Archivos para el tag ‘Agüero’

Resumen del Grupo F: Messi, y basta

Jesús Ollero | 26 de junio de 2014 a las 17:55

Sin rival aparente, Argentina misma se empeñó en abrir un poco la manga con dos primeros partidos ciertamente preocupantes. Nigeria se metió en octavos después de un triunfo muy polémico contra Bosnia y hasta Irán llegó con opciones a la última jornada. Poco trascendente grupo, en cualquier caso, que dejó a Messi como principal y casi único protagonista.

Argentina se encomendó a su superestrella, que mostró un estado físico entre poco y nada parecido a la abulia de la selección española. Lo cargado del calendario no parece haber influido tanto en un Messi que posiblemente ha completado su temporada menos brillante con el Barcelona y con menor continuidad en el juego por algunas lesiones. Pero a Brasil, allí donde se le exigía de verdad después de su irrelevancia (por juventud) en 2006 y por la brusquedad con la que se despidió la albiceleste en 2010 (4-0 en cuartos ante Alemania), ha llegado fino-fino. Aunque Sabella le diera descanso en la última media hora contra Nigeria, su estado físico es óptimo y todo el equipo se adapta a él. Es Alejandro Sabella quien va ajustando algunas cosas y tiene pinta de que Argentina tiene margen de mejora.

Contra Bosnia, en el estreno, jugó asombrosamente con cinco defensas, algo que tuvo que cambiar al descanso por la penosa imagen que ofrecía su centro del campo. Con Messi de todocampista ante la falta de recursos, el giro con un delantero más y una elección de elementos más adecuada permitió a Argentina frenar a una Bosnia con más fútbol que resultados. Ante Irán, con los cambios perfilados, no terminó de mejorar y Messi rescató a la albiceleste en el descuento cuando los asiáticos acumulaban tres o cuatro ocasiones para haber dado la gran campanada del torneo. Ante Nigeria todo cambió. Mucha fluidez arriba, poca contundencia atrás, un centro del campo aceptable pero mejorable (Gago-Mascherano) y la sensación de que Argentina es capaz de aguantar un intercambio de golpes (y goles) con la brutalidad que tiene arriba. Espectacular Messi y fantástico Di María. No son ya los que juegan, empezando por Messi y siguiendo por Di María, Higuaín o Agüero (veremos su lesión) sino por los que esperan (Lavezzi, Palacio, Ricky Álvarez, el inédito Enzo Pérez…)

argentina
Su camino, si no se complica la vida, es expedito. Con Suiza esperando en octavos, si se cumple la lógica esperaría el ganador del cruce entre el primero del grupo H (¿Bélgica?) y el segundo del grupo F (¿USA?). O sea.

Nigeria, que fue eliminada en 2010 compartiendo grupo con Argentina, esta vez acompaña al favorito a octavos. Le espera Francia (glups). Las águilas verdes flojearon contra Irán y aguantaron a Bosnia, mostrando su mejor cara ante Argentina. Buena señal para los cruces. En defensa ha mejorado y mantiene una verticalidad arriba que puede pasar factura a cualquiera, pero no parece con suficientes argumentos para dar una sorpresa de las de verdad. La fuerza de Emenike ha guiado al resto. Menos talentoso que muchos de sus compañeros, su fútbol físico ha permitido a los africanos competir de manera decidida. Y vaya dos goles de Musa a Argentina…

A Bosnia le ha pesado de forma extrema empezar contra Argentina. Jugó muy bien y no recibió recompensa, con Pranjic y Misimovic controlando el juego a la perfección. Ha dado la impresión de que Dzeko, su jugador más reconocible, no termina de encajar en la forma de jugar de esta selección, pero tiene que jugar por fuerza por su capacidad rematadora y realizadora. Eso sí, no tiene la movilidad en estático de sus compañeros y eso se ha notado. Argentina les ganó dándose un poco de vergüenza de sí misma y contra Nigeria se les anuló un gol legal (fantástica maniobra de Dzeko) para recibir poco después un gol que comenzó por posible falta (el único tanto del partido), con lo cual los bosnios llegarona a la última jornada eliminados y sin nada en juego ante Irán, a la que despacharon ya sin presión y con unos cuantos suplentes. Para ser su debut no está mal pero perfectamente podrían haber avanzado a poco que el orden de juego hubiera sido diferente.

Irán ya apuntaba maneras antes de viajar, con su seleccionador Queiroz avisando de que no tendrían nada que hacer trabajando en las concidiones en las que lo hacían. Con el trabajo del portugués, los árabes han mostrado un juego interesante y digno al mil por mil, pero insuficiente a este nivel. Sin gol no hay nada que hacer y en sus dos primeros partidos tutearon a Nigeria y asustaron a Argentina sin premio ninguno. Llegar con opciones a la tercera jornada contra Bosnia ya tenía mérito pero ahí ya no dieron para más.

El día que Guardiola dijo basta

Jesús Ollero | 20 de septiembre de 2010 a las 12:54

La performance de Guardiola tras el Atlético-Barcelona me ha provocado náuseas. No por lo que ha dicho, sino por las reacciones que ha tenido. Escuchar a la prensa madrileña, en particular a algún as de nombre compuesto, a otro con nombre de galletas o a un tercero que dice que da balonazos que dejan marca, te conduce sin reparos a cierta repugnancia. Estoy de acuerdo en todo lo que ha dicho Guardiola, un tipo que no me resulta simpático porque siempre he pensado que sus indiscutibles virtudes tácticas esconden a un pésimo perdedor y a un deficiente fichador. O sea, que es un entrenador y punto, no lo que desde Barcelona se pretende vender. Pero estoy de acuerdo en todo con él. Incluso en sus tiritos. Ya está bien y ya veremos si la prensa capitalina tiene lo que debería tener para realizar idénticas insinuaciones a mi admirado Mourinho. Traigo un tweet de JJ Santos (otro que tampoco es santo de mi devoción): “Cada vez soy más de Guardiola. Cuanto más sutil e irónico se muestra en las ruedas de prensa, más zoquetes y torpes se manifiestan sus enemigos”. ¡Claro!

“Hemos jugado de escándalo”, dijo Guardiola con una pose evidente. Por supuesto. Quien lo dude no sabe nada de esto. El Calderón es el único campo que se le resistía a Guardiola. Encima venía tras la cagada con el Hércules y contra un equipo que salvo el resbalón en Grecia está muy al alza. Y para colmo se exhibe de cabo a rabo, en Madrid, y se cruza con toda esa caterva que le desprecia, seguramente y como apunta el autor de Football Vintage, Borja Pardo, porque se expresa mucho mejor que la mayoría de ellos. ¿Por qué iba a dejar pasar la oportunidad de sacar pecho y darle una palmadita condescendiente a quienes aguardan como lobos cualquier detalle para atacarle y restarle méritos?

Plantearse que el Barcelona no hace el mejor fútbol que jamás hayan visto los ojos de todo aquel que no pudiera disfrutar del Brasil del 70 desliza una ignorancia descalificante. Va a resultar que el Barcelona ha ganado todo lo que ha ganado por la estupidez esa del Villarato (¡por dios, qué nivel!). “Sí, Villarato, hemos debido ganar por el árbitro, no preocuparos […] Estoy tan lejos… Puede ser que haya penalti, pero de verdad que ya lo asumimos. No preocuparos, nos beneficia todo el mundo. Si así estáis más tranquilos, quedáos tranquilos”.

Hace dos semanas, después de caer lesionado, Mourinho dijo tener “miedo a que le den una ostia” a Cristiano Ronaldo. Guardiola lanzó un recado a los periodistas (y a todos en general) para que tengan cuidado sobre lo que dicen, piden y exclaman. Ayer, con la salvaje entrada, tobillera, innecesaria y nauseabunda, de Ujfalusi a Messi, Guardiola pidió que se dejen de emplear frases como “a Messi hay que pararle por lo civil o por lo criminal”. “Ustedes han visto también, y ustedes que escriben artículos, tienen una responsabilidad sobre los comportamientos con sus insinuaciones”. Guardiola destacó que jugando “con esta agresividad” el Atlético puede optar a todo. “Con esto no quiero decir que el Atlético haya sido violento”. Messi estará dos semanas de baja: “Messi es el jugador menos tramposo, no se tira, sólo intenta jugar bien y que lo hagan los demás. Los árbitros no tienen que proteger a Cristiano o a Messi, sino a todo el mundo”.

En fin, ver la bilis que destilan algunos periodistas sólo hace que le dé más la razón a Guardiola. Aquí, en el sur, también hemos padecido a implacables analistas que han llegado a llamar portero de discoteca a Pablo Alfaro y que han lanzado campañas para que Javi Navarro no fuera internacional. Y cadenas televisivas que sólo ofrecían imágenes de equipos andaluces (lo hacían en particular con el Sevilla) cuando algún defensa llegaba tarde con la mala suerte de hacerle daño a una superestrella. Esto es lo que se viene a decir en Madrid sobre Ujfalusi, de quien no cuestionamos su nobleza, salvo porque quienes ahora le defienden son los mismos que dudaban de las intenciones de los anteriormente citados.

Aprovecho para recuperar la entrada de Gurpegui al Kun Agüero hace una semana en San Mamés. Más o menos del mismo porte. De momento, las tres entradas tobilleras mencionadas se han saldado con lesiones menores: de la semana de Agüero a los diez días de Cristiano Ronaldo hasta llegar a los previsto quince días para Messi. Pero en una de estas la cosa se pondrá mucho más fea