Archivos para el tag ‘Fernando Llorente’

El nuevo romanticismo de San Mamés

Antonio Galiano | 17 de enero de 2012 a las 19:36

La temporada pasada escuché con sorpresa que la afición del Athletic de Bilbao estaba comenzando a cansarse de Joaquín Caparrós. Lo que de puertas hacia afuera parecía un idilio entre San Mamés y un técnico al que le define el carácter aguerrido del que dota a sus equipos y el jugo que le saca a la cantera -dos de las señas de identidad de esta institución- se resquebrajaba porque un sector de la afición reclamaba un mejor juego.

Pese a los buenos resultados obtenidos por el utrerano en sus cuatro temporadas, en las que devolvió al equipo a una final de la Copa del Rey y dos veces a Europa, el verano trajo su adiós forzado. La apuesta en las elecciones a la directiva de Josu Urrutia por el nombre de Marcelo Bielsa acabó con el ex jugador del Athletic en el palco de La Catedral, con el peculiar argentino en el banquillo bilbaíno y con Caparrós en una extraña aventura en el Neuchatel suizo del magnate Bulat Chagaev y luego en el Mallorca. Ahora se verán las caras por un puesto en las semifinales de la Copa del Rey, una competición con una gran importancia tradicional en Bilbao.

Caparrós llegó al Mallorca de la mano de Lorenzo Serra Ferrer, un viejo conocido de su época en el Sevilla. Se encontró un club en plena crisis directiva y con una plantilla que había sido capaz de rascar siete puntos en siete jornadas bajo el mando de Michael Laudrup, que decidió dimitir después de enfrentarse a Serrar Ferrer. Cuando falta una jornada para terminar la primera vuelta, el equipo está fuera del descenso, con 12 puntos más, y en cuartos de final de la Copa, gracias a una remontada espectacular ante la Real Sociedad que ha espoleado a sus jugadores.

Bielsa, mientras tanto, tiene a su equipo quinto con 26 puntos, una trayectoria que por ahora le sirve para meterse en la Liga Europa, pese a que la cuarta plaza que da acceso a la Liga de Campeones está este año más barata que nunca con el Levante como sorprendente ocupante. Con esta progresión, el equipo bilbaíno no superaría los 58 puntos con los que acabó el de Caparrós la temporada pasada en Liga, en la que el utrerano consiguió su mejor resultado en cuatro años. Pero el Athletic también sigue vivo en la Liga Europa -la primera fase suele ser una broma- y la Copa -ha eliminado a dos Segunda B, el Albacete y el Oviedo-.

Lo que más llama la atención es que a pesar del mal comienzo del Bilbao y de que no termina de establecer la velocidad de crucero en Liga, la afición parece encantada con el cambio. La apuesta de Bielsa por el buen juego ha enamorado a La Catedral y por ahora no importa que los resultados a veces no acompañen. El aficionado bilbaíno ha cambiado el chip de repente y ahora el carácter combativo tradicional de sus equipos no importa. Eso sí, un jugador identificado sin duda por su calidad futbolística como Gaizka Toquero sigue siendo el más aclamado en el campo. Un extraña simbiosis de gustos en plena transición a un objetivo: un estilo asemejado al del Barcelona. ¿Silbarían ahora la genialidad y la desidia de Yeste?

La sensación es que el aficionado del Athletic está dispuesto a perdonar lo que sea en esta primera temporada siempre y cuando se juegue bien, porque se le ha vendido y cree que el proyecto del argentino tiene un gran futuro a largo plazo. ¿Pero cuánto puede durar esa utopía si no vienen los éxitos, o por lo menos la igualada de los méritos de Caparrós? ¿Tan mal jugaba el equipo del utrerano para acoger a Bielsa con tanta esperanza y un crédito casi ilimitado?

Nadie discute la figura de El loco. Es más, nadie se atreve, visto el prestigio del que goza entre sus colegas, de los que muchos -incluido Pep Guardiola- se han interesado por sus métodos de trabajo en persona. Lo que pasa es que en su palmarés, y por muy bien que hayan jugado sus equipos, no deja de ser el técnico dejó tirado al Espanyol en plena temporada; el que dirigió a la Argentina que fue eliminada en la primera fase del Mundial de Corea y Japón de 2002; y el que tampoco fue capaz de pasar de octavos de final en Sudáfrica con Chile, aunque tuviera mal suerte con los cruces.

Sinceramente, me parece mucho más meritorio coger a un equipo que había coqueteado con el descenso en los últimos años y recuperar su prestigio y a su estrella, Fernando Llorente -no hay que olvidar las dos temporadas horrendas del internacional previas a la llegada del utrerano-, que heredar una plantilla renovada y hecha para hacerla jugar bien sin generar resultados espectaculares. ¿Porque la -b va antes que la -c? Tal vez con la llegada de El loco a San Mamés, La Catedral haya perdido también el juicio en favor del romanticismo. Ojalá que la expectativa se cumpla y podamos disfrutar todos de su juego. Mientras tanto, más vale un valor seguro como el de Caparrós.

Receso a falta de seis meses para la Eurocopa

Antonio Galiano | 13 de diciembre de 2011 a las 18:13

Ser seleccionador es difícil, pero lo es aún más después de haber llegado a lo máximo. Entre un Mundial y una Eurocopa pasan dos años, y algunos de los jugadores que entonces estaban en forma ya no lo están y otros que antes no contaban ahora están mejor. Aunque Vicente del Bosque ya tuvo que tomar decisiones duras de cara a la convocatoria del Mundial de Sudáfrica -como dejar fuera a Santi Cazorla-, cada vez se acerca más el día en el que se verá obligado a hacerlo de nuevo de cara a la Eurocopa del próximo verano.

A día de hoy, y tocando madera para que no haya ninguna lesión, creo que no me equivoco si enumero esta lista de fijos hecha a la baja: Iker Casilas (Real Madrid), Pepe Reina (Liverpool), Víctor Valdés (Barcelona); Sergio Ramos (Real Madrid), Álvaro Arbeloa (Real Madrid), Gerard Piqué (Barcelona), Carles Puyol (Barcelona); Xabi Alonso (Real Madrid), Sergio Busquets (Barcelona), Xavi Hernández (Barcelona), Andrés Iniesta (Barcelona), Cesc Fábregas (Barcelona); David Silva (Manchester City), Juan Mata (Chelsea) y David Villa (Barcelona).

Eso daría un total de 15 jugadores, por lo que quedarían en el aire ocho puestos, para los que hay candidatos firmes y otros que pierden fuelle:

- Raúl Albiol (Real Madrid): El central ha contado hasta ahora con la confianza de Vicente del Bosque, pero no con la de su técnico, José Mourinho, que prefiere a su compañero de selección Sergio Ramos o a Ricardo Carvalho como centrales por delante de él. Ésto no ha supuesto ningún inconveniente por el momento, pero si sigue sin jugar, está en duda su participación. En su contra también tiene que cuando ha jugado con España -como contra Chile- tampoco ha estado muy acertado. Tiene a su favor la falta de competencia de centrales nacionales.

Carlos Marchena (Villarreal): El veterano jugador está siendo víctima de sus años y del mal momento de su equipo. Parece que es hora de que el campeón del mundo y pilar básico en la defensa del equipo campeón de la Eurocopa de 2008 vaya dejando paso a jugadores más jóvenes.

Jordi Alba (Valencia) e Ignacio Monreal (Málaga): Como siempre, el puesto de lateral izquierdo parece el punto menos fuerte de la selección. Por el momento, el valencianista tiene más papeletas para sustituir al dueño del puesto en los últimos años, Joan Capdevila, que ha desaparecido de las convocatorias tras su marcha al Benfica. El otro candidato es Monreal, con el que el seleccionador ha contado con asiduidad. El pupilo de Manuel Pellegrini no contó mucho en principio para éste, pero su buena actuación ante el Espanyol le abrió la puerta y ha vuelto a la titularidad. Ambos estuvieron en la última convocatoria. Ojo también a la buena temporada que está haciendo un campeón de la Eurocopa como Fernando Navarro. Parece que sólo hay un puesto.

- Javi Martínez (Athletic de Bilbao): El centrocampista reconvertido a central es uno de los valores de futuro de esta selección y tiene prácticamente asegurada su presencia en Ucrania y Polonia. Lo que siembra la duda es en qué puesto lo llevará el seleccionador. Para Marcelo Bielsa, es ahora central, pero Del Bosque parece haber desterrado esta idea tras el mal resultado de la primera parte del España-Chile, en el que hizo pareja con Albiol. Aún así, forma parte del amplio catálogo de centrocampistas de la selección. Lo que ocurre es que no jugar en el puesto en el que se piensa para él en España le puede perjudicar.

- Jesús Navas (Sevilla): El extremo suele ser usado por Del Bosque para abrazar una alternativa al sistema habitual. Pese a no estar en su mejor momento, ha estado presente en la última lista de España para Inglaterra y Costa Rica. La ausencia de extremos puros en el ramo manejado -Pablo Hernández desapareció hace tiempo y parece que no va a volver, visto lo visto en el Valencia- le hace ganar enteros para estar, pero no puede bajar su ya de por sí mermada forma.

Santi Cazorla (Málaga): El campeón de la Eurocopa y ausencia más significativa del Mundial también tiene muchas posibilidades de formar parte de la lista definitiva. El seleccionador le considera un jugador al nivel técnico de Iniesta, Silva o Xavi y se asocia perfectamente con éstos. Tiene gol, tira bien las faltas y es el jugador referencia del millonario Málaga armado por el jeque, pese a que ha bajado un poco su rendimiento en las últimas semanas. Si se quedó fuera del Mundial fue únicamente porque la lesión que le lastró.

Pedro Rodríguez Pedrito (Barcelona): Su calidad, electricidad y versatilidad son incuestionables, pero la suerte no le ha acompañado en este principio de temporada y eso parece haberle alejado de la selección. No sólo porque haya sufrido una lesión, sino porque el puesto este año en su equipo se ha encarecido demasiado. Hasta el punto que un fijo en la selección y el Barcelona como Villa no está contando tanto para Guardiola desde la llegada de Alexis Sánchez y Cesc Fábregas . A pesar de todo, el aire fresco que aportó en el Mundial y su gran capacidad de cara al gol le convierten en firme candidato. Además, Guardiola está empezando a incluirlo poco a poco en el equipo y es un jugador que suele aprovechar las oportunidades.

Thiago Alcántara (Barcelona): Su gran Europeo sub’21 del pasado verano lo ha puesto de moda en el fútbol español y ha debutado con la absoluta. El problema es que la selección acumula un gran número de jugadores de sus características que tienen más galones que él. Aún así, convendría incluirlo para que vaya madurando de cara al futuro de la selección, donde está llamado a desempeñar un papel importante.

Fernando Torres (Chelsea), Llorente (Athletic de Bilbao) y Álvaro Negredo (Sevilla): Parece la gran duda. No sólo por quién incluirá, sino por cuántos. En el Mundial se optó por llevar a dos nueves puros más Villa. No obstante, esta vez, dada la polivalencia de algunos de los que están llamados a acudir a la cita, Del Bosque podría decidir llevar sólo a uno de ellos. Además, el sistema de la selección evoluciona hacia el del Barcelona y está empezando a utilizar a Villa sólo en punta. El mal momento de Torres, al que de no ser por su peso histórico en este equipo ya se le habría sacado de él hace tiempo, sitúa a Llorente y Negredo como a los mejores colocados, puesto que Roberto Soldado parece que no cuenta. La temporada de ambos está siendo buena en sus respectivos equipos. Si acaso el sevillista le saca algo de ventaja al navarro. Lo que ocurre es que Llorente siempre ha rendido en la selección y tiene en su currículum el papel de desatascador que ejerció ante Portugal en el Mundial. Y es muy probable que España se encuentre ante más de un partido de estas características en el torneo. Manu del Moral también está aprovechando sus oportunidades en su equipo, pero se queda mucho más rezagado en una lista tan cara.

Es pronto y puede pasar de todo. Desde lesiones a bajones de forma pasando por salidas de tono al estilo Silva, aunque a Del Bosque eso no parece importarle demasiado -a no ser que sea tan escandaloso que no se pueda pasarlo por alto-. Pero el catálogo de jugadores parece definido. Además, el seleccionador se puede guardar alguna sorpresa, como hizo con Pedro en el Mundial. Yo apostaría porque la lista de 15 fijos de arriba la completarán Albiol, Alba, Javi Martínez, Navas, Cazorla, Pedro, Thiago y Llorente. A ver a cuantos hay que tachar luego.

La reanimación del ‘gigante’

Antonio Galiano | 12 de octubre de 2010 a las 1:08

Cómo te cambia la vida a veces un buen entrenador. Andas por ahí perdido a la vista de todos y no sabes qué te pasa. ¿No rindes por qué es culpa tuya? ¿La mala situación del equipo te está arrastrando pese a que tú eres su esperanza? ¿El que tiene encomendado hacerte explotar desconfía de ti?…  Y para colmo no aprovechas las oportunidades que te dan pese a que te esfuerzas, y mucho. Y de repente, la cosa cambia. Llega alguien que sabe de lo qué va la cosa y te salva una carrera hasta entonces como poco decepcionante.

Tiro de la empatía y creo que algo de esto ha tenido que pasar por la cabeza vigía de Fernando Llorente. Ahora es campeón del Mundo, estandarte de su club (un histórico) y una alternativa muy a tener en cuenta por la mejor selección del Mundo, en la que pese a que parezca un Gulliver cualquiera entre tanto genio bajito, se ha hecho un hueco y aprovecha cada oportunidad que le deja el dueño por decreto mediático de su puesto.  Aunque sin descaro, se deja querer por los grandes y encima va a recibir su peso en cerveza Cruzcampo (aunque eso es secundario) ¿Puede pedir más?

Llorente está de moda. El delantero navarro de planta envidiable por fin se ha convertido en el jugador que prometía. En el Mundial justificó con creces  su presencia en la lista de Del Bosque en lugar de un desinflado Negredo cambiando el partido clave de octavos ante Portugal.

Contra Lituania, el pasado viernes, se reivindicó como el primer relevo de garantías de Torres (lo que no quiere decir que tenga que jugar siempre, pero sólo discutiéndose su  presencia…). Fue el perfecto ariete para hacer contundente la esquisitez del toque español con sus dos goles de cabeza, sin dejar de lado su juego con los pies, con el que reclama que los altos también saben de qué va esto del fútbol pese a que ahora parezca que sólo es cosa de bajitos.

No hay  duda de que el mérito de tan tamaña progresión es del propio jugador, pero sino gran parte, al menos la mitad lo es también de Joaquín Caparrós. Éste fue el que levantó la pluma para cosquillearle los pies y despertarlo.

Hasta la llegada del técnico utrerano, el delantero se había ido diluyendo durante dos temporadas en un equipo envejecido que trataba de evitar el descenso entre manos de Mendilibar, Clemente, Sarriugarte y Mané. En los ejercicios 2005/2006 y 2006/2007 sólo anotó cuatro goles en Liga, incapaz de desbancar a un ya manío Ismael Urzaiz. Incluso fue silbado por una afición de reconocida sapiencia como la de San Mamés.

Estaba en la puerta de salida, pero llegó Caparrós. Frenó su venta y le dio confianza y entrenamientos específicos para explotar su excepcional físico en todos los ámbitos del juego. Por arriba, por abajo, defendiendo balones aéreos, el juego de espaldas, dónde anclar a los centrales, psicología para aguantar la presión… Antes parecía convertirse en un tanque sin balas y ahora es la lanza goleadora de un Athletic al que ha hecho mucho más respetable junto con Caparrós.

El día después del partido de Lituania, en los informativos en los que se le daba a Llorente el espacio que se merecía por su actuación, no escuché ni siquiera una mención a su técnico en el Athletic. Lógicamente no me refiero a que siempre el nombre del delantero centro tenga que ir ligado al de Caparrós, pero que al menos a veces se recuerde qué quedaba de Llorente antes de la llegada del utrerano a Bilbao.

Quién sabe en qué equipo estaría Llorente si se le hubiera vendido. Lo mismo sería la leche y tendría dos Champions, pero la cosa no tenía esa pinta. Quizás este Gulliver se hubiera quedado dormido e inmóvil. Maniatado en el suelo.

Resumen España-Lituania:

http://www.youtube.com/watch?v=CSE0iMT8Tts