Archivos para el tag ‘puerto de Málaga’

Buen viaje Andalucia

Juan Carlos Cilveti Puche | 31 de marzo de 2010 a las 18:05

Esta tarde a las 16:30 horas dejaba el puerto de Málaga el galeón Andalucia.

Tras seis días en puerto (el barco llegaba en la mañana del jueves 25), hoy,  el galeón zarpaba con destino a Malta.

Les dejo unas fotos (enviadas por el amigo David C.) de barco saliendo del puerto de Málaga.

Andalucia Blog

 

 

Andalucia Blog 3

 

Andalucia Blog 2

 

BUEN VIAJE ANDALUCIA

Histórico Lunes Santo con accidente

Juan Carlos Cilveti Puche | 30 de marzo de 2010 a las 8:15

El año 1921 marca un importante hito para la Semana Santa de Málaga. Tras constituirse en enero la Agrupación de Cofradías, la Semana de Pasión de aquel año arrancaba con un nuevo aliciente; algo que según los expertos, supuso una verdadera revolución en el mundo cofrade.

Y mientras todo esto ocurría, el puerto de nuestra ciudad vivía una de las etapas más activas y febriles de su historia moderna. Con tráficos que enlazaban nuestros muelles con puertos de los cinco continentes, aquellos significativos días de marzo, además de constituir una fecha histórica para Semana Santa malagueña, también tuvieron su importancia, y mucha, en el ámbito portuario de la ciudad.

Con los muelles casi al completo de ocupación, el lunes 21 de marzo (Lunes Santo), la ciudad se estremecía ante un terrible accidente en el puerto.

El pailebote de tres palos Nati, que desde hacía unos días se encontraba atracado en el muelle transversal, y que en esa jornada, había completado una carga de barriles de gasolina y petróleo destinados a Santander, explotaba y se incendiaba pasadas las ocho y cuarto de la tarde.

Tras la fuerte explosión que arrojó al capitán y a un marinero al muelle, el barco comenzó a incendiarse por su banda de estribor; un fuego que obligó al grumete de 14 años a tirarse al agua, mientras una espesa columna de humo marcaba en el cielo malagueño el lugar del accidente.

Al instante, varios obreros portuarios y  carabineros acudían en auxilio del Nati; mientras las campanas de la Catedral, comenzaban a tocar avisando del incidente. Muchos de los malagueños que se encontraban en los alrededores del puerto para ver los desfiles procesionales, al reclamo del aviso sonoro, entraban al recinto portuario para ver lo que ocurría.

Con el barco sensiblemente escorado y ardiendo, y con tres tripulantes del Nati heridos de gravedad tumbados sobre el muelle (además de los que resultaron despedidos por la fuerte explosión, otro marinero pudo salir del buque por su propio pie), al lugar de los hechos, comenzaron a acudir diversos grupos de auxilio. Un retén de bomberos iniciaba las labores de extinción del fuego, mientras que un piquete de la Guardia Civil y efectivos de la Cruz Roja coordinaban la evacuación de los heridos.

Mientras todo esto ocurría; y quizás, ésta sea la nota más simpática de aquella triste tarde noche portuaria, un buen número de bomberos que se encontraban listos para desplazarse desde el Ayuntamiento a la iglesia de los Mártires donde debían participar en una procesión, fueron avisados. Vestidos con sus uniformes de gala, estos bomberos acudieron para combatir el peligroso incendio del Nati.

Con los heridos ya en la casa de socorro del Hospital Noble, y con los bomberos luchando contra el fuego del pailebote, al muelle transversal, llegaban para recibir información el alcalde, el gobernador civil, el comandante de Marina y  el comisario jefe de Policía.

Tras algo menos de cuatro horas luchando contra el fuego, finalmente, a las doce de la noche, los bomberos daban por concluida su actuación sobre el Nati; una actuación que debieron retomar al día siguiente cuando una nueva explosión terminaba de hundir al velero matriculado en San Sebastián.

Aquel accidente de marzo de 1921 se saldó con tres marinos heridos y ocho bomberos lesionados (todos con quemaduras de diversa consideración), un barco hundido y 230.000 pesetas, el valor de la carga incendiada, perdidas.

Un importante suceso portuario ocurrido en una Semana Santa histórica.

Nati blog

                                                                                                                                                                 Foto del incidente reproducida de un diario de la época

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (30 de Marzo de 2010)

Continúa la mala racha crucerística. Accidente en Málaga.

Juan Carlos Cilveti Puche | 5 de marzo de 2010 a las 8:18

Pues sí, la mala racha de accidentes que desde hace unos días parece perseguir a los buques de turistas, continúa.

En la jornada de ayer, el buque de bandera bahameña Boudicca  (Fred Olsen Cruise Lines), sufría un accidente durante su escala en el puerto de Málaga.

Sobre las cinco de tarde, en la sala de máquinas, se producía la rotura de una válvula de presión de agua caliente. Como resultado de este accidente, tres tripulantes de nacionalidad filipina sufrían quemaduras de diversa intensidad. Debido a la gravedad de estas lesiones (uno de los marineros presentaba quemaduras en el 30% de su cuerpo), los tres accidentados fueron evacuados a la unidad de quemados del Hospital Carlos Haya.

Además de estos heridos, el médico de a bordo atendió a otros accidentados con lesiones de menor importancia; quemaduras que tras una primera valoración, no necesitaron la evacuación de los lesionados.

Debido a la gravedad de los tripulantes hospitalizados, el armador decidió desplazar a Málaga a un representante de la oficina de personal (departamento de hombres de mar); el cual, coordinado por la agencia consignataria representante de esta empresa naviera en Málaga (Cabeza Marítima S.L.), llegará hoy viernes a la capital de la Costa del Sol.

En función de la evolución de los heridos, se podría plantear la posibilidad de trasladar a estos a un hospital del Reino Unido.

El Boudicca llegaba al puerto de Málaga a las 07:30 horas, quedando atracado en el muelle Sur de la Estación Marítima de Levante. El buque que procedía del puerto británico de Southampton, salía a las 19:30 horas con destino a Cartagena.

Boudicca atracado ayer en el muelle Sur de la Estación Marítima de Levante

Boudicca atracado ayer en el muelle Sur de la Estación Marítima de Levante

 Un accidente que, en este caso, no ha afectado al pasaje; y por lo cual, no tendrá la repercusión mediática de los incidentes (con víctimas mortales) ocurridos en los últimos días en los buques de crucero Costa Europa, Costa Serena y Louis Majesty.

Una muy mala racha que nos podría hacer reflexionar sobre las posibles causas de estos percances; unos accidentes muy diferentes (choque contra un muelle, golpe de mar, desaparición de un pasajero y accidente de tripulación) que en tres de estos casos, han afectado a barcos con cierta edad: Boudicca: construido en 1.973, Costa Europa: construido en 1.986 y Louis Majesty: construido en 1.992.

Un interesante tema (el de la edad de los barcos),  del que tal vez habría que hablar.

La ronda

Juan Carlos Cilveti Puche | 2 de febrero de 2010 a las 8:02

Desde hace ya unos cuantos años,  todas las semanas doy un amplio paseo por nuestro puerto en compañía de un muy buen amigo. Este amigo, que es uno de los máximos responsables de la seguridad en el Puerto de Málaga, realiza a diario estos paseos, y cada siete días, me permite acompañarle en lo que, de forma coloquial, hemos denominado como la ronda.

Este recorrido, que además de para verificar posibles desperfectos en las instalaciones, sirve para controlar que todo lo que se cuece en el día a día del puerto transcurre con normalidad, en muchas ocasiones genera curiosas anécdotas.

Y aunque hay muchas (algunas no se pueden contar), hoy les referiré tres anécdotas que dejan muy a las claras cómo son y para qué sirven estas rondas.

Una mañana, en el poste que anuncia la parada de taxis de la Estación Marítima del Melillero, descubrimos unas pintadas de carácter xenófobo. En transcurso de aquella jornada, los desagradables graffitis  desaparecieron por completo.

En otra ocasión, en la ochava (el transversal entre los muelles número 1 y 2), apareció alrededor del Santísima Trinidad, nuestro ilustre artefacto flotante que por entonces estaba allí atracado, una amplia y misteriosa mancha sobre el agua. Al instante, la operativa referida a temas de contaminación se puso en marcha.

La tercera anécdota que les cuento, la viví en la confluencia del muelle de Levante y el atraque Sur (uno de los muelles de la Estación Marítima de Cruceros). Allí, no hace mucho descubrí el noray rojo, el único pintado de este color en el puerto de nuestra ciudad. Un noray que además de para amarrar las estachas de los barcos, sirve de señal a los muchos autobuses que con turistas pasan por allí.

El noray rojo del Puerto de Málaga

El noray rojo del Puerto de Málaga

 

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (2 de Febrero de 2010).

Desarbolado en Málaga

Juan Carlos Cilveti Puche | 28 de enero de 2010 a las 8:08

Astrid 18-I-10blog2

 

Probablemente esta sea una de las más, si no, la más curiosa imagen marítima que se ha podido ver en el puerto de Málaga en lo que llevamos de 2010.

El bergantín de bandera holandesa Astrid, desarbolado parcialmente realizando tareas de reparación en uno de sus dos mástiles.

Llegado a Málaga el pasado 12 de enero, el velero quedaba atracado en el muelle 3-A3. Dos días después, pasaba a la ochava (transversal entre los muelles 1 y 2) donde se encuentra en la actualidad.

Para los más puristas, o para los que les gusta la compleja terminología de los barcos de vela, les diré que el Astrid está reparando su palo de proa o trinquete. En concreto, tiene desmontado el mastelero y el mastelerillo; palos que junto con el macho, componen la totalidad del trinquete. Además, todas las vergas de este palo y parte de la jarcia, están también retiradas.

 

Astrid 18-I-1012blog3

 

Biografía del Astrid

Construido en 1.918 en Scheveningen, Holanda. Hasta mediados de la década de los años setenta navegó como buque de carga por el Báltico.

Después de sufrir un importante incendio del que sólo se salvó su casco, en 1.984, dos ex-oficiales de la marina británica lo reconstruían convirtiéndolo en buque escuela.

En 1.998, el Astrid se restauraba manteniendo su original fisonomía y comenzaba a navegar como buque turístico.

Características técnicas:

Bergantín de dos mástiles y 16 velas.

170 toneladas de registro bruto.

Eslora: 42 metros.

Manga: 6,70 metros.

Calado: 2,65 metros.

12 camarotes que pueden albergar un máximo de 24 pasajeros (no tripulantes).

Normalmente, el Astrid realiza pequeños viajes por aguas del Norte de Europa.