Archivos para el tag ‘Vehintiocho’

Despedida nocturna

Juan Carlos Cilveti Puche | 30 de mayo de 2017 a las 9:05

Hoy les contaré un curioso hecho ocurrido en el puerto hace tan solo un par de semanas. Tras los eventos sucedidos con motivo del histórico bautismo en aguas malacitanas del buque de crucero TUI Discovery 2, este barco, dos días después de haber sido acristianado, regresaba a las instalaciones crucerísticas de Levante para iniciar una temporada de viajes que lo mantendrá posicionado en Málaga hasta finales del mes de septiembre.

Dedicado en exclusividad al mercado británico, el TUI Discovery 2, tras haber cumplimentado una breve ruta promocional cargado de periodistas especializados y agentes de viajes, afrontaba en la jornada del 14 de mayo su primer viaje con pasajeros; una circunstancia con la que se iniciaba la campaña de este buque en el puerto malagueño.

Ante este hecho, y para dar una mayor significación al que oficialmente quedará reflejado como el viaje inaugural del TUI Discovery 2, se decidió que un remolcador despidiera al barco echando agua; una maniobra que ya hemos visto con otros buques turísticos.

Designado el Vehintiocho para ejecutar la despedida,  a las diez de la noche, el más veterano de los remolcadores de la Clase H que opera en Málaga se posicionaba en la banda de babor del TUI Discovery 2. Tras media hora de espera debido a un retraso en el embarque del pasaje, finalmente, los cañones antiincendio del remolcador comenzaban a lanzar agua mientras el barco desatracaba y enfilaba la bocana.

Una maniobra empañada por la nada apropiada hora en la que se realizó y por el feo detalle del TUI Discovery 2 que no hizo sonar su bocita para celebrar el inicio de su viaje inaugural, y por qué no decirlo, para agradecer el detalle de esta acuática despedida.

TUI Discovery 2 bautizo 12-V-171TUI DISCOVERY antes de iniciar su viaje inaugural.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 30 de mayo de 2017.

Una breve procesión

Juan Carlos Cilveti Puche | 19 de julio de 2016 a las 9:07

Este año, el calendario ha favorecido que las fiestas en honor a la Virgen del Carmen pudieran agruparse en un fin de semana. Con la celebración oficial del día de la patrona de los hombres de la mar en sábado, el domingo 17 de julio, tocaba la procesión marítima que pasea a la imagen carmelita por las aguas del puerto y la bahía.

Cumplidas las habituales ceremonias que pasan por la Catedral y el atrio del edificio de la Autoridad Portuaria (este año la Capilla del Mar no ha estado presente en los actos),  el embarque de la patrona se realizaba como es ya tradicional en uno de los remolcadores. Engalanado y empavesado, el Vehintiocho, atracado en el muelle dos, era el encargado recibir a una imagen que llegaba portada por los hermanos de la cofradía del Carmen.

Con la particularidad, y esto es novedoso, de la reducción de invitados que pudieron subir a bordo del remolcador para seguir la procesión marítima, pasadas las seis de la tarde, el cortejo comenzó a navegar. Manteniéndose la tónica de los últimos años en la que cada vez participan menos embarcaciones, un muy reducido número de barquitos en el que sólo se veía a una lancha pesquera,  salieron a la bahía para homenajear a los fallecidos en la mar.

Y si bien la intención era la de todos los años, el magón (la resaca que sigue a unos días de mala mar), impidió que los participantes pudieran alejarse de la bocana del puerto. Cumplimentado el tradicional encuentro con la imagen submarina situada frente a las playas malagueñas, y con una flota zarandeada por el oleaje, la procesión marítima oficial de la Virgen del Carmen 2016 pasará a la historia por su brevedad, además de por varias colisiones entre barcos que ya les contaré.

IMG_2505VEHINTIOCHO llevando a la Virgen del Carmen.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 19 de julio de 2016.

Los remolcadores sí cumplieron

Juan Carlos Cilveti Puche | 21 de julio de 2015 a las 8:51

El pasado día 16, cumpliendo una tradición personal que ya se remonta a varias décadas, me paseé por los muelles para ver qué se cocía en la jornada que festeja a la patrona de las gentes de la mar. Sabiendo de antemano lo que me iba a encontrar, lo primero que me sorprendió fue la abundancia de buques de bandera española que se hallaban en la aguas del puerto. Varado en el dique, se encontraba el remolcador R. Mazagon. Amarrado en el muelle 3-A3, el mercante Barizo, y justo frente a él, el Fortuny estrenaba titularidad como Melillero en su primer día del Carmen en Málaga. Además de estos buques y sin contar a las golondrinas y otras lanchas auxiliares, también con matrícula española, el gánguil Ardenza arañaba arena en la dársena exterior, mientras la patrullera Tagomago compartía atraque en el muelle uno con los remolcadores Vehintiocho y Vehintinueve.

Con esta abundancia de barcos españoles, la segunda sorpresa del día me la proporcionó la nula participación de la gran mayoría de estos buques en el tradicional engalanado; una ancestral costumbre que los días de la Virgen del Carmen ha vestido a los barcos patrios con, al menos, una vistosa guirnalda de banderas.

Y aunque algunos de estos buques estaban en reparación o se encontraban trabajando, la gran sorpresa, la tercera del día, me la proporcionó el Melillero, que por primeras vez en muchos años no colgó las banderas para conmemoran el día de la patrona.

Al menos, y esta es la imagen más positiva que puede sacar de la jornada del pasado 16 de julio, los remolcadores Vehintiocho y Vehintinueve sí que cumplieron con la tradición, y como vienen haciendo desde siempre, se engalanaron para honrar a la Virgen del Carmen.

OLYMPUS DIGITAL CAMERARemolcadores VEHINTIOCHO y VEHINTINUEVE engalanados en la festividad de la Virgen del Carmen.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 21 de julio de 2015.