Droneando

Tomás Pérez Benz | 9 de mayo de 2016 a las 21:19

La armada estadounidense ha presentado con gran orgullo y boato su último juguete: un dron cazasubmarinos que permitirá crearnos la ilusión de una guerra sin víctimas.

El desarrollo de naves no tripuladas no es precisamente nuevo. Pero el auge que está teniendo en la actualidad nos permite conocer las tendencias de la economía global.  Ya hace un par de años la ingeniería noruega DNV GL presentó su modelo ReVolt de buque mercante autónomo y eléctrico especialmente diseñado para el transporte de contenedores de cortas distancias.

Y es ahí precisamente donde Andalucía podría jugar un papel importante. Su posición como camino natural entre el Norte de África y Europa, así como las cortas distancias marítimas (entre 16 y 103 NM) le convierten en un escenario de privilegio para este tipo de naves.  Al margen de los pros y los contras de la propuesta noruega (capacidad de 100 contenedores, escaso consumo 50 kW, …) la futura implantación de este tipo de naves permitirá un desarrollo logístico de la región sin apenas merma de puestos de trabajo.

No debemos olvidar además que Andalucía siempre ha pretendido jugar un papel innovador en el desarrollo económico. Y mimbres no nos faltan. Ya hay experiencia en el diseño de naves no tripuladas en el sector aeronáutico, estamos en un contexto europeo donde el programa H2020 impulsa la cooperación entre países, pero en el ámbito de la ingeniería marina estamos aún en una situación retraso abismal respecto a otros países. La situación de nuestros astilleros les impide estar a la vanguardia en el el diseño de nuevas tecnologías (al contrario que en otros sectores) y el sector logístico está en manos de empresas foráneas que se limitan a prestar servicios sin aportar valor añadido a nuestra economía. A ello hay que sumarle la ausencia de entidades financieras locales que apuesten de verdad por una economía global invirtiendo en proyectos tecnológicos importantes.

Es posible que este tipo de tecnologías no las veamos verdaderamente implantadas antes de 20 años, pero todas las proyecciones apuntan que entonces Andalucía seguirá jugando un papel poco relevante en su desarrollo a pesar de que no faltan ciertas capacidades. Se trata de un problema estructural que a corto plazo tiene difícil arreglo.

 

Tomás Pérez Benz
Vocal del Cluster Marítimo Marino de Andalucía


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber