Archivos para el tag ‘Benzema’

Resumen del Grupo E: ¿Vuelve Francia?

Jesús Ollero | 26 de junio de 2014 a las 17:32

 

Cuando casi nos habíamos olvidado de Francia como candidato a lo que quiera, Deschamps ha conseguido volver a meter a les bleus en el imaginario colectivo de posibles campeones. Claro que los cruces, si se cierran con Alemania primera de su grupo, van a ser muy exigentes, pero se están mostrando como uno de los equipos, sino el que más, de mayor consistencia y de mejor equilibrio defensa-ataque, partiendo de que físicamente están ofreciendo un gran nivel y de que Benzema está en vena total.

Sorprendió Deschamps con su lista dejando fuera a una estrella como Nasri, y lo razonó de manera implacable: el técnico aseguró que no llevaba bien ser suplente y que no se había ganado la titularidad con Francia, básicamente porque con la selección no ofrecía su mejor nivel. Su apuesta era Valbuena para compensar la tremenda fuerza de Pogba, Matuidi, etc.

El resultado está a la vista. Pasó por encima de Honduras y aplastó a Suiza, su acompañante a octavos. Dio descanso a muchos titulares contra Ecuador ya sin nada en juego para ellos y el empate a cero era el más improbable de los resultados viendo el encuentro. Francia ha vuelto, al menos eso parece, y mientras varios favoritos han hecho ya las maletas ellos han dejado definitivamente atrás esa imagen insuficiente de citas recientes. A ver quién les para. Nigeria será el primero en comprobarlo.

benzema

Suiza se ha abrazado a los goles de Shaqiri. Su hat-trick a Honduras, el segundo del Mundial tras el de Müller a Portugal, metió a su selección en octavos. Particularmente importante el tercero, que obligaba a Ecuador a ganar a Francia por más de un gol. Aplastada sin piedad por Francia, Suiza ganó con muchísimos apuros a Ecuador, que durante muchas fases fue mejor que su rival, para imponerse en último minuto de la prolongación, y luego se soltó contra Honduras, una de las selecciones más flojas del torneo. A priori, parece presa fácil para Argentina en octavos, aunque resulta evidente su evolución desde su grisáceo papel de anfitrión en la Eurocopa 2008, donde empezó la era ganadora de España. Los napolitanos Inler y Behrami son el sustento del equipo de Ottmar Hitzfeld, quien sí presenta más dudas arriba y ha cambiado en todos los partidos su formación atacante.

Ecuador no ha tenido ni pizca de suerte. Empezó perdiendo en el último minuto un partido en el que el empate era un mal menor (Suiza) y después de vencer sin demasiado brillo a Honduras tuvo que jugársela a todo o nada contra Francia. Plantó cara a un rival con muchas rotaciones y se mantuvo con vida hasta el final (aun con diez por la expulsión de Antonio Valencia cuando Sakho debió ver la roja en el minuto 8), pero siempre dio la impresión de estar Francia más cerca del pleno de puntos que Ecuador del milagro.

Honduras no ha mejorado nada su juego respecto al equipo que jugó contra España en 2010, incluso ha empeorado el resultado. De nuevo Suiza en su camino (entonces empataron a cero eliminando a los helvéticos) y un camino similar: cero puntos ahora (uno entonces), un gol a favor (ninguno en 2010) y ocho en contra (tres en Suráfrica).

A hacer puñetas el modelo

Jesús Ollero | 30 de noviembre de 2010 a las 12:04

campnou

Semanas de incesantes análisis, discursos grandilocuentes por parte y parte, bravatas y demás, y al final sólo un equipo en uno de los Barcelona-Real Madrid más desiguales que recuerdo, cuando se esperaba justo lo contrario. Sin buscar culpables, porque en este tipo de situaciones se cometen serias injusticias señalando a unos o a otros, entiendo que Mourinho ha sucumbido en cierta medida a los empalagosos elogios de la prensa madrileña-madridista olvidando las dos formas básicas de encarar el potencial del Barcelona.

La baja de Higuaín, indudablemente, trastoca toda la forma de jugar del Madrid y posiblemente imposibilita una presión eficaz arriba. No es Özil el elemento que mejor siga la presión que ha vestido de blanco, que digamos, y Cristiano Ronaldo bajó los brazos muy pronto viendo que Benzema no le seguía y que Di María estaba muy hipotecado con Alves.

Introducir a Benzema en lugar de a un centrocampista fuerte y físicamente espectacular como Lass Diarra fue el principio del fin del Madrid. Guardiola fue fiel a sí mismo. Mourinho lo fue al Madrid de esta temporada, pero no a Mourinho. Con Lass habría obtenido igualdad de número por el centro y mayor capacidad para controlar a Xavi, muy cómodo con Busquets e Iniesta cuando Xabi Alonso sólo tiene cerca a Khedira y la salida de balón del alemán parece insuficiente.

Si la presión adelantada es poco viable, al menos aguantar el tipo en el centro del campo. Esa premisa no se dio y Mourinho tampoco quiso cargarse a Özil o Benzema con un cambio que a los veinte minutos, con 2-0, era un clamor. El Barcelona estuvo siempre comodísimo y cualquier intento por apoyar la sangría por el centro se convertía en un pase abierto para buscar la espalda, amplísima, de Sergio Ramos y de Marcelo.

Conste que hablar después de lo que se ha visto tiene poco valor y que es posible que Mourinho sea capaz de convertir este palo en un punto de rebote. El Barcelona es el equipo más brillante del fútbol moderno (entiéndase el inicio del fútbol moderno en el Milan de Sacchi) y pocos han conseguido frenarle. Mourinho ya lo hizo. Pero no así. Quiso hacerlo como se espera que lo haga el Madrid en lugar de hacerlo como se espera que lo haga Mourinho.

El Barcelona tuvo el viento de cara en momentos clave –los dos primeros goles no son razonables a este nivel, puede haber penalti a CR7 con 2-0, Villa sentencia en posición dudosa…– pero era cuestión de tiempo que derribara al oponente y que lo hiciera con contundencia. Es evidente que el nivel futbolístico azulgrana es superior, pero la capacidad de equilibrar defensa y ataque del Madrid le situaba en un estadio parejo. Si el ataque no funciona porque no se huele el balón y se defiende adelantado sin guardar la línea, el resultado es el duelo más descafeinado de los últimos años: busquen una cita de este porte que estuviera resuelta en veinte minutos.

“Es una derrota muy fácil de digerir”, dijo Mourinho. No creo que el madridismo piense eso, ni el barcelonismo tampoco. “Si ganamos, mañana será martes; si perdemos, mañana será martes”, señaló la víspera. Vaya martes… Guardiola, a lo suyo, habló de cantera y de humildad, elogió al Madrid y vaticinó una Liga apretada hasta el final. Mourinho miró hacia dentro y puede que este 5-0 tenga sus consecuencias (Sergio Ramos, Khedira, Benzema…) Esperemos que la Liga aguante la emoción bastante más que el duelo del Camp Nou.

PD: Volvamos al título. Lo mejor es enemigo de lo bueno. Lo bueno es mantener el ideario de un equipo. Ayer, lo mejor era otra cosa. A hacer puñetas el modelo, pues.

Resumen del partido

El pique con Cristiano Ronaldo por su empujón a Guardiola

El 5-0 de la temporada 93-94