El Barça, ‘Más que un club’ (y tanto…)

Antonio Galiano | 21 de marzo de 2012 a las 3:10

¡Parece mentira que haya tardado tanto tiempo en desvelarse y que haya tenido que ser la televisión siria la primera en hacerlo! Ni Mourinho ni El Mundo lo habían visto, con lo avispados que son para las conspiraciones. En los últimos tres años, el Barcelona, gracias al ingenio de Pep Guardiola, es pieza clave en la estrategia de los servicios secretos de occidente. Lo primero y último en salir a luz sobre este tema es que la disposición de los jugadores del Barça en un Barcelona-Madrid y sus pases eran las directrices que marcaban el mapa de movimientos de los opositores de Bashar al Asad para introducir armas en Siria. Estaba claro. Pique para Busquets, éste para Iniesta y éste para Xavi. Messi recibe en la derecha, sortea por su izquierda, dispara y… ¡Uy!, la metralleta fuera por poco.

Pero antes de que estos genios de la televisión siria se percataran, el Barça ya había intervenido con impecable disimulo en misiones que tuvieron desenlaces exitosos. El pasado octubre, sin ir más lejos, un partido sin aparentemente mayor trascendencia, el Barcelona-Racing de Santander, sirvió para dar las últimas instrucciones de cómo tendría que ejecutarse un plan trazado por la inteligencia francesa junto a la CIA y el M16 para la OTAN. Se trataba de Muanmar el Gadafi. Sí, Gadafi. Había sido localizado por fin en Libia, pero había dificultades  para trasladar la información al comando elegido para ejecutar la misión, cuyas comunicaciones podían ser pinchadas por el régimen. Y se recurrió, como no, al Barça.

Guardiola tuvo que ingeniárselas primero en cómo transmitir el nombre de la ciudad en la que estaba oculto Gadafi, Sirte. Se barajaron varias opciones, entre ellas que saltara el archiconocido Jimmy Jump al campo con el nombre en el gorro, pero era demasiado arriesgado y se desechó. Un mosaico o un patrocinio en la camiseta también eran muy descarados y se descartaron. Finalmente, el cifrado para hacer saber la ciudad fue que las dos primeras letras del nombre de la misma coincidirían con las dos últimas del jugador culé que hiciera más goles ese día. Fue MesSI, con dos tantos. En caso de que el argentino fallara, Daniel Alves y Abidal bailarían la canción brasileña Ai SIRTE pego, el tema de moda al que el locutor renombraría así para dejarlo todo claro de una vez, pero no hizo falta.

Una vez revelada la localización, el segundo paso era describir cual era el plan. Aquí hubo menos dudas. Guardiola ordenó a Abidal que fingiera una lesión en el minuto nueve para cambiarlo. El origen del lateral izquierdo y el minuto de su relevo sirvieron para marcar qué aviación bombardearía al convoy en el que el líder libio trataba de huir al desierto y la hora a la que saldría, las 9:00. Para concretar la cantidad de vehículos que compondrían la caravana, Guardiola quedó en que su equipo marcaría el segundo gol en el minuto 25 para concretarlo. La cosa se retrasó y Xavi anotó en el 28. Se recurrió entonces a un Plan B. La cifra coincidiría con las dos últimas cifras del número oficial de espectadores que acudieron al campo, que ese día se fijó manipulado en el 82.225.

El desarrollo del partido marcaría la táctica de la operación. La habitual en el Barcelona: bombardeo al principio y luego los rebeldes (encarnados en el césped por el descaro de Iniesta, Xavi, Thiago, Villa, Pedro y Messi) se encargarían de dar la puntilla al Racing y la milicia libia al dictador. Y así fue. Misión complete, tal y como se había trazado en el cesped del Camp Nou. Ahora sólo faltaba el ok del futbolista del Arsenal Ramsey, que dio el visto bueno el día antes de la operación con un gol. Brillante..

¿Y qué gana el Barcelona con todo ésto? Pues como ha dicho alguna vez su entrenador, no todo en la vida es fútbol. Hasta el slogan del club lo dice: Mes que un club. Se rumorea que la UE y EEUU le han prometido la independencia de Cataluña a espaldas de España. Eso sí, condición indispensable es que el país fuera una república y se llamara FC Barcelona. Guardiola sería su presidente, Rosell el primer ministro y la religión oficial el Messianismo. Otro día contaremos el papel que jugó en  la muerte de Ben Laden. De verdad, que lástima que el ingenio catalán sólo lo aprecien los sirios.

Etiquetas: ,

  • manny

    je je
    que buen articulo
    me he reído

    Yo juego al futbito los domingos:
    ¿podría contratarme el regimen birmano?

  • Pacheco

    Menos que un club

    Parece mentira que un diario digital como el ustedes digan que el Barca es más que un club,nada de eso, yo que vivo en Badalona (Barcelona), este club siempre ha sido politizado, por los medios de comunicación auspìciado por los políticos separatistas de Cataluña, y nacionalistas de su entorno. Quiero decir, que este club siempre ha sido así, es un club de fúbol y nada más, pero jamás; nunca más que un club, todo esto es politiqueo barato de los nacionalistas catalanes, un fuerte abrazo, y hasta siempre.