¿Quién ganará el Mundial de Fórmula 1?

Susana Caballero | 23 de octubre de 2010 a las 0:20

Si todo sigue el rumbo por el que ha discurrido la presente temporada de Fórmula 1, la lógica y las matemáticas dictan que uno de los tres hombres de la foto de arriba (Gran Premio de Japón) será el ganador del Mundial 2010. Los tres pilotos ocupan además los tres primeros puestos de la clasificación. El australiano de Red Bull Mark Webber marcha primero, con 220 puntos. Le siguen su compañero de equipo Sebastian Vettel y el español Fernando Alonso, ambos con 206. Un poco más descolgados aparecen los dos pilotos británicos de McLaren, Lewis Hamilton (192) y Jenson Button (189).

A esta temporada de Fórmula 1 le quedan sólo tres capítulos, el primero de ellos este mismo fin de semana, en Corea del Sur. Dos semanas después la caravana se traslada a Brasil para cerrar la temporada el 14 de noviembre en Abu Dhabi. El ganador de cada una de esas carreras se llevará 25 puntos, 18 el segundo y 15 el tercero (si uno de esos tres hombres quiere llevarse el campeonato no tiene que mirar más abajo en la lista de recompensas). Eso significa, entre otras cosas, que si cualquiera de los segundos clasificados (Alonso o Vettel) gana las tres carreras que faltan será campeón.

Pero ninguno de los tres pilotos del podio de Suzuka (ni ningún otro piloto) ha ganado este año tres carreras seguidas. Webber, Alonso y Hamilton han ganado cuatro pero no han pasado de las dos consecutivas. Vettel, ni eso. Sólo ha ganado tres y nunca dos seguidas.

Tras el Gran Premio de Japón los expertos coincidieron en que el Mundial era ya cosa de tres (Webber, Alonso y Vettel) y que los McLaren quedaban descartados. No han tenido una buena temporada, pero matemáticamente cualquiera de los dos británicos podría ser campeón, aunque decir que no dependen de sí mismos sería quedarse corto. El que ya no tiene nada que hacer es Felipe Massa, y ojalá se dé cuenta y deje de lloriquear en el box de Ferrari y haga lo que tiene que hacer: contribuir a que su equipo gane el Mundial. Y en ese equipo el único que puede hacerlo es su compañero.

Pero los líos entre bastidores no son exclusiva de Ferrari (aunque, comparado con lo que Alonso aguantó con Hamilton en McLaren y las pequeñas traiciones de Nelsinho Piquet en Renault, no debe de parecerle más que lo que es: la rabieta de un niño). Este año el premio a la pareja de compañeros más desavenida de la Fórmula 1 se lo llevan los dos principales rivales del asturiano: Vettel y Webber. Y no es culpa del australiano.

Si uno repasa las incidencias del equipo de Red Bull a lo largo de la temporada el déjà vu es inevitable. Webber está sufriendo algo bastante similar a lo que le pasó a Alonso en McLaren, por mucho que Christian Horner venga ahora con la tontería de que en su equipo no se apuesta por ningún piloto. Sí, claro. Ya se le ha olvidado Silverstone. Horner es el nuevo Ron Dennis y Vettel el nuevo Hamilton, el protegido del jefe, el arropado por el equipo, el adiestrado para la victoria.

Pero como pasó con Alonso (en aquel caso fue peor, porque no se entiende que fiches a un bicampeón del mundo para supeditarlo a un novato), Webber no es un simple figurante. Como entonces, se da además la circunstancia de que el no preferido es mejor piloto. Aunque la escasa fiabilidad de los Red Bull es ya casi legendaria y al australiano no se le dan demasiado bien las salidas, al menos no hace las trastadas (por llamarlo de alguna manera; Antonio Lobato las llama “veteladas”) del alemán, que lo mismo se la pega contra su propio compañero que contra Button, que pasaba tan tranquilo por allí (a todo esto, ¿alguien se acuerda de que este chico es el actual campeón del mundo?).

Pero volviendo a la pregunta que da título a este texto, la verdad es que no tengo ni idea de quién va a ganar el Mundial de Fórmula 1. Sé que me gustaría que ganase Alonso y, si no puede ser, Webber (el otro día se quejaba de que en España queremos que le pasen cosas malas a él y a Vettel; en España queremos que gane Alonso, Mark, y que les pasen cosas malas a vuestros coches, pero no a vosotros; bueno, si Sebastian se llevase alguna collejilla…). Pero no sé quién va a ganar. Los Red Bull son los más rápidos, sí, pero también poco fiables, como ya he dicho. Alonso es mejor piloto que ellos, pero puede fallarle algo en cualquier momento y una calificación desastrosa le apartaría de los podios. Además, pese a los que dicen que en la Fórmula 1 corren los coches, no los pilotos, el factor humano es decisivo. Te puedes equivocar en la estrategia, en la carrera, en el paso por boxes, se te puede cruzar un Hispania en segunda, puedes estrellarte en la primera vuelta (el factor Hamilton) porque eres incapaz de controlar tu ansiedad por ponerte entre los primeros…

Y luego dicen que en la Fórmula 1 no hay emoción. (También que no es un deporte, pero allá ellos).