Total Power: Mcr 13,328kW (18,121hp).
    • Max. Speed: 20.00kts, Service Speed: 19.50kts.
  • HISTORIAL (RENOMBRES): NORDCOAST (1997), CSAV BUENOS AIRES (1997), NORDCOAST (1999), ALIANCA PARANA (2000), NORDCOAST (2000), DAL EAST LONDON (2001), SAFMARINE NAHOON (2002),  NORDCOAST (2002), CALA PUEBLA (2005), NORDCOAST (2009), COAST (2011 agosto).
  • HISTORIAL (BANDERAS): Alemania (1997), Chipre (1999), Alemania (2000), Chipre (2003).
  • INDICATIVO DE LLAMADA: P3MC8.
  • Buques gemelos:
    • 9060546. DORIAN.
    • 9130171. HENRIETTE SCHULTE.
    • 9130169. KOTA JELITA.
    • 9080405. KOTA MAWAR.
    • 9123532. MCC MELAKA.
    • 9057173. NORDLAKE.
    • 9152923. PROSPER.
    • 9080417. PROVIDENCE.
    • 9124392. R. SEA.
    • 9123520. SONOMA.

Atracado ‘de punta’

Juan Carlos Cilveti Puche | 28 de diciembre de 2010 a las 10:43

Desde hace varios días, en el puerto de nuestra ciudad, se puede ver una estampa muy curiosa. Una imagen que nos recuerda al pasado, y que desde hace muchas décadas no se había vuelto a repetir en nuestras aguas.

El vistoso yate Nero; ese bonito buque de líneas clásicas que desde el sábado 4 de diciembre permanece amarrado en Málaga, tras haber pasado respectivamente por el  Pantalán de Levante y el  muelle 3A-1, ahora, lo podemos encontrar atracado, de punta, en la ochava.

Y aunque en más de una ocasión ya les he comentado qué es eso de atracar de punta; hoy, para recalcar lo que de especial tiene la manera con la que está amarrado este lujoso yate  abanderado en las exóticas Islas Caimán, les volveré a hablar de esta forma de atraque.

Hasta que no se generalizó, en las primeras décadas del siglo XX, la actual forma de atracar  los barcos (posicionados paralelos al muelle), lo habitual en la mayoría de las ocasiones, era amarrar a estos de punta. Fijando normalmente la popa al muelle, y dejando libre la proa (siempre con uno o los dos anclas a fondo), los buques quedaban colocados perpendiculares al muelle; una forma de atracar que se ha perdido casi por completo en los puertos comerciales, y que, hoy día, ya sólo es factible ver en los muelles destinados a las embarcaciones de recreo.

Esta desaparecida forma de amarrar a los barcos, tan profusamente repetida en infinidad de viejas fotos y postales portuarias malagueñas; ahora, nuevamente se ha hecho realidad. Después de muchas décadas sin ver en nuestro puerto a un buque atracado de punta, un vistoso y moderno yate que parece haber salido de otra época, nos ha vuelto a mostrar esta nostálgica estampa marítima del pasado.

Nero MH blog

NERO atracado de punta en la ochava.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (28 de Diciembre de 2010).

Dos coincidencias

Juan Carlos Cilveti Puche | 14 de septiembre de 2010 a las 12:33

Aquel hecho de diciembre de 1976, además de tener una considerable repercusión local, también trascendió a la prensa nacional e internacional. El buque de crucero Golden Odyssey, considerado por entonces como uno de los más selectos barcos para turistas de la época, arribaba a Málaga como consecuencia de un fuerte temporal mientras navegaba por el Mediterráneo realizando uno de sus exclusivos cruceros entre las islas griegas y la costa Oeste de los Estados Unidos.

Sin ningún tipo de desperfecto estructural, y sólo con el susto de sus pasajeros y  una espectacular abolladura en el pico de su proa provocada por un pantocazo (un golpe del barco contra la mar), el Golden Odyssey, tras permanecer dos días en Málaga continuó su viaje.

Muchos años más tarde, en concreto el 31 de octubre de 2004, atracaba en el muelle de Levante el buque de crucero Black Watch. Procedente del puerto británico de Dover, este veterano barco de la contraseña de Fred Olsen, lucía en el pico de su proa una abolladura similar, aunque de mucho menor importancia, que la que años atrás le produjo la mar al Golden Odyssey.

Pero independientemente de esta circunstancia, la casualidad, ha llevado a  que estos buques, además de por un similar incidente en una pelea con la mar, tengan otro punto en común. Con una diferencia de dos años en su fecha de construcción, estos barcos, sin haber pertenecido a una misma naviera, a lo largo de su historia, han compartido, en parte, un mismo nombre. Mientras que el Golden Odyssey se llamaba así entre los años 1974 y 1994, el Black Watch, durante un par de años, en concreto entre 1994 y 1996 se denominó Star Odyssey. Dos coincidencias que unen a dos barcos muy diferentes.

Black Watch proa blog

Abolladura en el pico de la proa del BLACK WTACH.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicado en la página Marítimas (14 de Septiembre de 2010).

Como complemento a esta columna, les dejo dos fotos; una del ASTRA II (antiguo GOLDEN ODYSSEY) y otra del BLACK WATCH.

Como podrán apreciar, son dos barcos muy diferentes, aunque ambos tienen unas proas muy lanzadas, algo muy común en la mayoría de los barcos construidos en los setenta.

Astra II blog

ASTRA II (antiguo GOLDEN ODYSSEY).

Black Watch blog

BLACK WATCH con la proa abollada.

Teléfono y fax

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de julio de 2010 a las 20:44

El pasado sábado, llegaba a Málaga uno de esos barcos a los que muy bien se le podía poner el calificativo de raros.

Procedente del puerto argelino de Ghazaouet, a media tarde, quedaba atracado en el muelle número cuatro la draga de bandera bahameña PAT M.

Pat M blog1

Con el fin de realizar una serie de labores de mantenimiento, este buque, según previsiones iniciales, permanecerá en aguas malagueñas al menos dos semanas.

Pero independientemente de esto, y de la  muy extraña imagen de este barco que algunos podrían  no considerar como tal, lo curioso (por lo menos a mi me lo parece) es el anuncio que se muestra tanto en su proa como en su popa.

Pat M blog2

Proa.

A proa, justo en el frontal del barco, bajo el puente, se puede leer el nombre de la empresa propietaria de la draga, y bajo ella, y ahí está lo curioso, aparece el teléfono de contacto de esta; un detalle que va a más, si miramos a popa, en la parte trasera de la pala que allí lleva situada la draga, donde además de mostrarse el  número de teléfono, se puede leer también un fax de contacto.

Pat M blog3

Popa.

Pat M blog4

Detalle de la popa. Números de teléfono y fax.

Y aunque eso de que aparezca de forma muy visible en el casco de barco el nombre de la empresa es algo muy habitual; hay navieras que incluso bajo su nombre muestran la dirección de su página web, lo que ya no lo es tanto, es que se pueda ver, de una forma tan visible, un número de teléfono o de fax.

Para los amantes de datos, aquí está la ficha de la draga.

PAT M.

AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 2001

ASTILLERO: Scheepswerf “De Donge” B.V. Raamsdonksveer, Holanda.

 BANDERA: Bahamas.

ARMADOR: Humber Work Boats. Humber Work Boats Ltd (Reino Unido).

REGISTRO BRUTO: 606 TRB.

ESLORA: 44  m.

MANGA: 14 m.

CALADO: 3,500  m.

El yate misterioso

Juan Carlos Cilveti Puche | 8 de junio de 2010 a las 8:26

La pasada semana, mientras fotografiaba al yate Radiant, un portuario se me acercaba y me cuestionaba al respecto de qué tenía pensado contar sobre este barco.

Y aunque realmente mi intención era no escribir nada sobre él, finalmente, y en atención a este amigo del muelle, les contaré una cosa sobre este impresionante yate. 

Independientemente del misterio marítimo-deportivo con el que atracaba en Málaga, este barco, al igual que la gran mayoría de mega yates privados adscritos a nombres de la realeza o las finanzas, participa de una característica común en todos estos barcos.  A pesar de sus enormes dimensiones y sus perfectos acabados, estos buques son muy fríos e impersonales. Y aunque todos estos yates están diseñados, especialmente sus interiores, al gusto de sus propietarios, el resultado no deja de ser algo excesivamente ostentoso y carente de cierta personalidad.

Pero dejando estas apreciaciones y pasando de muy de puntillas por sus impresionantes cifras (5.027 toneladas de registro bruto, 110 metros de eslora y 18,50 de manga), quizás, lo más destacado de este super yate sea el pequeño gran detalle de su proa.

La roda del Radiant (prolongación de la quilla que sale verticalmente formando la proa del barco), está fabricada un aluminio especial tratado; algo  que confiere al casco, también de este aluminio, de unas muy particulares prestaciones a la hora de navegar.  

Y aunque esta peculiaridad ya la hemos visto en otros yates, de mayor o menor porte, que han pasado por Málaga; tal vez, esta innovación técnica, amén de su faraónica y brillante estampa, sea lo más destacado del Radiant. Un barco que pasará a la historia marítima malagueña como el yate misterioso.

Radiant blog

Radiant atracado en el Pantalán de Levante.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (8 de Junio de 2010)

Los jardines

Juan Carlos Cilveti Puche | 29 de marzo de 2010 a las 19:16

Como el galeón Andalucia sigue en Málaga y les había prometido seguir hablando de él, aun arriesgándome a ser pesado, hoy les contaré algo curioso que creo que les interesará.

Tras realizar dos visitas al buque; en ellas ya pude verlo de quilla a perilla (esta es otra expresión que tendremos que revisar), mi impresión sigue siendo muy buena. Es, como les decía, un barco barco.

Visto casi todo lo que se podía ver, he de decirles que entre otras cosas, me llamaron mucho la atención los “excusados”; una de las pocas licencias a la modernidad que lleva este buque, y que me da pie para hablarles de cómo eran estas imprescindibles instalaciones en estos barcos de aquellos años.

En los buques de vela de esa época, y especialmente en los barcos del siglo XVIII, los retretes se denominaban “Jardines”.

Estas instalaciones se situaban en dos zonas muy determinadas del barco; los de la oficialidad iban a popa y los de la marinería a proa.

En el caso de la oficialidad, los jardines se colocaban en un pequeño añadido (un habitáculo) más o menos disimulado en la balconada de popa (a una y otra banda). Es curioso que en los navíos del XVIII, los jardines llevaban una especie de canaleta que terminaba casi a nivel del agua.

popa Andalucia blog

Popa del galeón Andalucia. Aunque no están, a la altura del final de la

balconada, a cada banda, deberían ir más o menos los jardines.

Este pequeño habitáculo del que les hablo, no era cosa que una especie de caseta donde se colocaba un tablón con un agujero; creo que sobran mayores explicaciones.

En el caso de los jardines de proa, la cosa era muy diferente. Aprovechando los brazales y las gambotas (las tablas que forman como un enrejado a proa), la marinería tenía allí sus excusados. El uso de estos era algo muy simple; agarrado a algún cabo de la jarcia, sólo había que sentarse, y posteriormente, con unos cubos que solía haber en aquella zona, baldear el jardín.

proa Andalucia blog

Espolón donde se ubicaban los jardines de proa.

Y aunque esta infraestructura estaba muy bien delimitada en el caso de los navíos, en los galeones, la cosa, sin estar tan estructurada, también era similar: jardines a popa para los oficiales y jardines a proa para la marinería.

Una curiosidad más. En los navíos del XVIII, había un marinero que se denominaba Capitán de Jardines. Su misión estaba clara. Era el encargado de mantener limpios estos lugares.

Termino con otro comentario. Aunque hice una foto a uno de los excusados del galeón Andalucia, me resisto a ponerla. Quizás una imagen de este lugar no sea algo de demasiado buen gusto.

 

 

Al pairo

Juan Carlos Cilveti Puche | 19 de marzo de 2010 a las 13:13

Se me ocurre que quizás, pudiera ser interesante hablar sobre determinadas expresiones que, estando netamente relacionadas con el mundo de la mar y los barcos, han traspasado este ámbito para convertirse en expresiones de uso general.

Y aunque todos conocemos muchas de estas frases, tal vez alguno no sepa qué significan originalmente; es decir, cual es su correcto significado en el habla de la mar.

Para empezar; y antes aprovecho para pedirles su participación e ir desvelando entre todos muchas de  estas curiosas frases, me ocurre que la  expresión “AL PAIRO”, podría ser una frase perfecta para comenzar.

En el ámbito no marino, casi todos empleamos la expresión “AL PAIRO”  para denotar una cierta actitud de indiferencia; aunque la Real Academia Española de la Lengua, en una segunda acepción, hable de “Estar a la expectativa”.

Según la R.A.E:

Pairo

1. m. Mar. Acción de pairar la nave. Nos pusimos al pairo.

Estar, quedarse, etc., al ~.

2. loc. verb. coloq. Estar a la expectativa, para actuar cuando sea necesario.

Con todo esto, y sin olvidarnos de la frase “Me la trae AL PAIRO”, frase que creo que denota un cierto carácter sexual, veamos ahora lo que dentro del ámbito marítimo significa realmente esta expresión.

Poner un barco AL PAIRO, consiste en intentar mantener una posición estática respecto al fondo. Si el viento y las corrientes no son muy fuertes, la cosa no resulta demasiado complicada; aunque cuando las condiciones son malas, la maniobra de mantener el barco estático y casi inmóvil se complica.

En casos de mal tiempo, la mecánica a seguir es poner la proa a la mar y aguantar. En el caso de barcos de vela, además de poner la proa a la mar, se compensa el abatimiento (el hecho de que el barco vaya perdiendo la proa a las olas) con el uso de las velas.

Espero que no se mantengan AL PAIRO, y colaboren conmigo en esta historia de explicar expresiones marítimas convertidas en frases de uso general.