Cansado de Képler

Antonio Galiano | 24 de enero de 2012 a las 18:40

Pepe. Seguramente uno de los nombres más comunes que se escuchan en la vida diaria de cualquier español. ¿Quién no tiene un familiar Pepe, amigo Pepe o conocido Pepe? Pues ahora también hay que oír y leer el dichoso nombre ya martilleante en todos los medios bajo hasta llegar a aborrecerlo.

El pisotón con premeditación que Képler Laveran Lima Ferreira -su nombre real, por el que le voy a llamar de aquí hacia abajo, para no saturar más- plantó en la mano de Lionel Messi cuando éste yacía en el césped tras una falta ha sido el tema que ha acaparado la larga resaca de la ida del Real Madrid-Barcelona de la Copa del Rey. Primero con el debate sobre si el Real Madrid debería sancionarlo de forma interna; luego por su poca creíble disculpa alegando que fue inintencionada; y ahora sobre si debe ser alineado en el Camp Nou por su entrenador, compatriota y defensor acérrimo, José Mourinho.

Lo que opino de Képler ya lo expuse no hace mucho tiempo en otro artículo en el que me sorprendía su falta de fechorías en el arranque de la temporada. Un jugador de condiciones defensivas innegables, por su rapidez y anticipación, con cierta carencia táctica y proclive a la locura transitoria, pero recuperable. Ahora, vista su continua reincidencia en acciones violentas, de verdad parece que ya no tiene remedio, ni con Mourinho ni sin él.

Porque sólo un certificado que dijera que de vez en cuando pierde el juicio explicaría que un jugador vuelva a jugarse la roja sin miramientos en un partido de tal importancia. No sólo con el juego al límite, sino también con agresiones que las cámaras nunca dejan pasar. Alguien debería decirle, primero, que ese tipo de juego sucio da asco. Y segundo, que ésta ya no es la época de los temibles centrales con bigote, en la que el número de cámaras que se utilizaba en la retransmisión de un partido no abarcaba a veces ese tipo de acciones. Lo que se hace ahora, el ojo lo acaba viendo gracias al objetivo.

Dejando la salud mental de Képler al margen, no se le ve mucho sentido a la polémica de si debe jugar o no en el Camp Nou. Si yo fuera Mourinho, no le pondría a menos que le practicara una reprogramación de urgencia, pero no será ésta la opción por la que se decidirá el entrenador, considerando lo que le gusta provocar y que no se fía de Rafael Varane ni de Raúl Albiol y que Ricardo Carvalho está para el arrastre -el que no cometiera fallos garrafales en la ida no esconde que Ramos tuvo que multiplicar sus esfuerzos para tapar la lentitud de su compañero-. Si está bien físicamente, y como ha declarado el técnico, Képler jugará pese al riesgo añadido de que se encuentre un ambiente como el que recibió a su compatriota Luis Figo en su vuelta al Camp Nou y acabe de volverse majara de remate.

Tampoco se puede dejar escapar que es cierto, como se ha encargado de recordar la prensa madridista, que el Barcelona no castigó a Hristo Stoichkov cuando pisó al árbitro Urizar Azpitarte y creyó a Busquets cuando negó que hubiera llamado a Marcelo “Mono” la temporada pasada. Si no está sancionado, Mourinho también está en su derecho de excusar y utilizar a su jugador si le hace falta, aunque no se crea la explicación ni él.

El mayor problema de todo esto es que no se debía haber llegado al último debate. ¿Cómo un comité, con las imágenes en la mano, no actúa de oficio y corta este tipo de conducta violenta de raíz sancionándolo? Y es que tiene razón Sandro Rosell cuando compara -salvando las distancias de la gravedad- el caso de Képler con el de Balotelli, que será castigado con cuatro partidos por pisar la cabeza de Parker, del Tottenham. El jugador no vio ni amarilla y ahora será sancionado. Es lo normal. Sólo con un castigo ejemplarizante así, quizás la próxima vez el futbolista luso se piense dos veces hacer de las suyas. O no. Por su pateo a la espalda de Casquero le cayeron diez partidos y parece que eso no le hizo aprender la lección. Lo que decía, Pepe-Képler, una misión imposible.

  • MANU

    La enfermedad que padece este desquiciado mental no se cura con castigos ,este hombre habria que ingresarlo en un ciquiátrico y estudiarlo de cerca

  • Pepelomano

    Cada jornada se ven acciones mas feas q un mero pisotón, le pasó algo a MeSsi, le amputaran algún dedo? Tiene afectada alguna falange? No. El futbol es un deporte de hombres coño!!

  • pacoyo

    MOURIÑO lo respalda porque es él quien le está continuamente inculcando a su jugadores (en todos los equipos que ha entrenado) que entre duro, que luchen a muerte, que todos los medios son buenos para conseguir victorias,
    Vease casos de Casillas y Xabi Alonso. Los tiene muy tensos sobre el cesped, e incluso Alonso está dando ahora más palos que en toda su carrera de portiva. ¿Cuantos expulsados y amonestados lleva el Real Madrid desde la llegada de Mouriño? Es de los peores equipos en la clasificación de FAIR PLAY.
    Todo esto le está haciendo mucho daños a ese maravilloso club como es el Real Madrid y es culpable su presidente Sr. Perez que admite todo con tal de ganar algún titulo.

  • Antonio Galiano

    Buenas Pepe. Comparto tu opinión a la hora de disputar el balón, pero pisar a alguien porque sí cuando está en el suelo es algo muy rastrero. A mí me parece bien que Pepe vaya el límite con la pelota en juego. Para eso están los árbitros, para sancionarlo. Pero si va con buena intención y como se tiene que ir, no como le entró a Alves en Liga de Campeones, por ejemplo. Un saludo.

  • Antonio Galiano

    Hola Paco. Básicamente intenta instaurar una lealtad entre todo el grupo como premisa para que todo le funcione -es más un motivador y manejador de grupos que un entrenador de fútbol, propiamente dicho- que le lleva a defender lo indefendible, y eso no está bien. Un saludo.

  • Antonio Galiano

    Habrá que contratar un psiquiatra en el equipo técncio de Mourinho… Un saludo.