Archivos para el tag ‘Balotelli’

Resumen del Grupo D: El que más goles hiciera a Costa Rica

Jesús Ollero | 25 de junio de 2014 a las 23:27

 

El grupo de la muerte lo fue en el sentido más amplio. Había tres campeones del mundo (algo dificilísimo) y pudiendo pasar dos sólo lo hizo uno. Si me apuran, el que menos contaba o por lo menos no el que más contaba. Italia, finalista de la pasada Eurocopa y con una apuesta muy a considerar, aparecía como un 1 en la quiniela de aspirantes. Más todavía después de derrotar en la primera jornada a una interesantísima Inglaterra, mientras Uruguay hacía lo de España y después de adelantarse se dejó pasar por encima por Costa Rica, la sorprendente campeona del grupo C.

Contaban con humor que antes del Mundial se daba como favorito del grupo al que más goles le hiciera a Costa Rica. En efecto, fue Uruguay. Le hizo uno y se clasificó. El resto claudicó ante Keylor Navas. Cero goles Italia y cero goles Inglaterra.

Con los ticos nadie contaba. Normal viendo a los compañeros de viaje. Guiados por Joel Campbell o Bolaños, resultaron líderes del grupo con todo merecimiento y el cruce es para soñar con algo grande de verdad: Grecia. ¿Quién no firmaría un cruce con Grecia en octavos viéndose lo que se está viendo? Defensivamente mucho mejor de lo esperado y mentalmente todavía más, habrá que ver si los nervios aparecen en Costa Rica y en qué momento aparecerá alguien capaz de frenarles.

costaru

Uruguay comenzó de manera catastrófica. Sin Luis Suárez en el estreno por lesión, se dejó remontar por Costa Rica para firmar un debut propio de empezar a hacer las maletas. Levantó dos match-balls y eso tiene gran mérito, pero posiblemente no mereció ganar ninguno de los dos partidos. Tanto Inglaterra como Italia pusieron todo de su parte para derrotarles. Uruguay puso paciencia y gol. Importante, sin duda, y hasta perdonable para Tabárez vista la situación. Luis Suárez reventó a los pross y pudo meterse en el gran lío de su carrera con el mordisco a Chiellini: expediente abierto y tan posible que quede en nada como que reciba una sanción ejemplar. Italia se reventó sola con Balotelli borrándose del cartel y la roja a Marchisio. Media hora con diez y el físico justito: Pirlo andando no basta, aunque ha regalado algunos de los mejores minutos del torneo.

Cavani le hace el trabajo de complemento a la perfección, pero totalmente en función del punta del Liverpool. Buen portero y defensa dura, con un Godín en estado de gracia. ¿Quién si no iba a marcar el gol de la clasificación? Ahora échenle un galgo a Uruguay, que jugará contra Colombia en… ¡Maracaná!

Italia conquistó en el debut ante Inglaterra, en uno de los mejores duelos del torneo (quién lo iba a decir, los dos fuera de primeras), flojeó de manera absurda contra Costa Rica y dio la cara frente a Uruguay. Lo puso todo ante los otros campeones del mundo pero no frente a quien debía ser comparsa y ha sido juez principal del grupo. Con Pirlo mandando, Candreva demostró ser un compañero adecuado para Balotelli, pero el cambio de dibujo contra Uruguay y la apuesta de Prandelli por Immobile limitaron la capacidad de construcción italiana a Pirlo y Verratti, físicamente ambos al límite. Le valía el empate pero la posesión contra Uruguay no tuvo reflejo en el marcador y…

El camino de la Italia del futuro debe ser el fijado por Prandelli, pero desde el título mundial de 2006 van dos eliminaciones en primera ronda. Demasiado para la azzurra. El seleccionador presentó su dimisión (¿no les suena por aquí, a que no?) y está por ver si dos francasos consecutivos en la Copa del Mundo liquidan el nuevo camino que les llevó a la final de la Eurocopa 2012.

Si hay un equipo que ha enseñado jugadores interesantes es Inglaterra, pero dando toda la impresión de estar en mitad de un proceso que puede conducirla de nuevo a la primera línea europea. Sturridge, Sterling, Lallana, Barkley… Mr Roy tiene jóvenes para construir el futuro que merece el fútbol inglés. Ya será sin iconos como Lampard y probablemente Gerrard, más los que Hodgson ya jubiló. Veremos qué pasa con Rooney pero empieza a chirriar en los esquemas del seleccionador. Tuvo a Uruguay sometido pero terminó a remolque y después vencido por un error defensivo de principiante que ejecutó Luis Suárez. Contra Costa Rica, eliminados ya, qué más daba.

Francia 2016 puede ser un gran momento para esta prometedora Inglaterra, más incluso que cuando todos sus jugadores eran perfectamente conocidos en cualquier rincón del mundo.

Cansado de Képler

Antonio Galiano | 24 de enero de 2012 a las 18:40

Pepe. Seguramente uno de los nombres más comunes que se escuchan en la vida diaria de cualquier español. ¿Quién no tiene un familiar Pepe, amigo Pepe o conocido Pepe? Pues ahora también hay que oír y leer el dichoso nombre ya martilleante en todos los medios bajo hasta llegar a aborrecerlo.

El pisotón con premeditación que Képler Laveran Lima Ferreira -su nombre real, por el que le voy a llamar de aquí hacia abajo, para no saturar más- plantó en la mano de Lionel Messi cuando éste yacía en el césped tras una falta ha sido el tema que ha acaparado la larga resaca de la ida del Real Madrid-Barcelona de la Copa del Rey. Primero con el debate sobre si el Real Madrid debería sancionarlo de forma interna; luego por su poca creíble disculpa alegando que fue inintencionada; y ahora sobre si debe ser alineado en el Camp Nou por su entrenador, compatriota y defensor acérrimo, José Mourinho.

Lo que opino de Képler ya lo expuse no hace mucho tiempo en otro artículo en el que me sorprendía su falta de fechorías en el arranque de la temporada. Un jugador de condiciones defensivas innegables, por su rapidez y anticipación, con cierta carencia táctica y proclive a la locura transitoria, pero recuperable. Ahora, vista su continua reincidencia en acciones violentas, de verdad parece que ya no tiene remedio, ni con Mourinho ni sin él.

Porque sólo un certificado que dijera que de vez en cuando pierde el juicio explicaría que un jugador vuelva a jugarse la roja sin miramientos en un partido de tal importancia. No sólo con el juego al límite, sino también con agresiones que las cámaras nunca dejan pasar. Alguien debería decirle, primero, que ese tipo de juego sucio da asco. Y segundo, que ésta ya no es la época de los temibles centrales con bigote, en la que el número de cámaras que se utilizaba en la retransmisión de un partido no abarcaba a veces ese tipo de acciones. Lo que se hace ahora, el ojo lo acaba viendo gracias al objetivo.

Dejando la salud mental de Képler al margen, no se le ve mucho sentido a la polémica de si debe jugar o no en el Camp Nou. Si yo fuera Mourinho, no le pondría a menos que le practicara una reprogramación de urgencia, pero no será ésta la opción por la que se decidirá el entrenador, considerando lo que le gusta provocar y que no se fía de Rafael Varane ni de Raúl Albiol y que Ricardo Carvalho está para el arrastre -el que no cometiera fallos garrafales en la ida no esconde que Ramos tuvo que multiplicar sus esfuerzos para tapar la lentitud de su compañero-. Si está bien físicamente, y como ha declarado el técnico, Képler jugará pese al riesgo añadido de que se encuentre un ambiente como el que recibió a su compatriota Luis Figo en su vuelta al Camp Nou y acabe de volverse majara de remate.

Tampoco se puede dejar escapar que es cierto, como se ha encargado de recordar la prensa madridista, que el Barcelona no castigó a Hristo Stoichkov cuando pisó al árbitro Urizar Azpitarte y creyó a Busquets cuando negó que hubiera llamado a Marcelo “Mono” la temporada pasada. Si no está sancionado, Mourinho también está en su derecho de excusar y utilizar a su jugador si le hace falta, aunque no se crea la explicación ni él.

El mayor problema de todo esto es que no se debía haber llegado al último debate. ¿Cómo un comité, con las imágenes en la mano, no actúa de oficio y corta este tipo de conducta violenta de raíz sancionándolo? Y es que tiene razón Sandro Rosell cuando compara -salvando las distancias de la gravedad- el caso de Képler con el de Balotelli, que será castigado con cuatro partidos por pisar la cabeza de Parker, del Tottenham. El jugador no vio ni amarilla y ahora será sancionado. Es lo normal. Sólo con un castigo ejemplarizante así, quizás la próxima vez el futbolista luso se piense dos veces hacer de las suyas. O no. Por su pateo a la espalda de Casquero le cayeron diez partidos y parece que eso no le hizo aprender la lección. Lo que decía, Pepe-Képler, una misión imposible.

Vuelve el ‘otro’ de Manchester

Antonio Galiano | 24 de octubre de 2011 a las 18:13

El dinero no da la felicidad, pero no cabe duda que ayuda a conseguirla. El ejemplo más claro es que no puedo imaginarme hoy un hombre más contento que un aficionado del Manchester City. Bueno sí, uno del Levante, pero es una felicidad diferente. El equipo español vive en un lugar que nunca ha catado y que sabe que no le corresponde; el City, tras años de conformarse con no pasar apuros o ascender de categoría, se ha permitido el gustazo de humillar a domicilio a su eterno rival y ve el futuro con perspectivas de convertirse  en otro Chelsea -y sin tener un Mourinho en el banquillo-.

No sé si hay comparación del todo precisa, pero lo que pasó el domingo en Old Trafford puede ser equiparable, salvando las distancias, a que el Atlético de Madrid o el Inter de Milán le endosaran un 1-6 al Real Madrid o al Milan, aunque en otro tiempo hubiera sido más bien al contrario. Hay aficionados que desconocen que el City no es el nuevo rico de la ciudad -más bien el viejo-, ya que, por historia y afición, siempre ha sido el primer club de Manchester.

El City ha pasado los últimos 25 años a la sombra de la meteórica progresión del United de Alex Ferguson. Los más jóvenes sólo hemos visto como el que creíamos el único Manchester relevante se convertía en el equipo más fuerte de la Premier y una potencia europea. Pero sin profundizar demasiado en el pasado, hasta mediados de los 70, fecha en la que empezó su declive el City, el United tenía una afición mucho más pequeña que había ganado algunos adeptos por el trágico accidente en el que murió su plantilla al completo en 1958.  A partir de los 80 -más aún en los 90- el City se convirtió en un equipo ascensor que incluso llegó a bajar a la tercera división -único equipo inglés con títulos europeos en hacerlo-. Pero todo eso parece haberse acabado con la llegada del grupo inversor de los Emiratos Árabes que ahora es su propietario.

Así es como el segundo equipo de Manchester es ahora de nuevo un club de moda en Europa. No sólo se permite el lujo de arrebatarle los mejores jugadores del continente a los equipos más potentes, sino que lo que le sobra -algunos futbolistas que serían titulares indiscutibles en muchos equipos de élite- lo cede o lo malvende sin ningún tipo de tapujo. Para enterdernos, es como un  conjunto armado por un niño que ficha en un videojuego, porque si no, nadie comprende que se junte a Balotelli, Tévez, Adebayor o Robinho sin tener en cuenta la salud del vestuario o que se haga de Yaya Touré el jugador mejor pagado de la Premier. Vamos, la versión cutre y magnificada del Florentino de los galácticos.

Tras cuatro años de derroche y de pruebas de entrenadores, el equipo parece haberse consagrado donde más lo necesitaba. Es cierto que el resultado del derbi hasta el minuto 81 no era tan escandaloso -sólo un 1-3-, pero el baño de juego si lo fue. La cara de Ferguson al final del partido, nada acostumbrado a estos ridículos, lo decía todo. No recuerdo un resultado que me llamara tanto la atención en contra del United. Sin embargo, si juntas a gente como Silva, Agüero, Balotelli -con todo lo loco que esté- y un rematador como Dzecko, a poco que se centren y se ajusten, el resultado es demoledor.

¿Es realmente el City un equipo que se puede hacer un grande de Europa o se quedará en experimento? Si Mancini, que deja  serias dudas como entrenador y como gestor de vestuarios, hace lo que tiene que hacer, los celestes tienen todas las papeletas de ser este año campeón en Inglaterra y madurar en la Champions como posible discutidor de la aparente supremacía de Madrid y Barcelona.

La fórmula no parece muy complicada: que jueguen Silva y Agüero y nueve más y que el dinero no se acabe, claro. Aunque los gérmenes de vestuario -como Tévez o el impredecible Balotelli- o los que puedan llegar con esa política indiscriminada de fichajes presentan el riesgo de estropearlo todo. Ahora que el talento parece haberse asociado, a poco que haya una buen plan para regular los egos y las cabezas semiperdidas -las declaraciones de Silva sobre Del Bosque tampoco anuncian que esté muy centrado- no se pudrirán sus aspiraciones. Si es así, los aficionados del City pueden volver a disfrutar de muchos lunes felices y reclamar con justicia su lugar a los ojos de los que creían que en Manchester sólo lucía el rojo diablo.

Balotelli, ese ¿profesional?

Jesús Ollero | 25 de julio de 2011 a las 20:11

Es posible que ya lo hayan visto, pero no me resisto a compartirlo. Todo lo que vean en el vídeo es inclasificable. El hecho, los gestos, los aspavientos, discutir con el entrenador que le fichó, desobedecer… En fin. Lo ven y luego siguen.

Me he planteado recapitular toda la sarta de estupideces que viene coleccionando ese presunto futbolista llamado Mario Balotelli, pero sencillamente me niego. No por ser hincha del Inter, que ya me parece suficiente motivo, sino por no darle más importancia a un personaje que no se toma el fútbol en serio y que desprecia los códigos más elementales de un deporte del máximo nivel (también económico, que el chico cobra una barbaridad). Mejor lo dejo en un par de enlaces (El díscolo Balotelli, Mario Balotelli lado B) para quien quiera saber más sobre este elemento, del que procuraré no volver a hablar en lo que le quede de carrera.

Etiquetas: ,